Mostrando entradas con la etiqueta Leopoldo Amondarain. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Leopoldo Amondarain. Mostrar todas las entradas

miércoles, 16 de marzo de 2016

Wilson Por Leopoldo Amondarain




Hace 28 años los blancos perdimos a Wilson. Tuvimos el privilegio de conocerlo y participar del Movimiento Por la Patria a los muy pocos días de su primigenia sede de la calle Yí, donde con algunos compañeros de la Juventud Nacionalista de la época fuimos a adherirnos políticamente. Recuerdo su sonrisa amplia y su humor permanente con la facilidad talentosa de plantear soluciones en la situación reinante dentro y fuera del Partido. En el momento en que el Frente Amplio surgía con fuerza y vitalidad, propia de toda cosa nueva, Wilson renovó ideológicamente al Partido Nacional. En un momento muy especial cuando la ciudadanía, particularmente la juventud, estaba superlativamente politizada. Los centros cívicos, clubes, etc. como las ”peñas ideológicas” y los ateneos y los bares incluso del centro, proliferaban siendo verdaderas “pulseadas” donde se discutían las más reformistas y revolucionarias hasta las tesis más conservadoras de los diferentes movimientos políticos. Los blancos veníamos de una derrota manifiesta y con un staff político viejo, demasiado conservador y hasta, en algún caso, decadente. Wilson fue una “pampereada” doctrinaria no sólo renovadora sino revolucionaria. “Nuestro Compromiso Con Usted” base doctrinaria medular es su verbo y se adelantó a todo movimiento de izquierda del momento. Todos los partidos, incluyendo el “pachecato” y demás movimientos colorados, presentaron proyecto de reforma agraria. El único científicamente hecho, realista, posible y racional fue el de Wilson. Los demás fueron en su absoluta mayoría, justificantes circunstanciales de posiciones que no querían quedar en su momento de efervescencia revolucionaria posando de reaccionarios o conservadores. La nacionalización de la banca tema también vital después de varias y acostumbradas -hasta hace poco- quiebras bancarias, como el comercio exterior, fueron encaradas con valentía, audacia e imaginación. No cabían argumentos progresistas en contra. La oposición conservadora, atrincherada como de costumbre en el coloradismo, en la que tallaba en su apogeo tanto Julio María como Don Jorge, argumentaba y tachaban de comunista a Wilson. Las dos “cavernas” periodísticas de ambos partidos, El Día y El País, directa o subliminalmente insinuaban que de ganar Wilson, poco menos que el “muro de Berlín” se instalaría en 18 de Julio. Tanto fue el odio y temor despertado por sus posiciones reformistas que advenido el golpe, el periódico “caganchero” (El País) publicaba ostentosa y satisfechamente su foto de “requerido” como vulgar delincuente en el gobierno de facto. O sea el quebranto institucional para esa “prensa” y los intereses que representaba fue un verdadero alivio, no solo por la caída de los tupamaros sino por el peligro que representó Wilson con sus ideas. Ideas revolucionarias que atacaban los grandes latifundios improductivos, las multinacionales banqueras, los grandes capitales, la influencia imperial innegable de los EE.UU., representada en lo personal por aquella figura siniestra de su embajador “Siracusa” técnico en los golpes de estado en América Latina. Lo que sobrevino después sería reiterativo señalarlo. Lo que sí no se dice, pues no interesa en la interna señalarlo, es la importancia que tuvo en el Partido Blanco su incidencia. Cuando surge con proyección propia, se venía de una derrota ignominiosa ante el coloradismo que quería representar un cambio que no era tal. Si bien es cierto que la muerte de Gestido, un hombre de derecha manifiesta con imagen autoritaria, hizo agravar la situación con el arribo de Pacheco. El nacionalismo no presentaba ninguna opción de cambio más allá, como pasó con alguna coalición, de la “triste” posición de apoyar el oficialismo pachequista. Wilson en cambio, no solo encaró la crisis con coraje y posiciones distintas y posibles, sino que denunció las corrupciones “tapadas” en sus famosas interpelaciones parlamentarias, fue sin duda el dique de contención de la juventud blanca, que muchos de ellos desilusionados de la dirigencia comenzaban a trasladarse hacia el Frente Amplio, era otra opción de cambio. Wilson recuperó el nacionalismo y supo mantenerlo incluso en el exilio. En la lejanía obligada seguía una opción renovadora. Fallece joven y en momentos que su presencia era vital para su Partido, que sin él estaba anquilosado, en viejas, algunas por edad y otras por ideas, figuras que eran ostensiblemente enemigos en lo interno. Si bien se heredó por unos años su influencia, que fue aprovechada convenientemente, ayudó a un triunfo electoral casi inmediato, la derechización del Partido se volvió notoria. Parecido a lo que sucedió en épocas de Gestido. Figuras de otros sectores en su mayoría gastadas, comprometidas con el establishment clasista político, que eran ideológica y materialmente comunes a los intereses del batllismo, despersonalización notoria partidaria con la mimetización de argumentos con el coloradismo y una falta de esperanza para ser distintos y ofrecer soluciones a la ciudadanía. Lo único de su ideario revolucionario que surgió en el futuro fue el senador Larrañaga. El resto, ya lo he dicho, son variantes de una misma partitura, instrumentación de conservadurismo y algunos malos hábitos batllistas. El término revolución que siempre nos gustó a los blancos y lo sentimos y que Wilson usó con honradez intelectual, hay que reflotarlo para crear aquella mística de esperanza como lo hizo él, continuada en el senador sanducero, debemos cerrar filas todos los nacionalistas radicales de todos los pelos que sientan la Patria como hizo él, o se corre el riesgo real de que oligarquías decadentes vendan el futuro de la Nación al imperialismo. ¡Hay patria para todos o no hay patria para naides! ¡Lo dijo Saravia, lo reafirmó Wilson!




