Mostrando entradas con la etiqueta Referendum de independencia Escocia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Referendum de independencia Escocia. Mostrar todas las entradas

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Escocia por Leopoldo Amondarain




El que crea que los nacionalismos -incluyendo los europeos- puedan desaparecer, no tiene la más pálida idea de las arraigadas fluctuaciones políticas mundiales. Es muy cierto, en Escocia aún ganaron los ingleses. Festejan Cameron y las grandes potencias que lo rodean por los problemas que hubiese suscitado, desde el punto de vista económico financiero y un esquema político a reformarse en su totalidad. Pero si yo fuera inglés no dormiría tranquilo conociendo que el 44% del pueblo escocés no se siente británico. Es obvio que hay un nacionalismo profundo y muy arraigado, el porcentaje es demasiado importante como para desconocerlo. Es evidente que tanto los catalanes como los vascos que están quietitos “de pata arrollada” esperaban para festejar la independencia escocesa. Por situaciones e intereses particulares y parecidos de cada uno. Pero no todos los nacionalismos son iguales, o sea que también hay variantes son sistemas enfrentados al imperialismo. La subdivisión inglesa era un poco demostrar la debilidad de la rubia Albión y una fragilidad futura que comenzaría a despedazarse. Algo parecido a lo que sucedería en España, que si los catalanes y sin duda los vascos, tuviesen una situación de separación sufriría la vieja Ibérica divisiones en las zonas más prósperas muy difícil de compaginar para soluciones futuras. Correría el riesgo de disoluciones o rupturas definitivas. Incluso en este último caso, a diferencia de Escocia, la Iglesia Católica que siempre jugó un partido muy importante para la unidad de España, tendría que manejarse en situaciones especiales y delicadas. La Iglesia vasca por ejemplo, siempre fue separatista. Si bien doctrinariamente pertenecen a una misma fe, cuya cabeza es Roma, en lo interno fomentaron y muy activamente la independencia del país vasco. Connotados historiadores éuscaros han sostenido y con razón que la propia ETA tuvo sus orígenes en conventos jesuíticos, sin perjuicio de los variados fusilamientos que Franco en su momento hizo de curas vascos. En Cataluña es muy similar, vascos y catalanes siempre fueron vecinos “bien dispuestos” entre ellos. En Inglaterra es distinto, los ingleses más hábiles que los españoles, es notorio, participaban fraccionariamente a los escoceses incluyendo los sectores eclesiásticos, de un cogobierno que trataron siempre de que fuera globalizado, reinas escocesas casadas con ingleses y viceversa, por ejemplo, hacía una participación notoria más abierta que la que tenían con los irlandeses. Y de esa manera se explican más de 300 años que llevaban de una unidad muchas veces “atada con hilo dental”. Por todo esto llama la atención la desesperación que tenían los ingleses desde la Reina y Cameron para abajo poco menos que implorando ostensiblemente por la unidad de Inglaterra y a su vez el desprecio de los dirigentes escoceses en declaraciones que son notorias contra el sentimiento unitario imperial inglés. Que Inglaterra, uno de los significativos y emblemáticos imperio que se mantienen a la vieja usanza, con historia, tradiciones, costumbres, idiomas, unidad comercial y ejércitos, se haya mantenido todo este tiempo y que de buenas a primera se puedan quebrar llegando nada menos que a un 44% de gente que en un pueblo integrado y que además goza de los más homogéneos en el mundo no es para dormir tranquilos. El tiempo es un “gentil hombre”, en el transcurso de los años, no lo vamos a ver nosotros posiblemente, los imperios se van degradando en su momento fue Francia cuya revolución terminó con el absolutismo monárquico. También le pasó a España y a Portugal que fueron perdiendo “pilchas del apero”, dividiéndose correlativamente y hoy día le puede tocar perfectamente a Inglaterra y con el tiempo incluyendo los yanquis. Los imperios no tienen amigos. Tienen subalternos explotados y contra ellos se han levantado siempre los nacionalismos. Se pierde y se gana, pero la llama siempre está encendida. En Inglaterra todo quedó como estaba, por ahora. Con cambios estratégicos que se tranzan en aras de la pacificación inmediata. Pero a la larga es circunstancial. Lo permanente de un pueblo es su cultura, es su historia, son sus hombres y descendientes directos, es su idiosincrasia, sus costumbres, una homogénea manera de pensar, sus idiomas, sus religiones, todas realidades que no separan sino que unen. El haber conquistado territorios con otros pueblos que han sido sometidos y se someten por la fuerza tiende a romperse institucionalmente. Aunque los hechos dicen lo contrario, los escoceses no perdieron, su sentimiento nacional sigue vigente y tal vez necesiten algunos “retoques” para concretar añejos sueños libertarios.


