Mostrando entradas con la etiqueta Aníbal Steffen. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Aníbal Steffen. Mostrar todas las entradas

viernes, 13 de mayo de 2016

La reunión clandestina de Wilson en el campo de Horacio Terra « La Democracia Digital


                     
No son muchos los que saben que 18 días después del golpe de Estado del 27 de junio de 1973, Wilson, asilado en Buenos Aires, retornó
clandestinamente a suelo uruguayo durante algunas horas para despedirse
de numerosos amigos y dejar instrucciones al Partido. Bien cosa de Wilson.
¿Qué necesidad de arriesgarse? Es que presentía que su estadía en Argentina (donde la situación comenzaba a complicarse seriamente) iba a ser corta y una vez que viajara a Europa, la oportunidad no volvería a
repetirse.


Clic en este enlace para leer la nota original completa
La reunión clandestina de Wilson en el campo de Horacio Terra « La Democracia Digital

jueves, 31 de marzo de 2016

¿Esta vez será en serio? Aníbal Steffen

Aníbal Steffen 
Dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Será necesario apelar a los retazos de optimismo que se esconden en las entretelas de nuestra fatigosa experiencia. Es probable que valga la pena dedicar paciencia, tiempo, esfuerzo e inteligencia a la incierta tarea de comprobar hasta dónde llegan las intenciones del Presidente de la República. Vázquez, por boca de calificados voceros y utilizando los medios de comunicación como vehículo, anunció su disposición a dialogar sobre el candente tema de la seguridad ciudadana. O, al menos, eso entendieron los periodistas que cubrieron la extraña conferencia de prensa.
En primera instancia fue un anuncio público, bastante ambiguo por cierto, realizado por el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García, al finalizar del último Consejo de Ministros.
Se refirió en términos muy poco concretos y específicos a la puesta en marcha del “Plan Nacional de Cultura Democrática y Humanista”, que fue el último de los 10 puntos anunciados por el Dr. Tabaré Vázquez al ganar las internas de 2014.
Difícilmente se desprendía de sus palabras la idea de un acuerdo multipartidario que permitiera implementar políticas de seguridad con amplio apoyo político.
Tan críptico fue el anuncio de García que el Ministro de Economía –que estaba allí para anunciar el uso de medios electrónicos de pago en Taxis y estaciones de servicio para desestimular a los asaltantes- creyó oportuno darle un poco más de calor y color a las poco expresivas palabras de García.
Fue así que consideró conveniente expresar textualmente: “Las experiencias más exitosas que el mundo conoce en materia de grandes transformaciones con buenos resultados, son experiencias que han llegado por la vía de acuerdos que han convertido a los problemas de los países en cuestiones de Estado. Acuerdos que han estado por encima de partidos y gobiernos.”
Préstese atención al detalle de que la elegante parrafada de Astori no contiene ninguna referencia a los numerosos asesinatos y casos de violencia criminal que asolaron el país en la última quincena.
La única pista clara fue la mención de García a posiciones sustentadas por el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, que “están en línea”, según el Director de la OPP, con las inquietudes del gobierno.
Mieres, ante la ola de criminalidad, había dicho que es momento de abandonar el debate “Bonomi sí, Bonomi no”, y reclamó que el Gobierno y la oposición deberían realizar un acuerdo para mejorar la convivencia ciudadana y las políticas de seguridad.
Como se verá, a pesar de la buena voluntad de los periodistas, el presunto ofrecimiento de “acuerdo” no lucía muy auspicioso, y no quedaba claro que efectivamente el planteo estuviera dirigido a los líderes de los partidos de la oposición, quienes, precisamente, han venido reclamando con insistencia la generación de políticas de estado para el acuciante tema de la seguridad ciudadana.
Si la sincera intención del Presidente Tabaré Vázquez es analizar con cabeza abierta y sin chicanas las numerosas propuestas generadas por los distintos sectores de la oposición, ello constituiría una gran noticia. Pero hasta el momento, admito que no hay razones que alienten el ejercicio de optimismo que propongo.
Ya escritas las primeras líneas de este modesto artículo de opinión, el Director de la OPP se habría comunicado directamente con los referentes de los partidos de oposición para invitarlos a participar en ese ¿diálogo?, ¿simposio?, ¿seminario? ¿acto académico?, en fin…  ámbito, cuyo alcance y detalles nadie conoce. García lo define como “un proceso de reflexión conjunta del país acerca de cómo han ido evolucionando los valores de la sociedad”. Bueno, algo es algo.
Pero, los antecedentes no son alentadores. El presidente Vázquez ha ignorado y ninguneado toda iniciativa que no partiera de sus filas y hasta ha acusado a la oposición y a la prensa de fraguar una especie de operación política para desestabilizar su gobierno.
No obstante, una vez más seamos optimistas y soñemos con que Vázquez, comprendió que el tema le queda grande y que requiere del esfuerzo mancomunado de toda la sociedad y de toda la estructura política del país, durante muchos años. Porque, de lo contrario, como en el Infierno del Dante, tendríamos que abandonar toda esperanza.