Mostrando entradas con la etiqueta Pedro Caballero. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pedro Caballero. Mostrar todas las entradas

sábado, 23 de mayo de 2015

SEMBLANZA por Oscar Bruno Cedrés PEDRO CABALLERO, ciclista de los de antes.


                                        Escritor y periodista Oscar Bruno Cedrés

Nacido en la ciudad de Aiguá, Maldonado, Pedro Caballero, 13 hermanos, a los siete años su familia se vino hacia Rocha, zona de la Pista Casa Blanca, y ahí concurrió a la Escuela No. 11, con Doña Maruja de Seguessa como maestra y luego la “Negrita” Brum de Muñoz, pasando posteriormente a la Escuela No. 44 Felicia Banat.
Funcionario policial, trabajó en ASTRA en La Paloma, también tuvo un importante puesto de venta de gas en la zona de playa, su deporte lo fue el ciclismo.
Con gran lucidez Pedro recuerda carreras, ciclistas, dirigentes, periodistas, mecánicos, en fin todo lo que estuviera vinculado al ciclismo de Rocha de la décadas del cincuenta y sesenta, de la que fue gran protagonista junto a grandes del pedal rochense como su hermano Carlos, Edison Nuñez, los hermanos Próspero y Javier Barrios, los hermanos Fernández conocidos popularmente por los “Veloz”.
Defendió los malliots de Peñarol, la roja del Renovación y la amarilla de la Federación Ciclista de Rocha, en competencias locales, interdepartamentales, Vueltas y Mil Millas Orientales.
Se acercó al ciclismo llevado aquellas tradicionales domingueras que se corrían en nuestra ciudad, también las tradicionales como la Doble Chuy, tiempos de Rotela, de los hermanos Motta, Vigorito Martínez entre otros.
De las Doble Chuy recuerda la que ganara Claudio Pereyra de Maldonado la etapa a Rocha y además ganador de la competencia, siendo él segundo en esa etapa, teniendo a su hermano Carlos como ganador de la etapa a San Luis y Javier Barrios la etapa a Chuy.
En otra Doble Chuy Caballero ganó la misma, teniendo como compañeros a los hermanos Mayo y Lucio Motta y a Javier Barrios, que colaboraron con su triunfo, siendo en la misma los treinta y tresinos Pedro Larteguy y Felicísimo Prais sus rivales.
De su participación en las tradicionales competencias del pedal uruguayo las Mil Millas Orientales del 58 es una de las que más recuerda. Fueron auspiciados por la recordada INCONSA, la fábrica de baldositas que estaba ubicada frente a la Estación de AFE de nuestra ciudad.
En la misma trabajaban Lorenzo y Tito Picardo, y también estaba el recordado Luciano Fontana, el italiano, quien fuera luego un exitoso empresario turístico.
A la misma Fontana fue en un jeep Land Rover, llevando baldositas de la INCONSA pegadas en cajitas de fósforos, las que obsequiaba a los aficionados presentes en cada llegada de etapa, que tiempos, que originalidad la del “Tano”.
Competencia que contó con la participación de importantes competidores extranjeros como el brasilero Claudio Rosa integrante del famoso equipo de la Calaoi de San Pablo quien fuera a la postre el ganador de la misma, también estaba el italiano Guseppi.
En la etapa Treinta y Tres- Rocha, Pedro desde la bajada de bandera en pagos olimareños se largó hacia adelante en procura de la victoria en sus pagos rochenses, fue solo y primero hasta cerca de la ciudad rochense, cuando se le pusieran cerca el poderoso equipo del Olimpia integrado por Rodolfo Piotto, Sergio Frausín y Francisco “Pancho” Bence, donde también estaba el fraybentino Juan José Timón otro de los grandes del pedal uruguayo.
Pedro Caballero hizo su pasaje por la entrada de Ruta 15 en la zona del Barrio La Cuchilla aclamado por todos sus vecinos que lo aplaudían ubicados a ambos lados de la ruta, finalmente no pudo vencer a tan poderoso rival y culminó en el tercer lugar, que para nuestros pedalistas ya era una hazaña.
Corrió tres Vueltas Ciclistas del Uruguay, las que trasmitía Radio Sport con la voz inconfundible del recordado Gallego Héctor Regueiro y dos Mil Millas Orientales, la competencia de Carnaval, que trasmitía CX 24 Radio La Voz del Aire.
Acompañó veinte Vueltas a distintos corredores e instituciones de nuestra ciudad, destacándose las dos que lo hizo junto a su gran amigo el “Canario” Próspero Barrrios.
De su amistad con el “Canario” recuerda la anécdota de cuando una tarde lo invita Próspero para ir hasta Piriapolis a visitar a Atilio Francois, que tenía un restaurante en dicho balneario. Lo hacen en compañía de otro destacado pedalista, Rotela, siendo muy bien recibidos por el gran pedalista compatriota, quien los invita a almorzar, y luego muy campantes vuelven hacia nuestra ciudad pedaleando por la vieja ruta nueve, aquella tipo bombé y cercada de árboles en casi todo su trayecto.
Participó de una insólita competencia, por su largo recorrido, defendiendo los colores de la Federación, fue sobre 244 kilómetros, con largada y llegada en la ciudad de Treinta y Tres, yendo por ruta 8 hasta Minas, por esta hasta Aiguá, luego hacia Lascano, y de ahí por Averías y Varela a la capital del Olimar. La ganó Javier Barrios, Pedro arribó tercero, pero el delegado de Rocha el recordado comerciante Alcides Féola protestó por el gran recorrido, lo hizo en forma muy airada y fuerte, ya que habían salido apenas apareció el sol y llegaron pasadas las catorce horas, lo que se diría “una cosa de locos” con aquellas rutas de balastro mal cuidadas y en las bicicletas que andaban los competidores.
Fue dirigente de la Federación Ciclista, recordando la que integró como Presidente siendo sus compañeros neutrales Amílcar Díaz y Antonio Molina y también fue técnico de los planteles rochenses en torneos de la zona este.
Recuerda Pedro con nostalgia aquellos tiempos, los de Edison Nuñez, de Pedro Saroba, del “Canario “ Nuñez, de los hermanos Próspero y Javier Barrios que junto a Silvita fueran para él los mejores corredores que dio Rocha, los tubos importados de Italia marca Clemen que eran de dos colores y los Tireli, no pinchaban nunca, los zapatos para correr reforzados por Carlos Cadimar el zapatero de la calle República Española, la Casa de Bicicletas y Repuestos de Burnia y García de la esquina de Sarandí y Florencio Sánchez, el apoyo que recibía de el constructor Alberto Olivera un hincha suyo de primera, como a Don Victorio Forapagliero y Francisco Bruno, grandes empresarios de entonces.
También tiene un especial recuerdo para el periodista Silvio Ricardo Cardoso, y sus emotivos relatos y semblanzas, para la medallita que ganara en una competencia que es una “Gillette” obsequio de la Farmacia Uruguay del “Peluquilla” Rodríguez.
Hoy sigue las competencias tanto nacionales como las extranjeras, está al día con las mismas y le llama mucho la atención que al final de una competencia como la Vuelta o Rutas, el promedio sea de 40, 42 kilómetros, igual al de antes, con muchos mejores rutas, mucho mejores bicicletas, mucha más tecnología, que lleva incluso a que larguen en grandes pelotones y arriben también en grandes pelotones.
Pedro Caballero, un señor en el pedal y en la vida, un grande en tiempos de grandes en nuestro ciclismo.
A él nuestra semblanza del hoy como recuerdo y reconocimiento a su trayectoria.
Mayo/2015