Mostrando entradas con la etiqueta Noé Zenón Suarez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Noé Zenón Suarez. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de diciembre de 2016

REMINISCENCIAS DE LA NAVIDAD EN EL CAMPO. Noé Zenón Suarez



Nueva Navidad, Nueva Esperanza, Nuevo Nacimiento…
Cuando cada año, llega a su fin, surgen los motivos de las fiestas y las vacaciones.
La Natividad del Señor, es una fiesta que surge después del nacimiento de Jesucristo hace más de dos mil años; eso no quiere decir que no hubo anteriormente fiestas religiosas, pero este acontecimiento, ha sido un motivo para ir uniendo al mundo a través del paso del tiempo, la siembra es ardua, pero la cosecha es buena.
En referencia a dicho acontecimiento, voy a recordar, una Noche Buena en el campo, festejo, en la lejanía ciudadana, y con la tranquilidad que se encuentra en la inmensidad de la pampa, con sus silencios, o con el murmullo suave del viento al pasar por entre la vegetación y dejarnos su música.
Generalmente para las fiestas, la mayoría de los trabajadores se iban a reencontrarse con sus familias, y allí en la estancia quedaban los dueños o los encargados, llámese, mayordomo o capataz general.
Yo recuerdo, que con ese motivo, muy arraigado en mi familia, que la Noche Buena, se debía pasar en la casa donde se vivía, y al otro día, casi siempre, nos íbamos donde estaban los abuelos, raíz más cercana de la familia, que podía alternarse en cada año, en la Navidad o el año Nuevo, con ambas raíces.
En los días anteriores ya se venía trabajando en los preparativos de la noche buena, se ponía a la vista en un lugar de la casa, un pesebre con todos los personajes, con la cuna vacía hasta el día del nacimiento de Jesús. También se preparaba lo del día de Navidad, más si se pensaba salir temprano en la americana o el vagón, según la cantidad de pasajeros.
Tanto mi padre y mi madre eran los que dirigían todo el trabajo, traer y elegir el mejor cordero, tener unas buenas yuntas de pollos a mano, los pavos poco nos gustaban, sí, algún lechoncito invernado a maíz unos días previos, tampoco faltaba el asado de vaca, a veces con cuero.
Mi madre amasaba panes dulces con bastante frutas secas y nueces, que generalmente se traían del almacén de ramos generales de Santo Domingo, aquel que fuera el primero de la fundación, y perteneciera a la familia, Casielles y Quintana, que ya había cambiado de dueño para ese entonces.
También se traían los ricos turrones españoles y del país, vino, sidra, y todo lo que era costumbre consumir para esas fiestas. La Noche Buena se esperaba en la casa, como les decía anteriormente, algunas veces se llegan parientes de la ciudad, generalmente de Dolores, donde estaba la casa de mi abuela materna y en donde nací, en calle General Rico, barrio del estadio.
Venían primos y se jugaba luego de la cena en el patio de la casa, mientras los mayores platicaban alrededor de la mesa de noche buena, en donde el frescor, de la hora nocturna, invitaba a estar afuera, viendo las luciérnagas volar con su farol, sintiendo el grito de algún chajá alborotado por el paso de algo, alguna luz de los pocos autos que había en ese tiempo, y pasaba por el antiguo camino real que llamaban de Velásquez, todo era entretenido, que luego de los brindis nos íbamos a dormir, pues al día siguiente partiríamos para la Navidad con los abuelos, en Santo Domingo, donde estarían los tíos y los primos. Otras hacia Dolores, pero, si pasaba para Guido, el querido y desaparecido ferrocarril vía Juancho, pues lo hacia un día hacia General Guido y al otro día hacia Mar del Plata por el referido ramal, teniendo que combinar con la fecha. Nos servía para viajar, durante el año, comprar diarios y revistas y era el transporte de mercaderías y de la correspondencia entre otros beneficios civilizadores.
En esa Noche Buena, se elevaban plegarias de agradecimiento a Dios por un año más y pedir la buena dicha para el que venía, haciéndolo extensivo para todos por igual, con Paz, Salud y Trabajo.
Muy Feliz Navidad, un próspero Año Nuevo y un encuentro con los Reyes para todos.
Noé Zenón Suarez Casielles-2016.

sábado, 29 de octubre de 2016

LA MUJER Poema de Noé Zenón Suarez



Son ángeles con corazón de un niño
que acompañan al hombre con cariño,
y buscando un destino muy bonito
al andar entre flores un poquito,
tsunami de caricias de infinito
por pisar un camino tan bendito.
En mis ojos reflejan un tesoro,
y canción de un poema envuelto en oro,
por azar de la vida que escudriño,
es la dicha de amor con cielo escrito,
de angelitos de un mundo que yo adoro.