Leopoldo Amondarain
C.I. 950.556-0
Tel: 099 626 573


sábado, 5 de marzo de 2016

Oposición a la Virgen María Leopoldo Amondarain




Con motivo de una iniciativa del señor Cardenal Daniel Sturla, a Intendencia de Montevideo envió un proyecto de decreto a la Junta Departamental en el que se solicita la autorización para la colocación de una imagen, -en la Rambla, predio de la aduana de Oribe (Puerto del Buceo)-, de la Virgen María, madre de Cristo, “el Mesías”. Correlativamente a los pocos días se publicaron una declaraciones del señor senador Ope Pasquet, de franca inspiración masónica, anti-cristiana y anti-católica en contra de la ubicación y la creación de nada menos que de la imagen de la Virgen María sinónimo de bondad, ternura, comprensión y perdón para alcanzar el destino final de todo ser humano. O sea, no se tiene el mismo criterio cuando en su momento se puso el monumento a Confucio en un país donde evidentemente dudo que hubiera algún ciento de asiáticos adherentes de esa filosofía. Tampoco se cuestionó jamás la creación del monumento a Iemanjá, en el Parque Rodó, y hasta un barco de la armada nacional se facilitó para el traslado en el momento de su creación de diversos objetos y ritos. Los macumberos no han hecho nada gravitante para la historia nacional.

Mencionó el Cardenal la influencia de las distintas creaciones culturales, bibliotecas, escuelas primarias, universidad, que hoy mismo se mantienen y se van creando en distintas esferas de la vida del país, y que la Iglesia aporta permanentemente a la ciudadanía.

Desde hace mucho tiempo existe un enfrentamiento sordo y a veces abierto fomentado por algunas organizaciones como la masonería contra determinadas religiones cristianas, particularmente la católica y se manifiestan en estos hechos puntuales, cada vez que surgen en el transcurso del tiempo. Hubo históricamente y hablamos del siglo XIX en diversas partes del país, concretamente en San José, una muy famosa a raíz de este tipo de hechos, de lo cual no fue exento de culpa el fanatismo del momento en ambas partes, ya en abierta discrepancia. Pero buena cosa es señalar cuando se critica a la Iglesia Católica y se incluyen ofensas gratuitas a la Virgen María tratando de negarle homenajes a quien le sobran razones y valores, como es el caso, hacer comparaciones con todos los otros mencionados, particularmente los nacionales quienes no han hecho ni por cerca manifestación de valores comparables a los de la Iglesia y, ni qué decir, de los de la Virgen María. De la Iglesia Católica dependen a nivel mundial y nacional hospitales, asilos, leprosarios, escuelas, liceos, universidades, laboratorios de investigación y tantas otras cosas que a diario están floreciendo en distintos lugares. Y que de las otras organizaciones hay alguna aislada similar y más nada. Me gustaría ver el listado que las organizaciones masónicas, supongo deben tener y si existen obvio es que son viejos, en sus respectivos magisterios. Al señor Ope Pasquet no le quepa la menor duda que el día que le toque, como a todos, irse de este mundo no sería de extrañar que recurriese a esa Madre a la cual él le niega irreverentemente este homenaje. Amén.

Leopoldo Amondarain

C.I. 950.556-0

Tel: 099 626 573

jueves, 14 de enero de 2016

Arabia Saudí aumenta terrorismo en Siria Leopoldo Amondarain







Desde el inicio de actividades terroristas en Siria, Arabia Saudí con permanente apoyo británico y afines, ha intensificado en forma segura su apoyo al terrorismo en la patria Siria. Si bien Arabia Saudí nunca como oposición se ha detenido, hoy abarca una escala sin precedentes, indica una fuente diplomática cercana a Damasco a la agencia británica Reuters. La referida fuente ha precisado que Arabia Saudí intenta detener las operaciones recientes que las fuerzas de Damasco llevan a cabo en coordinación con la aviación de “cazas” rusa. Concretando, Riad incrementa el suministro de misiles antitanques guiados BGM-71 TOW, de fabricación yanqui a los grupos armados detectados por EE.UU., Inglaterra y sus aliados como “rebeldes moderados”, en tanto Damasco los cataloga de “vulgares terroristas”.
En esta misma secuela, otra fuente citada por el mismo medio puntualiza que Arabia Saudí “se encuentra en su máxima acción bélica” como se manifiesta con el envío de cohetes TOW a los grupos armados sirios vinculados al Ejército Sirio Libre (ESL). Refiriéndose a las fuerzas Sirias las fuentes mencionadas destacan que las batallas al sur de la provincia nor-occidental de Alepo se encuentran en la prioridad de Damasco y sus aliados, particularmente de la aviación rusa. Desde el pasado 30 de septiembre, Rusia bombardea con sus aviones militares las posiciones del grupo terrorista EIIL (Dáesh, en árabe) y otros grupos terroristas en respuesta a la solicitud del presidente sirio, Bashar al-Asad, a Moscú de asistencia militar para combatir a los grupos terroristas. Un avión ruso de guerra partió desde el aeropuerto costero de Latakia en Siria, para realizar un ataque aéreo contra Dáesh. Los bombardeos rusos permiten que el ejército de la patria siria pueda lograr avances a lo largo de la defensa del país, pues arrebató grandes porciones de terreno a los takfiríes.
En tanto Washington y aliados europeos se manifiestan en contra de las operaciones de defensa de Moscú en Siria, las autoridades de este país árabe, e incluso la mayoría de los estadounidenses consultados por la cadena Fox News, se han mostrado partidarios de la eficacia de la campaña rusa (viernes, 6 de noviembre de 2015).
Arabia Saudí crea coalición para ocultar su apoyo al terrorismo”


Arabia Saudí está informando sobre la creación de una nueva coalición para luchar contra el terrorismo ocupando una nueva postura en la región, afirmó el secretario del Consejo Popular de Siria, Jaled Abud. "Tenían que ocupar una nueva postura mediante la creación de dicha coalición, Arabia Saudí no puede quedarse fuera de ese contexto, pues ella apoya el terrorismo, (…) pero no puede conservar la posición anterior de ayuda abierta a organizaciones terroristas", dijo el político sirio, según informa la agencia informativa. O sea, Arabia Saudí acaba de formar una coalición militar de 34 países con centro de coordinación en Riad y reclama como objetivo de la misma “la lucha contra el terrorismo que representa una amenaza para los intereses de la comunidad musulmana”.


