Mostrando entradas con la etiqueta Esteban Valenti. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Esteban Valenti. Mostrar todas las entradas

lunes, 28 de marzo de 2016

Esteban Valenti advierte sobre derrota del Frente Amplio en 2019



"¿Es inexorable la restauración? En política nada, absolutamente
nada es inexorable, eso es lo que la hace maravillosa y divertida. Y muy
seria.

Tendría un aspecto positivo, algunos compañeros que se han
acostumbrado a que la política es casi sinónimo de algún cargo público importante y de confianza, tendrán que marchar precipitadamente hacia las 8 horas. No es tan grave, al contrario, es posible que nos volvería al llano de los comunes mortales y de la militancia voluntaria y popular. Se sabe, el roce con el cuero de los sillones causa escaras, no solo en el trasero. Las castas nunca fueron buenas, menos entre compañeros".





 Clic en este enlace

Esteban Valenti -- uy.press / Agencia uruguaya de noticias

martes, 8 de marzo de 2016

Valenti lapidario: "Plenario del FA: el gran serrucho"



"Debemos medir cuidadosamente nuestros errores, como única forma de superarlos y de marchar por la buena senda. Porque no es la
Derecha la culpable de nuestros errores sino nosotros mismos".
General Liber Seregni

"¿Creen acaso que el silencio cómplice, los aplausos vergonzosos o dejarnos sumergir en esta corriente de fango sin siquiera protestar preserva al FA? Al menos no subestimen de esa manera el capital humano, político y de
sensibilidad que tiene el pueblo frenteamplista.
La nave está profundamente escorada, no solo porque Danilo Astori sin reunirse con nadie decretó su casi desaparición y ahora su transformación en una
coordinación parlamentaria o de gobierno, es decir, todo dentro del "palacio"; sino por algo mucho más grave: porque lo más importante de la embarcación es su tripulación. La mayoría de personas que nos ha votado y apoyado se siente perteneciendo al FA y está enojada o muy preocupada.
Pero en la nave mayor viajamos con todos los uruguayos, los que nos votaron y los que no nos votaron. Y la inmensa mayoría de esos ciudadanos, incluso algunos que todavía no lo son, deberían seguir siendo el motivo de nuestros desvelos, no solo en su condición económica y social, sino en sus valores, en sus sensibilidades. Yo estoy orgulloso de pertenecer a un pueblo que rechaza la mentira, que no la acepta.
Cuando las sociedades se resignan a que la mentira es parte inexorable de la política, nos sumergimos en una decadencia muy grave".


Clic en este enlace

Plenario del FA: el gran serrucho - Navegaciones / Columnistas - Montevideo Portal

domingo, 28 de febrero de 2016

El mail con amenazas a Mujica y Sendic que Valenti niega haber escrito "Tengo pruebas para mandar preso al viejo delincuente y su secuaz"



 El lunes 8 de febrero, cuando el expresidente José Mujica (2010-2015) dijo en una entrevista con Telemundo que la esposa de Esteban Valenti tenía que preocuparse por sus "aventuras", del correo personal del publicista y militante astorista salió un correo en el que le avisaba a sus compañeros que estaba dispuesto a tomar represalias por el ataque.
En el mail se advertía al entorno personal y político de Valenti el
malestar por los comentarios de Mujica. Además, advirtía que el
militante tiene "materiales" para que vayan "presos" el líder del
Movimiento de Participación Popular (MPP) y el vicepresidente de la República, Raúl Sendic, a quien calificó como su "secuaz".



 Clic en este enlace
El mail con amenazas a Mujica y Sendic que Valenti niega haber escrito | ANCAP, Correo, El Observador TV, Esteban Valenti, Frente Amplio, investigadora, FRENTE LIBER SEREGNI, Mujica, Raúl Sendic, Sendic

martes, 16 de febrero de 2016

Esteban Valenti sobre Ancap:“Esto no será gratis para ningún sector del oficialismo. Ninguno".



“Esto no será gratis para ningún sector del oficialismo. Ninguno.  La gran interrogante es cuál será el costo. ¿Importa?”

En una columna publicada en Montevdeo Portal titulada La investigadora de Ancap, el dirigente del Frente Líder Seregni, señaló que luego de la sesión del senado que analizará este miércoles 17 los cuatro informes de la comisión investigadora sobre la gestión de Ancap,todos los sectores del Frente Amplio pagarán costos políticos.
Valenti, está considerado como el principal vocero del ministro de Economía Danilo Astori y su sector y es un feroz crítico del ex presidente del ente y vicepresidente de la república, Raúl Sendic y del ex presidente José Mujica.
Tras analizar los hechos referidos a los resultados de la comisión investigadora parlamentaria, Valenti  destacó :“entramos en una nueva etapa, habrá que seguirla con mucha atención. El país nos está mirando como nunca antes”.

“Puede haber diferencias abismales relacionadas con ese manejo semántico y legal de los diversos términos que utilizan los informes y las declaraciones de los diversos sectores políticos: irregular, ilegal, inmoral, errores y horrores de gestión, autocrítica y responsabilidades y planes estratégicos, o chamboneadas. La síntesis de esos conceptos se define en tres niveles diferentes:

Primero en el parlamento, en el debate político y por lo tanto en lo que se llama el relato. Hay diversos relatos que juegan ya un papel importante en la agenda política nacional y en el debate ideológico.

Segundo en el Poder Judicial y a nivel de los fiscales. No debemos aceptar que un poder de la república invada las competencias de otro de esos poderes. No es el parlamento que puede definir ilicitudes o irregularidades, le corresponde a la justicia, en su concepto más amplio.

Tercero a nivel de la opinión pública. Aquí mucho tiene que ver con el discurso, con la actitud, con las responsabilidades y con la información verdadera, exagerada o deformada que maneja la sociedad y que le llega a través de los diversos medios de comunicación social y de las redes sociales.

En un caso como ANCAP es difícil diferenciar cada uno de estos planos, se entrelazan, se mezclan y son muy dinámicos. Cambian en forma constante.

