Mostrando entradas con la etiqueta crimen de Lola. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta crimen de Lola. Mostrar todas las entradas

domingo, 20 de diciembre de 2015

Para los padres de Lola, "la investigación es un chiste macabro"



 Los padres de Lola Chomnalez, la joven argentina de 15 años que hace ya
casi un año fue encontrada muerta en una playa de Valizas, dieron una
entrevista en la que aseguran que la investigación "es un chiste macabro".

Adriana Belmonte y Diego Chomnalez dijeron al diario argentino Clarín que no desean "mediatizar" su dolor, pero quieren "conseguir paz".

"No la tenemos ni la vamos a tener hasta que no sepamos quién mató a Lola y se haga justicia”, dijo el padre. Y agregó que "es muy feo tener un
signo de interrogación. No hay certezas de nada. Y así no sabés si dirigís la tristeza a un singular, a un plural, a un masculino, a un femenino”.

La madre de Lola se refirió a la actuación de la Justicia uruguaya y opinó que "la seguidilla de detenciones fue ridícula”.



 Clic en este enlace
Para los padres de Lola, "la investigación es un chiste macabro" | Noticias Uruguay y el Mundo actualizadas - Diario EL PAIS Uruguay

sábado, 24 de enero de 2015

Crimen de Lola es el de mayor cobertura mediática de la década


Advierten que responde al “síndrome de la mujer blanca desaparecida”



Natalia Martínez tenía 19 años el 19 de enero del año 2007, cuando desapareció luego de salir del boliche La Rinconada, en Piriápolis (Maldonado). Desde entonces, la Policía emprendió la búsqueda de la joven, cuyo cuerpo fue encontrado el 10 de febrero cerca de la Laguna del Sauce. Su desaparición, el hallazgo y la investigación del crimen tuvieron una amplia cobertura en los medios del Río de la Plata.

Los informativos de televisión le dedicaron 16.163 minutos al caso, según la empresa auditora multimedios Foco. La desaparición de la adolescete Lola Chomnalez, el 28 de diciembre pasado entre Aguas Dulces y Valizas, el hallazgo de su cadáver –dos días después–, y la investigación sobre el crimen, ya han ocupado 26.289 minutos en los informativos centrales de televisión abierta, convirtiéndose así en el crimen con mayor cobertura en informativos de televisión de la última década.

La empresa Foco atribuye la amplia cobertura mediática que merecieron ambos casos a “el síndrome de la mujer blanca desaparecida”.

“Esta expresión refiere a la mayor atención que los medios dan a los casos de personas desaparecidas cuando son mujeres, jóvenes, blancas, atractivas y de clase media o alta”, asegura la empresa que mide cuánto tiempo le dedican los canales de televisión a determinados temas.

“En los últimos años, dos trágicos casos protagonizados por jóvenes de veraneo en las costas del este parecen confirmar esta prioridad informativa de los medios”, sostiene Foco.

La cobertura de la desaparición de Lola y su muerte “acumuló 26.289 minutos de cobertura en los informativos centrales de televisión abierta con alcance nacional entre reportes, crónicas, informes y entrevistas sobre la investigación, la búsqueda, las actuaciones de la Justicia, las sospechas, las opiniones de allegados y familiares en los primeros veinte días del hecho. A esto habría que sumar la extensa cobertura del episodio realizada en los medios de la región, Brasil, Chile y particularmente Argentina, donde fue tema de portada y nota central en varios informativos y se mantiene en agenda y varias portadas de la vecina orilla al día de hoy”, sostiene el informe de Foco al que accedió El Observador.

“Ambas coberturas reflejan la postura de los medios respecto al tratamiento de noticias que responden al síndrome de la mujer blanca desaparecida. En comparación, otro caso emblemático reciente, como el de la desaparición del niño Juan Ignacio Pertusatti, registra 3.683 minutos, entre una cuarta y quinta parte de lo destinado a cualquiera de los casos en que las víctimas fueron las jóvenes”, agrega el informe. Juan Ignacio Pertusatti es el niño que en 2003, a los ocho años de edad, salió a comprar un helado en Puntas de Manga y no retornó nunca a su casa.