Leopoldo Amondarain

C.I. 950.556-0

Tel: 099 626 573



jueves, 18 de septiembre de 2014

Si / No Escocia: histórico referéndum de independencia


www.uypress.net   

EDIMBURGO (Xinhua) - A primeras horas de la húmeda y nebulosa mañana del histórico referéndum de independencia escocés, los votantes más madrugadores llegaron a un colegio electoral en el noroeste de Edimburgo para evitar colas y ahorrar tiempo.

Entre las 7 a.m. y las 10 p.m., hora local, se emitirán los votos del "Sí" y el "No" en colegios electorales de 32 circunscripciones en toda Escocia, con una participación prevista en el 88 por ciento.
Tras emitir su voto, Mike Gray, con pegatinas del "No" en cada solapa de su traje, dijo a Xinhua que espera que el resultado del referéndum sea "una estrecha victoria" para la campaña Mejor Juntos, después de lo cual se planea la transferencia de más poderes al parlamento escocés.
Una pareja de mediana edad que ha acudido a las urnas acompañada de su hija adolescente dijo estar a favor de la independencia "para poder votar a un gobierno de nuestro agrado. Nosotros no votamos por el gobierno de Westminster".
Se trata del primer referéndum de independencia escocés en la historia del Reino Unido. Datos oficiales muestran que alrededor del 97 por ciento de personas con derecho a voto en Escocia se han inscrito para votar en el referéndum, el cual se espera que sea la mayor votación en la historia de Escocia.
Foto: Xinhua (Han Yan)
Se espera que los resultados finales se anuncien entre las 6:30 y las 7:30 de la mañana del viernes, lo más pronto. Los últimos sondeos indican que la votación será muy ajustada.
Si una mayoría simple de escoceses vota a favor de la independencia, Escocia se convertiría en un país independiente el 24 de marzo de 2016, tras un período de negociaciones con el resto del Reino Unido, según el libro blanco Futuro de Escocia publicado por el gobierno escocés el 26 de noviembre de 2013.
Si gana la campaña del "No", el primer ministro británico y líder del Partido Conservador, David Cameron, el líder del Partido Laborista, Ed Miliband, y el viceprimer ministro y líder de los Liberales Demócratas, ofrecerán más poderes a Escocia a partir del 19 de septiembre, según un juramento conjunto publicado este martes.
En octubre de 2012, Cameron y el primer ministro escocés y líder del gobernante Partido Nacional Escocés, Alex Salmond, firmaron el Acuerdo de Edimburgo, el cual permite a Escocia celebrar un referéndum de independencia en otoño de 2014.
Este es el tercer referéndum celebrado en Escocia, tras los dos anteriores celebrados en 1979 y 1997 sobre la devolución de Escocia.
El referéndum de 1979 no obtuvo la mayoría necesaria del 40 por ciento del electorado, mientras que el otro amasó una enorme mayoría a favor de la devolución.
Como legislatura devuelta, el parlamento escocés fue reagrupado en 1999 con autoridad sobre una serie limitada de ámbitos, como asuntos internos, mientras que el parlamento del Reino Unido se "reserva" poderes como el derecho a enmendar los términos de referencia del parlamento escocés.
Foto: Xinhua ©Tolga Akmen/London News Pictures/ZUMA Wire
El camino hacia el referéndum
El pueblo escocés es un grupo étnico nativo de Escocia. Se cree que surgió de la combinación de los antiguos pictos con los gáelicos. El Reino de Escocia surgió como Estado soberano independiente al inicio de la Edad Media.
Los escoceses libraron durante décadas una guerra de independencia contra su vecino del sur, el Reino de Inglaterra, en los siglos XIII y XIV.
Entre 1296 y 1328, los escoceses dirigidos por William Wallace se defendieron de la agresión inglesa luego de que el rey Eduardo I de Inglaterra invadiera Escocia en 1296, hecho retratado en la famosa película Corazón Valiente. En 1314, Escocia derrotó a Inglaterra en la batalla de Bannockburn.