Y el resultado no puede medirse solo en cuántos votos tendremos en las elecciones del 2019, algunos analistas y militantes insisten en que en definitiva todo termina en ese momento. Yo discrepo profundamente, cuando faltan cuatro años de un nuevo gobierno del FA y debemos demostrar nuevamente y en una nueva situación, tanto internacional, como regional, como nacional (incluyendo ANCAP), muy diferente a los dos anteriores gobiernos de izquierda, nuestras capacidades y nuestra voluntad de cambio progresista.

Los hechos, aún los más pesados y complejos, no son una condena, son una prueba de cómo seremos capaces de reaccionar, cómo asumiremos las responsabilidades, cómo manejaremos la información ante la gente y cómo llevaremos el debate hacia afuera y hacia dentro del FA. No hay duda de que nunca hemos estado políticamente a prueba como en estas circunstancias. No solo por el tema ANCAP, los cambios o las continuidades, la profundidad de nuestro bisturí crítico y la capacidad de reconquistar credibilidad en nuestro rigor y nuestra sensibilidad incluso por encima de los intereses políticos y los relatos inmediatos y apremiantes. Entramos en una nueva etapa, habrá que seguirla con mucha atención. El país nos está mirando como nunca antes”.

viernes, 5 de febrero de 2016

Valenti: "Es un error de Sendic decir que está en contra" de la remoción de directorio de Ancap

 FUERTE CRISIS EN EL FRENTE AMPLIO 
 


Esteban Valenti se manifestó sobre la situación de Ancap. Dijo que
Sendic se equivoca al manifestarse en contra de la decisión de Vázquez
de remover a las autoridades y eso afecta a la unidad del gobierno. Por
otro lado, se defendió de las acusaciones de dar información sobre Ancap al Partido Nacional.



 Clic en este enlace
Valenti: "Es un error de Sendic decir que está en contra"

viernes, 15 de enero de 2016

Sigue el "fuego ¿amigo? " en el Frente Amplio.Tan valientes como Valenti – Caras y Caretas



En un artículo publicado por Caras y Caretas, la referente de la cultura Marianella Morena critica con gran dureza un reciente editorial del dirigente del Frente Líber Sergni quien pidió "perdón como frenteamplista" por las pérdidas de Ancap.
En una parte de su artículo Morena escribió:

"Sigo sin entender el artículo del “perdón de Valenti”. ¿Cuál es su objetivo real? ¿Ganar protagonismo? ¿Destruir a alguien de la interna? ¿Confundir a la población? ¿Engordar a la oposición? ¿Subir un nuevo heredero? ¿Cuál? Mi comentario no es irónico ni cínico; simplemente leo, escucho y la turbulencia no hace otra cosa que aumentar. No es que intelectualmente tenga dificultades para comprenderlo: es simple, claro, incluye descripciones sobre uso y abuso de la gestión pública, uso y abuso de recursos, pero ¿alguien sabe cómo y cuánto gasta un ente público? El contexto es imprescindible para conocer, evaluar, opinar y condenar. Si yo pregunto cuánto cuesta una obra de teatro, una cama de un enfermo terminal en un hospital público, la educación anual de un niño escolar o la de un estudiante de etología, ¿cuánto nos cuesta a todos?¿Sabemos esos datos? No, nadie lo sabe. Entonces ¿por qué, de buenas a primeras, nos vemos invadidos por números que asustan, y asusta pensar que pagamos y volveremos a pagar, igual que la cuota del pecado, igual que el sufrimiento de ser mortales, igual que los dolores que Dios nos asignó por ser pecadores, infieles y desobedientes.

Marianella Morena es actriz, directora teatral y docente de arte escénico. Ha
publicado más de una docena de obras, y su ingente actividad la ha conducido en giras por países como Alemania y Francia. Fue distinguida con el Primer Premio Moliere en 2005 por “Don Juan, El Lugar del Beso”.

Su obra centrada en la vida de Delmira Agustini (“No Daré Hijos, Daré Versos”)
estrenó en 2014,  y fue galardonada con el Premio Florencio a Mejor Texto de Autor Nacional.


 Clic en este enlace

Tan valientes como Valenti – Caras y Caretas

lunes, 4 de enero de 2016

Valenti: "Pido perdón a todos los uruguayos por la gestión de mi gobierno en ANCAP"



Estaban Valenti, integrante del Frente Liber Seregni, dedicó un editorial de UyPress y Montevideo Portal a pedir perdón 25 veces por la gestión del gobierno en Ancap. Encabezó cada párrafo con la palabra "Perdón" y explicó luego a continuación por qué. El mea culpa es extenso y muy enérgico, y es reproducido casi íntegramente a continuación. Valenti incluso pide perdón por poner al frente de las empresas
públicas "gente sin ninguna credencial o experiencia en administrar un kiosco simplemente porque son nuestros".



 Clic en este enlace

Valenti: "Pido perdón a todos los uruguayos por la gestión de mi gobierno en ANCAP"

viernes, 27 de noviembre de 2015

Valenti criticó la reacción del FA ante Venezuela


“Me resulta difícil que gente que tiene una formación intelectual, cultural, teórica, ideológica, como la tiene
mucha gente de la izquierda uruguaya pueda sentir un mínimo de respeto,de adhesión al nivel de chatura extrema de lo que es el madurismo. Si el problema es que comerciamos con leche y quesos, que lo digan. Si el
problema es que nuestras relaciones están basadas en esos conceptos, que lo digan, puede ser válido, la vida es muy implacable en ese sentido.
Pero no digamos que no pasa nada, no hagamos silencio porque los silencios se pagan. No se pagan con el ridículo que se te caen los muros
encima, como nos pasó, sino se pagan también degradándonos a todos
nosotros. También somos de izquierda porque asumimos riesgos, porque nos jugamos por nuestras ideas cuando tienen riesgo. Yo sé que parte de la izquierda uruguaya va a rechazar violentamente lo que yo estoy diciendo,pero también sé que lo primero que me importa no es qué parte me va a apoyar, sino lo que yo siento en mi definición personal de izquierda.
Estoy tranquilo, creo que de izquierda implica en primer lugar la defensa de la democracia, de la decencia de políticas populares que
efectivamente se han aplicado en Venezuela. Pero esas reformas no se pagan con el precio de la libertad, los derechos humanos y la decencia”,afirmó.



 Clic en este enlace
Valenti criticó la reacción del FA ante Venezuela

viernes, 30 de octubre de 2015

Valenti:"El poder nos está carcomiendo el alma".