“Analizando la contribución de cada caso a la grilla informativa de la crónica policial de cada año, se verifica que el reciente secuestro y asesinato de la turista argentina aportó 59,3% del caudal informativo sobre homicidios y secuestros. Le sigue el caso de Natalia Martínez, que conmocionó Piriápolis a principios de 2007, con una cobertura del caso que produjo 54,4% del caudal informativo sobre homicidios”, expresa Foco.

“Un caso que tuvo amplia repercusión en el año 2008 estuvo vinculado al secuestro y posterior hallazgo del cadáver del empresario prestamista Champa Muñoz, que tuviera 24.215 minutos de cobertura informativa televisiva, respondiendo por el 22% de la información anual volcada sobre la temática. Lo descripto parece corroborar que los casos comprendidos en ‘el síndrome de la mujer blanca desaparecida’ se acercan a la cobertura del 50% de la Agenda Setting para la temática específica de la crónica policial, mientras que lo habitual para el seguimiento de los casos de desaparición de personas o secuestros con desenlace de muerte no abarca más allá del 20% de la temática homicidios”, concluye Foco.

Resultados de ADN
Policía Científica entregará el lunes a la jueza Silvia Urioste un nuevo informe sobre el caso Lola Chomnalez, dijeron a El Observador fuentes de la investigación. El informe concluirá si la sangre encontrada en el pareo, la toalla y el libro que Lola llevaba en su mochila pertenece alguno de los indagados. En caso de que no pertenezca a ninguno, el caso quedará congelado, advirtieron las fuentes.

domingo, 11 de enero de 2015

SOCIEDAD › TRES MIRADAS SOBRE QUE HICIERON LOS MEDIOS CON EL CASO LOLA Los límites del espectáculo


http://www.pagina12.com.ar

El crimen de Lola Chomnalez sucedió al filo del nuevo año. Desde entonces, siempre fue noticia, hasta sin información. Tres especialistas piensan por qué.

 Por Soledad Vallejos

Entre fin de año y ahora, alcanzaba con prender el televisor para notarlo. Cuando el ritmo del tiempo de aire es vertiginoso y los acontecimientos remolonean, no acompañan la dinámica televisiva, ¿qué informar? Coberturas como la de la investigación por el crimen de la joven Lola Chomnalez demuestran que con la proliferación de canales de televisión por cable, radios, diarios escritos on line, redes sociales, no sólo el tiempo es tirano: también el espacio, que necesita palabras escritas para no estar vacío, cae en la trampa. Tal vez por eso las versiones se multiplican, cambian en detalles para transformarse y renovar, una vez más, los contenidos. Los especialistas sugieren que el corazón de la noticia está cada vez más cerca del entretenimiento (¿o lo es, lisa y llanamente?), que el periodismo, no solamente el local, trabaja cada vez más la información como alguna forma del espectáculo, aunque se trate de casos policiales que involucran a personas reales, y ofrece en debates livianos temas difíciles. A la hora de construir información, ¿hay límites? O mejor preguntado: ¿es posible trazarlos, a pesar de que los públicos respondan consumiendo con fruición hipótesis y opiniones descabelladas? ¿Realmente hay tantos públicos, tan desvalidos y acríticos? Los especialistas consultados por este diario son cautos ante eso; también ante viejas ideas, dicen, como la de “la racionalidad de los medios”.
La investigadora del Conicet Mercedes Calzado sostiene que los medios todavía se reservan cierto lugar justiciero, “con esta idea de ‘tenemos que presionar para que se investigue’, por ejemplo”. “Pero en ese reclamo de seriedad que los medios hacen a los investigadores y la Justicia, se ve que las coberturas no siempre están a cargo de cronistas especializados sino de noteros que están cubriendo las frivolidades de Punta del Este, o movileros que están 24 horas y se van a cubrir algo en otro lado. Hay un modo de cubrir la noticia que corre esos límites de seriedad.”
“Y cuando pasa eso, los ciudadanos, las audiencias, ¿qué posibilidad tienen de ir siguiendo esa información o de chequear esa información dispersa? Con suerte, alguno puede chequear ago de eso, pero, mientras tanto, en la escucha colectiva ya empieza a cristalizarse otra cosa: la idea del desorden, de las hipótesis sin sentido. Porque a esas coberturas se las acompaña con programas de panelistas que debaten permanentemente en los pisos sobre qué haría cada uno de ellos si fuera juez, fiscal, investigador, policía.”
–¿Hay un límite?
–El límite está dado por las audiencias. Por eso cabe preguntarse qué buscamos como audiencias o como lectores cuando leemos, escuchamos o vemos estos casos. ¿Por qué desde hace días éstas son las notas más leídas en los portales digitales? ¿Por qué el minuto a minuto en los canales de noticias trepa con esto? Ahí también hay algo para preguntarse y explorar qué es lo que pasa, qué hay, cuáles son esas necesidades. Por más que la empresa quiera vender, por más que el periodista tenga que estirar hasta el final y generar ese hilo interminable de hipótesis sin sentido para alargar, el límite podría existir.

