Mostrando entradas con la etiqueta Juan José Pereyra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Juan José Pereyra. Mostrar todas las entradas

domingo, 29 de mayo de 2016

LA SALIDA | WEB DE LA AGENCIA MUNDIAL DE PRENSA


13321868_1346626942020403_3356819505337269602_n


NO TODO ESTÁ PERDIDO

“LA SALIDA”

By Juanjo Pereyra

https://laagenciamundialdeprensa.org

Estoy perdido en una ciudad que
no conozco. No sé por qué estoy aquí. Es una gran superficie comercial pero también puede ser un aeropuerto.

El lugar es agradable, muy
iluminado, hay mucha gente que va y viene. No intento hablar con nadie.
No sé dónde estoy ni dónde tengo que ir. Busco mi celular para llamar a alguien, no sé a quién.  En el bolsillo tengo dos pero el mío no está.
No sé de quién son, no sé manejarlos.  Como no puedo llamar decido ir, tengo que encontrar la salida.

No sé a quién quiero ver ni a dónde quiero ir pero debo encontrar la salida.





 Clic en este enlace para leer la nota original completa
LA SALIDA | WEB DE LA AGENCIA MUNDIAL DE PRENSA

miércoles, 25 de febrero de 2015

JUAN JOSÉ PEREYRA: UN PERIODISTA “KLOUT”. DESDE ROCHA AL MUNDO. Por Julio Dornel.