 "La izquierda tiene en la educación
su peor derrota", consideró este viernes el integrante del Frente Líber
Seregni Esteban Valenti. Entrevistado en El Observador TV, Valenti sostuvo que si el gobierno "no se arriesga, no cambia" la educación, y que hasta ahora las autoridades no se han "jugado la camiseta".



Valenti: La izquierda tiene en la educación su peor derrota | ANEP, Educación, Gobierno, Fernando Filgueira, juan pedro mir, Wilson Netto, Codicen, El Observador TV

viernes, 24 de julio de 2015

Brutal ruptura pública entre Esteban Valenti y Alberto Grille.

 Escribe Juan José Pereyra Twitter@juano500

Cuando Uruguay volvió a la democracia en 1985, la secretaría de propaganda del Partido Comunista estaba a cargo de dos dirigentes políticos y"grandes amigos": Esteban Valenti y Alberto Grille.
La vida los fue llevando por caminos diferentes luego de la crisis  del PCU que en su momento fue calificada como "terminal". Ambos se fueron del partido que,pese a los análisis de la época, sigue hoy ocupando un importante espacio político en Uruguay.
Grille publicó  hace unos días un artículo en su revista Caras y Caretas titulado "El satánico Dr NO", con duras críticas  al ministro Danilo Astori.
 Valenti escribió en su portal Uypres una respuesta en la que atacó con extrema dureza a su ex amigo.
Grille le contestó hace unas horas con igual dureza en un nuevo editorial de Caras y Caretas.
Alberto Grille fue director de CX 30 luego que fuera cesado José Germán Araújo.
Trabajé varios años en "la 30" bajo su dirección. Tuvimos siempre una buena relación basada en el mutuo respeto.
A Esteban Valenti lo traté también mucho en aquellos años (1985-1990) desde mi rol de periodista.
Puedo dar fe de la amistad que en aquel momento unía a ambos.
Hoy me sorprende la violencia de su ruptura política y humana.
 Los dos artículos fueron escritos hoy viernes 24 de julio. No sé cuál fue publicado primero.



El operador tiene quien le escriba

satanicodoctorno
Yo soy uno de los muchísimos tontos que a veces no coincide con Esteban Valenti.
Al igual que él, me siento libre de opinar, aunque, a diferencia de él, no reúno las condiciones, ni la autoridad, ni las relaciones, ni la sapiencia, ni la inteligencia que distinguen a un operador político.
Soy uno de los brutos que a Valenti “le dan pena” por ser tan “ignorante” y exhibir “tal pobreza de argumentos”.
En verdad, sólo tengo el honor de conocer a un operador político: mi amigo Esteban. Creo, además, que en Uruguay no hay ninguna otra persona a la que se le atribuya, casi unánimemente, la condición de “operador”.
He conocido periodistas, trabajadores manuales, funcionarios, políticos, empresarios. Hay quienes se identifican hasta por el género. Pero operador, conozco uno solo.
Por esto mismo, me abstengo, a veces, de polemizar con Valenti; porque si digo lo que le gusta o lo que no le gusta, si coincido o discrepo, si lo enojo o lo deleito me quedo con la sensación de que me está “operando”.
Valenti puede hacer esto porque, por suerte, no se equivocó nunca. Es brutalmente infalible. En su ya larga vida pegó siempre en el clavo y nunca en la herradura. Ni cuando se cayó el muro se dañó, porque estaba arriba del muro.
Polemizar con Esteban no me gusta. Porque lo quiero mucho, porque no quiero dar pasto a las fieras, porque me sonrojo un poco de exhibir diferencias con mi amigo en público, y porque creo distinguir algunos rasgos que se exageran con los años y que hacen que algunos personas se parezcan mucho a Abraham, el curiosísimo personaje abuelo de Bart, Lisa y Maggie Simpson.
La soberbia es uno de esos rasgos que se incrementan con los años. Por ella a Valenti le dan lástima los que no piensan igual que él. La soberbia, el egocentrismo, la fatuidad, la vanidad y la terquedad acompañan a la vejez, aunque no siempre debe interpretarse que sean causadas por la senilidad.
En Caras y Caretas muchas veces –no solamente ahora– criticamos opiniones, actos de gobierno o gestos políticos de Danilo Astori. También lo hicimos con Mujica, con Tabaré y con otros. Nunca lo llevamos al plano personal, ni involucramos en estas críticas aspectos de sus vidas o que pudieran considerarse parte de la intimidad.
También los elogiamos, defendimos y apoyamos cuando lo consideramos justo o necesario.
Por ese motivo, no nos duelen prendas cuando Valenti se victimiza o victimiza a Astori, que, por otra parte, no es minusválido para necesitar tan calificada ayuda.
Es más, yo personalmente he votado a Astori tantas veces como Valenti o más. Aprecio su gestión, su inteligencia, la capacidad de exponer sus ideas, y su trayectoria política sin cortapisas.
Además no me propongo destruir su imagen –por otra parte, no está a mi alcance siquiera debilitarla– ni Valenti me tiene que aclarar que Danilo no va a ser presidente ni candidato en el futuro, porque en el año 2009, cuando Valenti y los astoristas estaban paralizados y estupefactos por la insospechada aspiración de Mujica a ser candidato a presidente fui yo, en tres editoriales y tapas de Caras y Caretas, el que afirmó que Astori era el mejor para el cargo, el más previsible, el más idóneo y el más preparado.
Pero la política es así. Y las opiniones van cambiando y las actitudes también.
Y cuando de opiniones diversas se trata, incluyendo las que surgen de “cierta política que se hace entre cambios y volteretas”, hay que apelar a la tolerancia. Eso no parece haberlo aprendido Valenti cuando se le cayeron los muros. Al menos, es más tolerante con los adversarios de la derecha que con los compañeros de la izquierda, a quienes de ahora en más dice que va a criticar sin piedad cuando lo considere apropiado y en cuanto foro mediático sea invitado, aunque se le convoque para armar un show contra determinadas áreas del gobierno en las que los compañeros del Frente Líber Seregni no estuvieron durante el período anterior.
Es así que son quemados en la hoguera Carolina Cosse, Raúl Sendic, Gonzalo Casaravilla, Milton Machado, “los mujiquistas”, los dirigentes del Pit-Cnt –especialmente los que dicen “discursos inflamados”–, alguna prensa de “diverso pelo” como Caras y Caretas y algunos periodistas de esta casa, como Soledad Platero, Leandro Grille y Carlos Luppi, a los que no nombra porque no están a la altura del personaje.
El lugar elegido por Esteban para ubicarse en política económica y social es inequívoco: entre los empresarios y los trabajadores. En el mismísimo punto medio. Otra opción, para Valenti es impensable, porque los resultados serían catastróficos.
En fin, lo de la tapa del “Satánico Doctor No” no es más que una pavada. No debería ser interpretado literalmente, ni tiene la intención de ser un juicio final para Danilo, que es un gran gobernante y un dirigente fundamental de la izquierda. Es un recurso estético para evidenciar una crítica puntual a un ministro de Economía que considera que tiene que tomar determinadas medidas con las que yo no estoy de acuerdo. El título de tapa es el nombre de una película. La elección, tal vez un poco forzada, es para usar cierto lenguaje, digamos, poético. No se trata de vincular la imagen de Astori con la de Satanás, ni de afirmar que tiene un pacto con el diablo, ni mucho menos de quemarlo en la hoguera de la Inquisición. Ese fuego lo dejamos para Valenti. La intención era decir que en Caras y Caretas preferimos que se haga el Antel Arena, que las empresas públicas no pierdan su autonomía consagrada en la Constitución, que las pautas salariales no hagan perder el poder adquisitivo del salario, que el TISA sea analizado con mucho cuidado y sin perder soberanía, que el presupuesto del Estado refleje las necesarias inversiones en salud, educación, seguridad e infraestructura, y que el gobierno progresista continúe –y tal vez profundice– su gestión a favor de los más débiles.
No hay más intención que ésa, porque entre los que por acá escriben no hay candidatos, ni funcionarios del gobierno, ni nadie que disponga de prebendas especiales que puedan torcer opiniones.
Sobre las opiniones de Valenti sobre la política argentina y venezolana, la historia es otra. No gasto batería en esa polémica, y menos con Esteban. Porque me dan ganas de llorar.

