Mostrando entradas con la etiqueta Los Zucará. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Los Zucará. Mostrar todas las entradas

jueves, 2 de junio de 2016

“LOS ZUCARÁ”: HUMBERTO Y JULIO VICTOR. Por Julio Dornel.




         Escritor y periodista Julio Dornel

Con el paso de los años (20) el viejo ejemplar del diario La Acción de la ciudad de Castillos, correspondiente a marzo de 1996, nos regala en páginas amarillentas, la crónica emotiva y sentimental con que los periodistas Julio Cesar y Alberto García evocaban la partida del “Petizo” Humberto, al conmemorarse los primeros 365 días de su muerte. “Los años transcurren vertiginosamente, pero los recuerdos permanecen en la memoria y algunos en el corazón. Es imposible que pases desapercibidos, compañeros que quisimos, que apreciamos y que por distintos motivos están cotidianamente con nosotros. Por lo tanto, nunca podremos olvidar aquel 24 de marzo de 1995, jornada en que Humberto nos abandonó temporariamente aunque no fueran sus deseos. Se lo impuso el destino como a todos los habitantes de este mundo. Si bien es cierto que había nacido en otro rincón de este hermoso país, pronto se aquerenció en nuestro suelo esteño y junto a Julio Victor formaron un dúo al que el sol que nace cada día frente a este solar rochense los iluminó, destinándolos a ser excelentes embajadores del canto  popular a nivel departamental, nacional e internacional para orgullo de todos nosotros. La contracción al trabajo, el palpitar de las necesidades del pueblo, el andar entre gente humilde, el codearse con figuras pintorescas, la relación con la gente, el conocimiento de los deseos populares, marcaron mediante sus expresiones y sentimientos lo más puro y genuino de nuestra vivencia, lo que los llevó en muy poco tiempo a ocupar un lugar de primera línea en la faz interpretativa de los géneros que cultivaban. Ha pasado un año, doce meses, 365 días, pero Humberto sigue con nosotros, está todos los días en nuestros hogares con su guitarra, su voz y sus canciones. En la presencia de Julio Victor seguimos rememorando sus éxitos. En este mismo mes hemos estado junto a la entrega del Disco de Oro por parte de Sondor y certificado por la Cámara Uruguaya del Disco por el álbum “25 Años”. Antología del Dúo LOS ZUCARA. La meta de esta nota es solo una: recordar a Humberto y que junto a nosotros muchos también lo puedan hacer.  Para ello hemos buscado la expresión de un hermano mío y de LOS ZUCARÁ, que es Alberto García a quien le solicitamos una evocación: Nació accidentalmente en Montevideo, el 2 de agosto de 1945 en el Cerro, calle Centro América entre Portugal y Chile. Terminó sus estudios de Primaria en la escuela Nº 150 de la zona, a la que había ingresado el 10 de abril de 1958. Vino luego el liceo Bauzá, dando paso al muchacho con su guitarra y la alegría que nunca abandonó. Un día sus padres deben trasladarse a la tierra de los palmares, donde es adoptado por Rocha para recibirse de Uruguayo total y pasar ser definitivamente ciudadano del país y hermano de su gente. Posiblemente la brisa del océano haya guiado sus pasos hasta encontrarse  con Julio Víctor González. Renunciará a su batería rockera y bajo un cielo de palmares y canto se unirían con el nombre de LOS ZUCARA. Su padrino, también rochense de adopción, el arachán Dagoberto Vaz Mendoza (querido profesor) tal vez haya acercado las primeras canciones para marcar definitivamente el perfil de este dúo inolvidable para todo aquel que alguna vez haya visto a Julio y Humberto andar diciendo cosas al pueblo y dejando para siempre la dulzura que le quitaron pa al butiá, para pintar las poesías del pueblo. Después se agregaron poesías y canciones y la sal de la costa o la dulzura del sol al nacer, le acercara toda la ternura vuelta poesía de este tremendo escribidor de cosas que resulta Don Enrique “Gallineta” Silva y sus mil corazones trasladados al papel, para que ellos crearan las melodías que hicieron vibrar a nuestro pueblo en la larga y oscura noche que sacudió al país. El Uruguay los vio cruzar de un lado a otro, ida y vuelta con el mismo abrazo a flor de piel. El éxito, los discos, los aplausos, el público que en cantidad de miles colmo festivales, teatros, salas de cine, estadios o algún bar trasnochado de vinos, de pueblos y cantos del propio pueblo, también los vieron desgranar ternuras y corajes en cualquier “Poema a las Tres”, “Dijeron” “Y BIEN”, heredando definitivamente “La Patria Compañero” para recrear la poesía de América Latina y exigir con toda la fuerza de sus voces y sus corazones compañeros  “Suelta Pájaros” y mirarlos volar en el ocaso. Un 24 de angustia, el vientre de la pena, recibe la puñalada brutal y traidora del destino que deja a Julio Victor solo……

jueves, 29 de octubre de 2015

UN PÁJARO SOÑADOR. HUMBERTO PIÑEIRO: VEINTE AÑOS DE AUSENCIA. Por Julio Dornel.



