Mostrando entradas con la etiqueta Gerardo Sotelo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gerardo Sotelo. Mostrar todas las entradas

sábado, 30 de mayo de 2015

Gerardo Sotelo al blog: "Ni yo ni el libro afirmamos nada. Quien lo hace es Wilson en una entrevista"

 Escribe Juan José Pereyra  Twitter@juano500



El periodista, autor del libro "Las cartas contra el pecho" que relata las circunstancias del regreso al país de Wilson Ferreira Aldunate en 1984, envió el siguiente mensaje al blog tras la publicación del post anterior en el que se relataba lo planteado.
 Sotelo dice que él no afirma nada,tampoco el libro, y que "quien lo hace es Wilson en una entrevista".
Publico la aclaración del colega e invito a Juan Raúl Ferreira a expresar su sentir y pensamiento en esta tribuna siempre abierta a todas las ideas y posiciones políticas y filosóficas.

EL MENSAJE DE GERARDO SOTELO

Estimado Juanjo: en rigor de verdad, ni yo ni el libro afirmamos nada. Quien lo hace es Wilson, en una entrevista que fue publicada mucho antes por su yerno y su secretario personal. Ningún dirigente político te va a decir nada porque lo que dice Wilson es tan claro que no da para discutir. Lo que sí podríamos discutir es sobre los dos modelos que se consideraban en la época con respecto a qué hacer con las "cuentas del pasado". Un debate que en Sudáfrica, Argentina, España y los  ex países comunistas, también se dio y se resolvió de manera diversa. La cita de Wilson es conmovedora y transgresora, porque dice cosas que probablemente muchos de sus contemporáneos no compartían. Es el Wilson de siempre, el caudillo que lidera asumiendo riesgos políticos, no el demagogo que le dice a la gente lo que quiere oír. Es el hombre que legó a la posteridad la "ética de la responsabilidad", se esté o no de acuerdo con las decisiones que tomó. Era eso, simplemente. Gracias por tu espacio.

Atentamente,
Gerardo Sotelo

Libro asegura que Wilson Ferreira quiso pactar con la dictadura la impunidad a cambio de ser candidato presidencial




SE VIENE UN  DEBATE HISTÓRICO POLÍTICO

SOTELO: "WILSON ENVIÓ SEÑALES A LA DICTADURA"
 

Escribe Juan José Pereyra Twitter @juano500


LIBRO ASEGURA QUE WILSON FERREIRA ALDUNATE INTENTÓ NEGOCIAR CON LA DICTADURA SU IMPUNIDAD EN LAS VIOLACIONES DE LOS DDHH A CAMBIO DE SER CANDIDATO A LA PRESIDENCIA.

El periodista Gerardo Sotelo​ escribió el libro "Las cartas contra el pecho" que relata las circunstancias del regreso al país del líder del Partido Nacional en 1984. Wilson Ferreira Aldunate fue detenido apenas llegó al país, estuvo preso en un cuartel y fue liberado cinco días después de las elecciones de 1984 en las que triunfó el Partido Colorado y Julio María Sanguinetti asumió su primera presidencia.
Es un libro que aún no he podido leer(lo tengo encargado, aún no ha llegado a Rocha). Esta crónica está hecha en base a los informes periodísticos, las entrevistas que dio Sotelo y el durísimo enfrentamiento que tuvo con el hijo del líder fallecido, Juan Raul Ferreira Sienra,​ a través de Twitter.
Se acusaron de "mentiroso","canalla,"me das asco", entre otras afirmaciones. Más allá del nivel de ese intercambio a través de la red social, hay un tema de fondo fundamental para la historia de los últimos treinta y pico de años en nuestro país.
Es muy posible que muchísimos jóvenes no tengan ni idea de lo que se habla en este caso en especial. Para quienes tenemos nuestros años y vivimos la lucha contra la dictadura ,el regreso a la democracia y la lucha "contra la impunidad" y "por verdad y justicia", es un tema que nos atrapa,y preocupa siempre, al menos a mí.
Hay quienes dicen que Gerardo Sotelo está "ensuciando al líder político más importante del Partido Nacional en las últimas décadas". "Estás atacando a un muerto que no se puede defender" le escribió Juan Raúl Ferreira al periodista
quien asegura tener documentos que respaldan su relato y que "el propio ex yerno de Wilson (el ex diputado León Morelli) lo ha afirmado".
Hasta este momento la única reacción ha sido la de Ferreira Sienra quien no puede actuar en política partidaria por integrar la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo.
Ningún dirigente político de ningún partido ha hecho, hasta este momento referencia a un tema crucial para entender la historia uruguaya.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Continuismo por Gerardo Sotelo.

24.Sep.2014

Definitivamente, el candidato por el Frente Amplio, Tabaré Vázquez, ha logrado instalarse en el centro de la campaña y empieza a moverse con relativa comodidad.
La intensificación de la movilización de sus simpatizantes, lanzados finalmente a la conquista de los indecisos, y el creciente optimismo que exhiben las principales figuras del oficialismo, así lo evidencian. Sin embargo, hay por lo menos otros dos indicadores de que la candidatura de Vázquez se afianza en el último mes, al tiempo que sus competidores entran en zona de turbulencias.
Uno de esos indicadores es el desconcierto en el que parece estar la fórmula nacionalista. Después de unos meses rutilantes, que en el caso de Lacalle Pou arrancaron a comienzos de año, el principal retador de la oposición comenzó a lucir impreciso.

Quizás no se esperaba los golpes bajos. Quizás creyó que Vázquez y el Frente Amplio no tendrían respuestas al desafío que presentaba su juventud y su talante. Quizás su comando no supo dosificar la energía y las novedades y el fuego inicial se disipó antes de lo necesario. Quizás los asesores le están guardando una bala de plata para octubre, ya sea argumental o propagandística, de cuya existencia nadie tiene noticias. Quizás haya un poco de todo eso, pero lo cierto es que algo pasó en el último recodo de la campaña, lo que hace que la recta final presente un panorama diferente al que se preveía un mes atrás. Después de todo, el eslogan "Por la positiva" parece haber cumplido su función pero no alcanza para convertir en presidente a un buen candidato. "La oposición no entiende que nosotros somos el nuevo Partido Colorado", me dijo, ufano, un jerarca de gobierno. La expresión se refiere a que los diez años en el gobierno de la izquierda la convirtió en el nuevo partido del poder y eso supone cosas significativas para los votantes.

Contar con un elenco de gobierno y con buenos relevos en un contexto de razonable prosperidad, es sinónimo de estabilidad. La oposición no ha ofrecido hasta ahora nada semejante.
El otro indicador de que Vázquez avanza es que ratifique la continuidad de Bonomi. La situación es ambigua y Vázquez lo sabe. Por eso las preguntas que lanza al rostro de la oposición son apenas retóricas. La delincuencia no cesa y los uruguayos sienten que se vive en un tembladeral de inseguridad, pero también es verdad que Bonomi realizó cambios sustantivos en la Policía, obtuvo buenos resultados en la lucha contra el narcotráfico y promovió la atención integral a las causas de la violencia delictiva.

Sin embargo, la población reclama razonablemente que haya un cambio, esto es, que sea otra la persona que conduzca una cartera que expone a su titular a un altísimo desgaste. Ratificar a Bonomi es un error que, con competidores pujantes y desafiantes, podría costarle a Vázquez la presidencia.

Montevideo Portal