Mostrando entradas con la etiqueta crisis Partido Colorado. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta crisis Partido Colorado. Mostrar todas las entradas

jueves, 1 de octubre de 2015

Escucha telefónica abre grieta en los colorados



 El audio de una conversación telefónica entre el colorado Daniel Bianchi de Vamos Uruguay y el actual intendente blanco Carlos Moreira revela
detalles del acuerdo político que causó un amplio rechazo en el Partido Colorado.


 Clic en este enlace
Escucha telefónica abre grieta en los colorados

miércoles, 5 de agosto de 2015

Bordaberry y la crisis de Vamos Uruguay Por Adolfo Garcé




Columna del politólogo sobre la pérdida de diputados en Montevideo por parte del sector Vamos Uruguay del Partido Colorado


*Por Adolfo Garcé. Doctor en Ciencia Política, docente e investigador en el Instituto de Ciencia Política, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de la República. adolfogarce@gmail.com

Ope Pasquet, una de las principales figuras de Vamos Uruguay decidió abandonar este sector. Es un golpe durísimo para el sector mayoritario del Partido Colorado. A esta altura es más que evidente que el, hasta no hace mucho, incontestado liderazgo de Pedro Bordaberry cruje y se tambalea. La crisis de Vamos Uruguay abre muchas preguntas.
La primera de ellas es muy simple de formular pero especialmente difícil de contestar: ¿hasta dónde llegará el desparramo? Parece haber comenzado una “reacción en cadena”. ¿Asistiremos a más desgajamientos? ¿Qué hará su líder? Es evidente que Bordaberry, fiel a sus convicciones, se propone cumplir con el compromiso asumido ante sus votantes y trabajar con seriedad desde su banca en el Senado. Pero, ¿hasta qué punto se empecinará en retener el liderazgo del partido? ¿Procurará ser candidato presidencial otra vez a pesar de la dura derrota de octubre de 2014 y a la sangría de dirigentes que ha empezado a padecer? Lo dudo mucho. Me inclino a pensar que va emprendiendo la retirada. Lo veo crecientemente incómodo con la vida partidaria y la lucha electoral, como si los códigos habituales en los partidos le resultaran demasiado ajenos.
¿Qué pasará con los grupos batllistas? Existen, al menos, tres vertientes que reivindican explícitamente esta tradición. En primer lugar, Tabaré Viera y José Amorín Batlle lograron sobrevivir al naufragio del 2004 y resistieron el predominio de Bordaberry. En segundo lugar, hay que mencionar al diputado Fernando Amado. Él fue de los primeros en irse del Foro Batllista, la fracción conformada en torno al expresidente Julio María Sanguinetti, para apoyar la creación de Vamos Uruguay, y también de los primeros en enfrentarse a Pedro Bordaberry para emprender, ahora, un nuevo camino. En tercer lugar, es evidente que el alejamiento de Ope Pasquet representa un punto de inflexión especialmente significativo en esta tendencia hacia el renacimiento de la tradición batllista. La gran pregunta es ¿lograrán coordinar entre sí? Si no lo hacen, corren el riesgo de volver a fracasar. Para hacerlo, deberán demostrar pragmatismo y generosidad. Asimismo, pienso que no tienen más remedio que asumir que el FA está instalado, hace mucho tiempo, en las bases sociales y electorales que, en otros tiempos, supieron ser coloradas y batllistas.
Falta despejar una incógnita adicional. Edgardo Novick logró una excelente votación en la elección departamental de Montevideo. No ha terminado de mostrar sus cartas. Pero una de las posibilidades que están a su alcance es la de ingresar de lleno en la política interna del PC. Me parece claro que, además de recursos económicos para hacer campaña, tiene ideas claras sobre qué comunicar y cómo. Es evidente que sería muy bienvenido en filas coloradas y que podría hacer un aporte considerable. Sin embargo, al menos por ahora, parece preferir otro camino.
Lo único que, a esta altura, es posible afirmar es que el PC se encamina a volverse más plural. Eso, para los intereses de los colorados, es incuestionablemente bueno. Hace mucho tiempo que se sabe que la fraccionalización partidaria, que puede ser un problema serio a la hora de gobernar, es una gran ventaja a la hora de competir por el voto popular. El PC en 2019 será menos homogéneo, más diverso y plural y, por eso mismo, más parecido a su propia historia.
Sin embargo, no es evidente que al PC le alcance con abrir más las “alas” para remontar vuelo otra vez. Siguen abiertas preguntas muy importantes. ¿Hasta qué punto las enormes dificultades que enfrentan los colorados para crecer desde su durísima caída en 2004 tienen que ver con las características de su oferta electoral (el perfil de sus candidatos presidenciales y la asimetría entre sus fracciones)? ¿Hasta qué punto son consecuencia de su gradual desplazamiento como principal referente de la socialdemocracia “a la uruguaya” por el Frente Amplio?
¿Hasta qué punto los problemas del Partido Colorado no se remontan todavía más atrás, al siglo XIX, es decir, a su configuración inicial como partido urbano? El FA no solo lo desplazó de su lugar tradicional en el eje izquierda-derecha. Además, lo desalojó de sus bases sociales más antiguas, es decir, de las ciudades. Los colorados enfrentan, en ese sentido, un problema especialmente complicado. Hoy por hoy, se superponen política e ideológicamente con los blancos (sus dirigentes suelen votar juntos en el Parlamento, sus electores se desplazan sin mayores dificultades entre una y otra oferta). Pero, cuando se observa la trama partidaria en una perspectiva de más larga duración, los colorados están más cerca de los frentistas (guiñadas sistemáticas al Estado, referencias permanentes a la vocación por la justicia social).
La historia de los colorados se empecina en ingresar en una nueva etapa. El PC de Jorge Batlle y Julio María Sanguinetti se desplomó en la elección de 2004. Por una década, le correspondió a Pedro Bordaberry levantar la bandera colorada y liderar el viejo partido de la Defensa. Empieza otra transición, por ahora, con más preguntas que respuestas.

