Mostrando entradas con la etiqueta Alvaro Balbi asesinado en 1975 por dictadura uruguaya. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alvaro Balbi asesinado en 1975 por dictadura uruguaya. Mostrar todas las entradas

sábado, 24 de enero de 2015

CONSTERNADOS MURIÓ CORINA BALBI


Escribe Juan José pereyra  Twitter @juano500

Me acabo de enterar de la terrible noticia.No lo puedo creer.
Corina, una maestra jubilada vivía desde hace décadas en Argentina.Siempre fue militante de su Partido Comunista.Su hermano Alvaro fue asesinado en la tortura por la dictadura cívico militar.Su padre, el prestigiodo maestro Selmar Balbi escribió en ese momento una carta al dictador Juan María Bordaberry,un documento histórico escrito por un apdre desesperado pidiendo por su hijo con
una valentía que muy pocos tenían en aquellos años.
Su amiga AdelaCastro recordó este poema de Salvador Bécker Puig que representa esa consternación que siento en este momento.
Nunca conocí personalmente a Corina. Tampoco teníamos el mismo pensamiento político. La conocí en este mundo virtual y aprendí q quererla y respetarla.
Corina,amiga,compañera,que puedas al fin descansar en paz.

 
Adela Castro


Las palabras no entienden lo que pasa:
Las vocingleras, las oscuras, las dóciles,
las que llaman las cosas por su nombre,
las que inventan el nombre de las cosas;
las palabras que dije o me dijeron,
las que aprendí en los libros,
las que escribo,
las que pensé mirando una ventana,
las que acercándose al silencio, gritan;
las que al tocar el fuego, se desfogan,
las que truecan los trinos y los truenos,
las que sirven la mesa de mi casa,
las de la nítida caligrafía que cae por las paredes de la escuela,
las que dicen a dúo el pez y el pájaro;
las palabras que tuve o que no tuve
para llamar al mundo y que viniera,
las que tienden un hilo minucioso
que va de los balcones a las bocas,
y de las bocas a la historia, y pasan,
las que pasan la noche entre papeles,
o suben la escalera del insomne,
y se introducen en su sueño a ciegas;
las que ordenan el ruido en los rincones,
las que barren el vómito de rabia,
las que saltan del fémur a la luna,
las que cortan la sombra calcinante,
las que labran un nombre en una piedra
para mejor perpetuar el olvido,
las que bajan al árbol por el aire
y se trepan al cielo por el tronco,
las que mastican un cangrejo lento,
las que anuncian el fin de la Cuaresma,
las que le quitan sueño al asesino
y lo dejan dormir y le montan guardia,
las que no sangran, aunque se las hiera,
las que no mueren, aunque se las mate;
las que roban futuro en un embudo,
las que administran mitos y virtudes,
las que mantienen trato con el viento,
las que advierten el agua incinerada,
las que abren los labios de la tierra
buscando el astrolabio de tu grito,
las que te dicen, sin creer que oyes:
–Vuelve a pelear Ramón, aunque te mueras...
Las palabras no entienden lo que pasa.