EL ARTÍCULO DE VALENTI


Chau Grille

Esteban Valenti

24.07.2015

Alberto Grille me resolvió un problema que arrastro desde hace muchos años, la incapacidad de romper una relación personal que tiene más de 50 años. Escribió una basura que los lectores que tengan estómago pueden encontrar en http://www.carasycaretas.com.uy/el-operador-tiene-quien-le-escriba/


Lo confieso, he sido débil, no quise agregar heridas a las tantas que acumulé en todos estos años y cortar por lo sano con un personaje que no se merece nada. Tenían razón los viejos y los nuevos compañeros que me señalaban la incoherencia de mantener buenas relaciones con alguien que arrastra por la vida sus conductas.
No voy a caer en la bajeza de recordarlas, son conocidas públicamente y por mucha gente y de todos los pelos, los que las cuchichean y las que las propalan a los cuatro vientos. Son parte del peor folklore del periodismo uruguayo.
Por polemizar con sus opiniones, sin levantar uno solo de los argumentos, ni referirse a ninguno de los temas en debate, no se ahorró adjetivos e insultos. Solo le faltó hablar de los diamantes.
Yo a diferencia de tan probo personaje no voy a recordarle su trayectoria por los más diversos senderos de la vida y de la profesión periodística, lo dejo al recuerdo de los lectores. Yo tengo muchos defectos que en diversas oportunidades he reconocido en público o por escrito, es posible que para una mentalidad como la de Grille, sea un operador, él ya no tiene otra forma de entender la militancia.
Los que quieran saben perfectamente donde milito y cuáles son mis referencias, conocen las atenciones y elogios que me ha dedicado la derecha. ¿Alguien sabe algo parecido de Grille?
Lo único que me duele es que además se designe defensor de varios periodistas con los que si polemicé lo hice con extremo cuidado porque mantengo excelentes relaciones profesionales y humanas. Y por ahora no merece más que esto.
Chau Grille. Hasta nunca.


sábado, 23 de mayo de 2015

Balance electoral, preguntas incomodas Esteban Valenti


20.05.2015

En anteriores notas de balance del resultado electoral del domingo 10 de mayo, tanto a nivel nacional como departamental y municipal. Nacional me refiero al impacto político que los resultados tienen en el cuadro general de las diversas fuerzas políticas y del gobierno.

