Mostrando entradas con la etiqueta Constanza Moreira analiza últimas encuestas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Constanza Moreira analiza últimas encuestas. Mostrar todas las entradas

lunes, 25 de agosto de 2014

CONSTANZA MOREIRA EN ROCHA “ La campaña recién empieza. El susto que se están pegando los frenteamplistas los está haciendo salir de sus casas”.



Escribe Juan José Pereyra Twitter@juano500




Ni vamos en coche ni tenemos la elección perdida. Tenemos un escenario de incertidumbre , los escenarios de incertidumbre son los escenarios con los que el Frente Amplio se ha manejado siempre salvo la elección del 2004”,dijo la senadora a El blog de Juanjo Pereyra.
Constanza Moreira visitó Rocha con motivo de la presentación de la lista 3311 que postula a Diputados a la maestra Alda Pérez.
En el acto, realizado en la Casa del Frente Amplio, estuvieron presentes todos los otros candidatos a la cámara de representantes de la fuerza política de gobierno : el actual presidente, Aníbal Pereyra y los jerarcas del gobierno departamental Pablo Barrios y Milton Ibarra. Acompañaron también representantes de todos los sectores frenteamplistas y el intendente, Artigas Barrios. Desde Montevideo llegó Pablo Anzalone, dirigente del PVP.

LOS SESENTA DÍAS DE MAYOR INCERTIDUMBRE DE LOS ÚLTIMOS DIEZ AÑOS”

Vamos a vivir los sesenta días de mayor incertidumbre del Frente Amplio en los últimos diez años. Nuestra respuesta debe ser más política, más actividad,más militancia”, dijo Moreira a la concurrencia.
En las internas de junio la dirigente obtuvo el 18 por ciento de los votos en una precandidatura que desafió la del ex presidente Vázquez, actual candidato.
Constanza Moreira, socióloga y politóloga, hizo un análisis del actual momento político electoral.
Las encuestas muestran que el Frente Amplio sigue siendo el partido más grande ,la distancia que lo separa del Partido Nacional es de unos diez puntos ,lo que significa que sigue siendo el protagonista indiscutido del sistema de partidos. Cuando se muestran las encuestas de opinión se suma a todos los otros contra el Frente Amplio y es una suma engañosa porque no se puede sumar a Unidad Popular con el Partido Colorado, por ejemplo.

 "HIPÓTESIS MUY DIFÍCIL DE SOSTENER"

"Las encuestas muestran que el Frente Amplio no ha experimentado crecimiento y en algunos análisis estaría decreciendo. Yo encuentro muy difícil de sostener la hipótesis de que el Frente Amplio esté perdiendo puntos y mucho menos que esos puntos los gane el Partido Nacional”, dijo.
Podrá haber gente que pensaba votar al Frente Amplio y ahora está indecisa, lo que es muy raro, pero gente que pensaba votar al Frente Amplio y ahora quiera votar al Partido Nacional me parece una hipótesis insostenible. Hasta que no me traigan más evidencia científica no creo que el Frente Amplio esté cayendo en la intención de voto.
Puedo entender que el Partido Nacional esté subiendo pero no que el Frente Amplio esté cayendo”, agregó.

HABRÁ SEGUNDA VUELTA”

Las encuestas y los análisis políticos que se hacían en noviembre decían que la elección prácticamente la teníamos asegurada , que luego que Tabaré Vázquez dijera que sí, íbamos en coche . Esos análisis eran tan precarios como lo son los de hoy , ni una cosa ni la otra.
Ni vamos en coche ni tenemos la elección perdida. Tenemos un escenario de incertidumbre , los escenarios de incertidumbre son los escenarios con los que el Frente Amplio se ha manejado siempre salvo la elección del 2004 que aparecía como resultado de la crisis del 2002 mucho más favorable para el Frente.
La elección del 2009 fue también una elección con gran incertidumbre , ganamos la mayoría parlamentaria en el anca de un piojo con 48,5 por ciento”,aseguró.
Hoy es incierto el resultado donde para mí, al igual que el 2009 es claro que vamos a ir a una segunda vuelta . Sobre esto quiero ser transparente, no creo que el Frente Amplio esté en condiciones de ganar en primera vuelta con mayoría parlamentaria y tampoco lo creía en el 2009. Mucha gente me decía decinos que vamos a ganar en primera vuelta pero no, no íbamos a ganar en primera vuelta y ahora tampoco , eso sí lo puedo decir.

TENEMOS QUE IMPEDIR QUE LAS ENCUESTAS NOS VUELVAN CICLOTÍMICOS”

Tenemos que impedir que las encuestas nos vuelvan ciclotímicos , que impacten sobre nosotros en sentido negativo porque a veces una encuesta genera un ánimo colectivo o un envantelonamiento de los otros y en ese sentido las encuestas son un poderoso instrumento político”,destacó Constanza Moreira.

