Mostrando entradas con la etiqueta Autos en la aldea. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Autos en la aldea. Mostrar todas las entradas

lunes, 5 de diciembre de 2016

AUTOS EN LA ALDEA. Por Julio Dornel.





                                  Escritor y periodista Julio Dornel

El automovilismo fronterizo tiene que haber sido una de las grandes pasiones de los primeros vecinos del poblado, acostumbrados a los carros y diligencias que lucían su prestancia en las primeras décadas del siglo pasado.Los primeros autos eran lentos, torpes y pesados pero significaron la mayor satisfacción para quienes tuvieron el honor de pilotearlos o dar alguna vuelta por el rancherío levantando polvareda. De todas maneras eran muy pocos los vecinos que podían disfrutar de un paseo motorizado. Hace más de 70 años los pocos habitantes miraban asombrados el desplazamiento de los primeros automóviles por las calles polvorientas de la incipiente aldea. Recorrían los campos y las calles de tierra asustando perros y espantando caballos que en muchas oportunidades disparaban con los carros provocando verdadera conmoción entre la población que se refugiaba en los ranchos por temor a ser atropellados. No exageramos al decir que las primeras máquinas provocaban miedo y asombro entre los vecinos acostumbrados a la tranquilidad aldeana. Tan es así que un artículo periodístico de la época, ponía en duda la permanencia de estos aparatos argumentando que significaban un peligro para la población. Bastaba el ruido de los automóviles para que los niños se refugiaran en sus hogares ante el peligro que representaban estas máquinas que en algunas oportunidades sobrepasaban los 20 kilómetros por hora.Sobre las marcas que llegaron a la frontera en aquellos años podemos señalar los Alfa Romeo, Opel, Jaguar, Austin, Porsche, Lotus, Lancia, SIMCA, Gordini y otras marcas que han perdido su vigencia. Entre varios recordamos el Ford V8 de Don José Regal, el chevrolet  28 de Carlos Calabuig y el Ford T de “Bibí”. Pasaron algunos años y llegaron pequeñas unidades para el transporte de pasajeros hasta el balneario La Barra o llevar delegaciones de fútbol y excursiones hasta las poblaciones próximas. Entre estos, un camión Ford modelo 56 con toldo y un ómnibus chevrolet.