Mostrando entradas con la etiqueta Entrevista de Gerardo Tagliaferro a candidato presidencial Luis lacalle Pou. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Entrevista de Gerardo Tagliaferro a candidato presidencial Luis lacalle Pou. Mostrar todas las entradas

sábado, 29 de marzo de 2014

Luis Lacalle Pou cantó "Las 40" Por GERARDO TAGLIAFERRO Marzo de 2014

El candidato sub 50

"No fui del todo bueno con mis padres, pero siempre estuve en la periferia del poder y lo pude mirar con ojo crítico"
imagen
Fotos: Juan Manuel López / Montevideo Portal

Es daltónico, tomador de mate, surfista e hincha de Nacional. Además de Luis Alberto tiene otros dos nombres: Aparicio y Alejandro. Su discurso político inaugural lo pronunció a los 5 años, en el umbral del salón de clase de su primer año en el British School. Se quitó la boina escocesa que llevaba y dijo: "Me llamo Luis Alberto Aparicio, pero no por el Aparicio de ahora, por el de antes". Fue en plena dictadura y "el Aparicio de ahora" era Méndez, que entonces hacía las veces de presidente.
Lo entrevisté en tres oportunidades: la primera en diciembre de 1999, cuando me contó esa anécdota. La segunda en 2012 y la tercera ayer nomás, en la sede de su comando de campaña, en el Cordón. En 1999 era un joven de 26 años, recién electo diputado por Canelones en una lista liderada por su madre. Confió entonces que siempre andaba con un revólver encima y que tuvo una adolescencia, si no difícil, al menos "con A mayúscula". No fue un gran estudiante y su prontuario registra alguna reyerta callejera que culminó en la comisaría y con cuatro dientes menos. Años después asumiría, sin ruborizarse, haber consumido en esas épocas marihuana y cocaína.

En 2012 el tiempo y la política habían hecho su obra. Su protagonismo ya tenía motor propio y el discurso no era entonces el de un jovencito impetuoso, hijo del ex presidente, sino el de un político con pretensiones, más allá de que aún estaba fresco algún incidente en el propio Legislativo que quedó en la pequeña historia como el del "oligarca puto". No ocultó en esa oportunidad su vocación de candidato, aunque tuvo la necesaria cautela al manejar los plazos. Igualmente, entre líneas se podía leer que no demoraría mucho en ponerse el traje.

Dos años después está en plena campaña y para algunos sigue siendo muy joven, una calificación que ya no es un atenuante que justifica excesos sino más bien una lupa para examinar cómo es eso de andar peleando por el sillón presidencial, en un país donde la renovación política está encarnada por cincuentones.

El local en el que estamos es el mismo que utilizó su padre como centro de operaciones cuando fue electo presidente, en 1989. Se para al lado de la ventana que da a 18 de Julio y recuerda: "Hay una foto sacada desde allá (señala a la calle) en que está toda mi familia de ese lado y yo de este, adolescente rebelde". Tenía 16 años aquella noche, ahora tiene 40 y el sueño de la foto propia.

                                                                          ------------------------------

1) La última vez que te entrevisté, en 2012, te pregunté si ibas a ser candidato para la próxima y me dijiste: "en principio no". ¿Qué sucedió?
 
Yo me empecé a dar cuenta que quizás había que dar un paso más del estipulado, en abril del 2012. Empecé a ver el territorio, pero la decisión formal, que me llevó mucho tiempo, mucha autocrítica, mucho espejo, fue en noviembre de ese año. Y lo comuniqué el 9 de enero del 2013.

2) ¿A quién consultaste para tomar esa decisión?
 
A mí. A mi interior. Lo hablé con mi mujer, pero por una cuestión de que compartimos las vidas, y sobre todo ella llena las ausencias y es a la única persona que yo entendí que tenía que consultar.

3) ¿Y a tu padre no?
 