Vengo de San José donde el ex diputado Heber Sellanes quien fuera candidato a intendente en el 2004 contó que una encuesta le había dado en aquel tiempo que su rival en la interna ,en ese momento Cerdeña, tenía el doble de intención de votos que él. La encuesta que se le iba a dar en reserva a Sellanes se hizo pública y apenas se hizo pública una parte de su militancia se esfumó. Frente a esa encuesta él y los poquitos que quedaron a su lado dijeron, qué hacemos , desistimos o seguimos, y decidieron seguir.
Y siguieron y siguieron y siguieron y dos meses después el mismo analista político le dijo Sellanes, tengo algo bueno que decirle , ahora sus números duplican a los del candidato opositor. Y Sellanes decía , y sin embargo qué daño nos causó usted en esa encuesta porque mucha gente se fue”, contó.

EL SUSTO ESTÁ SACANDO A LOS FRENTEAMPLISTAS DE SUS CASAS”

Yo creo que al Frente Amplio le está pasando al revés, está estimulando más el ánimo combatiente que el derrotista. El susto que se están pegando los frenteamplistas en relación a esta encuesta los está haciendo salir de sus casas a todos , lo que me parece muy bien porque es el Frente Amplio todo el que gana una elección. No se puede pedir a la fórmula que libre sola esa batalla , sino que esta batalla la tenemos que librar todos y para mí la campaña recién empieza”,sostuvo.
Va a haber mucha más presencia de los sectores en la campaña porque hemos estado dos meses armando las listas que insisto es una de las tareas más tóxicas que tiene una elección y ahora se empieza a desplegarlas . Lo veo acá en Rocha, están todos presentando las listas, está todo el mundo saliendo a la cancha”. concluyó