“La controvertida ayuda de Arabia Saudí frente al Estado Islámico”


Riad formará milicianos para combatir a yihadistas, a los que sirven de inspiración futura. En ese territorio se cortan cabezas, se amputan manos de ladrones y las mujeres solo pueden salir a la calle si van tapadas de arriba abajo. Sí, pero la descripción también vale para Arabia Saudí el aliado clave de EE.UU. e Israel para combatir a ese grupo terrorista que cuestiona el orden internacional y ya ha ocupado un tercio de Irak y de Siria, acogiendo campos de entrenamiento para los rebeldes “sirios moderados” con los que Washington quiere hacer frente a los yihadistas, entre otras razones por lo difícil de distinguir quiénes son quiénes. Por un lado los rivales de Arabia Saudí con Irán a la cabeza, le acusan de haber financiado los grupos radicales que ahora se muestran dispuestos a combatir. Por otro y aunque los dirigentes saudíes condenen sus acciones violentas, tomando prudente distancia de su discurso fanático, comparten con ellos la ideología que está en la base de su visión intransigente y sectaria del mundo. Según lo manifiestan. Arabia Saudí, cuyo jefe del Estado se dice custodio de las dos mezquitas sagradas y que reclama el Corán como su constitución, está también gobernada por una monarquía que se adhiere a la misma rama del Islam que los extremistas del Estado Islámico (EI). Es una equivalencia terrorífica. La situación de agresión de la oposición a la patria siria está llegando a niveles de terror abierto. Nos informan que la oposición a Siria de parte de Arabia Saudí llega a ejecutar al líder chiita que protestaba pacíficamente, Nimr Baqir al-Nimr quien había sido condenado a muerte el 15/10/14 por defender los derechos de los prisioneros y desobedecer a la familia real de Arabia Saudita. Arabia Saudita anunció que el jeque Nimr Baqir al-Nimr fue ejecutado el sábado 2 de enero de 2016. A las ejecuciones de Riad sólo le faltan los videos al estilo de Estado Islámico (EI). No da para más comentarios.




