Mostrando entradas con la etiqueta Nora Castro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nora Castro. Mostrar todas las entradas

sábado, 29 de agosto de 2015

Esencialidad en la educación Escribe Nora Castro



Maestra, profesora y política uruguaya, perteneciente al Frente Amplio. Fue diputada por el departamento de Montevideo y la primera mujer en desempeñar el cargo de Presidenta de la Cámara de Representantes durante la primera legislatura del 2005. Integró como Consejera el Consejo Directivo Central (CODICEN) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) de Uruguay.

------------------
Este decretazo de esencialidad no se adecua a lo que establece la propia OIT. Esto no sólo por lo que se marca en el recuadro, sino que no está en juego la vida, ni la salud ni la seguridad. Pero lo más grave es que no sólo no se adecua al marco legal, sino que es ilegítimo. ¿Quién valida esta medida? Acabo de volver de la reunión del Cté. de Base. Tod@s los que estábamos, con profundo compromiso de izquierda, frenteamplistas, compartimos informaciones y evaluamos. En nuestra coordinadora , la mayoría de los Ctés, vimos esta decisión política como un error. Nos preguntamos muchas cosas :a) ¿qué se busca con esto?; b) ¿cuál es la salida a esta situación si los trabajadores mantienen sus medidas de lucha? c) si no es técnicamente un decreto de esencialidad, ¿es una prohibición del derecho de huelga? d) si se desacata la supuesta esencialidad, ¿irán a buscar a cada docente con la fuerza pública y los destituirán si no se presentan? e) ¿qué sabía de esta decisión el FA y que dirá ahora, más allá de los múltiples y claros pronunciamientos de sectores del FA?.; f) las autoridades dicen que quieren seguir negociando, ¿con esencialidad?. El escenario está muy complejamente planteado, pero es cierto que como muy vieja militante de esta izquierda, nunca sospeché siquiera una situación de la gravedad de ésta. Una simple mirada histórica y actual, muestra con claridad que cuando los gobiernos de izquierda o progresistas se alejan totalmente del movimiento social o lo pretenden acallar con la fuerza simbólica de un decreto o ley antipopular, la continuidad y la democracia pueden estar en riesgo. Si alguien lee estas líneas, sea del pelo que sea, por favor, analice qué está en juego y actúe, esté donde esté.