Mostrando entradas con la etiqueta mi madre. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta mi madre. Mostrar todas las entradas

sábado, 16 de mayo de 2015

LOS CIEN AÑOS DE LA PARTERA PEREYRA, MI MADRE.

Doña Arminda y doña Magdalena.La abuela uruguaya y la argentina con la futura profesora Gabriela Pereyra Fassio

Comparto con el filósofo Sócrates (nada menos) el honor de ser hijo de una partera.
Durante décadas miles y miles de rochenses nacieron con la partera Arminda Castelvechi de Pereyra, (“la partera Pereyra).
Com mi padre el sastre Lalo Pereyra y mi madre aprendí desde muy chico que en la vida hay que trabajar duro. Lo aprendí más aún con ella que trabajaba en el Hospital de Rocha y en el Sanatorio del Este y no tenía un día de descanso.La llamaban y allá salía en pleno almuerzo o cena,en la madrugada, bajo agua o a pleno sol.
Era una época en la cual en Rocha no había ni un solo taxi en la noche,  ni siquiera una guardia. Mi padre hizo un planteo y se ganó la bronca de muchos  tacheros porque decían que no era rentable dejar un auto de guardia toda la noche, les hablo de los 60, hace cincuenta y tantos años.
Al final se resolvió, hubo un taxi permanente de guardia y eso fue un gran alivio para mi madre que ya no tenía que hacer las 16 cuadras hasta el sanatorio, en la madrugada, con o sin lluvia.
Era temida por su caracter por los médicos que tenían que trabajar con ella y también porque siempre les ganaba en los diagnósticos y solía tener tensas discusiones con ellos.
Fue una mujer muy tierna con un escudo de severidad y seriedad que provocaba mucho respeto. Estas últimas palabras son las que me dijo el Dr Jesús Magalahes hace unos años. “Generaba un gran respeto porque sabía mucho de su profesión”, me dijo un día en la radio al termiar una entrevista.
Ya jubilada tuvo la alegría de traer al mundo a su nieta Natalia porque la partera Contreras, con quien trabajó tantos años se lo permitió.
Tres años y medio estuvo presente en Buenos Aires cuando nació mi primera hija, Gabriela, pero la colega argentina no tuvo la gentileza que al menos presenciara el parto (o los reglamentos no se lo permitieron).
Esperó ansiosa conmigo en la sala de espera.
Cien años estaría cumpliendo hoy la partera Arminda Catelvechi de Pereyra. Salú doña Arminda!