domingo, 2 de agosto de 2015

Bordaberry resignó liderazgo y colorados se aferran al batllismo


Vamos Uruguay sufre una sangría de dirigentes y Viera asume el protagonismo

Se va a votar la moción. Los que estén por la afirmativa sírvanse expresarlo", anunció el presidente de la Cámara de Representantes Alejandro Sánchez (MPP)

DANIEL ISGLEAS02 ago 2015
El País 
 
La moción era para reprobar las explicaciones del ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro sobre el robo de municiones en la base de la Fuerza Aérea en Durazno. Con su mano en alto, el diputado colorado Ope Pasquet giró en su banca y le exigió a Horacio de Brum, también colorado, "vote, diputado". Con un gesto, de Brum le dijo que no lo haría. Y votó con el Frente Amplio, en contra de la postura de su bancada.
Ese episodio describe la situación prácticamente de anarquía que vive la bancada del Partido Colorado, a consecuencia de la falta de coordinación, de las deserciones del principal sector, Vamos Uruguay, de las negociaciones internas para cambiar de sector, de los arreglos individuales de algunos legisladores con otros partidos en el interior, y de la ausencia de conducción que nació cuando el excandidato presidencial Pedro Bordaberry anunció que daba un paso al costado, habilitando así la sangría del sector mayoritario del partido.
Los ideales de justicia social y equidad, banderas levantadas por José Batlle y Ordóñez, Domingo Arena, Luis Batlle y tantos caudillos del siglo XX fueron retomadas por sus seguidores en las últimas décadas del siglo pasado, pero ahora parecen haber cambiado de manos; las reivindica la izquierda mientras el Partido Colorado se sumerge en una crisis de identidad y liderazgo, según observan varios dirigentes. En estos días Bordaberry, el excandidato presidencial y figura referente, se quedó sin bancada de diputados en Montevideo, y ha perdido injerencia desde que hace unos meses decidió cultivar un bajo perfil. Ya no es fuente de consulta, no se le ve como líder partidario y pierde dirigentes y legisladores. Desde la elección de octubre a esta parte, Bordaberry perdió a sus cuatro diputados por Montevideo: Fernando Amado, Guillermo Facello, Valentina Rapela y Ope Pasquet.