Escritor y periodista Julio Dornel


La notoria influencia de las redes sociales ha superado ampliamente el menú de información que los distintos medios ofrecían a sus lectores hace pocos años. En este mundo globalizado y competitivo donde todos queremos llegar primero, nos encontramos con un periodista rochense, que tras superar distintos obstáculos, ha logrado la hazaña de ubicarse entre los internautas más influyentes a nivel mundial. Se llama Juan José Pereyra, radicado en la capital departamental y con él compartimos varias horas que lamentablemente no podemos ofrecer en su totalidad. Su presencia en los medios capitalinos durante muchos años lo ha convertido en un periodista influyente y reconocido también mundialmente, con un alto índice “Klout” por su tránsito en las redes sociales. Quitándole importancia al hecho, señaló que “desde que me inicié con el blog en junio del 2013, hemos estado presente en las redes sociales, no solamente en Facebook y Twitter, sino en muchas otras. Esto me ha llevado a conocer mucha gente en todo el mundo y a descubrir que soy considerado “influyente” en la llamada Social Media. Hay un índice denominado “Klout” que “pesa” o “mide”, lo que una persona hace en su tránsito por las redes sociales. Se toma en cuenta, cuánta actividad se tiene en cada una de las redes,por ejemplo, cuántos seguidores, cuántas veces lo que se publica es compartido o comentado. De 40 para arriba se considera que se es “influyente” y en este momento nuestro índice “Klout es 73, por lo cual estamos considerados como influyentes importantes a nivel mundial. De todas maneras quienes me conocen saben que no cambiamos nuestra sencillez y bajo perfil por nada. Esto no me hace sentir importante, pero es un estímulo para seguir llegando a más gente a nivel global.” Sin embargo los comienzos de Juanjo no fueron fáciles y podemos decir que comenzaron a partir de 1971 cuando encaminó sus pasos a Montevideo y transitar por la sicología, inglés, filosofía y ciencias de la comunicación con la militancia natural de aquellos años previos a la dictadura, y que culminaron con su exilio argentino. Regresa en 1981 con familia constituida y una vocación importante por la política la que había comenzado cuando tenía diez años con charlas interminables con su padre sobre la revolución cubana. Oyente permanente del programa radial de Germán Araujo, acarició la idea de que en algún momento pudiera incursionar en el periodismo radial. De esta manera y con un curso intensivo de locución llegó un día a los estudios de CX 30 para una prueba. Fue recibido por el legendario Salvador Becker Puig, poeta y durante muchísimos años la voz de la emisora. Si bien no se dio en esa oportunidad, en un encuentro casual con Araújo surge la oportunidad de ingresar a la radio para hacer “de todo” como suele suceder. Lo cuenta él: “Vendí publicidad desde el departamento comercial, ocupé varios cargos administrativos, hasta que llega la oportunidad de ingresar a prensa como notero y en forma simultánea preparando los informativos, con la responsabilidad y la certeza de estar trabajando en la radio más escuchada en Montevideo. Fue en ese periodo que comenzamos a conocer a los políticos, mientras íbamos atendiendo la corresponsalía del exterior entre las que recordamos la de Suecia, Holanda, Perú, Italia y Argentina, elaborando informes semanales sobre los principales acontecimientos que se registraban en el país aún en diactadura. Luego de la reconquista de la democracia paso a ser “cronista parlamentario”, que fue el gran empujón periodístico al tener la posibilidad de estar cara a cara con todo el espectro político de aquellos años. Si bien esta actividad exigía mucho trabajo y responsabilidad, nos fue vinculando con todos los parlamentarios en forma directa. Por esa época comenzaron en “la 30”, en el mismo tiempo que él lo hizo, excelentes periodistas como Emiliano Cotelo, Dayna Rodríguez, Miguel Nogueira, Ricardo Larrosa, Mario Almeida y muchos otros en la actualidad ocupan puestos muy bien ganados con su profesionalismo en muchísimos medios a nivel nacional”. En este racconto desordenado un recuerdo especial a quienes hicieron posible su regreso al periodisto activo después de veinte años, la gente de radio Fortaleza, del diario El Este y la radio comunitaria 92.7 FM de Rocha ,donde también dejó su sello periodístico.
L O S M E D I O S Y E L P E R I O D I S T A.
Obsesionado por el periodismo va por la vida recogiendo notas, comentarios y reportajes que tira luego por Internet, sabiendo perfectamente el impacto que esto genera en las redes sociales. “El problema original radica en que a los medios de comunicación no les interesa tener buen periodismo, sino ganar plata sin arriesgar nada. Para ser periodista hoy en Rocha, una persona debe salir a vender publicidad y lo que cobra estará dependiendo de los avisos que venda y la mitad la tiene que dar a la radio o al medio para el cual trabaja. De esta manera el periodista vive con la angustia permanente de tener que conseguir más avisos o conseguirse otro trabajo complementario, convirtiéndose en un vendedor de avisos que además hace periodismo, viviendo con varias dificultades y corriendo de un lado para el otro. Esta situación genera además una competencia entre los programas y los periodistas. Tampoco hemos escuchado que los medios van a realizar nuevas inversiones, ni que van conseguir buenos periodistas pagándoles lo que corresponde. El tema es llenar el espacio sin tener en cuenta el contenido ni la independencia periodística que debe ser siempre muy ciudada y estar por encima de todo. Cada vez dependemos más de lo audiovisual, de los videos, y de la televisión teniendo en cuenta que la lectura de un libro en la pantalla no es lo mismo. Quienes participan en las redes sociales se dan cuenta de la faltas de ortografía, de los problemas de sintaxis y una falta evidente ,en mucha gente,de capacidad de entendimiento de lo que lee y cómo comenta lo que leyó. Es fácil comprobar- dijo Juanjo- las discusiones que se arman en “Face” porque muchos leen una cosa, la interpretan mal y contesta , porque no entendieron. Lamentablemente ese es el mundo de hoy y seguirá siendo así por muchos años. Cuando decimos que la gente no conversa, no decimos que no conversa en el boliche, ni en algún donde se juntan, la gente no habla ni en la propia casa familiar, porque alguno está con la tablet, con el celular o con la televisión, con la seguridad de que todo lo que pasa por la tecnología es más accesible y democrático. En la actualidad una persona con Internet puede leer todos los diarios del mundo, puede escuchar radio en el celular accediendo a más de 70 mil emisoras, cosa que nos parece bárbaro. Pero también debemos preguntarnos dónde van quedando las raíces culturales cuando el mundo pasa por esta globalización donde cada vez es mayor lo que nos llega de afuera con su influencia negativa. Estamos viviendo el avasallamiento brutal importado desde la Argentina donde todo el mundo mira a Rial y a Tinelli, diciendo luego que no lo hace. Cada vez nos vamos más hacia lo individual, donde cada cual se aferra a lo suyo sin mirar para el costado”. Así piensa el periodista rochense Juan José Pereyra (JUANJO), que ha elegido para el capítulo final de su vida, la tranquilidad aldeana de su Rocha natal, donde todavía puede observar la casa paterna, y señalar con un dejo de nostalgia “acá estaba la Fragata, acá El Trocadero, acá el “Gato Negro” y otros lugares inolvidables de la identidad rochense.