Mostrando entradas con la etiqueta Partido de la Concertación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Partido de la Concertación. Mostrar todas las entradas

lunes, 18 de mayo de 2015

Concertación deja más lejos a blancos y colorados



¿Cómo votaron en Montevideo el Partido Colorado y el Partido Nacional en comparación con las elecciones pasadas? ¿Los benefició la Concertación?

Actualizado: 18 de Mayo de 2015 | Por: Redacción 180
Concertación deja más lejos a blancos y colorados Pablo Vignali / adhocfotos (Todos los derechos reservados)
Los resultados finales de la elección departamental en Montevideo mostraron que el Frente Amplio obtuvo el 51,2% de los votos. El oficialismo votó mejor que en 2010, cuando consiguió el 45,9% de los votos.
La apuesta electoral de la oposición fue la Concertación. Una alianza política entre los partidos tradicionales, Colorado y Nacional, que les permitió unir sus votos para tratar de quitarle la intendencia al Frente Amplio.  
Para eso tuvo tres candidatos. Álvaro Garcé por el Partido Nacional, Ricardo Rachetti por el Partido Colorado y Edgardo Novick como candidato independiente, cuyos candidatos a ediles pertenecían todos al Partido Colorado.
Finalmente, la Concertación consiguió el 37,9% de los votos, una cifra similar a la obtenida en 2010 (37,8%). Pero el gran ganador de la nueva coalición fue su candidato independiente, que consiguió el 24,2% del total de votos en Montevideo.   
Los partidos tradicionales perdieron votos en comparación con 2010. Los nacionalistas alcanzaron el 11,9% y los colorados el 1,8%, mientras que en 2010 habían llegado al 19,79% y 18,10%, respectivamente.
En el 2000, el Frente Amplio obtuvo el 56% de los votos y en 2005 alcanzó su mejor votación de las últimas cuatro elecciones con el 59%.
Los partidos tradicionales tuvieron un 38% de los votos en el 2000 y un 36% en el 2005.  
Pero en esas dos elecciones, el Partido Colorado tuvo mejores votaciones que los nacionalistas. Consiguieron un 27% de los votos, mientras que los blancos tuvieron un 11% en el 2000.
En el 2005, los colorados llegaron al 26% y los blancos tuvieron un 10%. 

Blancos perdieron 130 mil votos Jorge Gandini: la Concertación "no es un partido"




Jorge Gandini: la Concertación "no es un partido"
“La Concertación nació para ganar y, además de sumar a blancos y colorados, la idea era captar votos de afuera, de frenteamplistas desilusionados, pero lo cierto es que no lo logró y se votó similar a la suma de blancos y colorados”, dijo a El Espectador el diputado blanco Jorge Gandini.


Además, aseguró al programa Rompkbzas que “al Partido Nacional no le fue bien” ya que en octubre de 2014 “sacamos 234 mil votos y en seis meses en las elecciones municipales sacamos 103 mil. Perdimos 130 mil votos”. Gandini no tiene claro cuál será el destino de la Concertación porque “no es un partido”, “no tiene autoridades”, “no tiene un programa”.

martes, 3 de febrero de 2015

“El Partido de la Concertación ha abandonado la aspiración a gobernar Montevideo”


MONTEVIDEO (Uypress) — Este lunes se conoció un comunicado de prensa de la agrupación Banderas de Líber, que integra el Frente Líber Seregni, donde se reflexiona sobre los problemas políticos internos en el Frente Amplio.

Si bien el comunicado expresa que "el Partido de la Concertación ha abandonado la aspiración a gobernar Montevideo" advierte que en 2010 hubo un 60% de abstención en las elecciones de alcaldes.
 BdL sostiene que a la interna del FA "la mezquindad es el camino equivocado" y que "La hora no brinda espacio político para tironeos ni repartos sectoriales sobre posiciones que aún no se han ganado".
Texto completo
Banderas de Líber sobre las elecciones municipales