miércoles, 20 de agosto de 2014

"La estrategia del salmón" por Constanza Moreira


Las últimas encuestas de opinión pública y el rumbo que está tomando la campaña electoral.
En estos días, nos hemos visto sacudidos por la encuestas de opinión pública: que el Frente baja, que el No a la Baja sube. ¡Qué panorama dispar! Pareceríamos estar ganando unas luchas (la cultural, la simbólica, la comunicacional del “no a la baja”), pero perdiendo terreno en una batalla crucial: la del gobierno, que es la base y la estructura de muchas otras luchas (la del 6 % para la educación, la de los Consejos de Salarios, la de la agenda de derechos).
El Frente Amplio (FA) se declara en estado de “admirable alarma”, como ha señalado el periodista Ricardo Scagliola desde el Semanario Brecha. Y hace muy bien. Cuando se es de izquierda, cuando se lucha contra el poder económico, mediático, financiero, cuando se libra una batalla comunicacional todos los días, se debe estar siempre en estado de “admirable alarma”. No creo que podamos estar de otra manera.
Ahora bien, las encuestas de hoy, como las de ayer, no pueden reemplazar a la reflexión política. Y la pregunta ya célebre de “qué hacer”, pergeñada por Lenin, viene después, y sólo después de conocer “qué pasa”. Sobre todo, es necesario saber “leer” las encuestas, porque todas las lecturas son políticas, y porque la lectura del “qué pasa” será la que determinará el “qué hacer” después.
La historia de las encuestas de opinión pública es relativamente reciente en nuestro país, ya que data de los últimos treinta años. Bienvenidas las encuestas: son un instrumento particularmente útil. Pero son eso: un instrumento. Lleno de complejidades y muy utilizable políticamente, a pesar de que todos los encuestadores muestran “cautela” y “prevenciones” en relación a sus números, como forma de impedir que una tendencia registrada en una encuesta se transforme en un hecho político sin más.
Las encuestas son parte de la construcción política, primero, porque señalan cuáles son los problemas que debieran ser considerados prioritarios, y cuáles debieran ser considerados secundarios, en función de la perspectiva de la ciudadanía. Así, desde hace un tiempo, las encuestas vienen registrando que la seguridad ciudadana se ha transformado en el principal tema del país. Sin embargo, esto no significa que para las personas el asunto más importante sea la seguridad, ya que las encuestas consultan a los entrevistados y entrevistadas “cuáles creen, a su juicio, que son los principales problemas del país”, no cuáles son “sus problemas”. Cada uno conocerá cuáles son sus problemas, pero ¿los problemas de todo un país?
¿Qué responderá alguien sensato, sin demasiada información, y tratando de salir del paso a una situación incómoda? (si no contesta la pregunta, podría parecer un ignorante). Contesta lo que “cree” que es el problema del país: o, peor aún, lo que “le dicen” que es. Y esta respuesta la encuentra a mano: los medios masivos de comunicación le dicen a la población qué es importante y qué no, así como le dicen que la inseguridad es un problema central, que la educación anda mal o que el gobierno gestiona peor.
Cuando nos abocamos a la inseguridad como la prioridad de un país que aún no encuentra su senda de desarrollo y debiera dedicarle a eso toda su energía, cuando construimos gobierno tratando de “darle” a la opinión pública lo que necesita, cuando intentamos comprar amigabilidad en los grandes constructores de opinión pública, renunciamos a hacer política.
Es necesario dar cuenta de los problemas de inseguridad, sí, pero esa no puede ser la principal prioridad del Uruguay, no debemos caer en la trampa represiva de la derecha, con su demanda infinita de control policial y militar sobre la ciudadanía. Los problemas de inseguridad, han de atenderse realizando una gestión eficiente, reconociendo las dificultades, y sobre todo, evitando que la inseguridad sea la gran mancha de opinión sobre la que se cimentan las preocupaciones del planeta.
Hasta no hace mucho, las encuestas pronosticaban al FA como seguro ganador de la próxima elección nacional. Sin embargo, hoy, los logros de una década de progresismo –la política material, la del bolsillo- no nos permitirán sin más ganar la batalla simbólica con una derecha que aparece casi impoluta, predicando “por la positiva” por un lado, mientras por el otro, siembra el negativismo contra el país y su futuro todos los días del año, de todos los años.
Los números nos están diciendo que el FA no crece, y que el Partido Nacional (PN) sí lo hace. No obstante, desde una perspectiva politológica, resulta muy improbable que los votos frenteamplistas se estén volcando hacia el PN. ¿Debiera el FA cambiar la estrategia de su campaña? Yo diría que mucho más que hacer campaña, hay que hacer política. No una política para ganar las elecciones, y menos aún para intentar seducir a la “escurridiza” opinión pública. Hay que hacer política con nuestras convicciones y nuestras ideas. Y esa es, hoy y siempre, nuestra mayor fortaleza.
Cuando las encuestas indicaban que la propuesta para bajar la edad de imputabilidad parecía triunfar, muchas voces se alzaron para sostener que “la baja” había ganado mentes y corazones. La demanda por mano dura que parecía constatarse en las encuestas, llegó incluso a encontrar asidero en nuestras filas: “hay que aumentar los controles policiales”; “hay que aumentar las penas”, “hay que ser implacables con el delito porque eso es lo que la sociedad quiere”, se escuchó decir a algunos frenteamplistas. Sin embargo, hoy las encuestas registran un declive en la intención de apoyo al plebiscito por la baja, y sus principales impulsores, con el Senador Bordaberry a la cabeza, miran estos nuevos números con suma atención, tomando recaudos ante la eventualidad de que el plebiscito se termine transformado en algo antipático y ocasione una pérdida de votos para los dirigentes tradicionales que lo promovieron.
El “No a la Baja” sube y el “Sí a la Baja” cae. ¿Cómo sucedió esto, cuando lo que más le preocupa a la gente, dicen las mismas encuestas, es la inseguridad?
Desde hace mucho (la política se hace con paciencia, todos los días, durante mucho tiempo), se fue instalando entre la juventud, la política del resistir al “No a la baja”. Tímidamente primero, un poco más ardientemente en los últimos meses, la “Comisión Nacional del No a la Baja” fue conquistando adeptos. Son, en su mayoría jóvenes. Hacen política en todo el país. Y ahora ven sus primeros frutos.
Si esos jóvenes hubieran tomado interpretado las encuestas como si éstas fueran el oráculo de Delfos, jamás se hubieran comprometido por el “No a la Baja”. Y si los cientos de miles de frenteamplistas nos hubiéramos dejado llevar por el canto de sirenas de “ir a favor” de la corriente, hubiéramos dejado de hacer política y de construir izquierda. Porque el “ir a favor” de la corriente, diría un marxista, siempre es ir a favor de la ideología dominante, que es la ideología de la clase dominante. No es necesario ser marxistas ni realizar un razonamiento tan sofisticado para entender que ser de izquierda implica ir “contra” la corriente.
Hemos titulado esta columna “La estrategia del salmón”, en homenaje a nuestro entrañable amigo Marcelo Jelen, a quien extrañamos todos los días. Marcelo escribió una vez sobre nuestro movimiento por la “candidatura alternativa” aludiendo a que nadábamos contra la corriente. La juventud que milita por el “No a la baja” nada contra corriente como el salmón. Y contra corriente nadamos quienes defendemos los derechos humanos, la memoria, la búsqueda de verdad y justicia, cuando “el sentido común” dice que esos temas están irremediablemente en el pasado.
Si las encuestas no nos dan con viento a favor, tal vez sea un buen momento para que los salmones recuperen su audacia, porque en esta elección hay más cosas que un gobierno en disputa: está en disputa, nuestra visión del mundo.