El ala batllista del partido, del senador José Amorín, está igualmente deprimida luego de que su diputado por Montevideo, Conrado Rodríguez, y el de Rivera, Tabaré Viera, dieran un paso al costado del sector Propuesta Batllista (Proba). Hoy ambos buscan su lugar en la interna colorada con un grupo denominado Espacio Abierto, que pasó a ser el segundo sector partidario tras Vamos Uruguay, y al que esperan sumar en breve a Pasquet y quizás a algún otro exlegislador de Bordaberry.
La sangría de Vamos Uruguay la comenzó el diputado Amado, a pocos días del negativo resultado electoral. Tras estar al margen, se ha dejado ver con el exdirigente del Foro Batllista Ricardo Lombardo en asambleas de unos cientos de personas "autoconvocadas", según ellos, detrás de José Pablo Franzini Batlle, bisnieto de Batlle y Ordóñez. Se llaman "disidentes" y cuestionan la conducción partidaria porque afirman que perdieron con el Frente Amplio las banderas de las conquistas sociales y su identidad. Muestran una impronta que los identifica más como socialdemócratas que como batllistas, según se autodefinen. Buscan formar un nuevo sector de nivel nacional con la idea de "cambiar" la orientación actual del partido y su conducción por considerar que se ha apartado de los que están en "estado de debilidad" en la sociedad. Además de Franzini Batlle, están Víctor Rodríguez, Roberto Domínguez, Roberto De Cesare, Pablo Di Napoli, Fernando Reyes, entre otros.
 En los últimos meses, otros dejaron a Bordaberry tras haber sido electos en noviembre por Vamos Uruguay. Facello y Rapela están hoy como independientes dentro del partido. Facello tiene detrás a la agrupación Amigos de Oscar Magurno. La lista 505 que integra Rapela fue formada hace siete años cuando nació Vamos Uruguay, y funciona bajo la conducción de los hermanos Guzmán y Matías Ifrán.

Después del verano se dedicaron a hacer campaña para las elecciones departamentales pero no en apoyo de Ricardo Rachetti, el candidato colorado en el partido de la Concertación, sino por el aspirante independiente Edgardo Novick.
El último episodio negativo para Bordaberry fue la separación del diputado Pasquet de Vamos Uruguay con su sector Batllismo Abierto. Con su ida, Bordaberry quedó sin presencia en Montevideo porque los cuatro diputados electos por su sector en noviembre pasado, hoy lo abandonaron.
Pasquet fue bastante crítico con la realidad partidaria. "Uno no ve conducción", sostuvo. "Los diputados por Montevideo nos fuimos todos. Es un síntoma de que algo no está funcionando", sostuvo. Considera que "hay que reconfigurar al partido para recuperar la sintonía con la ciudadanía", manifestó.
Sin diputados en Montevideo, Vamos Uruguay quedó reducido a una fuerza política en el interior del país. Se mantienen en el sector de Bordaberry siete representantes del interior: Daniel Bianchi (Colonia), Germán Cardoso (Maldonado), Graciela Matiaude y Adrián Peña (Canelones), Cecilia Eguiluz (Salto), Walter Verri (Paysandú) y Susana Montaner (Tacuarembó). De todas formas, los movimientos internos que están produciéndose en el Partido Colorado podrían terminar con más novedades.

Maldonado.