Banderas de Líber (FA, FLS) siente necesidad de expresar su preocupación por algunas situaciones que ocurren en torno a las elecciones locales de mayo de este año, y también su alegría por otras.
1. La Política no consiste en ganar elecciones, sino en lo que hace la gente en sociedad. En todo caso, ganar elecciones será un fruto de la Política. Entonces, lo central sigue siendo quién aísla a quién; qué proyecto queda sin apoyos.
2. Hoy, el Partido de la Concertación ha abandonado la aspiración a gobernar Montevideo. Las batallas a decidir se concentran en los departamentos del Interior que pueden inclinarse por el Frente Amplio y los municipios montevideanos en que por la acumulación en un lema común pueden inclinarse por los partidos tradicionales.
3. A nivel municipal, en 2010 la abstención fue del 60%. El objetivo político, por tanto, debe ser incorporar a los partidarios del cambio a la participación en los organismos locales. Pero ello no se logra con triquiñuelas sino con confianza y participación. Demostrar confianza en la gente y permitir su participación en los procesos de decisión para que luego defienda sus conclusiones.
4. Si esas son las tareas, la mezquindad es el camino equivocado. La hora no brinda espacio político para tironeos ni repartos sectoriales sobre posiciones que aún no se han ganado. Ni para disputas entre bases y sectores o entre organismos de barrios vecinos. La tarea inmediata en la capital es la selección de candidatos municipales. El objetivo debe ser buscar la forma de postular a los mejores candidatos; a quienes convoquen por su arraigo, conocimiento y capacidad.
5. Origen similar tiene la idea de limitar las opciones del votante. Es inconfesable que existe desconfianza en los votantes o que se evaluó a quién conviene en la capital o el interior. La libertad constitucional del votante no debe limitarse sino por razones fundadas; lo contrario, va contra la participación y, por ende, contra la Política. Si no confiamos en el elector, él no confiará en nosotros. La separación de las elecciones nacionales y departamentales tendió a afirmar la libertad del votante. El presunto apresuramiento o la conveniencia de una ley no son argumentos suficientes para limitarla. Es más, si Tabaré Vázquez mencionó la necesidad de mejorar la Ley de Descentralización, es mejor no tocar sus artículos electorales porque obligarían a conseguir mayorías especiales.
6. Dicho esto, no seríamos justos si no viéramos estos problemas en un marco positivo. No sólo por los triunfos de octubre y noviembre. Distinto del de hace cinco años es el grado de unidad y confianza mutua que hay dentro del Frente Amplio.
Muy positivo es que se hayan habilitado tres candidaturas a la Intendencia de Montevideo. Nosotros, como el resto del Frente Líber Seregni, apoyamos a Daniel Martínez, pero nos felicitamos de la concurrencia de Lucía Topolansky y Virginia Cardozo, así como por el relacionamiento fraterno que mantienen.
Muy positivas y fermentales son algunos de los procesos que se desarrollan en muchas coordinadoras capitalinas en las que se han buscado formas de participación y consensos que incluyen hasta la realización de elecciones a padrón abierto, como en la L (Malvín).

Banderas de Líber

Negociador de pase de Jonathan será el candidato colorado a la IMM

RICARDO RACHETTI

Fue el elegido por unanimidad tras la renuncia de Luis Alberto “Ney” Castillo. Rachetti es dirigente del Club Peñarol

El Observador



El Comité Ejecutivo Nacional (CEN) colorado, decidió este lunes por unanimidad postular a Ricardo Rachetti como candidato para el partido de Concertación tras la renuncia de Luis Alberto “Ney” Castillo.
Rachetti es dirigente del Club Peñarol, elegido por el sector renovación Aurinegra, y estuvo en medio de la negociación del polémico pase del jugador Jonathan Rodríguez. Además, en las últimas elecciones de los manyas fue candidato a vicepresidente de Marcelo Areco en la alianza con el movimiento 2809.
En estos momentos el candidato se dirige hacia el CEN, en donde se vio la ausencia del senador y representante del partido, Pedro Bordaberry. 

Ricardo Rachetti es el candidato colorado por la Concertación. Otros cuatro dirigentes no aceptaron


Es dirigente de Peñarol y sobrino de Óscar Rachetti, exintendente de Montevideo. Fue designado hoy por el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Colorado.

