Mostrando entradas con la etiqueta Juan Raúl Ferreira. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Juan Raúl Ferreira. Mostrar todas las entradas

viernes, 14 de agosto de 2015

“Amodio Pérez es un traidor a la democracia y al país”

 Haga click en este enlace:

“Amodio Pérez es un traidor a la democracia y al país” | Caras y Caretas







Juan Raúl Ferreira; " Que quede claro que Héctor Amodio Pérez, mentiroso contumaz, como lo prueba su libro, no es sólo un traidor a los tupamaros, sino que es un traidor a la democracia uruguaya, a todo el Pueblo Uruguayo".

martes, 30 de junio de 2015

Las previas al Golpe de Estado Juan Raúl Ferreira


uypress
25.06.2015

Se cumple un nuevo aniversario del Golpe de Estado. 33 años. recuerdo aquellas horas, con dolor y esperanza de que valoremos la democracia que reconquistamos, en su debida forma.


El fin de semana del 24 y 25 de junio de 1973 fue especialmente agitado. El movimiento Por la Patria (1) tenía prevista una gira por el departamento de Maldonado, la cual se llevó cabo en medio de rumores y comentarios sobre la inminencia del atentado a las instituciones. Todos tratábamos de convencernos de que algo iba a ocurrir que impidiera que los grandes valores nacionales fueran avasallados.
El domingo la movilización se cerró con un gran acto en la Plaza San Fernando de Maldonado. Un grupo con banderas de la Juventud Uruguaya de Pie (2) insultaba y gritaba desde la vereda de enfrente para impedir que se oyera al orador. Un cordón policial nos separaba pero parecía cuidar más al agresor que a los agredidos. Comenzaron a arrojar piedras y objetos punzantes. Con mis impulsivos 19 años, no tuve mejor idea que increpar a la Policía por negligente. Marché preso. En pleno discurso, Wilson advirtió lo que ocurría por el griterío de la gente. Hizo una pausa y dijo: "Se llevan preso a mi hijo...". Pensé que me había salvado. "Déjenlo -agregó- así se va acostumbrando". Si me habré acordado de aquella frase cada una de las 9 veces que fui preso en los años siguientes.
Luego, la delegación se dispersó. Wilson se iba a descansar unos días en su campo. Yo regresaba con Horacio Polla, otro héroe poco recordado. Fue en los trágicos años que se vinieron uno de los pilares más importantes de la resistencia blanca. Además, un caballero en el sentido más cabal de la palabra. Pero un caballero valiente que no dejó pasar un solo día sin combatir pacíficamente contra la dictadura.
Polla me dejó en mi casa ya en la madrugada del 26 (3).  A un día del golpe. Debajo de la puerta había un mensaje de "Augusto", seudónimo del capitán de navío Bernardo Piñeyrúa, un militar constitucionalista muy amigo de Wilson. Perseguido, destituido y preso durante la dictadura, naturalmente. Me pedía que fuera su casa, a un par de cuadras de la nuestra, al otro día tempranísimo en la mañana. Allí fui, me advirtió que el presidente Bordaberry había decidido apresar al senador Enrique Erro, (4) acusado de tupamaro por el gobierno, violando sus fueros parlamentarios. La orden no se había cumplido, porque éste se encontraba en Buenos Aires invitado por la Juventud Peronista. Al regresar, lo detendrían. Había que ganar tiempo. También quería reunirse con Wilson junto con algunos camaradas de armas el jueves siguiente. Pero a la democracia le quedaban minutos de vida.
Rumbo a casa iba pensando cómo hacerle llegar a papá tantas noticias urgentes. No existían los celulares, las comunicaciones eran lentas. Para llamar a Castillos 'sin demora' (5) había unas tres o cuatro horas de espera, luego había que avisar en un escritorio rural, que allí tomaran un taxi, fueran al campo y le dijeran que se arrimara al pueblo para llamar a casa. Entré al departamento y para mi sorpresa los viejos acababan de llegar. Algo les decía que debían interrumpir su descanso.  Lo impuse de los hechos y enseguida se hizo cargo de la situación. Se encontró con el senador Zelmar Michelini (6) en casa y ambos hablaron con Seregni. Éste le pidió a aquél que viajara a Buenos Aires para pedirle a Erro que pospusiera su regreso hasta que se aclarara un poco el panorama. Por eso ninguno de los dos estaba esa noche en el Palacio. Michelini se había salvado, pero sólo por un rato.
De tarde todo se fue en preparativos. Desordenados, caóticos. Conseguir escondites, adoptar medidas de seguridad... En medio de eso papá me pide que hable con el Toba, (7) a la sazón presidente de la Cámara de Representantes. La directiva era que se fuera lo antes posible. El Toba no creía. Su inmensa bondad le hacía difícil concebir la idea. "Mirá que no, Juan, decile al viejo que vamos a ver, hay militares en contra". Yo iba y volvía del despacho del Toba a la Sala Verde, despacho de Wilson, (8) que quedaban en los ángulos opuestos del Palacio. Finalmente Wilson fue tajante: el Toba debía irse. Tampoco se fue, se ocultó y sólo pudo salir unos días más tarde, disfrazado, en el Vapor de la Carrera, gracias a la ayuda del gerente de Naviera Dodero, Alfredo Arocena, otro amigo excepcional que se jugó más de una vez en aquellos tiempos.