La convulsión del partido se muestra también en el interior donde hubo una serie de nombramientos de dirigentes del Partido Colorado en la Intendencia de Maldonado. Fueron doce casos que el diputado Germán Cardoso, secretario general partidario, interpreta como una "cortina de humo del Frente Amplio".
El intendente Antía nombró en cargos jerárquicos en la comuna al hermano del diputado, Gonzalo Cardoso, a Miguel Corbo, convencional por Vamos Uruguay, a Gerardo Rodríguez, secretario de bancada del sector de Bordaberry, a Raúl Vilariño, miembro de Vamos Uruguay, a Paola Cordone, secretaria de bancada en la Junta fernandina, a Martín Marzano, miembro del ejecutivo de Vamos Uruguay en Maldonado, a Bethy Molina, suplente del diputado Cardoso, a Marcelo Inzaurralde, suplente de Cardoso entre 2010 y 2014, a Fernando Cairo, actual miembro de la Junta Electoral fernandina, a Cecilia Vega, de Vamos Uruguay, a Luis Muñiz, exedil de Vamos Uruguay y a Carlos Rodríguez, convencional del mismo sector.
Cardoso se defendió acusando al exintendente frenteamplista Oscar de los Santos de montar "una maniobra" en su contra para "esconder el descalabro en que dejó a la Intendencia". "Me llama la atención que se hable solo de personas afines al Partido Colorado, cuando Darío Pérez le pidió cuatro direcciones que el intendente Antía le dio en San Carlos como cargos de particular confianza del intendente", indicó a El País.
 No hubo acuerdo ninguno con Antía", subrayó Cardoso, "y por eso el gabinete de Maldonado tiene blancos, colorados y frenteamplistas". Cardoso dijo haber trabajado "por mi candidato a intendente que es Jorge Schurmann. ¿Qué tiene de raro que un intendente convoque a personas de otros partidos al gabinete si es por sus capacidades? Ha pasado siempre", destacó.
"El precedente lo sentó de los Santos cuando para su administración de 2010 a 2015 nombró como director al batllista Eduardo Elinger, hoy director del Banco República por el Partido Colorado", recordó el diputado Cardoso.

AMADO SE LANZÓ AL RUEDO CON UNA MATEADA

El diputado Fernando Amado organizó ayer una “mateada” en el Expreso Pocitos para “discutir el país que queremos” y “el Partido Colorado que vamos a construir”. El diputado que abandonó Vamos Uruguay luego de la derrota en las elecciones, intenta crear un espacio propio en el Partido Colorado. El pasado viernes agitó el avispero con una serie de tuits: “A ese dictador, Juan María Bordaberry, no lo defiende nadie en el Partido Colorado. Traicionó al PC, a la democracia y a los uruguayos”, escribió. Y agregó: “Para despejar dudas, Pedro Bordaberry es distinto a su extinto padre. Pedro es demócrata y colorado. Nunca juzgaría un hijo por su padre”.

Bordaberry opta por el silencio. No obstante, en Vamos Uruguay existe malestar con los “desertores”. Fuentes consultadas por El País señalaron que “fue a caballo del sector y de Bordaberry que se hicieron de una banca porque votos propios no tienen, sin embargo, ahora se van y se llevan la banca. Esperemos que cuando tengan que ir a juntar votos les alcancen para mantener el sillón”, dijo un dirigente a El País. No obstante, la intención es no confrontar. El mismo dirigente reconoció, no obstante, que la ausencia de liderazgo de Bordaberry “se siente, preocupa y afecta al sector”.

miércoles, 18 de marzo de 2015

EL REFERENTE MÁS IMPORTANTE DE LA RENOVACIÓN COLORADA EN ROCHA SE UNIÓ AL FRENTE AMPLIO.