Me imaginé que la pregunta venía por ahí. No. No. En abril del 2012 le dije lo que podía pasar, en una charla que tuvimos de 47 minutos. Fue la primera vez en mi vida que hablé 43 yo, y 4 él. Pero la decisión la tomé yo, que me demandó mucho trabajo interior. No fue fácil, fue tipo electrocardiograma, subidas y bajadas, propias de la tensión de entender el desafío, que no es de la candidatura: cuando tomo la decisión, tomo la decisión de ser presidente de la República. Y esto no es pizarrear ni agrandarse. Si pasás por todos los filtros democráticos y llegás a ser presidente... ¿podés ser un buen presidente? La consulta fue a mi mujer. La comunicación fue a ella, después a mis padres y después a Luis Alberto Heber.

4) ¿Hace mucho que tu padre no te da consejos?
 
Hablamos dos o tres veces por semana, seguro, y como yo ando por todo el Uruguay, increíblemente a mis padres hace como tres semanas que no los veo. Por una cuestión de que estoy a full, pero hablamos día por medio. Cuando tiene algún aporte, como dirigente político que es, me lo manda por mail. Es la forma de comunicación más eficaz que encontramos para ideas políticas o algún comentario.


"Cuando decidí ser candidato lo hablé con mi mujer, es a la única persona que entendí que tenía que consultar"
 
5) ¿Para qué querés el poder?

Para empezar, para hacer. Para tratar de ser justos, tratar desigual a los desiguales, unir, descentralizar efectivamente, que el país tenga una evolución en desarrollo humano... Vas a ver que todas nuestras agendas están íntimamente vinculadas al desarrollo individual. Ojo que no se confunda con individualista, egoísta, pero no hay sociedad feliz si no hay una suma de individuos felices. Y después hay una dimensión de que entrás a un país que está andando, por suerte. Que tiene mucho años, que tiene cosas buenas y malas y allí no hay un complejo refundacional como tiene algunos, que dicen "está todo mal". No, nosotros vamos a mantener lo que está bien y lo que está mal, que son muchas cosas, o por lo menos que no se han aprovechado en su debido término, lo vamos a cambiar. Y después está lo más estimulante, que es ver qué es lo que no se hizo. Qué hay para hacer. Y allí la función de un gobernante es generar alas, impulso para que la gente se pueda desarrollar.
 
6) "Al alcahuete tenele miedo porque siempre es el primero en llegar y también el primero en irse". Esto lo dijiste hace dos años. Ahora que sos candidato, ¿se te han arrimado más alcahuetes?

No, que yo me dé cuenta no. Lo que tenés que saber en la vida es con quién tratás, y en la medida en que conozcas al interlocutor, es saber qué tan presente pueda estar en determinadas cosas. Soy un candidato bastante sui géneris, no soy muy estridente ni de grandes risas ni grandes aplausos, no me gustan los cortejos... El dirigente político, si realmente tiene éxito, tiene más trabajo, más responsabilidades, tiene que levantarse primero e irse a dormir último, tiene que saber más, aprender más, trabajar más. No lo quiero comparar con un apostolado o un sacerdocio, pero esto tiene una carga muy fuerte sobre la tensión del individuo, sobre la preparación, no es para andar jactándose ni para euforias, es una alegría controlada, que es la alegría de crecer y la responsabilidad de ser.
 
7) ¿Y el ego? ¿Qué papel juega?

El ego hay que cuidarlo todo el tiempo, hay que tenerlo pero no mimarlo mucho. Más bien cortarlo, que no se confunda el ego con la seguridad en uno mismo. Lo que tenés que tener es seguridad en ti mismo. A todo el mundo le gusta el piropo, a mí me gusta, un piropito de vez en cuando no viene mal, pero el exceso de piropos ya no lo creo.
 
8) El poder te acerca cosas que deseás.

No, yo tengo desprecio por la utilización del poder.
 
9) ¿Nunca lo utilizaste? Vos fuiste un hijo de presidente. 