Noé Zenón Suarez Casielles-2016
(Poesía en formato Jotabé)


sábado, 14 de febrero de 2015

14 DE FEBRERO, EL DÍA DE LOS ENAMORADOS… Noé Zenón Suarez


Noé Zenón Suárez Periodista,escritor e historiador. Dolores,Argentina

El mundo es un lugar de lucha, sólo los enamorados pueden atravesar los muros que se les presentan con más valor y entereza, por que están enamorados, solo por eso. El estar enamorado te predispone a luchar por ese amor que te llena de alegría y ganas de vivir. Uno puede enamorarse de muchas cosas, el amor tiene ojos dulces y sin maldad, de lo contrario, no es amor, el amor es sin interés, es por el otro, todo.
Dicen que el amor es ciego…, no lo sé, pero que es difícil de explicarlo, sí.
Uno se enamora de su trabajo, nos abre al desafío con todas las fuerzas, nos inspiramos para crear poesía, películas, escribir el mejor libro de la vida sin saber como, de la investigación, de la historia que camina cada día sin detenerse, de esa belleza que luego es tu esposa y no la cambiarías por nada en la vida, no confundir con fuego de amor.
Para definir el AMOR, tal vez no encontramos las palabras para explicar ese estado mental, en donde se conjugan emociones dada la motivación, así abrimos camino para los logros de metas y objetivos.
Es un proceso de nuestra mente muy complejo, que nos hace tan dichosos, el enamorado se desborda por todos lados, es feliz a su manera, a veces, con tan poco, y son capaces de envidiarlo.

Cuando nos enamoramos, los humanos, todos somos Romeo y Julieta, queremos ser el uno para el otro. Nos sentimos recompensados…
Pero no olvidemos, son mensajeros químicos y hormonales que nos mueven desde nuestro centro de cómputos, el cerebro, maravilloso centro para la vida de cada uno, mueve a sentimientos, abrazamos la felicidad, estamos bien, el premio que todos queremos y deseamos, el corazón está contento y también brinca de amor…


SUEÑO EN REMOLINOS, tus cabellos rubios y tus ojos verdes.
Una poesía del cofre de los recuerdos…

Vuelan cual paños dorados
haciendo jirones al viento,
parecen retazos anclados
que caprichosos y envueltos
dibujan y borronean,
y van tejiendo y tejiendo
un manto de blanco y oro.


Mariposas esmeraldas
con tus destellos de colores,
suaves encantos de hadas
que van convirtiendo flores
en finas perlas aladas,
titilan, se esconden, juegan,
entre las nubes doradas.


Sedas de nubes en sueño,
perlas que sin serlo, son…

Noé Zenón Suarez Casielles, 2015.