Desde 1603, en lo que fue conocido como la Unión de las Coronas, el rey Jacobo VI de Escocia se declaró rey de Inglaterra e Irlanda, lo que permitió a los países compartir la misma monarquía en una "unión personal".
A finales del siglo XVII, el reino de Escocia sufrió un gran revés financiero tras la fallida iniciativa de colonización de Panamá, hecho conocido como el Desastre del Darién.
En 1707, el reino escocés independiente dejó de existir cuando formó una unión política con el Reino de Inglaterra, con la aprobación del Tratado de Unión y las posteriores Actas de Unión. Así, el parlamento escocés fue disuelto y se unió con su equivalente inglés.
Aunque el recién establecido Reino de Gran Bretaña permitió a Escocia compartir las rutas comerciales internacionales de Inglaterra y la creciente influencia en el Imperio Británico, una importante resistencia escocesa a la unión se mantuvo desde 1746.
Reacios a ser regidos por los gobiernos de Westminster, que de acuerdo con muchos escoceses creen pasa por alto las prioridades de Escocia, el apoyo a la devolución del parlamento e incluso la independencia comenzó a aumentar en Escocia desde mediados del siglo XIX.
En 1934 fue creado el Partido Nacionalista Escocés (PNE), partido que gobierna actualmente Escocia.
En 1979, se llevó a cabo un referendo sobre la devolución del parlamento escocés, pero no logró obtener el 40 por ciento mínimo del electorado. En 1997 se realizó un segundo referendo, en el que una abrumadora mayoría de votantes apoyaron la devolución.
En 1999 se volvió a convocar una asamblea legislativa delegada, el parlamento escocés, con autoridad sobre algunos ámbitos limitados en asuntos internos, luego del referendo de 1997. En 2007, el PNE formó un gobierno de minoría con el apoyo del Partido Verde Escocés.
En 2011, tras ganar una mayoría en el parlamento escocés con 69 de los 129 escaños, el PNE pudo formar el primer gobierno de mayoría en Escocia.
En octubre de 2012, el primer ministro británico, David Cameron, y el ministro principal de Escocia, Alex Salmond, firmaron el Acuerdo de Edimburgo que permite a Escocia celebrar un referendo de independencia en el otoño de 2014 con la pregunta "¿Debe Escocia ser un país independiente?".
En noviembre de 2013, el gobierno escocés publicó su libro blanco "El Futuro de Escocia", con un plan para crear empleos, impulsar la economía e incrementar la seguridad económica de largo plazo si la campaña del "Sí" gana el referendo.
El libro blanco señala que una Escocia independiente puede ser un país más democrático y más próspero con una sociedad más justa.
Los tres principales partidos políticos de Reino Unido, incluyendo los Conservadores, el Partido Laborista y los Liberales Demócratas, se han opuesto a la independencia de Escocia y prometieron que ofrecerían más facultades delegadas a Escocia si los escoceses votan en contra de la independencia.
Las casillas de votación abrirán a las 07:00 hora local del jueves 18 de septiembre y cerrarán a las 22:00 hora local. El conteo de los votos comenzará en los 32 centros regionales de Escocia al final de las elecciones.
Se espera que los primeros resultados sean dados a conocer a partir de las 01:00 hora local del viernes.
El resultado final de los 32 totales locales será anunciado por la funcionaria en jefe encargada del conteo en Edimburgo entre las 06:30 y 07:30 hora local del viernes.
Cerca de 4,29 millones de personas se registraron para votar en el referendo y ambas campañas esperan que el índice de participación sea alto.
Foto: Xinhua © Tolga Akmen/London News Pictures/ZUMA Wire