Las coordinadoras de Juventud de por la Patria tenían un acto en el Cine Grand Prix. (9) Habían insistido mucho en que Wilson llegara hasta allí. No estaba previsto pues, como hemos dicho, la gente lo hacía descansando en Cerro Negro. Papá resolvió ir. La alegría de aquellos jóvenes al verlo llegar es indescriptible.  Wilson inició su despedida. "No nos vamos a ver por mucho tiempo". Yo había quedado parado al lado de las butacas del viejo cine. Recuerdo los rostros desconsolados de jóvenes llorando de rabia, de pena, de sorpresa y también de emoción y compromiso. Fue la generación que aprendió a amanecer e irse a dormir con la bandera del partido sobre el hombro.
De allí al Palacio. La sesión se interrumpió y dio lugar a una solemne de despedida. Había llegado la hora. No creo que haya en la historia de país alguno un episodio de esa fuerza épica y romántica al mismo tiempo. El Parlamento disuelto sesionaba. Le hablaba a la historia. Presidía el senador Eduardo Paz Aguirre (Lalo), ya que el vicepresidente Jorge Sapelli no estaba en el Palacio, agotando sus últimos recursos para tratar de evitar el atentado a la Constitución.  Teníamos todo previsto para sacar a Wilson al terminar su discurso. Pero corríamos riesgo de dejar al Senado sin número. Llevé una esquela de Wilson a Lalo que estuvo de acuerdo en permitir la prematura partida de Wilson, antes que culminara la sesión.
Habla Wilson: "Los señores senadores me permitirán que yo, a pesar de que la hora exige emprender la restauración democrática republicana como una tarea nacional, haga una invocación que resulta ineludible a la emoción más intensa que dentro de nuestra alma alienta, y me permitirán que antes de retirarme de Sala, arroje a los autores de este atentado el nombre de su más radical e irreconciliable enemigo, que será, no tengan duda, el vengador de la República: ¡Viva el Partido Nacional!".
Luego, visiblemente emocionado, se levanta, me abraza y nos vamos. Varios jóvenes acompañan a Wilson vivando su nombre. Al llegar a la puerta del Senado por la que entraba y salía todos los días desde hacía más de veinte años, se nos heló la sangre. Un brazo uniformado se interpuso en el camino y con la mano derecha tomó el brazo izquierdo de Wilson. La tensión fue un segundo. Era José Antonio Grasso, el policía que cuidaba esa entrada. Miró a los ojos a Wilson y le dijo: "Mi casa es muy humilde, pero allá no lo van a ir a buscar".
Afuera aguardaban dos autos con los motores encendidos. Uno, el de Wilson, un Ford Escort blanco como el dueño, modelo 71, con Enrique Cadenas al volante. El otro, un Peugeot conducido por su dueño, Ignacio Posadas. La improvisada multitud fingió acompañar a Wilson al primero de los autos mientras él se escabullía en el segundo. Yo subí al Escort y apenas comenzamos a alejarnos vimos que nos seguía un vehículo militar de los que la jerga popular llamaba "camellos". Avanzamos hacia Pocitos y al llegar a la Rambla y Pereira, otros dos vehículos se incorporaron, uno se puso delante del nuestro, los otros dos permanecían detrás, hasta que el primero se detuvo. Nos hicieron poner las manos sobre la cabeza, abrir las piernas a la intemperie, aun cuando el viento de la madrugada empezaba a helarnos. Sólo querían saber dónde estaba Wilson. Permanecimos en silencio -por lo demás, no sabíamos dónde estaba- al  amanecer nos dejaron ir.
La salida iba a ser, en avioneta desde el aeropuerto de El Jagüel. Al Este fueron en tres vehículos. En el primero iba mi padrino Carlos Burmester, un batllista radical que se había jugado medio siglo antes en Paso Morlán. En el segundo viajaba mi madre con amigos. Si había algún problema con el primer auto, el segundo debía girar bruscamente y huir con Wilson. No hubo problemas en el viaje.
Al tercer día salieron de El Jagüel. Nadie pudo convencer a mamá de que se fuera luego, asumiendo menos riesgos. Nunca se había separado de él menos en ese momento.
Fue a la cabeza de la pista y al dar vuelta para calentar motores, abrió la puerta por la que con la nave en lento movimiento subieron mis padres. Se tiraron al piso. Una vez en el aire, volaron por el litoral y en Paysandú, cruzaron el Río Uruguay para aterrizar en Don Torcuato. (10) Sin documentos, sin autorización de vuelo, el nerviosismo de los aduaneros se serenó al constatar quiénes eran. En pocos minutos llegó el doctor Esteban Righi, Ministro del Interior del gobierno peronista de Cámpora, quien los acompañó al hotel. Comenzaba el exilio.