Ricardo Rachetti.

El País
mar feb 3 2015 12:46
 
 
Ricardo Rachetti, dirigente de Peñarol y sobrino de Óscar Rachetti exintendente de Montevideo, fue designado hoy por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Colorado como candidato a la Intendencia.

El CEN no aceptó las condiciones que puso el exsenador Roland Pais para presentarse como candidato. Pais había pedido respaldo financiero para efectuar la campaña.

Luego de la renuncia de Luis "Ney" Castillo a la candidatura, el CEN se reunió ayer para definir si presentaban un remplazo. Finalmente decidieron que sí y manejaron varios nombres para presentar a la Intendencia de Montevideo: Lucio Cáceres, Eduardo Ache, Ronald Pais y Gabriel Gurméndez. Tres no aceptaron y Pais puso condiciones que no fueron aprobadas por el Comité Ejecutivo.

viernes, 23 de enero de 2015

Concertación: Se complicó el Partido. TERCERA CANDIDATURA EMBARRA LA CANCHA Miguel Manzi

Proyecto Montevideo

Proyecto Montevideo

Una alternativa para La Ciudad

Sobre el autor

Miguel Manzi, 55, abogado, inicié mi actividad política en 1980 militando por el "NO" contra la dictadura. Fui diputado de la "Lista 85" del Partido Colorado. Emigré en 1995, viviendo en Bolivia, EE.UU. y Honduras, donde culminé mi periplo como Representante del BID, a cargo de 120 operaciones por 1.000 millones de dólares. En 2011 renuncié al BID y regresé a Uruguay, retomando la actividad política en torno al Proyecto Montevideo, cuya información completa está en http://miguelmanzi.com/


Espíritu integrador y de mayorías


22.Ene.2015

El próximo 3 de febrero se reunirá la Convención Departamental de Montevideo del Partido de la Concertación (PdlC), para nominar a los candidatos a intendente por los dos partidos que constituyen la nueva coalición: Ney Castillo por el Partido Colorado, y Álvaro Garcé por el Partido Nacional. Eso y no otra cosa es el PdlC: la coalición de colorados y blancos, para disputar y bien gobernar la Intendencia de Montevideo. Esta afirmación no es materia opinable, es una cuestión de hecho: (i) porque así lo establece el acuerdo político aprobado por ambos partidos; (ii) porque la convención del PdlC se compone en mitades iguales por ciudadanos colorados y blancos, puestos ahí por ambos partidos; y (iii) porque ambos partidos resolvieron abstenerse de presentar sus propios lemas en las montevideanas de 2015 en función, precisamente, de concurrir coaligados en el PdlC.

UNA DECISIÓN ORGÁNICA

En el Partido Colorado, la decisión de coaligarse con los blancos para las departamentales de Montevideo recorrió todos los caminos de la institucionalidad partidaria. Cada uno de los avances sospechosos de causar estado, fue discutido en el Comité Ejecutivo Nacional y ventilado en la Convención Nacional. Al mismo tiempo, el proceso fue desmenuzado a través de los medios y objeto de abundantes intercambios en las redes sociales. Por último, la decisión final sobre este gigantesco hecho político, fue adoptada por la Convención Nacional por mayoría aplastante. En efecto, en la votación llevada a cabo el 14 de septiembre de 2013, a la que concurrieron 560 convencionales de 600, votaron a favor de la Concertación 530.

OTRA DECISIÓN ORGÁNICA

Una vez aprobada la constitución del PdlC por la Convención Nacional, el 30 de noviembre de 2013 las asambleas de Vamos Uruguay y de Batllistas de Ley, los dos sectores visibles del Partido Colorado, por separado pero de manera acordada, proclamaron al Dr. Luis Alberto "Ney" Castillo como candidato a intendente de Montevideo en el Partido de la Concertación. Estas proclamaciones no cumplían todavía con las formalidades de la orgánica partidaria. Pero pasadas las internas y elegida la nueva Convención Departamental de Montevideo, este cuerpo, "órgano superior del Partido para la actividad política departamental", en vibrante sesión del 11 de diciembre de 2014, resolvió "expresar su apoyo a la candidatura del Dr. Luis Alberto "Ney" Castillo a la intendencia de Montevideo en las elecciones departamentales que se llevarán a cabo en mayo de 2015". Listo el pollo y pelada la gallina. Todo amplia, abierta, democrática y participativamente discutido y resuelto, con pleno conocimiento de causa de todos los involucrados, masticado y madurado en un proceso extendido en el tiempo. Hasta aquí venimos bien.