                           Escritor y periodista Julio Dornel


Para recordar a los GRANDES, no es necesario haberlos conocido y mucho menos, haber disfrutado en algún momento la feliz coincidencia de encontramos en alguna esquina. Fuimos en cambio, y desde el primer momento, admiradores del dúo LOS ZUCARÁ, que integraba con Julio Víctor, en épocas gloriosas del folclore rochense. El 24 de marzo de 1995, el departamento se cubrió de silencio y angustia porque  uno de sus hijos había emprendido el último viaje. Se había marchado para siempre Humberto Piñeiro. Le correspondió al periodista Alberto Souza Castillos, despedirlo desde las páginas de EL PALMAREÑO, con una contratapa que fue más allá del texto publicado: “Recodar a HUMBERTO PIÑEIRO, el “Flaco” para nosotros, el “Petizo” para otros, es evocar a un gorrión de barrio, que por sus condiciones naturales y personales, se convirtiera en el inolvidable RUISEÑOR DEL ESTE. Inquieto, tenaz, perseverante, sabía perfectamente lo que quería y no escatimaba esfuerzos para lograr lo que se proponía. De espíritu jovial y dicharachero, lograba con su sonrisa de alegre muchachón, llegar al corazón de quien lo conociera. Su calidez humana era volcada inevitablemente en una verdadera simbiosis a sus canciones que fluían como el divino y fresco líquido de un manantial que se escapaba de su dulce y atildada voz, fácilmente reconocible, ya que en cada estrofa ponía su alma de pájaro soñador y libre. En momentos difíciles tuvo junto a su compañero de camino, JULIO VÍCTOR, de lograr el adecuado equilibrio, sin perder en ningún momento su perfil de rebeldía por la justa causa que sus hermanos del arte reclamaban en medio de días oscuros. Supieron mantener enhiestos  los principios de libertad y justicia que dejaban traslucir en las obras que interpretaban de nuestro poeta ENRIQUE “GALLINETA” SILVA,  reivindicando  como en Suelta Pájaros la firme decisión de volar en la más absoluta libertad, o la rebeldía que se traduce en aquella MALDICIÓN DE MALINCHE, del autor mejicano Gabino Palomares. Muy tempranamente la música lo atrapó y terminó siendo su gran pasión, vehículo sutil que le permitió llegar al corazón del pueblo, motivo primordial de su arte convertido en obsesión. Quienes lo conocimos desde su llegada a Rocha, y tuvimos en la década del 60 la suerte de compartir tareas en Difusora Rochense, en aquel mismo escritorio, o aquella vieja discoteca supimos de su afán por la música. Primero con su GRUPO ROCKERO animando las recordadas reuniones bailables  de carnaval en el Teatro 25 de Mayo. Luego un fugaz y alocado   intento de formar un dúo melódico con el autor de esta nota, y casi simultáneamente surge lo que finalmente lo llevaría a la consagración: el nacimiento de LOS ZUCARÁ con Julio Victor. De allí en más, sus presentaciones en público, los escenarios, los estudios de grabaciones, sus discos, sus viajes regionales e intercontinentales y la absoluta y definitiva consagración en alas de sus cálidos trinos y la aureola brillaba sobre ellos por derecho propio. Poseedor de un alto concepto de lo que significaba la familia, supo ser un ejemplar conductor de la suya, poniendo en su hogar la lección diaria de rectitud, sensibilidad, amor y comprensión en una extraña mezcla de virtudes que cimentaron los sólidos lazos familiares. La amistad la cultivaba con renovados celos, y eran sus amigos motivo de sus desvelos. Cuidó y fomentó  estos sentimientos a tal grado que hubiera constituido para él un sacrilegio, dejar a  algún amigo a la vera del camino. HUMBERTO NO HA IDO, ES MÁS NUESTRO CADA DIA, Humberto está allí con su espíritu inquieto recorriendo el inconmensurable diapasón del estrellado firmamento para enviarnos el  etéreo mensaje de una nueva canción”. Lo dijo el periodista Alberto  Souza Castillos, que tuvo la suerte de transitar junto a Los Zucará, por los adoquines de las calles rochenses y los esbeltos palmares de Castillos, regalando temas y canciones de Dagoberto, el “Gallineta”, Núñez Rótulo, Lucio Muniz y  otros poetas que fueron capaces de escribir sobre temas cotidianos. Han pasado 20 años y el mensaje de HUMBERTO sigue llegando a los hogares rochenses con La Maldición de Malinche, Suelta Pájaros, Pueblo Mío, Tablado de Febrero, Techos de Cartón y el Romance a Rocha…..

jueves, 18 de septiembre de 2014

En su imagen. El homenaje a Los Zucará

 El blog Rocha en Noticias, cuyo redactor responsable es el periodista Darwin Iguini, hizo una muy amplia cobertura de este espectáculo realizado esta semana en Rocha.

Felicitaciones a los colegas

Invitamos a copiar el enlace y pegarlo en la barra del navegador.


http://rochaennoticias.blogspot.com/2014/09/locales-189.html?spref=fb