Mostrando entradas con la etiqueta Cabo Polonio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cabo Polonio. Mostrar todas las entradas

domingo, 25 de septiembre de 2016

El personaje clave de Cabo Polonio, Joselo Calimares: “Sobreviví al huracán, ahora tengo que solucionar algunas cosas” - Almagro Revista





Texto: Tomás Fox / Fotos: Mariano Mascotto
http://almagrorevista.com.ar/

En la costa uruguaya hay un lugar místico que se llama Cabo Polonio. Y en el Polonio hay un rincón que condensa toda esa mística desde hace muchos años. Es el bar de Joselo.
De afuera parece un arbusto gigante, la madriguera de algún animal extraño mezcla de perro y lobo de mar. Solo el que lo busca logra abrirse paso entre plantas y grandes flores blancas de floripondio que
cuelgan como campanas. Desde la primera vez que fui con algunos amigos a pasar unos días el último verano, Joselo se sentó en nuestra mesa con sus pupilas transparentes.
-Joselo, ¿nos recomendás tomar floripondio? -preguntó uno de mis amigos, un poco exaltado por ser la primera noche.

-¡Noooo! ¡Es tóxico!
La leyenda cuenta que Joselo Calimares perdió la vista tras mirar fijo al sol durante un viaje de floripondio.
La leyenda cuenta muchas cosas. La figura de Joselo me fascinó desde el principio y me propuse conocerlo. El Cabo me atrapó y un poco por
casualidad o destino había conseguido una entrada sobre la marcha para ver a los Rolling en Montevideo, que me obligaba a extender mi estadía
uruguaya. Así que no tuve otra opción que quedarme más tiempo y trabajar. Y si trabajaba en algún lugar del Polonio, no podía ser en otro que no sea ahí, en lo de Joselo.
 Clic en este enlace

El personaje clave de Cabo Polonio, Joselo Calimares: “Sobreviví al huracán, ahora tengo que solucionar algunas cosas” - Almagro RevistaAlmagro Revista

lunes, 14 de marzo de 2016

Cabo Polonio, el paraíso uruguayo



 Es el oasis por excelencia para aquellos que quieren alejarse del
consumo y los estímulos de la ciudad. Ofrenda noches de estrellas
fugaces y una playa preciosa con casitas sin luz y onda hippona que
invitan a disfrutar de una vida más placentera y serena.



 Clic en este enlace

Cabo Polonio, el paraíso uruguayo | RumbosDigital

miércoles, 28 de enero de 2015

Cabo Polonio LA VERDADERA HISTORIA. Por Julio Dornel


                                                      Profesor Jesús Perdomo

                                              Escritor y periodista Julio Dornel
 
A 275 kilómetros de Montevideo, escondido entre  extensos arenales y el atlántico se encuentra una de las mayores atracciones del Este uruguayo, con sus construcciones rústicas y espontáneas que fueron surgiendo cuando promediaba el siglo pasado. Mientras el atlántico golpeaba con fuerza la costa petrificada fueron surgiendo los primeros ranchos que le otorgarían al Cabo un entorno especial.
Los pescadores, lobos y gaviotas disfrutaron durante mucho tiempo del espacio marino y la belleza agreste de la zona. Sin embargo un día apareció el HOMBRE con su mochila llena de “civilización” para alterar el orden natural y la tranquilidad de la zona. El contacto con los pescadores  hace surgir viejas historias de naufragios que trajeron a las costas rochenses los primeros “gringos” que poblaron la zona. El pasado y el presente que conviven hoy junto al ojo giratorio del faro nunca se pusieron de acuerdo sobre el verdadero origen del nombre. Para la gran mayoría el mismo proviene de un barco llegado de España el 31 de enero de 1735 naufragando en esta región, mientras para otros entre los que se encuentra el profesor Jesús Perdomo, la realidad es otra muy distinta: no solamente no fue en 1735, no había tormenta ni tampoco el navío se llama Polonio. Para el profesor Perdomo el 11 de noviembre de 1752 habría zarpado del puerto de Cádiz el barco llamado “Nuestra Señora del Rosario, Señor San José y las Ánimas” con un cargamento para Buenos Aires a cargo de un joven capitán de tan solo 25 años de edad llamado José Poloni. Señalaba Perdomo que en el camarote del Capitán y con la presencia infaltable del primer piloto José de Arturo, se realizaban algunas cenas regadas abundantemente con licores y vinos de Chipre. 
De esta manera y como consecuencia de una comida bien acompañada por el alcohol en la noche del 31 de enero de 1753 y con buen tiempo, el barco golpeo en algún arrecife, abriéndose un rombo que provocó el naufragio. Los momentos de angustia que vivía la tripulación fueron aprovechados por el piloto de Arturo culpable de la tragedia para darse a la fuga. De acuerdo a las declaraciones de algunos tripulantes el joven piloto se encontraba en avanzado estado de ebriedad la noche del naufragio. Posteriormente fue detenido y conducido a la ciudadela donde en un final novelesco logra fugarse y nunca más se supo de su destino. Posteriormente el vecino José Galván Solicita al Gobernador la autorización correspondiente para retirar restos del navío Polonio. Esta solicitud le fue concedida haciéndole notar que se trataba del barco “Nuestra Señora del Rosario, Señor San José y las Ánimas” a las ordenes del capitán José Poloni. Cabo Polonio, nombre del barco o del capitán continuará siendo el lugar preferido por muchos uruguayos y extranjeros que disfrutan anualmente de sus encantos naturales. Todo esto mientras la “civilización” no atraviese definitivamente los extensos arenales.
Nota publicada en enero de 2008.