 (1) Sector fundado por Wilson en 1968.
(2) JUP, grupo de ultraderecha con tendencias violentistas.
(3) El golpe de Estado fue en la madrugada del 27 de junio de 1973.
(4) El gobierno había pedido el desafuero de Erro, el Senado se lo había negado y se iniciaba una solicitud de juicio político en la Cámara de Diputados.
(5) Los llamados de larga distancia se solicitaban 'con demora o sin demora' a distintas tarifas. Como el cuento del dentista que extraía a distinto precio las muelas 'con dolor o sin dolor'.
(6) Fue asesinado tres años más tarde en su exilio de Buenos Aires.
(7) Héctor Gutiérrez Ruiz, conocido como 'Toba', presidente de la Cámara de Representantes de Uruguay, asesinado tres años más tarde en Buenos Aires junto a Zelmar Michelini.
(8) Ver capítulo 'El Palacio Legislativo'.
(9) Barriada montevideana.
(10) Aeródromo en las afueras de Buenos Aires.

Dr. Juan Raúl Ferreira

sábado, 30 de mayo de 2015

Gerardo Sotelo al blog: "Ni yo ni el libro afirmamos nada. Quien lo hace es Wilson en una entrevista"

 Escribe Juan José Pereyra  Twitter@juano500



El periodista, autor del libro "Las cartas contra el pecho" que relata las circunstancias del regreso al país de Wilson Ferreira Aldunate en 1984, envió el siguiente mensaje al blog tras la publicación del post anterior en el que se relataba lo planteado.
 Sotelo dice que él no afirma nada,tampoco el libro, y que "quien lo hace es Wilson en una entrevista".
Publico la aclaración del colega e invito a Juan Raúl Ferreira a expresar su sentir y pensamiento en esta tribuna siempre abierta a todas las ideas y posiciones políticas y filosóficas.