No, nunca lo usé. Quizás porque en mí estuvo muy marcado el momento en que Lacalle fue presidente. Yo era adolescente, adolescente con A mayúscula, el hijo del medio, bastante conflictivo. Quizás no fui... sin el quizás, no fui del todo bueno con mis padres, con mis hermanos, era muy refractario... Esa es la parte negativa de la que uno se arrepiente, porque no lo podés volver a vivir. Ahora, la parte positiva es que siempre estuve en la periferia del poder y lo pude mirar con ojo crítico. ¿Sabés cuál es el día que yo quiero vivir, el día más importante de todos? El último día de un gobierno. Ese es el más importante: el día que abriste la mano a un poder que lo sujetabas firme e hiciste así (abre la mano) y no se te pegó nada. Y que volviste hacia ti mismo y sos el mismo tipo. Con más experiencia, con algún cascotazo, con más patas de gallo, más pelado, pero la esencia tuya es la misma. La misma en el relacionamiento con tu familia, con tus amigos, con la gente. Y trabajar sobre el vacío de poder, porque obviamente se debe sentir, pero que no te afecte. Ese es el día que me gustaría vivir. Ese es el día que podré decir: ta, yo soy esto, reafirmo mi esencia. (Piensa) Mirá que es importante esto eh... para mí es fundamental, describe el fin de un ciclo importante de vida.
 
10) ¿El hecho de haber vivido la presidencia de tu padre siendo adolescente, es lo que te hace querer estar cerca de tus hijos cuando ellos transcurran su propia adolescencia?

No, no, porque en realidad lo mío no fue por acción de mis padres, fue por acción mía.
"(Mi padre) cuando tiene algún aporte, como dirigente político que es, me lo manda por mail"
11) Se supone que si tu padre era presidente, tal vez no estaba todo lo cerca que vos hubieras querido.

Sí, estaba. Estaba más cerca que en campaña, no te quepa la menor duda. Con mis hermanos cultivó una relación estrechísima en aquellos momentos.
 
12) ¿Y qué tenías vos de particular? ¿Eras el típico adolescente rebelde?

Sí, te diría que la definición cuasi patológica de adolescente, la de manual.
 
13) ¿Has hecho terapia?

No. Cuando era chico, a los diez años, tuve un brevísimo pasaje por un psicólogo. Entré con dos problemas y me fui con cinco. Creo que a cada uno le hace bien determinadas terapias. Mi mujer es terapeuta de flores de Bach, y es iniciada en reiki y yo también. Trato de tener un tiempo conmigo, para mí el silencio y hablar conmigo mismo es una terapia importante.
 
14) ¿Sos revanchista?

No. Me enojo mucho pero se me va, lo que no quiere decir que tenga la capacidad del perdón total como tiene alguna gente. Trato de perdonar pero obviamente no olvidarme. Creo que perdonar es un acto de generosidad, de humanismo, muy lindo para el ser humano, pero olvidar es otra cosa.
 
15) ¿Te has visto en la necesidad de pedir perdón muchas veces?

No, muchas no, pero alguna vez sí, y cuesta. Pero es como que te liberás de un peso, cuando lo creés. Está el que te pide perdón porque es un formulismo, eso a mí no me convence. Si te pido perdón es porque lo siento, si no, no lo hago.
 
16) ¿Creés que un presidente debe pedir perdón cuando se equivoca? ¿O es un signo de debilidad?

Hay dos cosas: el pedir perdón por pedirlo, sin consecuencias, no me parece correcto. Cuando sos gobernante tus acciones no determinan solo tu futuro: determinan el futuro de la gente que gobernás, por ende las consecuencias son mucho más profundas. Entre otras cosas porque guiás los destinos de un país, de la gente de ese país y utilizás recursos que no son propios. No vale decir "perdí 300 millones de dólares en Pluna, pido perdón". Tiene que haber consecuencias políticas y consecuencias económicas, dentro de la ley por supuesto. Creo que la posibilidad de equivocarse la tiene todo el mundo, de rectificar también. Pero no creo mucho en el pedir perdón y no rectificar.
 
17) Hace un tiempo se dijo que la Phillips Morris iba a poner dinero en tu campaña.

Lo dijo una revista sin ningún fundamento. De hecho es un disparate. ¿Tengo que andar defendiéndome de las estupideces que se dicen por ahí? No puedo, no sé quiénes son. Aparte me parece increíble que me lo preguntes porque es como que a mí me hayan dicho en un boliche una cosa tuya y yo te lo pregunte si no hay un mínimo sustento.

18) Pero lo que te digo está publicado.

Pero es una mentira. No sé quiénes son la Phillips Morris. Hay que lidiar con la mentira a veces.
 