Es notorio que a la izquierda en la medida que descendemos en la estructura institucional electoral nos va de mal, nos va peor. ¿Cuáles son las causas de las notorias diferencias entre los resultados electorales a nivel nacional (gobierno y parlamento; a nivel departamental (Intendencias) y a nivel municipal. Cae el número de votos, los porcentajes se reducen y perdemos notoriamente posiciones.
Ganamos el gobierno con el 48% de los votos y con mayoría parlamentaria y en esa instancia ganamos en 14 departamentos y luego en el balotaje en 11 departamentos, en mayo ganamos 6 intendencias. A nivel de los municipios los blancos nos duplican e incluso ahora conquistaron los municipios Ch y E en Montevideo en medio de una bajísima participación ciudadana (promedio en todo el departamento 27%, en el municipio Ch el 40% y en el E el 33%, los porcentajes más altos de todo Montevideo)
Pero en el interior también sucede algo similar o peor, departamentos en los que ganamos las elecciones departamentales pero a nivel municipal los blancos nos superan ampliamente en el número de alcaldes, Paysandú, Salto, Río Negro por ejemplo. Hay departamentos donde no tenemos un solo alcalde. Canelones en ese sentido salva la petiza.
Reitero la pregunta ¿Cuáles son las causas de estos resultados vistos en su dinámica y con atención especial y diferencial en Montevideo, Canelones y el resto del país?
¿Cuál es la causa de que luego de cinco años de existencia de los municipios en Montevideo la participación ciudadana en la elección de los alcaldes y concejales se haya reducido y sea tan baja?
¿El cansancio que notoriamente se percibe en la gente por una campaña electoral que dura dos años se resuelve con una reforma constitucional, o hacen falta otras soluciones y alternativas? ¿Cuáles?
¿Reformar la Constitución implica debates, mecanismos y condiciones políticas particulares, vale la pena y es el momento de introducir este tema a nivel nacional?
¿Cómo se explica que la evaluación de la gestión del actual gobierno de Montevideo siga siendo bajo (39%) y sin embargo el FA obtuvo el 50% de los votos?
¿Hubo cambios socio, culturales y geográficos en la votación del FA y por lo tanto de la Concertación (en relación a los partidos tradicionales) en Montevideo? ¿Cuáles y por qué causas?
¿Daniel Martinez ganó en todos los barrios de Montevideo, en todas las coordinadoras y ese es un dato político más relevante incluso que la diferencia obtenida con la otra candidata del FA, Lucia Topolansky? ¿Qué evaluación hacemos de ese dato?
Líderes importantes de los partidos sufrieron duros desmentidos de su participación en las departamentales ¿Cómo hay que leer ese dato, sobre todo en relación al proceso político e institucional de la desentralización y la relación con la gente en el territorio?
¿Por qué causas perdimos las elecciones en Maldonado y en Artigas? Notoriamente no son las mismas causas y cuando se pierde una intendencia que gobernamos hay que llamar a las cosas por su nombre, es una derrota. ¿Las causas son por la gestión previa, por errores políticos más generales, por errores en la campaña?
¿Por qué en los departamentos que reconquistamos luego de haberlos ya gobernado, Salto y Paysandú, lo hicieron otros compañeros distintos a los que ya habían gobernado el departamento hace 5 años?
¿Por qué en Canelones se reitera una tan alta votación en blanco y de anulados (13%)? ¿no nos preocupa, cuáles son sus causas?
Departamento por departamento,¿cuales son las causas por las que en mayo los blancos nos ganaron por importantes diferencias y en esos mismos departamentos el FA en octubre había triunfado por márgenes interesantes? Me refiero a San José, a Soriano, a Cerro Largo, a Florida y a Colonia. Puede haber algunas explicaciones generales, pero en lo fundamental hay que buscarlas en cada departamento.
¿Qué relación tienen los resultados de mayo y sobre todo en los municipios con la situación de la estructura del FA y su inserción en los diversos territorios?
El ciclo electoral completo, internas (junio), primera vuelta (octubre), balotaje (noviembre) y departamentales y municipales (mayo) ¿Cómo hay que leerlas en la construcción del bloque social y político de los cambios, en el plano político, social, cultural?
¿Qué señales recogemos de las elecciones de mayo para nuestro gobierno, para el conjunto del FA y para sus grupos y partidos?
¿Hay algún sector político que está libre de hacer un análisis profundo y autocrítico en serio sobre los resultados electorales? Para que no haya duda, el Frente Liber Seregni no lo está en absoluto, como FLS y supongo que cada uno de los integrantes.
Y digo autocrítica en serio, porque la palabra se está desgastando de tanto usarla, me hace acordar a la anécdota de un viejo dirigente sindical que convocaba a algunos compañeros y le decía: "vení que te hago una autocrítica"...
Dos últimas preguntas por ahora.
¿Por qué a nosotros también nos cuesta tanto que las mujeres obtengan una parte proporcional y justa del mango departamental y municipal cuando en la vida social, productiva, educativa, intelectual, profesional y militante son cada día más y mejor preparadas?
Y la última: ¿Por qué nos cuesta tanto promover a compañeros del interior a posiciones relevantes a nivel nacional? ¿No hay relevos generacionales en los otros 18 departamentos? ¿No tendremos que ser más audaces, a nivel del gobierno, del FA, de los sectores?
Obviamente que también hay preguntas y respuestas sobre el futuro de los restantes partidos y en particular de la Concertación formal y la espontánea que se produce en varios departamentos, siempre contra nosotros. Habrá tiempo.

domingo, 17 de mayo de 2015

Montevideo: alerta naranja Por Esteban Valenti

Montevideo: alerta naranja.
12.May.2015


"Ganamos por sexta vez consecutiva, pero el izquierdista que duerma tranquilo por ese motivo peca de soberbia o de sordera".

Mi primer balance sobre el resultado electoral general del pasado domingo 10 pueden encontrarlo aquí ahora voy a concentrarme en Montevideo.

Ganamos por sexta vez consecutiva, pero el izquierdista que duerma tranquilo por ese motivo peca de soberbia o de sordera, dos males muy malos para la política y sobre todo desde el poder.
Ganamos con más votos y mayor porcentaje que en el 2010, y con una reducción importante de los votos en blanco y anulados, pero. . .

Pero perdimos en dos municipios muy importantes, el CH y el E, que corresponde a dos zonas muy amplias, con mucha población y con una fuerte presencia de sectores sociales medios y medios altos, que eligieron alcaldes del Partido Nacional. Conozco bastante bien la realidad anterior de esos municipios, las actividades realizadas y la verdad es que si ganábamos era por un milagro. Y no hubo milagro, nos dieron dos señales fuertes como un campanazo.

Toda la elección en la capital debería sonar como un campanazo para los dirigentes, para los sectores y en general para la estructura del Frente Amplio. Nadie garantiza que el repique sea oído. Daniel Martínez dijo claramente que había oído las señales y eso ya es un gran avance.

El promedio departamental de los votantes para los municipios fue del 27 % del total de votantes, seguramente el más bajo de todo el país, en el municipio CH alcanzó el 40 % y en el E fue del 33 % los dos más elevados de la capital y allí perdimos. Esta nueva situación nos obligará a despertar de ciertos letargos. Los municipios de Montevideo no han entrado en el horizonte institucional y de proximidad del estado y la ciudad con la ciudadanía, las cifras son elocuentes y la realidad es mucho más evidente.

Si los municipios tienen ese nivel de atención y participación, simplemente no juegan el papel para el que fueron creados y esa debería ser nuestra principal preocupación, son heterogéneos geográfica, social y culturalmente. Y funcionalmente no son percibidos como un vínculo estrecho y beneficioso para la gente. Hay que revisar su diseño, sus funciones, sus relaciones con la gente y sus necesidades con la Intendencia. ¿Lo haremos o tendremos la soberbia de creer que el mundo se debe adaptar a nosotros?

