Mostrando entradas con la etiqueta Oruguay política salarial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Oruguay política salarial. Mostrar todas las entradas

jueves, 2 de julio de 2015

Documento del PIT-CNT dice que pauta salarial del gobierno “es una lotería”

Asegura que la propuesta oficial genera “incertidumbre”, y que los trabajadores perderán poder adquisitivo. Critican ajuste en salarios sumergidos. 

 Subrayado


De acuerdo a un documento interno del PIT-CNT, las pautas de aumentos salariales que fijó el gobierno para la actividad privada generan “incertidumbre” e incorporan en la negociación colectiva lo que llaman “un efecto lotería”.
La central sindical critica al tercer gobierno frenteamplista y sostiene que, con los aumentos propuestos “es imposible anticipar qué sucederá con el poder de compra de los salarios”.
“El esquema de ajustes planteado no permite asegurar el mantenimiento del poder adquisitivo a lo largo del convenio”, dice el documento del PIT-CNT elaborado con el Instituto Cuesta Duarte.
“Hasta la presentación de estos lineamientos los ajustes salariales se explicaban a partir de un componente vinculado a la evolución de los precios –inflación medida a partir del IPC- más un componente de incremento real”, explican los técnicos de la central sindical.
“Con estos lineamientos se pretende romper con esta lógica, aplicando un único componente por todo concepto, desintegrando los dos conceptos anteriores a cambio de mayor incertidumbre y librando los ajustes salariales a la evolución de variables ajenas a los trabajadores, en lo que no se tiene control o incidencia alguna”, advierten.
“Aceptar la lógica propuesta supone dotar de mucha incertidumbre al resultado de lo negociado, incorporando en los acuerdos un efecto lotería cuyo balance global recién podrá ser hecho una vez terminado el plazo del convenio (dos o tres años). En concreto esto se traduce en que para cualquiera de los escenarios de ajuste previstos en los lineamientos, es imposible anticipar qué sucederá con el poder de compra de los salarios”, agregan, y ponen un ejemplo:
“Supongamos que la inflación se comporta en lo sucesivo como anticipan las expectativas y se ubica en torno al 8% en el período julio 2015-junio 2016 (7,93% según Expectativas Privadas relevadas por el BCU) y además en los años siguientes la inflación baja a razón de un punto porcentual por año.
Con los ajustes planteados para los sectores 'con problemas' de 8% con base anual para el primer año y 6,5% en el segundo año del convenio, este escenario implica una pérdida de salario real a lo largo del período de dos años considerado, solamente corregida al final del segundo año.
Cabe aclarar aquí que dicho correctivo implica restablecer el poder adquisitivo del salario con el nivel previo al ajuste inicial, pero eso no impide la caída del promedio del salario real, que es lo que corresponde analizar.
Obviamente si la inflación es superior a lo esperado o no desciende tan rápidamente, la pérdida salarial a lo largo de los meses del convenio será todavía mayor, lo que supone un riesgo muy elevado para el conjunto de los trabajadores”.
El PIT-CNT señala que el ajuste de salarios propuesto no se acompasa con el incremento previsto del Producto Interno Bruto (PIB).
También critican los ajustes extra de 3,5% y 2,5% propuestos para los salarios más sumergidos.
“Cabe acotar aquí que los salarios mensuales por debajo de $12.000 y $14.000 nominales se corresponden con ingresos líquidos inferiores a aproximadamente $9.600 y $11.200 respectivamente. Por lo tanto, además de que los porcentajes adicionales propuestos son muy bajos, el umbral para definir los salarios sumergidos es a todas luces insuficiente”, dice el documento.
El PIT cuestiona además la propuesta de ajustar los salarios cada seis meses y no una vez al año, como hasta ahora. Otra vez pone un ejemplo concreto:
“Considerando un trabajador que gana $20.000 y acuerda un ajuste de 10% anual. Si este porcentaje se otorga íntegramente en un sólo ajuste, el salario pasa a ser de $22.000 y así se mantiene a lo largo de todo el año. En cambio, si este monto se divide en dos partes (5% en un inicio y 5% al cabo de seis meses), el salario va a ser de $21.000 en todo el primer semestre y de $22.050 en el segundo semestre luego del segundo ajuste.
Si bien el salario al final del año es levemente superior en el caso en que los ajustes son semestrales, es claro que si consideramos el conjunto del año el ajuste anual es más favorable para los trabajadores ya que le permite ganar $22.000 durante todo el año mientras que en el caso de ajustes semestrales, en promedio gana $21.525 por mes.
La afirmación de que una periodicidad más breve entre los ajustes beneficia a los trabajadores solamente tiene sentido cuando el criterio de los ajustes es la inflación pasada”, concluye.