TRIPLE CANDIDATURA, MÚLTIPLE CONFUSIÓN

Aunque la legislación electoral admite la presentación de hasta 3 candidatos por lema, el PdlC tiene solo 2, por aquello de que es la coalición del Partido Colorado y el Partido Nacional. Ahora bien: ante el espacio "disponible", algunos ciudadanos alentaron la expectativa de patrocinar a un tercer candidato, independiente, en el sentido de "a-partidario". Pero tal especie no tiene lugar en el sistema democrático representativo como se lo ha practicado hasta ahora en este país. En nuestras prácticas sempiternas, y consagrado en nuestra ingeniería normativa, los partidos políticos son engranaje indispensable para construir la voluntad política del soberano. En los países serios (y el nuestro todavía pasa por serlo), la política es partidaria, porque la democracia representativa es partidaria. Puede irrumpir un "outsider", sí, pero amparado en la estructura de un partido, que a su vez responde por el candidato. El partido no garantiza el buen gobierno, pero sin partido el candidato solo se representa a sí mismo y a sus intereses. Si el PdlC sobrevive al parto, y crece, y madura, es posible que llegue a albergar a otros grupos y sectores distintos de los partidos fundacionales, que puedan proponer y disputar las candidaturas que proponga el lema. No es el caso ahora. Quienes defienden la tercera candidatura a-partidaria, argumentan: (i) que podría arrimar algunos votos; (ii) que para los votantes frenteamplistas decepcionados, votar a un candidato colorado o blanco sería un salto demasiado largo, pero podrían votar a un candidato a-partidario; (iii) que un creciente número de ciudadanos no se siente colorado, ni blanco, ni frenteamplista, y quiere sencillamente un buen gobierno. Pues bien: ninguno de esos argumentos de ocasión, ni todos juntos, sustituye las garantías del sistema de partidos, en el que reposa la democracia representativa tal como la conocemos y la practicamos en este país hasta ahora. Y no me suena que convenga contrariar 180 años de trabajosa construcción civilizatoria de un plumazo, entre gallos y medias noches, medio de prepo, medio clandestino, a horas de vencimiento de los plazos legales para el registro de candidatos, sin discusión alguna. Tal es la amenaza contenida en la citación a la Convención Nacional del Partido Colorado para el próximo lunes 26 de febrero.

UN EJÉRCITO DE ENANOS

En lo que toca al Partido Colorado, el "Acuerdo por Montevideo" establece expresamente que para habilitar una tercera candidatura en el PdlC, la propuesta debe someterse a la decisión de la Convención Nacional, la que resolverá por mayoría de presentes. Tal el único punto del orden del día en la citación a la Convención para el próximo lunes, inválida por vicios formales. En efecto, además de antedatada y distribuida sin la debida anticipación (no es difícil anticipar una magra concurrencia), la citación fue cursada por la Mesa del Comité Ejecutivo (Presidente de Turno y Secretario General), que carecen de facultades para hacerlo; es atribución del cuerpo y no de la mesa. Bizantinismos, dirán algunos; se pasan la Carta Orgánica por las partes, diría Fernández Huidobro; partidicidio, digo yo. En efecto, en este Partido Colorado del 13 por ciento, no tenemos margen para la moña de más. La cúpula se vino abajo, como el techo de la Sala de la Convención. No hay campeones solitarios. Somos un ejército de enanos, que solo puede hacerse fuerte apostando al colectivo. Abriendo, ventilando, discutiendo.