Sacamos el 50 % de los votos y tendremos seguramente 18 ediles, lejos de los sueños de alcanzar los 21 ediles, para hacer mayorías especiales. Pero lo más importante no son los asientos, sino las señales ciudadanas. Nos votaron a pesar de que la actual Intendencia tiene un bajo nivel de aprobación de su gestión, un 39 % y un saldo negativo entre aprobación y desaprobación.

Voy a decir cosas incomodas y las voy a decir sin preámbulo, porque en ello nos va el futuro. La ciudad está sucia, sucia pareja y democráticamente sucia, los contenedores en centenares o miles de casos son pequeños basurales. Las veredas de la ciudad son un tormento, se pierde el paisaje urbano sorteando pozos y mirando hacia abajo, la primera responsabilidad por esto es de la Intendencia aunque sean los vecinos los que tienen que mantener sus veredas en forma. Hay muchas, muchas calles con una desprolijidad manifiesta, con veredas llenas de yuyos, sin señales y calles pintadas adecuadamente, con una iluminación que ya es pobre para las nuevas tecnologías disponibles y con una periferia pobre que todavía está a años luz de un cambio de grandes proporciones que la incorpore a la ciudad, que la integre. Y con "soluciones" para el crecimiento del tráfico, en corredores que no son ni de cerca los problemas principales, que están en el eje este-oeste.

La gente volvió a confiar en nosotros, porque se hicieron muchas cosas, algunas muy buenas, como el Mercado Agrícola, como los juegos en toda la ciudad o las nuevas plazas, como algunas obras viales, pero eso está lejos de lo que la capital de un país que creció al ritmo del Uruguay necesita y reclama. Está lejos del espíritu fundacional y el gran impulso de principios del siglo XX y estamos en el siglo XXI. . .

Es cierto que las buenas intendencias necesitan grandes obras, que marquen la historia de la ciudad y tenemos cosas pendientes importantes, en Punta Brava, en el muelle Maúa y el gasómetro, en la rambla del oeste y del Cerro, en la Estación Central, en el Mercado Modelo y su traslado, en las vías rápidas para agilizar el tráfico, pero la ciudad son también sus detalles. Y estamos llenos de baldosas que faltan y pozos que sobran y contenedores desbordados. Y la gente, me incluyo, ya no acepta más explicaciones.

Hay cosas que llevarán su tiempo, pero desde el inicio se verá el talante del nuevo gobierno y el nivel de su sensibilidad.

Nadie duda que Ana Olivera fue una trabajadora incansable, con un equipo con serios problemas y con más serios problemas de comunicación. Y con el empecinamiento o la imposibilidad de cambiar a jerarcas que no dieron la talla. No es ningún exabrupto, es como debe funcionar la izquierda. Poner a los mejores, no por cuota, exigirles y exigirnos, controlar los resultados y cambiar cuando hay que cambiar, no dos años después. Ya es tarde.

Montevideo tiene una plantilla de funcionarios y de empleados de empresas y organizaciones que tienen contratos o convenios de tercerización de servicios muy grande y si no mejora su productividad, su dedicación, su profesionalidad, su atención a la ciudad y a su gente, no hay soluciones posibles. Y este será un gran problema, porque les pagamos sueldos entre los mejores de todas las intendencias del país y del estado uruguayo y siempre reclaman más sin que los montevideanos percibamos que estén dispuestos a esforzarse más y mejor. Y nosotros no tenemos motivos para sentirnos en culpa y la Intendencia nos representa, también para que los funcionarios y los contratados y las empresas cumplan. Cumplan en serio. No para volver a ganar las próximas elecciones, sino para vivir mejor, en una ciudad mucho mejor.

Nos eligieron de nuevo, nos renovaron la confianza, pero si no entendemos que nos sacaron un par de tarjetas anaranjadas y que estas tienen impacto en el gobierno de Montevideo, pero también influyen en el proceso nacional, quiere decir que el poder nos tiene adormecidos.

Y no alcanza con mejorar la gestión del gobierno, si no rejuvenecemos, renovamos nuestras formas políticas de vincularnos con la gente, no antes de las elecciones, sino en forma permanente, superando nuestra comunicación, nuestras iniciativas, la riqueza de nuestra producción de ideas, de debates, creando el clima de formación de cuadros políticos y utilizando las diversas redes y mecanismos de comunicación, no avanzaremos como lo reclaman las circunstancias.

Si le seguimos dedicando tanto tiempo a los reglamentos, a las estructuras, a cuidar las pequeñas parcelas conquistadas, vamos mal, muy mal. Y eso vale para todos, incluso los que pueden considerarse depositarios de quien sabe qué destino mayoritario. Eso hay que renovarlo siempre, no hay liderazgos eternos y menos hereditarios.

Los sectores, todos los sectores pero sobre todo los grandes, los más importantes, los líderes que no comprendan que llegaron hasta ciertas posiciones por el aporte de todos nosotros, de todos los frenteamplistas y que no tenemos vocación de rebaños, ni de ovejas blancas ni negras, también se equivocan. El poder durante 30 años nos ha permitido el enorme privilegio de servirle a la gente, pero también nos pone la gran prueba de renovar nuestra modestia republicana, popular y de izquierda. La soberbia individual o de partido o grupo, nunca fue una virtud republicana y yo lo aprendí en mi propia experiencia vital y política.

Escuchemos atentamente la voz de la gente, en sus potentes gritos y en sus susurros.

domingo, 19 de octubre de 2014

Las pegajosas pompas de jabón y la seguridad Esteban Valenti

uypress

Cualquiera que tenga una mínima, una básica formación política e histórica en campañas electorales en el Uruguay, de debates parlamentarios y más en general de la vida intelectual de este país, sabe perfectamente que el calificativo "pompas de jabón" debe ser lo más suave, lo más ligero y etéreo que se utilizó en todos los tiempos y las eras. Más aún: ni siquiera se hizo en forma personal.

Fue una frase genérica en un discurso de Tabaré Vázquez referida a las propuestas de algunos candidatos.