Leopoldo Amondarain
C.I. 950.556-0
Tel: 099 626 573


jueves, 17 de diciembre de 2015

¡Feliz Navidad! Leopoldo Amondarain





En cada conjunción del 24 y 25 de diciembre, a través de los milenios, se produce el festejo del nacimiento del hijo de Dios, el Mesías, para nosotros los cristianos. Cristo nace en un humilde pesebre rodeado no de riquezas, dignatarios, sacerdotes o príncipes, si no por toscos pastores y animales en el lugar más mísero como puede ser un pesebre. Es la más cabal expresión y enseñanza del valor a la vida, igualdad y amor infinito. El Hijo del Señor pudo elegir un marco lujoso, lleno de vanidades, acorde a las costumbres que aun hoy mantienen los poderosos. Sin embargo, revindicando en valor del sacrificio y dolor de los más necesitados, los pobres, elegían el pesebre en lugar de los palacios. Todos son sus hijos, pero sus preferencias son por quienes sufren y son explotados, las miserias del mundo. “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una ajuga, que un rico entre en el reino de los cielos”. Sus luchas por cierto múltiples, también se dirigían contra los imperios y poderes políticos fáticos, contra las lanzas o cuchillos del ayer, lo que hoy son bayonetas o misiles. Y la manera más efectiva para combatir con el amor, siendo torturado y crucificado criminalmente por la salvación del hombre, particularmente del que sufre miserias y persecuciones. Este ejemplo como filosofía de vida le da vigencia eterna a su Verbo y a la corriente cristiana que crea e interpreta. Nadie puede invocar, como se hace, la “defensa del bien sobre el mal”, para cometer crímenes y depredaciones en su propio beneficio, o de su círculos económicos imperiales. La única real interpretación del bien, es el que se plasma en el signo de la cruz, donde fue inmolado en lugar del asesino Barrabás por el pueblo judío con sus rabinos y las fuerzas imperiales del pueblo romano. Ella manifiesta la paz y el amor, caridad, salvación espiritual y perdón al ser humano por sus culpas, faltas y pecados. Pero los enemigos suyos y de su Iglesia no han perdido ferocidad y encono. Se llega incluso, alguna vez lo he señalado, en nuestro Uruguay por ejemplo, a negar maliciosamente hasta los nombres de las festividades tradicionalmente católicas, religión abrumadoramente mayoritaria en nuestro pueblo. No conozco otro ejemplo en el mundo que a la Santa Navidad como lo hacen en nuestro Estado, se le denomine el “día de la familia”. Que el 8 de diciembre, día de la Virgen María, Madre de Dios, se le ponga el “día las playas” en homenaje al bañista, supongo. El 6 de enero, en que la rica tradición cristiana, consigna el homenaje que tres reyes de Oriente le ofrecen al niño Dios en el humilde pesebre, nuestro estado batllista, masón le llame el Día del Niño. Que mejor mención a los niños, con más razón los más pobres y sufrientes, que sean los Reyes Magos, como manda la tradición milenaria. Y para colmo de irrespetuosidad, ingratitud vesania y miseria intelectual, es negar como se hace el mayor sacrificio que es la crucifixión de Cristo, cambiándole el nombre de Semana Santa, por el ridículo de Turismo, de La Criolla, de la Cerveza o de cualquier otro que minimice las Pascuas Santas. La Iglesia tiene más de dos mil años largos y por supuesto no se inmuta. Se pone “la otra mejilla” y sigue adelante. Es atacada permanentemente con tal ferocidad en otros campos de siempre. Al defender el aborto se ataca la integridad de la vida misma, cimiento fundamental del cristianismo impuesto por Cristo. El apoyo al instituto del divorcio, destruyendo y fomentando la disolución de la familia como testamento imprescindible en cualquier sociedad sana y limpia espiritualmente. Las constantes críticas a reglas internas de la Iglesia, que bien se cuidan de no mencionar discrepancias con religiones o logias sobre el celibato de los sacerdotes, el claustro de las monjas, el buscar faltas entre miles de religiosos del mundo, seres humanos al fin con virtudes o vicios, para motivar escándalos y desprestigios como si en otras religiones no sucedieran. Todo es puesto con el solo fin del desdeño a la religión Católica, nadie marca defectos o señala males presuntos en otras religiones de fe o logias exotéricas, misteriosas, que las hay y ocultan sus filosofías y creencias y hasta sus integrantes se saludan estrafalariamente, apretándose el dedo mayor y la muñeca contraria para identificarse. ¡Por algo será! Están también las religiones afrobrasileñas, verdaderas macumbas publicitadas, donde notoriamente se cobran muy buenos emolumentos, exento de impuestos, por sanar enfermedades, hacer volver alguna mina que se piante, lograr éxitos en los negocios y que nadie critica ni vigila y hasta el propio Estado cedió un predio para erigir un monumento idolátrico, como se ha hecho en el Parque Rodó. Basta mirar la televisión de medianoche, donde no se controlan esos abusos notorios. Y por supuesto jamás se mencionan las obras que la iglesia Católica mantiene, renueva y crea constantemente. Guarderías, escuelas, liceos, hospitales, hospicios, cotolengos para ancianos y enfermos, leprosarios, merenderos, universidades y centros de investigación científicas a lo largo y ancho del mundo. Las misiones jesuíticas, las del tan criticado Opus Dei, de los salesianos y franciscanos o de la Santa Madre María Teresa de Calcuta por decir o mencionar algunas notorias incluyendo los países africanos semitribales. Va a pasar otra Noche Buena y Navidad y se aproxima el Año Nuevo. Los cristianos como lo mandató Cristo, en todas las lenguas e idiomas universalmente deseamos los mejores logros de paz, prosperidad, justicia y amor a todos los semejantes, incluyendo los enemigos. ¡Zorionak gabon eta urte berri on! ¡Feliz Noche Buena y mejor Navidad!




Leopoldo Amondarain
C.I. 950.556-0


sábado, 21 de noviembre de 2015

Terrorismo Leopoldo Amondarain


Nadie con mediano sentido común puede aprobar ningún terrorismo. Porque bueno es aseverar que el terrorismo no tiene dueño. Tan terrorismo es el de unos como el de los otros. Sin duda el EI (Estado Islámico) como los árabes en general, han cometido y cometen terror, como no menos terror y yo diría de mucho mayor volumen, las potencias occidentales, caso Francia, por ejemplo, lo han cometido en cantidades industriales. ¿O no fueron acaso terror los bombardeos con Napalm en la guerra de Indochina, barriendo las aldeas de paja y que los mismos galos filmaran a las chinas con sus bebes a cuestas salir corriendo envueltas en llamas como teas humanas vivientes? Ni qué hablar las que han cometido y han seguido cometiendo los yanquis sin caer en la tan mentada Hiroshima y Nagasaki. Irak, Libia y tantos otros del brazo de Israel han cometido verdaderas salvajadas, para quedarse con el petróleo que no es de ellos. Hoy mismo se preparan para, en un futuro cercano, seguir con Siria y otros similares y están en puerta misiles y oleadas de aviones y de flotas navales, para seguir la interminable serie. ¿Acaso todo eso no es terror? Entonces no escandalizarse demasiado, como debe ser, por algo que es tan común de parte de los poderosos contra los otros que no son tanto. Por supuesto son injustificables los degüellos y demás masacres, con los que nadie puede estar de acuerdo. Hoy nos toca a nosotros, el pequeñísimo Uruguay, integrar el Consejo de Seguridad de la ONU y mantenerse neutral, admito, es muy difícil. Pero bueno es calcular que en los hechos con países tan débiles como el nuestro las represalias tanto de un lado como del otro, pueden llegar a ser inevitables. No estoy diciendo con esto que bueno es ponerse a cerrar filas con los poderosos. Eso jamás. Pero no es menos cierto que una actitud equilibrada sin “quemarse” es de rigor en estos casos. No nos cabe a nosotros, que necesitamos ser amigos de todos “incinerarnos” para un solo lado, cuando nos consta que más tarde que temprano en alguna oportunidad tendremos que recurrir tanto a unos como a otros para cubrir nuestras necesidades. Pero lo que es más grave es el peligro de un atentado al que estamos expuestos si nos queremos hacer los “locos”. ¿Qué le puede costar a cualquiera de las partes tomar represalias contra el Uruguay por posiciones que pueda adoptar en el Consejo de Seguridad? Estamos inermes y en política, con más razón en estas circunstancias, no se puede ser tonto. Estamos al borde de una conflagración mundial, si es que ya no empezó. Salvo el refugiarse en alguna religión, Francisco mediante por ejemplo, confiando en la voluntad de Dios y no de los hombres, no queda otra solución más que rezar. Por todo esto es aconsejable que la posición de Uruguay en el Consejo de Seguridad, sea prolijamente prudente, porque pretendemos seguir viviendo. No van a ser las fuerzas armadas yanquis, de Israel o Francia, las que van a venir a defender nuestra población por orden de sus estados si llegamos a ser víctimas del “histerismo” colectivo. Ya hemos arriesgado bastante, más de lo lógico, en las guerras del Golfo, donde todo lo árabe era malo y todo lo occidental, quedándose con el petróleo, era lo bueno. Fueron una barbaridad las ejecuciones de Saddam Hussein o Gadafi, a título de ejemplo, juzgados con criterio occidental. No se tuvo la misma consideración con el señor Bush o para ser más expeditivo con Harry Truman, quien en Hiroshima y Nagasaki dejó masacradas 600.000 víctimas de una sentada. O cualquiera de los otros ejemplos como fueron las masacres inglesas o las propias francesas en la ya mencionada Indochina. Esos murieron en sus respectivas camas. O sea el terror no tiene propietario y no debe ser endosado a una sola posición que más convenga. Lamentablemente estamos al borde del precipicio, salvo las voces de la religión, las demás bombardean para el mismo lado. Esperemos que por lo menos la voz del Uruguay no se embarque con fanatismos capitalistas comprometiendo el futuro de nuestros hijos y nuestros nietos. No es mala cosa escuchar más a Francisco. Amén.