DEFENDER AL SISTEMA

El lunes no se va a discutir la "autorización de la tercera candidatura", sino una candidatura en concreto, la de un empresario que parece que está dispuesto a financiarse la campaña. No hay un colectivo organizado que lo patrocine; no tiene un manifiesto o proclama que lo inspire; no responde a ningún grupo, idea, propuesta o interés conocido, público y visible. No responde por sus actos ante nadie más que sí mismo. ¿Cómo y por qué el Partido Colorado y el Partido Nacional habrían de darle la "chapa" de candidato a intendente para Montevideo por el PdlC? No estoy en contra de este aspirante en particular, ni de los empresarios en general, ni de la plata, ni de la ambición, ni de la vanidad. Pero miro los cambios cualitativos que están cursando en el mundo, y no puedo menos que valorar la seriedad institucional que todavía nos distingue en la región. El desafío es ver el bosque y no distraerse con el árbol. Enfocarse en la médula del problema y no en sus lateralidades. Estamos hablando del sistema democrático representativo, no de un partido, ni de una elección, ni mucho menos de un aspirante a candidato. Una candidatura personal a fuerza de chequera, con ser desquiciante, no es lo peor: lo peor es el antecedente, la puerta abierta a males infinitamente mayores, de los que es criminalmente ingenuo pensar que el Uruguay está a salvo. La Convención Nacional del Partido Colorado tiene la palabra. 

lunes, 8 de diciembre de 2014

Enfrentamiento blanco por intendencia de Montevideo

Para el líder blanco, el resultado de junio donde su sector derrotó a Alianza Nacional incide en la definición del candidato a la IMM

El Observador



El líder del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, dejó claro esta mañana que para la definición del candidato que presentarán para Montevideo incidirá el resultado de junio, donde su sector fue amplia mayoría. Además, en esas elecciones, el postulante de Alianza Nacional, Jorge Gandini, fue derrotado incluso a la interna de su grupo político.
Lacalle Pou expresó esta mañana en entrevista con el programa En Perspectiva de radio El Espectador que en las elecciones internas celebradas en junio quedó “claro quién tiene peso político dentro del departamento”. Su grupo obtuvo 64,9% de los votos en la capital, sobre el 34,7% del sector de Larrañaga.
En cuanto a los posibles candidatos, Lacalle Pou señaló que “se le están dando fuerza” al nombre de Sebastián Bauza, expresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, cuando él “nunca” lo mencionó públicamente. “Tengo el mejor concepto del ser humano, del empresario y dirigente del futbol que es Sebastián Bauza. Es parte de la telenovela que ha hecho otra gente”, añadió.
Jorge Gandini quedó descartado como candidato. Luego que se manejara el nombre de Bauzá y de señales que dio Lacalle Pou, el dirigente de Alianza Nacional renunció a la postulación. El líder blanco calificó a Gandini como un “excelente dirigente político”  que “no puede estar ajeno a ningún proceso electoral” y que en este caso estará presente  en la decisión “sin perjuicio de que sea o no sea el candidato”.

sábado, 6 de diciembre de 2014

El candidato Gandini editorial de Washington Beltrán


Washington Beltrán 
 
Washington Beltrán
Abogado, periodista, director del diario El País

En junio del 2012, el diputado Jorge Gandini usó de plataforma a la Convención del Partido Nacional para anunciar su candidatura a intendente de Montevideo. “¡Quiero! ¡Quiero! ¡Quiero ser candidato y quiero ser intendente de Montevideo!, porque en la política primero que nada hay que querer a toda costa, y yo ¡quiero!”, exclamó Gandini en el discurso más encendido que tuvo la convención blanca en el Centro Gallego.

Gandini dijo que es un “militante” que “se anima a dar el paso” y que sabe que ingresó en un punto “de no retorno”. “No hay vuelta, ya lo saben mis compañeros y mi familia: empiezan tres años de trabajo, sin feriados, sin fines de semana”.

El legislador reconoció que puede haber quien diga que es “muy temprano” para hablar de candidaturas. Pero afirmó que “no sobra el tiempo si lo que se quiere es ganar”, y aclaró que esta no será la hora de campaña electoral, sino de “trabajo con la gente”.

“La única manera de ganar es estar todos los días, en cada rincón, en cada barrio de Montevideo. No se puede especular”, afirmó.