19) ¿Qué espera un empresario de un político al que apoya económicamente? Me vas a decir: preguntale al empresario.

No, no te voy a decir eso. No sé qué espera, yo sé lo que le puedo dar: condiciones de certeza en la inversión, condiciones de certeza jurídica, un país mejor, más tranquilo, más seguro. Acá somos pocos y nos conocemos, si un empresario cree que va a aportar porque va a tener una puerta distinta de ingreso, es que no conoce al Uruguay. Si acá nos cruzamos en todos lados con todos, y por suerte nos conocemos.
"A todo el mundo le gusta el piropo, a mí me gusta, un piropito de vez en cuando no viene mal, pero el exceso de piropos ya no lo creo"
20) ¿Qué te genera la repercusión que a nivel internacional tiene la figura de Mujica?

Obviamente no me convence la forma de ser de Mujica, ni la apelación a determinada forma de conducirse, ni eso de no elevar a la sociedad ni ser mejor en determinadas cosas. Creo que lo que él hace es achatar determinadas cosas, reducirlas, minimizarlas, y me parece que no genera un estímulo a ser mejor, porque uno no solo predica con el verbo. El único que construye con el pico es el hornero. Uno también predica con el ejemplo, y no creo que él sea un ejemplo para muchas cosas en nuestro país. Sin perjuicio de eso, si hablan de nuestro país y hablan bien, sea cual sea el motivo, yo no me puedo oponer.
 
21) ¿Y qué te causa que se hable de él como "el presidente más pobre del mundo"?

Es que no creo que la pobreza sea una condición de la cual haya que jactarse. En realidad él tiene la opción, hay gente que no tiene otra opción que ser pobre, ésa es la que me preocupa. El que opta por vivir de determinada manera, que opte. La que me preocupa es la otra.
 
22) ¿Vas a vivir en Suárez si sos presidente?

Sí.
 
23) Uno de los eslóganes que manejás en tu campaña es "Un país que cuide a su gente". Suena muy batllista eso.

No, no. Yo creo que el Estado tiene que querer a la gente, el gobierno tiene que quererla. Somos una comunidad espiritual, una nación con sentimientos, con historia, con tradiciones y sobre todo con futuro. Si no nos queremos, nadie cambia ni incide sobre lo que uno quiere. El que cuida es porque quiere, porque entiende que hay determinados elementos que hacen a la paz, a la certidumbre, a la tranquilidad, al sistema de cuidados y nosotros creemos en eso. La intervención del Estado es distinta. Cuidarlo no significa abrazarlo y que nadie lo toque y coartarle la libertad de expresión o de movimiento o de impulso o de trabajo. El cuidado significa darle alas. Cuidar un hijo no significa hacerlo dependiente, al contrario.
 
24) Hace un tiempo dijiste algo sobre las investigaciones sobre los desaparecidos que después tuviste que salir a aclarar.

Es que realmente no reflejaba lo que sentía. Cuando me sacan apurado contesto una cosa que no siento, lo saben hijos de detenidos desaparecidos que me conocen, a los cuales me sentí en la obligación de llamar y ambos me dijeron: "Luis, sabemos qué pensás y qué sentís". Sin perjuicio de aquellos que siempre van a seguir buscando porque siempre van a querer saber qué pasó, y eso no se los puede quitar ningún gobernante porque es un tema interno, yo creo que el Uruguay tiene que dar vuelta la página. No me cabe la menor duda de que la sociedad tiene que hacerlo. Entonces hay como dos caminos paralelos: el de la búsqueda de los familiares, que al amparo de la ley, la Constitución, los tratados, va a seguir en ese sentido, y el país que tiene que dar vuelta la página. Eso que dice el presidente de la República de que tienen que reventar todos los que fueron protagonistas... no me parece, es lo que hablábamos antes de la incapacidad de perdonar. ¿Hay que morirse antes que perdonar? No me parece.
"A los diez años tuve un brevísimo pasaje por un psicólogo. Entré con dos problemas y me fui con cinco"
25) Has dicho que sos partidario de que en lo que hace al esclarecimiento de las desapariciones actúe la justicia. Ahora, lo que haga el gobierno tiene influencia, quedó demostrado.