Leopoldo Amondarain
C.I. 950.556-0
Tel: 099 626 573


viernes, 13 de noviembre de 2015

Unidad oriental por Leopoldo Amondarain



Es notorio que las unidades son preferibles a las divisiones en materia política. No es precisamente este principio que caracteriza a la gente de nuestro país, donde las divisiones son notorias. En los últimos quince años frenteamplistas se ha marcado superlativamente esta característica. El proceso es complejo, se ha trabajado con ahínco en la división y diferencia entre partidos. El Frente después de haber cultivado esa característica realizó una argumentación en que todo lo bueno partía de esas filas y todo los que no compartíamos las mismas éramos los malos. Se llegó a decir incluso que nuestros niños comían pasto antes de su advenimiento, “vende patria” y demás era lo corriente que se pintaba hasta en las paredes o sea, se inventó una división entre orientales enquistándola en la cultura nacional. ¿Alguien tuvo éxito esgrimiendo esta tesis? Es obvio que el Frente ganó en tres oportunidades, obteniendo un brazo político sindical fortificando al radical PIT-CNT. Que en materia de conflictos tiene más poder que cualquier ministerio. Pero claro está, el que perdió fue el Uruguay, divididos en sectores radicales. La exageración fundamental es la mentira real. Decir que somos buenos o malos unos de un lado y los otros del otro, es una inmoralidad intachable. Realidades posteriores han derribado esos muros, ya lo señaló el Senador Larrañaga. Plantearon y está escrito, en más de una oportunidad que el Uruguay nació el 1° de marzo del 2005, todo lo anterior, remontándose casi al mismo Artigas, nada fue bueno. Todos los adelantos y logros obtenidos durante casi 180 años eran iniciativa del Frente. Por otra parte, en función de eso, está la exageración con mentira histórica, lo pasado era recortado, cambiando por una nueva tesis que se acomodaba a los intereses de la actual mayoría. A blancos o colorados cuando les tenían que reconocer aciertos, eran presentados casi como frentistas arrepentidos o el Frente como heredero de aquellos. Hasta el propio Artigas se tambaleó. La intención no era otra que se repitió insistentemente que en círculos de opinión reprodujeran convenciendo un mensaje mentiroso. Claro, como consecuencia, al tomar incremento esos reflejos se consigue que sectores sociales y políticos y demás círculos de opinión, se consustancien de ese mensaje falso. Como consecuencia se cerró lo que más caracterizó al viejo Uruguay, el diálogo, la negociación y el respeto. El Frente cerró los caminos, se aisló y dejó del otro lado de la muralla el resto del país. Se nota fácilmente al observarse el Parlamento, que no hay diálogo entre el Frente y la oposición. Y no es porque no lo necesiten. Siendo el diálogo necesario pero se le niega a la oposición el derecho a participar. Tienen una visión global “absoluta”. En su diversidad frentista tendrían todo. Los que no participan del Frente estarían ajenos a intervenir en el destino del país. Y no debe ser así, el diálogo o el intercambio de opiniones siempre es necesario. No se habla sólo cuando es indispensable, se debe además hablar porque así se constituye la calidad de una democracia. Por ser como lo han definido surge un desprecio hacia la república. Sus leyes, sus normas pueden ser violadas o transformadas a gusto de cualquier paladar que le convenga. Vemos a diario un notorio desprecio por la noción de república independiente. Ejemplo de lo cual el presupuesto nacional no les otorga los recursos necesarios ni al Poder Judicial, ni a los organismos de contralor como el Tribunal de Cuentas, Contencioso Administrativo o Corte Electoral. O sea, en buen romance, el mensaje es que lo que controla el Ejecutivo, tiene como destino carecer de presupuesto. Morirse de hambre. Dice el senador Larrañaga “la disgregación no es política es social y cultural. Han instalado sentimientos radicales que no estaban en el Uruguay”. Este proceso debe detenerse y debe construir la unidad nacional. Hay que decir basta a la división y por supuesto detener el paso de los que la dividen. Es hora de construir un Uruguay juntos, alega el senador. Todos juntos estemos en cualquier bando y en cualquier lugar, seamos de la capital o del interior, estemos en la política sindical, social, comercial o lo que sea, trabajadores o empresarios, sin perjuicio de la religión que se profese. Nada de todo lo dicho es obstáculo para emprender una senda juntos que nos lleve a devolverle al Uruguay el diálogo, el respeto y la búsqueda de las mejores políticas. O sea, resumiendo, hay que cerrar esa separación. No es con políticas sectoriales en que las mitades de un todo se puedan volver a unir y formar una nación futura. Antes la hubo, hay que concientizarse que es necesario volver a hacerlo. La nación que promueve estos valores premiando el esfuerzo y el sacrificio es la que debe triunfar y no castigar el éxito desde posiciones resentidas y mezquinas. También es obvio, que así como la izquierda construyó un relato tan trabajoso, desmantelarlo conllevará el esfuerzo consabido contrario. No es excluyendo gente o partidos que no están identificados 100% con el gobierno que se logra rehacer una nación, el paradigma frentista está agotado, superado y expuesto por la realidad. Los continuos desfasajes que sus tesis han sufrido, PLUNA, Casinos, etc. son ejemplo de eso. Un país no se reconstruye unos meses antes de la elección. Para obtener cambios y recuperar la patria, como gobierno y como proyecto hay que empezar hoy.