Su anuncio fue respaldado y bienvenido por un estruendoso aplauso y sacudió el ambiente político. No era para menos, los blancos anunciaban con tres años de anticipación su propósito de pelear Montevideo y no esperar hasta última hora -como habían hecho en elecciones anteriores- para nominar candidatos y lanzarlos a una lucha desigual de escasos meses de campaña. Daba la impresión de que se había aprendido la lección y no se iba a tropezar nuevamente con la misma piedra.

El arranque tempranero y oportuno de Gandini, tuvo inmediata repercusión. Sectores de la dirigencia de los partidos tradicionales entendieron claramente el horizonte que se abría tras esta movida y empezaron las conversaciones para cumplir con un reclamo de los vecinos de la capital: llegar a un acuerdo entre ambas colectividades para concurrir juntos a las elecciones municipales y así desafiar los veintitantos años del Frente en la Intendencia.

Gandini cumplió: desde esa fecha inició una permanente recorrida por todos los barrios de la capital para conocer sus problemas, dialogar con los vecinos, buscar solución a temas urgentes, trasmitirles el respaldo y la preocupación sobre sus necesidades. Comenzó a crecer.

Un año más tarde, el politólogo Adolfo Garcé reconoció que el “clima” instalado de que en Montevideo “hay que cambiar” el gobierno del Frente Amplio, algo similar a lo que ocurrió a nivel nacional en 2004, es el mejor aliado para que el diputado nacionalista Jorge Gandini gane la intendencia capitalina. “Para mi gusto, el próximo intendente de Montevideo es Gandini” afirmó en Diamante FM, y agregó “hay un clima de que hay que cambiar en Montevideo y que el acuerdo entre colorados y blancos refleja ese cambio, y creo que Gandini es el que se jugó la ropa antes y corre con ventaja”.

El acuerdo de blancos y colorados se concretó en el Partido de la Concertación. Por primera vez en la historia del país, ambos partidos arriaron sus banderas de lucha y resolvieron marchar juntos al rescate de un departamento y una ciudad, que se habían deteriorado en todos sus servicios a límites vergonzantes, pero con impuestos caros. La IMM recauda por día US$ 1.760.000, pero eso no le alcanza para funcionar y pierde por día US$ 102.000, lo que en definitiva lleva a acrecer su deuda que ya oscila en los US$ 415 millones. ¿Es necesario continuar con esa sangría para tener la ciudad que hoy se tiene?

La Concertación abrió una gran cuota de esperanza, pero ella sola no alcanza: los candidatos son fundamentales. El Partido Colorado ha manejado desde un principio el nombre del Dr. Ney Castillo, prestigioso oncólogo pediátrico, que ya tuvo un buen desempeño en la elección anterior. El Partido Nacional tenía a Jorge Gandini, pero de golpe la dirigencia lo bajó de un plumazo. ¿Por qué? ¿Porque su lista, la 250, votó mal en las elecciones internas? Pero si Gandini no fue, ni siquiera candidato a nada para evitar la tacha constitucional. Solo presentó su lista, pero no dio su nombre. ¿Acaso otros candidatos a Intendentes o intendentes en funciones que iban a cargos legislativos o aspiran a una reelección no tuvieron una pobre votación en las elecciones nacionales (que son las que importan) y no recibieron ni un reproche? ¿O hay otros motivos que ignoramos?

Tenemos excelente opinión de los candidatos que los blancos manejan como alternativa. Pero no nos convence. Vamos a volver a cometer el mismo error de improvisar a pocos meses de las municipales y así nos va a ir. Despreciamos a quien hace tres años está trabajando por esa nominación, como si ganar en Montevideo no importara y como si dejar a los vecinos que sigan viviendo tapados de basura, a oscuras por falta de luces, con espacios públicos abandonados a la delincuencia y a la droga y un tránsito cada vez más caótico, fueran temas que pueden esperar otro lustro de administración frenteamplista.

Jorge Gandini es el único candidato que debe presentar el Partido Nacional en la Concertación. Ya se perdieron algunos meses; vamos a no perder más.