El edil Adrián Sánchez, uno de los dirigentes más importantes del Partido Colorado rompió con el grupo que él mismo fundó y hace una semana anunció su renuncia al Partido Colorado porque, dijo,fue "maltratado,irrespetado,sufrió ingratitud y manoseo". Sánchez dijo a este periodista en momentos de alejarse de su agrupación y dar a entender que también lo haría de la política de su partido, que esa colectividad tiene una "profunda crisis de identidad" y que de seguir así sufrirá la peor derrota en la historia en Rocha y todo el país.
Sánchez estuvo presente esta mañana en el lanzamiento de la campaña de Asamblea Uruguay,la lista 2121 que apoya la candidatura a la intendencia de Pilar Altez.En el acto hablaron el intendente Artigas barrios, la principal dirigente de AU, ana Caram, Pilar Altez y su primer suplente Pablo Barrios. Todos los dirigentes saludaron la "valiente decisión" de Adrián Sánchez de "integrarse al Frente Amplio".Sánchez dijo que resolvió acompañar a Pilar Altez por los lazos de amistad de muchísimos años que unen a las dos familias y por la amistad que ambos tuvieron con Heber Lema, edil y dirigente del Frente Amplio fallecido en 2013.Si bien Adrián Sánchez dijo que "ya no tengo ninguna ambición política",los dirigentes y militantes presentes comentaron que aunque no será candidato a edil,su carrera política va a continuar. Así se lo dijo expresamente el intendente Barrios.
Los padres, hermanas y familiares de Adrián Sánchez estuvieron presentes esta mañana y asesuraron que lo compañan y votarán al Frente Amplio. Su padre, Antonio Sánchez, propietario de Radio Fortaleza de Rocha​ tuvo importante militancia en el Partido Colorado y ocupó la banca de edil hace muchos años.

sábado, 14 de febrero de 2015

"CASI SEGURO": ADRIÁN SÁNCHEZ SE VA DEL PARTIDO COLORADO.

LAS HERIDAS ABIERTAS QUE DEJA LA POLÍTICA




Escribe Juan José Pereyra  Twitter@juano500

En una escala de uno al 10, yo diría que estamos en un 7 o un 8 , es decir, en un 70 o un 80 por ciento de posibilidades de que el edil colorado por Rocha  Adrián Sánchez abandone el Partido Colorado.En pocos días hará pública su decisión.
Adrián Sánchez fue el único colorado batllista que en 2006-2007 empezó a "dar la cara" por su partido luego de la derrota histórica que tuviera a nivel nacional,quedando tercero, en las elecciones de 2005.
Sánchez creó un grupo de batllistas jóvenes, un grupo independiente que luego se integró a Vamos Uruguay. Fue el primer edil, el más votado de los dos que obtuvo su partido en el 2010.
Adrián Sánchez resolvió no participar en las próximas elecciones departamentales por grandes diferencias con el Partido Colorado en Rocha y no participó en la reunión de la convención departamental que nominó al Escribano Edgardo Saint Esteven como único candidato a la intendencia de Rocha. Saint Esteven pertenecía a su grupo,la lista 1022.

 Sánchez está "pensando y tomando decisiones" que hará públicas después de Carnaval.
En diálogo con este periodista dijo al anunciar que no participaría en las decisiones partidarias de cara a mayo que sus diferencias son también "muy importantes" con el Partido Colorado a nivel nacional. 

Dijo que el Partido Colorado sufre una  grave crisis de identidad y que está viviendo la peor crisis de su historia "y los dirigentes no parecen darse cuenta.Piensan en los cargos y no en la gente".
En relación a las "enormes diferencias" con la dirigencia partidaria ,Sánchez dijo que ha sido "ninguneado,irrespetado,humillado,manoseado,

traicionado, hay una ingratitud tremenda de parte de los dirigentes".
Al explicar su no participación en las actividades del Partido Colorado en esta circunstancia ,dijo: "Yo tengo dignidad y no estoy dispuesto a soportar estas cosas".

Consultado este sábado 14 si continuará en la política o si la renuncia al Partido Colorado implica abandonarla totalmente, dijo que aún no lo sabe.En relación a cuál será su decisión respecto a las candidaturas a la intendencia aseguró que está conversando con mucha gente que ha integrado su grupo. "Algunos van a votar a algún candidato, otros a otro.Yo estoy pensando.En pocos días haré pública mi decisión.
"Si me voy para mi casa,me llevo el Batllismo conmigo.Soy batllista y esté donde esté,en actividad política o no, siempre lo seré",concluyó.