Pues Luis Lacalle Pou se puso el sayo y se tomó el trabajo de organizar prolijamente, con fotógrafos preparados a primera hora de la mañana, un encuentro en un hotel de Melo para protestarle a Vázquez sobre esa frase y divulgar esa conversación urbi et orbi en pocos minutos a través de El País, seguramente como un aporte civilizatorio a la cultura política nacional. ¿Qué hay y qué hubo detrás de esa movida, fría y premeditada? No puedo decir con nocturnidad porque fue de mañana... a la hora del desayuno.
En esa misma semana hubo dos movidas jabonosas más de Lacalle. La nominación, para el caso de ganar las elecciones, de Alvaro Garcé como posible ministro del Interior de su gobierno y en un discurso en ADM anunciar que había conversado con algunos funcionarios de este gobierno porque le interesaría conservarlos en su eventual gobierno. Obviamente no dio nombres y no dijo que respuestas recibió de esos supuestos interlocutores. Otra pompa.
El tema de fondo es que el corazón de la estrategia electoral de Lacalle son precisamente las pompas políticas y cuanto más suaves y pegajosas, mejor. Pegarse todo lo posible al gobierno, evitar el debate y expandir la impresión, el mensaje de que todo seguirá bastante parecido, que no hay en puerta un gran cambio, solo estilos y edades. Puro marketing y una cantidad impresionante de pompas.
Todo comenzó "por la positiva", cuando en los últimos 10 años Lacalle y todos sus seguidores se dedicaron con ferocidad a oponerse a los gobiernos progresistas. Es una apuesta al jabón volando y a la desmemoria de la gente.
Y como esa operación -que siguió con la nominación de Azucena Arbeleche y su posterior cuasi desaparición de la escena política y sobre todo del debate- comenzó a debilitarse notoriamente, todas las últimas movidas están destinadas a conquistar, a reforzar esa imagen edulcorada y falsa del pleito electoral. Hasta el propio candidato colorado Pedro Bordaberry lo ha reconocido: ya es inocultable y es la primera vez en la historia política uruguaya que se produce el ascenso de las pompas a este nivel.
El senador Jorge Larrañaga afirmó hace pocos días en un acto en el Cerrito de la Victoria que "el Partido Nacional se compromete a tener un ministro del Interior que sea el primer policía". Reitero lo que dije en un fallido debate televisivo: si Alvaro Garcé es "el primer policía", yo soy el primer astronauta uruguayo. Es otra pompa, eso sí, apoyado en la experiencia del senador Carlos Moreira, exsubsecretario del Ministerio del Interior del gobierno de Luis Alberto Lacalle, cuando la huelga policial por los sueldos de miseria que ganaban los policías y porque se les pagaba en parte con bolsas de alimentos vencidos. Y el equipamiento y las condiciones de trabajo de todos los cuerpos policiales eran deplorables. Los policías con memoria deben estar "encantados" con la nominación.
¿Por qué agregar a Moreira? Muy simple: de lo contrario la pompa era demasiado volátil y poco creíble y además había que contemplar a Larrañaga. Las pompas son muy peligrosas en materia de seguridad...
El fallido debate televisivo en Sonia Entrevista con el columnista de El País y militante blanco Francisco Faig es otro ejemplo. Una hora antes del debate anunció que se bajaba. Los argumentos son tan absurdos que ni siquiera los voy a reproducir. Conozco a Faig, he debatido con él en varias oportunidades, es una persona preparada y no creo que haya sido una decisión personal. Es que para mantener en el aire hasta el 26 de octubre las varias pompas hay que evitar el choque, el debate, la confrontación, y por ello lo expusieron a esa actitud y abandonaron un programa periodístico que todos reconocen por el equilibrio y las posibilidades de expresarse que ofrece.
No se trata de acumular anécdotas, ni de recurrir solo a figuras que son muy expresivas de la realidad. Se trata de analizar las causas y los objetivos.
Si Lacalle sigue por este camino de que en política económica mantendrá lo fundamental, que recurrirá a funcionarios de los gobiernos progresistas y que el debate electoral debe ser a los sombrerazos y los encuentros "casuales", es para generar la sensación de que nos encaminamos hacia un gobierno incoloro e inodoro, en cuya cima estará sentado Lacalle. Y eso es falso de toda falsedad.
El único tema que quieren dejar afuera de ese enjabonamiento pomposo es la seguridad y sobre él concentran toda su artillería.
El 26 de octubre se define el rumbo del país en aspectos fundamentales, en temas que tienen que ver con la vida de todos, aun de los más alejados de la política. No es una batalla entre los buenos y los malos, los sensibles y los insensibles: es una definición entre dos visiones sobre la marcha del país, entre el progresismo y las fuerzas conservadoras, porque además Lacalle no podrá hacer absolutamente nada en forma solitaria, tendrá que negociar todo con la otra parte de la derecha, con el Partido Colorado dirigido por Bordaberry. Y ese sí que no tiene pompas de jabón, tiene muy claro lo que quiere hacer.
También lo tiene claro Lacalle, lo único que se oculta detrás de las pompas. ¿Qué fue lo que cambió tan radicalmente en el pensamiento de Lacalle, de García, de Heber, de Penadés, de Trobo y de muchos otros experimentados y tradicionales dirigentes herreristas? Ver incluso la publicidad de la lista 71. No cambió absolutamente nada. Su horizonte político, sus alianzas y su visión social e ideológica es igual, lo único que cambió fue el marketing, el jingle, el edulcorado relato de las pompas de jabón. Debe ser duro moverse en esa política sin historia, sin pasado, sin tradiciones.
Falta poco, por suerte, porque corremos el serio riesgo de ahogarnos en medio de tanta pompa y tanto humo. Por suerte las urnas están bien resguardadas.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Cambió la campaña ¿Por qué? Esteban Valenti


uypress
24.09.2014

La campaña electoral tuvo un cambio importante. Hay que analizarlo con mucho cuidado para no dejarse llevar por los entusiasmos y para estudiar las causas y la dinámica del proceso. Una aclaración innecesaria: yo analizo todo desde la perspectiva del resultado a favor del Frente Amplio, no tengo la menor neutralidad.