Leopoldo Amondarain
C.I. 950.556-0
Tel: 099 626 573


domingo, 30 de agosto de 2015

Amodio Pérez: su fin o permanencia Por Leopoldo Amondarain





Pocas veces, figuras individuales concitan tanta expectativa, dudas y curiosidades como las ha tenido Amodio Pérez. Ha vuelto, sin que nadie aparentemente lo forzare. Si bien ha entrado en un bajón publicitario, en cualquier momento tiene que justificar realmente su presencia, es muy raro y poco creíble que un individuo que tenía y no se ha desmentido, su precio por su cabeza, donde toda la organización tupamara si lo encontraban lo mataba, pegue la vuelta para publicar un libro donde reivindicar su nombre y sus acciones. Me cuesta creer que un hombre que hizo lo que él, traicionando a todos sus amigos y su organización, después de disparar y vivir más de 40 años en el exilio, quiera volver inocentemente a reivindicar su nombre e intenciones. Supongo que lo que menos le debe de importar a Amodio es lo que los demás opinen de él, fue un traidor y tanto derechas como izquierdas están convencidos de su calidad de tal. Nadie quiere a un traidor, la izquierda en general y la radical obviamente lo detestan y la derecha, entre sonrisas, tampoco lo quiere por todo lo hecho incluyendo sus traiciones que todos desprecian. O sea, ¿para qué vuelve? Le era mucho más positivo quedarse en España en el anonimato, armar una familia, como la que tiene, viviendo en paz y muriendo hoy o mañana en un plácido silencio. Las conciencias en estos casos juegan muy poco o nada. Acá en Uruguay plantea problemas. No es por amor a la patria a la cual en declaraciones anteriores relata que cuando cruzó la frontera con su antigua compañera, Alicia Rey Morales, ella mira con nostalgia hacia atrás la patria que abandona, en cambio él ni siquiera nostalgia, no volcó la cabeza en ningún momento. O sea el “paisito” le importaba un rábano. Cierto es que de arrepentidos está lleno el mundo y acá volviendo, está creando problemas a muchos, ejemplo: Fernández Huidobro deschavándole intimidades partidarias, a Marenales que reconoce públicamente que si en su momento no lo mató fue porque carecía de medios, o Bonomi que también fue socio y a todo el Frente Amplio. No se me ocurre quién pudo querer llamarlo, si algún interés había. Sólo se nos ocurre que hubiera una estructura o gente que en la penumbra de la historia, no hubiese aparecido y siguiera teniendo siniestros intereses, coincidente con los de él, es un argumento muy rebuscado y nada consistente. Pudiera ser que la embajada imperial siga teniendo mucho que ver. No olvidar que en aquellos tiempos una tesis que se barajó y por cierto esa sí tenía base y estructura, sostenía que era un infiltrado o funcionario espía de los servicios de inteligencia yanquis para socavar la estructura tupamara, cosa que era habitual en la guerra fría y en los servicios secretos de inteligencia. Cuya cabeza de aquel entonces, al menos en Montevideo, era el famoso y poco mentado Siracusa, histórico embajador especialista en golpes de estado que tenía en su momento la U.S.A. y que había estado en varios países americanos haciendo lo mismo, para culminar en Uruguay. Esto podría ser, no obstante también es rebuscado, el argumento de que un personaje pasado de moda como Amodio, les pudiera interesar a los yanquis. O sea, por ningún lado tiene argumentos para justificar su vuelta a riesgo que alguien tenga buena memoria y le ponga una bala en la frente como factura a sus hechos. Creo que me puede constar, que nadie derramaría una lágrima. ¿Qué va a hacer el gobierno uruguayo? Tabaré y su familia con ciertos integrantes del ejecutivo deben tener una posición al respecto. No preocupa demasiado, también es cierto, el futuro de un viejo de casi 80 años. Pero es obvio que sabe mucho y en lo que le quede de vida puede ser inmensamente molesto. Es poco lo que restaría por decir, esperando claro está el final que se está demorando pero que tiene que aparecer tarde o temprano. No creo que agregue nada al país, más allá de que un hijo réprobo de esta tierra despreciada por el mismo, le pueda ser útil en algo. Sólo cabe esperar aparentemente más por curiosidad morbosa, cuál es el fin que ha tenido, sin despreciar la posibilidad de que alguien o algo haya detrás de esta sinuosa figura. No da para más.