Yo creo que el espíritu inicial de la trilogía de leyes, ley de amnistía, de restitución de funcionarios públicos y ley de Caducidad, es el que hay que seguir. Entonces, cuando hay determinados crímenes con determinado sentido, perfectamente hay que avanzar. Estaremos a lo que diga cada denuncia, cada investigación y también a lo que dicten los tribunales internacionales a los que se ha recurrido. Obstruir no vamos a obstruir.
 
26) ¿Cuál de las principales reformas del Frente Amplio desmontarías si pudieras?

La ley de Educación, no te quepa la menor duda. No creo que en la política educativa, como en ninguna otra, haya que darle intervención en la dirección a los sindicatos. Los sindicatos tienen un rol importante para jugar en nuestro país pero no es gobernar, y menos gobernar la educación. Si podemos y tenemos los votos vamos a ir a una derogación parcial de la ley de Educación. El Sistema Nacional de Salud vamos a integrarlo. Hoy no está integrado, la única integración que conozco real es en la ciudad de Palmitas, en Soriano, donde los propios agentes sociales se juntaron para integrarlo. Hay que cumplir con determinadas pautas o metas que hoy se solicitan por ley y no se cumplen, como el tiempo que puede demorar el acceso a un especialista. Hay que evaluar la vuelta de muchos ciudadanos a la salud pública: hay casi 200 mil que decidieron ir de Salud Pública a las mutualistas y hoy están mirando con añoranza la policlínica de antes. Hoy sienten que en la mutualista el pago de órdenes, o de tiques les complica. No se trata de dirigir a nadie, pero si fortalecés la policlínica, la red primaria de salud, las ambulancias públicas, construís el hospital del Cerro, hacés un IMAE al norte del Río Negro, fortalecés los médicos de familia, traés tecnología de primer nivel, creo que se equipara la salud pública con la privada.
 
27) ¿La reforma impositiva?

Vamos a derogar el IASS, no por una cuestión económica sino porque es inconstitucional. Sobre el IRPF vamos a hacer que sea un impuesto a la renta. Hay deducciones que estamos estableciendo, vamos a aumentar el mínimo no imponible, esa franja bajarla del 10 al 5% de imposición.
 
28) Todo eso cuesta dinero.

Sí, por supuesto, y está financiado. Si tenés un rato o estás muy aburrido entrá a nuestra página web y allí vas a tener, por ejemplo, en un país productivo, la resignación fiscal que va a tener el gobierno, de dónde la va a sacar, dónde la va a invertir y en qué la va a ahorrar. Dólar por dólar, peso por peso.
 
29) ¿Qué vas a hacer con la política anti tabaco que aplicaron los dos últimos gobiernos?

Yo creo que fue un éxito. Al principio no lo creí porque lo decretó, incluso intervine en la media hora previa sobre ese tema, creía que era materia legal. Pero tuvo un efecto sorpresivo y positivo, sobre la tolerancia y el respeto de los que fuman y no fuman.

30) ¿Vas a mantener la ley que legaliza el aborto?

Yo fui contrario tres veces a la ley del aborto. Uno gobierna un país y tiene que estar sometido a las mayorías sociales y tiene que interpretar la voluntad nacional. Y aquí hubo una cachetada muy grande para aquellos que iniciamos un proceso de consulta popular: la opinión pública, claramente, opinó distinto. Si fuera solo mi interés yo la derogaría, pero yo voy a gobernar una nación que tiene determinado sentido. Yo trataría de pensar en un proceso de convicción sobre lo inconveniente de los abortos y si el día de mañana hay una convicción social de que son nocivos, que se necesitan más nacimientos, que se termina con una vida que es un derecho fundamental, tendría toda la voluntad de hacerlo. Pero yo voy a gobernar una nación con sus intereses y sus determinaciones.
 
31) Hace poco dijiste, o al menos así lo recogió la prensa, que Cristina Fernández es "desequilibrada" y que "nos la vamos a tener que fumar un año más"...