Hay otro clima en el pueblo frenteamplista; lo he podido comprobar en diversas actividades, en las redes sociales, que son un muy buen medidor, en los encuentros y diálogos personales. Es bastante notorio el cambio. Es notorio que las últimas encuestas, en las que el FA detuvo su caída y comenzó nuevamente a crecer, tuvieron su impacto, pero hay dos interrogantes muy importantes: ¿cuál es la base de ese cambio?, y ¿cómo sigue esto?
El cambio se ha producido por una serie de circunstancias que dialogan entre sí y se influyen mutuamente y de manera positiva.
Primero: en el pueblo frenteamplista comenzamos a asumir plenamente la gravedad de un retroceso histórico con el retorno de las viejas y conocidas fuerzas políticas tradicionales al gobierno nacional, ahora encabezadas directamente por los sectores más claramente de derecha. Sí, de derecha, porque el herrerismo está no solo más a la derecha del FA sino del wilsonismo, y porque Pedro Bordaberry está más a la derecha de los sectores que dentro del Partido Colorado se llaman al batllismo. De derecha porque ambos tienen claramente el apoyo mayoritario de los sectores ciudadanos que se autodefinen de derecha en todas las encuestas.
La gran operación de marketing y sobre todo política tendiente a mostrar que la propuesta de Luis Lacalle no es traumática no expresa un cambio fundamental de orientación en las políticas económica, social, cultural y de seguridad, y en muchos otros frentes comenzó a desmoronarse. Había penetrado incluso en nuestras propias filas. Era la "natural rotación" en el poder.
Es cierto, la rotación es natural y democrática, pero eso no quiere decir que el retorno al poder del mismo bloque social y político tradicional no implique un cambio profundo y dramático en la marcha del país. La operación: humareda, el cliché conservador de que todo será bucólico, se mantendrá lo bueno y se mejorará el resto y que es el corazón de la estrategia restauradora, muy bien desarrollada y coordinada desde el discurso, el relato siempre hacia el futuro, el reducido y marketinero programa, y sobre todo la publicidad. Y les estaba dando resultado.
Sin el pueblo frenteamplista no hay triunfo posible. No es un lema, es la realidad más cruda y dura. En el Uruguay hacen falta decenas de miles de personas convencidas y trabajando a nivel individual y en algunos casos colectivo para convencer a los votantes indecisos, a los votos prestados y reafirmar los votos de frontera. Esa actitud comprometida es insustituible, como lo es para darle calor a las muchas actividades de la campaña en todo el país.
La fórmula, y sobre todo Tabaré Vázquez, ha mejorado notoriamente sus apariciones en todos los ámbitos: en la presentación en la Rural -sin duda su punto más alto-, en los diversos medios de prensa, en los actos. Los eventos programáticos en el anfiteatro de ANTEL fueron muy importantes. No es solo el discurso, que mejoró mucho y se ajustó a las exigencias políticas actuales, sino incluso la postura, la gestualidad, la proximidad con la gente, que siempre fue el punto de fuerza de Tabaré Vázquez.
El conjunto de los dirigentes, Raúl Sendic, Danilo Astori, Mónica Xavier y muchos otros compañeros, están aportando a este nuevo impulso del discurso progresista.
El diálogo entre la gente y los dirigentes, influyendo unos sobre otros y con un gran aporte nuevamente de las redes frenteamplistas con su ingenio, su esfuerzo, su audacia y su impulso, han cambiado sin duda el tono de la campaña electoral progresista.
Y este cambio comienza a verse y consolidarse en las encuestas, todavía lentamente, pero firme.
Hay un tercer elemento que está incidiendo en la campaña: nada menos que la realidad. Las cifras sobre el crecimiento del PBI del segundo trimestre -desmintiendo a todos los agoreros-, los niveles de desocupación, el continuo crecimiento de los salarios, jubilaciones e ingresos familiares y, más en general, la marcha grande del país pesan y mucho, y aunque "Por la positiva" intenta por todos los medios apropiarse de la continuidad de esos éxitos, el progresismo ajustó el discurso en un justo equilibrio entre pasado, presente y futuro.
Por último están los errores o los agotamientos. En toda campaña electoral hay movimientos que influyen de muy diversas maneras. Si los aciertos y la precisión en el discurso impactan positivamente, los errores tienen obviamente el efecto contrario.
¿Cuál fue el gran error de la campaña de Lacalle? Se pasaron de humo, y con la designación de su posible ministra de Economía y Finanzas colocaron en el centro de la escena y de la agenda a la economía, tema al que le habían rehuido con espanto. Y fue un traspié tras otro y con diversos interlocutores.
La propia Ec. Azucena Arbeleche en sus presentaciones en los medios no pasó de un mediocre desempeño, sin ningún brillo y sin despertar la mínima expectativa, pero no fue solo eso: diversos eventos con participación de economistas en el Colegio de Contadores, el que organizó el Banco HSBC, para culminar con la notoria ausencia de un representante blanco en la actividad convocada por la Sociedad de Economistas, fueron un duro golpe para la campaña blanca y de la oposición.
La solidez del equipo de economistas progresistas opinando sobre una realidad que es muy difícil negar impactó muy duro en las fuerzas conservadoras. A eso debe agregarse las iniciativas constantes y muy valiosas del comité de estudiantes de Ciencias Económicas y su presencia en las redes.
A esos errores se suman algunas declaraciones del candidato y de algunos de sus asesores sobre diversos temas que frenaron los ardores positivistas.
La prensa ha jugado también un papel en esta nueva etapa. Contradictorio, como no podía ser de otra manera. La presencia de Tabaré, Sendic y Astori son sin duda importantes. También es cierto que ciertos medios han mostrado profesionalidad y equilibrio, mientras otros siguen jugando con bastante descaro, sin siquiera tomarse el trabajo de hacer transparente su apoyo a determinadas opciones. Este es un país con una fuerte tradición de prensa partidaria y, guste o no, es una forma muy respetable de hacer periodismo, pero lo que no queda muy elegante es que los medios que se presentan como totalmente profesionales muestren en vísperas de estas elecciones una hilacha que serviría para atracar un buque.
Voy a decir otra obviedad: lo peor que le puede suceder a cualquier fuerza política, y sobre todo al progresismo, es enfriar el ardor, la pasión y la agudeza política en este momento. Necesitamos seguir con fuerza y apuntando con gran sutileza, no solo para ganar votos, que sigue siendo lo fundamental, sino para superarnos, hacernos mejores y sacar muchas lecciones para el futuro.