jueves, 25 de diciembre de 2014

QUE SEA LA MEJOR NAVIDAD DE CADA UNO… Noé Zenón Suarez



Ante tantos conflictos, en nuestro mundo terrenal, pensemos cuanto se derrocha en cosas superfluas, aunque nos den satisfacción. Pequeñeces, ante lo que es valedero y trascendente.
Lindos discursos engañosos, valorando lo material, en la creencia, que somos mejores por tener cosas, cuanto tengo, cuanto valgo, gran necedad humana, que no nos tapen las apariencias, tenemos que tratar de ser.
La primera alternativa, suele ser una de las prioridades en el mundo en que nos toca vivir. Bueno, el mundo que habitamos, es organizado por nosotros y atenta contra nosotros, tal vez sin querer. ¿Qué hemos aprendido?, de cada generación anterior, lo hemos olvidado o lo pasamos por alto con soberbia creyendo saber más…
Todo el mundo esta de acuerdo, que evolucionamos, que hay progreso, pero por que vivimos con más confort, y humanamente peor, que está pasando, con ese desarrollo, hemos perdido la brújula que nos marca el rumbo, o hemos inventado vivir con un facilismo materialista, un hoy que termina mañana y nada más, dejando y no aprovechando en la etapa de aprender, eso que hoy está al alcance de la mano. Algo que no tenían las generaciones anteriores, ese fruto de siglos de quienes apostaron con claridad en hacer el bien y sin pensarlo dejaron la más hermosa herencia a la humanidad y a sus descendientes en un capital que nadie puede arrebatar. Se quemaron las pestañas para concretarlo, y luego fue regalo para las generaciones siguientes. Olvidamos de la noche a la mañana, todo el sacrificio, de siglos en nuestras familias. Olvidamos nuestra naturaleza y la misma naturaleza que nos contiene, donde queda el camino inteligente, de lo que tanto se habla en foros mundiales y otras yerbas.
Debemos tratar de nacer de nuevo. Crean que es posible, nacer de nuevo en actitudes, puntos de vista, de nuevo a una vida sana, natural, ética, rescatando los valores, en concordancia con la Naturaleza que cargamos y a la que pertenecemos, y a pesar en que en ella radican las diferencias como seres únicos e irrepetibles, es donde se deben armonizar esas diferencias, que hacen al no querido desequilibrio social.  Con razonable justicia, demostrar y aplicar soluciones, para encontrar ese equilibrio, al tejido social, al que decimos, que nos preocupa, soluciones que los unos deben a los otros. Así demostrar, que verdaderamente se tienen valores, que somos y no parecemos, y de alguna manera, una buena nota de comportamiento, por todo lo que se nos ha sido dado a unos y a otros por Dios.
He escuchado, hasta el hartazgo, que venimos sin nada al mundo y nos vamos sin nada, grave error, así lo creo, cada uno tiene dones, virtudes, que al caminar por el universo, regalo ancestral, sobre lo cual hay que edificar el propio ser. El mundo es un camino de perfección, podemos equivocarnos, pero también podemos y debemos cambiar, tomar ejemplos y enseñanzas, consejos, educación, cada uno lo hará a su medida, no hay otra, para comportarnos mejor en nuestro hacer.
Todos, creo, que están de acuerdo, pero hay un cambio esperando cada día, un cambio casi obligatorio, que en cada siglo aumenta, que involucra con más intensidad a todos. 
El Siglo XXI, con un cúmulo mayor de conocimientos, exige y nos pone en trámite obligado, por un lado facilita el vivir, por otro lado, lo complica. Debemos resolver esas circunstancias que se presentan, exigiendo más conocimiento, cambiando para que el mundo mejore y demos también una mano al que necesita ayuda. Mejoraremos nuestra vida diaria en el planeta. Los niños y los jóvenes deben disponerse en actitudes favorables al cambio, ayudados por sus mayores, con el ejemplo, y son quienes tienen que sumarse, por ellos mismos. ¡Qué bueno que lo hagan!
Recordemos que la riqueza hoy, y siempre, fue una, invisible, y que muchos no la descubrían a tiempo antes de irse del mundo de los vivos. El tener cosas no nos hace más felices, a veces, nos complica la existencia. ¡Qué no nos suceda a nosotros! La riqueza es lo que no se puede ver; no cosas acumuladas. Hoy, ya cada persona, está descubriendo con más rapidez, lo que no vemos, pero falta mucho y está en cada uno, en hacer lo mejor que uno pueda. La riqueza se aloja en nuestra querida mente, ELLA es tu herramienta, cultívala y caminarás un camino más seguro. Tenemos que esmerarnos por encontrar claridad y buenas decisiones para  vivir lo más saludable, en un mundo que se transforma cada vez más rápido, que abre a la innovación y a la creación constante. Las barreras ya prácticamente no detienen, el hombre y su mente viaja de un lado a otro y puede hacer de sueños, haciendo mucho bien, soñando, como el que inventa una computadora, una lavadora revolucionaria, usando su mente, adelantos que se van intercambiando e integrando, o en cosas del hacer más simples, como ocuparse de darle una mano al que no ha podido resolver todavía la problemática, pero, enseñándole y haciéndolo que se sienta necesario su aporte, con tal importancia, poniendo esfuerzo y trabajo, una buena manera en los hombres, de reflejar lo que nos puede dar la Educación, para ser, edificando sobre nuestra naturaleza en el mundo.
Esa riqueza, nos debe llevar a aportar para dejar mejor organización de país, una idea humana, donde esa facultad de poder hacer cosas para todos, creando riqueza para compartir en hermandad, afianzando con el tiempo y mejorando. Recordemos a los abuelos ancestrales pensando en sus hijos y dejando el legado para los nietos por generaciones, y no es solo en valor material, por las dudas, solo se necesitaba continuar con claridad de mente y apostando subir al tren del progreso con un poquito de trabajo, que palabra, ¿trabajo? Lo contrario lo hemos visto y lo vemos que no da resultado, así, de no cambiar, seguiremos tirado todo por la borda.
La familia, es el pedestal y piedra fundacional, es Ella, la primera y la mejor escuela, hoy la sociedad se ve sacudida en las simientes familiares que flaquean, y no dan la contención que debiera, es tiempo de cambio, nacer de nuevo a la vida en familia, usar la mente para reflexiones profundas, sin caprichos, revanchas estériles, que solo perjudican a los hijos en su mañana, le dejan heridas difíciles de curar, amarguras familiares, la culpa no siempre la tiene el otro, dejemos el facilismo. Recuerdo un Proverbio Chino: “Cuando soplan vientos de cambio, hay personas que alzan muros, y otras construyen molinos”. Nacer de nuevo esta Navidad, por el bien de la humanidad.
Que ésta NAVIDAD, sea luz de un verdadero nacimiento en nosotros, empezando por casa, Dios nos ayudará a cambiar y a encontrar el camino.
FELIZ NAVIDAD Y PROSPERIDAD PARA EL AÑO 2015.
                    Noé Zenón Suarez Casielles.-Diciembre de 2014.