(Interrumpe) Que Cristina Fernández va a gobernar un año más después de que pase el cambio de gobierno nacional. Y a nadie le cabe la menor duda de que ha tenido desequilibrios con respecto a la relación con Uruguay y con otras figuras públicas. Es público y notorio. El periodista citó: "Vamos a tener que fumarnos un año más de Cristina Fernández. Quizás como es tan desequilibrada se pelea con Mujica y no se pelea con nosotros". O sea, fue por la positiva.
 
32) Convengamos esto: que un aspirante a presidente llame "desequilibrada" a la presidente de un país vecino, es fuerte.

Puede ser sí.


"(Sobre los desaparecidos) estaremos a lo que diga cada investigación y también a lo que dicten los tribunales internacionales. Obstruir no vamos a obstruir"
33) La primera vez que te entrevisté, en 1999, dijiste que siempre andabas con revólver. ¿Hoy andás armado?

No. A veces sí, pero no es una herramienta que utilice. Jamás la usé.
 
34) ¿Para qué lo usarías?

Si de su uso depende mi vida en una situación, creo que la reacción normal es defenderla. Y ni te digo la de mis hijos. Pero nunca estuve ni cerca de una situación así.
 
35) ¿Qué cosas que tu padre hizo como presidente vos nunca harías?

Algunas cosas, seguramente. No importa cuáles, pero algunas cosas no haría. Aparte son otros tiempos: Lacalle gobernó hace un cuarto de siglo, no había Internet, no había celulares. La ley de Empresas Públicas, por ejemplo... los consejos de salarios...
 
36) Los consejos de salarios los vas a mantener.

Sí.
 
37) ¿No te gusta que te pregunte de tu padre?

No, no me molesta. Lo que pasa es que estoy cansado, hace quince años que contesto lo mismo. A mí me gusta evolucionar.
 
38) ¿Qué pensaste cuando él, siendo candidato y compitiendo con Mujica en la segunda vuelta de 2009, tuvo aquellas expresiones que muchos coincidieron no fueron felices? Hablo de la motosierra en el gasto público, del "sucucho" donde vive Mujica, de los "atorrantes" que cobraban subsidios del Mides.

¿Vos sabés que vendí la motosierra? La vendí sin uso, compré fertilizantes para hacer crecer las cosas. Yo creo que en el mundo moderno hay que cuidar mucho los términos y hay que tener muy presente que se le habla a la totalidad de la opinión pública y que hay palabras que son muy fuertes sacadas de contexto y no son bienvenidas ni oportunas.


"Aquí hubo una cachetada muy grande para aquellos que iniciamos un proceso de consulta popular (sobre el aborto): la opinión pública, claramente, opinó distinto"
 
39) En 1999 rezabas todas las noches.

Estoy un poco en falta. Quizás mis convicciones mutaron, están más en la práctica diaria que en el rezo. Creo que hay que hacer lo que uno siente y no lo que a uno le establecen en determinadas pautas. Trato de vivir de acuerdo a determinados principios y valores diariamente, quizás el rezo me ayudaba para otras cosas. Aparte cuando rezaba nunca pedía por mí, esa era una máxima que tenía: nunca reces y pidas por ti. Pedí por los demás. Estoy convencido de que hay un ser superior al cual le estoy muy agradecido, pero no comparto esa frase de que el hombre propone y Dios dispone. Creo que es al revés: Dios propone y el hombre dispone. Y después nos van a pasar raya, van a hacer el balance.

40) ¿Vas a seguir surfeando si sos presidente?

Ya hace tiempo que no puedo hacerlo. Entre otras cosas porque tengo un ranchito de madera en La Paloma y me lo desvalijaron, literalmente. Lo que pasa es que como es de madera lo abren enseguida y no me dejaron nada. Y se llevaron mis tablas de surf. Pero me encantaría seguir surfeando, es una forma de sentirme pleno y recargar las baterías. Todo el mundo necesita su resguardo físico, espiritual, anímico, conectar las baterías a lo que nos carga de vida y nos da la fuerza. Entre otras cosas, la endorfina es muy importante en el cuerpo del ser humano.


Montevideo Portal / Gerardo Tagliaferro
Fotos: Juan Manuel López
Por comentarios: tagliaferro@montevideo.com.uy