Leopoldo Amondarain
C.I. 950.556-0
Tel: 099 626 573






martes, 28 de julio de 2015

Manuel Singlet Escribe Leopoldo Amondarain




En todos los partidos políticos hay una pléyade de dirigentes que en su momento, en mayor o menor medida, han honrado las ideas y generado el concepto de sus principios en su máxima expresión. El Partido Nacional es rico a lo largo de su historia de esa galería de hombres que nos han honrado. En el siglo XX Manuel Singlet tiene su lugar o sea, se nos ha muerto un gran blanco. Nacido en Cerro Chato el 4 de febrero de 1942. Bachiller en Derecho. Integró desde su fundación el Movimiento Nacional de Rocha. Director suplente del Partido Nacional durante el gobierno de facto (1982 – 1984). Desde el año 1985 supo integrar la Administración de las Obras Sanitarias del Estado (OSE), cargo al que renunció para ingresar a la Cámara de Representantes por Montevideo, donde cumpliera una magnífica gestión. En su agrupación rochense fue secretario de la comisión de asuntos políticos. Miembro del Honorable Directorio del Partido Nacional. Fue senador titular en 1989 y quinto candidato a la Cámara de Representantes, habiendo sido electo para ambos cargos optó por el Senado, integrando el cuerpo en febrero de 1990 hasta 1995. El 10 de noviembre de 1992 presenta renuncia a su banca de senador.
Fue sin duda un hombre de principios y de ética política indiscutida e impoluta. Por discrepar con una resolución de su propio gobierno, fiel a sus principios, prefirió renunciar antes que votar a favor de la misma, cosa que hubiera debido hacer por disciplina partidaria. En una profesión como es la vida política donde las idas y venidas, son de uso común y como “se dice una cosa, mañana se digo otra”, una rectitud de proceder de ese calibre honró la profesión y particularmente a su partido. Por supuesto fue visitado en reiteradas ocasiones por los contrarios tratando de conseguir su adhesión, cosa que finalmente no hizo sino que se retiró a su casa fiel a su condición de blanco y nacionalista. Los cargos que en los que supo actuar los cumplió con absoluta rectitud y honradez administrativa, como es característica blanca que él supo defender y cumplir. Desechó todas las ofertas que por cierto fueron de las mayores que se podían ofrecer.
Hoy nos sorprende su muerte y en el cerno de la colectividad de Oribe que él tanto honró, se le siente en lo más profundo del pensamiento nacionalista y por supuesto se le ubica en esa galería de predilectos que con tanto orgullo nos llenan con sus circunspectas miradas, llenas de honradez y lealtad y coherencia a los principios. La ley de Empresas Públicas en su momento fue el leitmotiv de esa resolución que asombró al ambiente político por su entereza y coherencia.
Ha sido una pérdida irreparable y habrá que esperar que ejemplos como el de Singlet sirvan a la juventud del partido en el futuro ante situaciones similares. Tuvimos el honor de conocerlo cuando decidió circunstancialmente postergar durante el tiempo electoral la tranquilidad de su hogar y adherir su voz partidaria a Alianza Nacional. Entendemos que su adhesión al senador Larrañaga, era lo más digno dentro del Partido.
Vaya entonces nuestro respetuoso pésame y saludo a su familia, que como integrantes del Partido Nacional, supieron y saben cumplir con las mejores tradiciones de Saravia y de Oribe. Vale entonces ante la circunstancia de su ausencia, despedirlo con un: ¡Viva el Partido Blanco!


Leopoldo Amondarain
C.I. 950.556-0
Tel: 099 626 573


martes, 21 de julio de 2015

El Papa por Leopoldo Amondarain




Culminó por este año la recorrida por América de su Santidad el Papa. Sin perjuicio de la adhesión en el continente apabullantemente católico que concita su visita por tres países (Ecuador, Bolivia y Paraguay) es llamativamente notorio el éxito masivo de la misma. No creo que haya ninguna otra adhesión de grupos o movimientos políticos, religiosos, económicos o sociales que en forma continuada en los distintos países tenga la presencia de los pueblos en forma multitudinaria como lo tiene la Iglesia y su Papa. Ni el imperio se anima hoy en día en situaciones controversiales e internacionales graves a hacer esas demostraciones que sin ningún otro impulso o influencias foráneas, arrase como lo consigue la Iglesia. Alguna vez hemos sostenido que sería de interés general para el mundo, incluyendo obviamente a la ONU, hacer un llamado a organizar los distintos movimientos religiosos de diversos credos para mancomunar una masa de opinión que pese sobre la gran problemática mundial. Es obvio que tiene una influencia mucho mayor que la de cualquier otra fuerza o motivación foránea. Sin perjuicio de eso la Iglesia Católica demuestra tenerlo en grado superlativo mayoritario. El Papa ha dado el ejemplo con su fuerza espiritual para señalar soluciones para distintos problemas que existen en los ciudadanos en general en los distintos ámbitos. Este poder no se ha dirigido a movimientos militares, económicos (FMI, Banco Mundial, etc.), simplemente a la justicia social, la hermandad espiritual entre los hombres, la equidad y asistencia a los desvalidos y a los más necesitados, dejando de lado los grandes bloques económicos y fáticos a los cuales no sólo los ignoró sino que también los condena. Situaciones que los demás siempre tratan de evitar, omitiendo roces con los poderosos. De los cuales el Papa no escatimó duras críticas, por supuesto los opositores o enemigos de la Iglesia a nivel general o incluso particular en sus respectivos países callaron y empiezan a salir de a poco las críticas de siempre. Aquí mismo en nuestra “chacra oriental” el diario El País (periódico caganchero) salió a denunciar como máscara suelta un lamentable hecho en Salto de un ciudadano argentino, autocalificado hermano sin serlo que ayudaba a la parroquia de un pueblito del litoral uruguayo, a un club de baby fútbol, fue denunciado por pedofilia o intento de pedofilia, con el escándalo consiguiente. Este hecho claro está a los lectores del diario y sus influencias les llega como una crítica destructiva de todo lo positivo y bueno que se viene haciendo por parte de la Iglesia y la euforia propia de esa situación. Nada tenía que ver la Iglesia, el cura párroco un viejito italiano fue de los principales en hacer la denuncia, no justificándose en ningún aspecto dicha publicidad en tapa (primera plana) con fotos espectaculares. Lo único que se puede concluir es hacer daño gratuito por lo que publican esas miserias. Es obvio que las tendencias masónicas o de alguna otra organización racista que tienen miles de años y que siempre han estado en contra de la fe de Cristo pueden aparecer entre las sombras. Y era de esperarse que eso sucediera pero bueno es prever y estar preparado para la controversia, señalando la obra social y hasta política que la Iglesia tiene y que el Papa representa, que muchas veces la hemos mencionado y que es la única en hacerlo y de allí supongo que proviene uno de los éxitos con los cuales haya recibido y recibirá la América entera su presencia. Eso sucedió aquí en nuestro Uruguay, supongo que en los demás países cuya influencia quieren estos movimientos sucederán en otras circunstancias, como es la denuncia permanente que durante años han llevado en otros aspectos. Simplemente la Iglesia pone la otra mejilla y sigue adelante. De cualquier manera no podemos menos que elogiar y admirar el equilibrio y la disposición del Santo Padre y de toda la organización eclesiástica en seguir el camino indicado por Cristo al servicio de los más necesitados y sufrientes.