EL MENSAJE DE GERARDO SOTELO

Estimado Juanjo: en rigor de verdad, ni yo ni el libro afirmamos nada. Quien lo hace es Wilson, en una entrevista que fue publicada mucho antes por su yerno y su secretario personal. Ningún dirigente político te va a decir nada porque lo que dice Wilson es tan claro que no da para discutir. Lo que sí podríamos discutir es sobre los dos modelos que se consideraban en la época con respecto a qué hacer con las "cuentas del pasado". Un debate que en Sudáfrica, Argentina, España y los  ex países comunistas, también se dio y se resolvió de manera diversa. La cita de Wilson es conmovedora y transgresora, porque dice cosas que probablemente muchos de sus contemporáneos no compartían. Es el Wilson de siempre, el caudillo que lidera asumiendo riesgos políticos, no el demagogo que le dice a la gente lo que quiere oír. Es el hombre que legó a la posteridad la "ética de la responsabilidad", se esté o no de acuerdo con las decisiones que tomó. Era eso, simplemente. Gracias por tu espacio.

Atentamente,
Gerardo Sotelo

Libro asegura que Wilson Ferreira quiso pactar con la dictadura la impunidad a cambio de ser candidato presidencial




SE VIENE UN  DEBATE HISTÓRICO POLÍTICO

SOTELO: "WILSON ENVIÓ SEÑALES A LA DICTADURA"
 

Escribe Juan José Pereyra Twitter @juano500


LIBRO ASEGURA QUE WILSON FERREIRA ALDUNATE INTENTÓ NEGOCIAR CON LA DICTADURA SU IMPUNIDAD EN LAS VIOLACIONES DE LOS DDHH A CAMBIO DE SER CANDIDATO A LA PRESIDENCIA.

El periodista Gerardo Sotelo​ escribió el libro "Las cartas contra el pecho" que relata las circunstancias del regreso al país del líder del Partido Nacional en 1984. Wilson Ferreira Aldunate fue detenido apenas llegó al país, estuvo preso en un cuartel y fue liberado cinco días después de las elecciones de 1984 en las que triunfó el Partido Colorado y Julio María Sanguinetti asumió su primera presidencia.
Es un libro que aún no he podido leer(lo tengo encargado, aún no ha llegado a Rocha). Esta crónica está hecha en base a los informes periodísticos, las entrevistas que dio Sotelo y el durísimo enfrentamiento que tuvo con el hijo del líder fallecido, Juan Raul Ferreira Sienra,​ a través de Twitter.
Se acusaron de "mentiroso","canalla,"me das asco", entre otras afirmaciones. Más allá del nivel de ese intercambio a través de la red social, hay un tema de fondo fundamental para la historia de los últimos treinta y pico de años en nuestro país.
Es muy posible que muchísimos jóvenes no tengan ni idea de lo que se habla en este caso en especial. Para quienes tenemos nuestros años y vivimos la lucha contra la dictadura ,el regreso a la democracia y la lucha "contra la impunidad" y "por verdad y justicia", es un tema que nos atrapa,y preocupa siempre, al menos a mí.
Hay quienes dicen que Gerardo Sotelo está "ensuciando al líder político más importante del Partido Nacional en las últimas décadas". "Estás atacando a un muerto que no se puede defender" le escribió Juan Raúl Ferreira al periodista
quien asegura tener documentos que respaldan su relato y que "el propio ex yerno de Wilson (el ex diputado León Morelli) lo ha afirmado".
Hasta este momento la única reacción ha sido la de Ferreira Sienra quien no puede actuar en política partidaria por integrar la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo.
Ningún dirigente político de ningún partido ha hecho, hasta este momento referencia a un tema crucial para entender la historia uruguaya.

viernes, 9 de enero de 2015

Ley de “impunidad”: Juan Raúl Ferreira pidió perdón por haberla votado



imagen del contenido Ley de “impunidad”: Juan Raúl Ferreira pidió perdón por haberla votado



MONTEVIDEO (Uypress) — En declaraciones a Radio Uruguay, Juan Raúl Ferreira, integrante del Instituto Nacional de Derechos Humanos, manifestó su arrepentimiento por haber votado la ley de “impunidad”.

"Fue un error grave", manifestó. Ferreira dijo sentirse arrepentido y que no le da vergüenza pedir perdón a las sociedad por haberla votado.  
Para Ferreira lo más grave de la ley de caducidad es "haber instalado bolsones de impunidad con los que todavía tenemos que lidiar".