Leopoldo Amondarain
C.I. 950.556-0
Tel: 099 626 573


domingo, 28 de junio de 2015

Día de Al-Quds Leopoldo Amondarain



El día de Al-Quds o “día de Jerusalén” por la denominación árabe de la ciudad, es un acontecimiento celebrado anualmente en Irán y otros países del mundo desde su creación por el ayatolá Jomeini (1979), después de la revolución iraní, solidarios con el pueblo palestino y de oposición al sionismo y el control israelí de Jerusalén. Desde esa resolución el homenaje se celebra el último viernes del mes de ramadán.
En ese entonces el estado israelí tenía relaciones cordiales con el Irán de Mohammad Reza Pahlaví que era quien lo encabezaba. No obstante votar en contra del plan de la ONU que partía a Palestina (1947), fue el segundo país de mayoría musulmana en aceptar el estado de Israel en marzo de 1950, manteniendo una relación de cooperación militar, policial, de energía, etc. junto con Turquía.
Se sabe de la posición pro imperialista israelita del Sah depuesto en el 79, por la revolución de Jomeini, los pioneros del islamismo militante revolucionario, con el ayatolá Kashaní y los Fedayines del Islam de Safaví y el nacionalismo iraní tal como Mohammad Mosaddeq. O sea la oposición a la dinastía Pahlaví se hace obviamente contraria al sionismo y el estado de Israel, lo que se sostenía, que ejercía una total influencia sobre el gobierno iraní. Una semana después de la caída del Sah (febrero 1979) Irán cortó toda relación oficial con Israel, mientras se adoptó un activo antisionismo gubernamental. A tales efectos esta resolución fue adoptada por el ayatolá Jomeini, líder máximo de la revolución islámica.
“En el nombre de Dios”
“A lo largo de todos estos años, he advertido a los musulmanes del peligro del ocupante israelí, que estos días ha intensificado sus feroces ataques a los hermanos y hermanas palestinos, y que está bombardeando especialmente las casas de los combatientes palestinos en el sur de Líbano para aniquilarlos.
Pido al común de los musulmanes del mundo y a los gobiernos islámicos que se unan para acortarle la mano al invasor y a sus partidarios, e invito al conjunto de los musulmanes del mundo a elegir como “día de Al-Quds” el último viernes del mes bendito de ramadán, que es uno de los días del destino y puede ser decisivo para la suerte de los palestinos y proclamar en manifestaciones la solidaridad internacional de los musulmanes en apoyo a los derechos legales del pueblo musulmán. A Dios altísimo le pido la victoria de los musulmanes sobre quienes lo niegan. Sea con ustedes la paz, la misericordia de Dios y sus bendiciones”. (sic) firmado: Ruhollah al-Musawi al-Jomeini (publicado el 7 de agosto de 1979).
Ante esta publicación el día fue establecido oficialmente como el Día Mundial de Al-Quds y también homenajeado con manifestaciones similares en países donde hay importante presencia musulmana, caso Turquía, Indonesia, Baréin, Líbano y Pakistán, incluyendo países donde existen importantes representaciones musulmanas, caso U.S.A., Reino Unido, Venezuela, España, etc.
Resumiendo el Día Mundial de Al-Quds interpreta la unidad de las naciones musulmanas con la finalidad de apoyar a los palestinos en su independencia contra la U.S.A. y el régimen israelí. La celebración de este día en más de 770 ciudades y 80 países interpreta que esos estados tienen un enfoque idéntico o cercano de la cuestión palestina, a pesar de las propagandas negativas occidentales. Estos estados repudian los crímenes israelíes según incluso el presidente de la Junta Intifada.
Agréguese, es obvio, que la nominación del último viernes del mes de ramadán como el Día Mundial de Al-Quds por el ayatolá Jomeini de hecho institucionalizó la integración entre las naciones islámicas preparando el campo para la aparición del mundo musulmán en futuras ecuaciones estratégicas. Y además justifica y explica la lucha por la independencia y creación de esa unidad virtual contra los imperios occidentales e Israel de parte del mundo islámico.



Leopoldo Amondarain
C.I. 950.556-0
Tel: 099 626 573