La estrategia de la defensa

La investigadora Susana Morales, del Programa de Comunicación y Ciudadanía del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba, observa que ese “periodismo más ágil, pero también más barato, con poca producción, cuenta los casos policiales en clave melodramática, como una novela, pero no es una ficción”. También señala, notablemente, que en investigaciones de audiencias realizadas en Córdoba, los espectadores critican lo que consumen: “Los públicos también tienen cierto límite de lo que soportan ver. Mucha gente nos decía ‘uno prende el televisor a las 4 de la tarde y ve un cuerpo ensangrentado. Es violento’.”
Morales cree, sin embargo, que el límite del periodismo es más inmediato: “el límite de la investigación y los procesos de sumario”. “El límite del periodismo es no entorpecer la investigación judicial en función de tirar información que no corresponde o de reventar pruebas, como pasó, por ejemplo, en el caso Candela, cuando la policía reventó pruebas a través de los medios, cuando anunció el hallazgo del cuerpo y no preservó esa escena”, recordó la investigadora. Hay, continuó, un camino doble: “Uno tiende a hablar de los medios, pero las instituciones operan fuerte con estas cosas. Si no, parece que el problema fuera el limite del periodismo. Estos casos siempre tienen esta truculencia que llevan a mirar el drama humano. Son terribles y por eso tienen público. Y para producir son muy baratos: sentás a cualquiera en un set de televisión y dice cosas”. A la vez, arriesga la investigadora, es preciso “correrse de la idea de que los medios son racionalidad”. “Los medios son entretenimiento, ficción, voyeurismo y esto de mirar lo que no debería pero lo miro porque está ahí. Hay que correrse de la idea de que lo que pasa por ahí es información en sentido estricto, porque de hecho eso está corriéndose a otros programas que tienen otros géneros, como los de la tarde. Ya excede la información en el sentido duro.”
–¿Y qué estrategias deberían tener las instituciones?
–Si la Justicia o la policía proporcionan información de manera permanente, si tenés la política de limitar los trascendidos, vigilar que no haya filtraciones, eso sirve. Pero también es necesario que la institución vaya planteando con claridad, cada tanto tiempo, cuáles fueron los avances del caso. En ese sentido, estuvo bien manejado el caso de Angeles Rawson: la fiscalía tuvo una política muy clara de dar información, de no tirar versiones, de tratar de reducir al mínimo la cantidad de trascendidos. Eso es una política institucional hacia los medios. No estoy viendo algo parecido en Uruguay con el caso Lola. No sé si es porque no tienen este tipo de casos y debate sobre los medios o si es la dinámica de los medios que está desbordando a las instituciones.

Cómo regular sin censurar

Para el investigador del Conicet y profesor de la Universidad Nacional de La Plata Gabriel Kessler, al impacto de la noticia del crimen de Chomnalez se sumó “un intento de estar construyendo informaciones y buscando datos, escarbando en su vida, cosas que rompen el límite ético de lo que se puede mostrar, y que no agrega información a la noticia”. Ese reflejo “simplemente le da más espectacularidad”, porque es “infoentretenimiento”. “Se van borrando los limites entre ficción y no ficción al contarlo, y también hay una forma de ir construyendo información a partir de indagar en la vida, en el entorno. Todo eso va haciendo que el tema concentre noticiabilidad y atención, posiblemente hasta que encuentren un culpable o hasta que otro hecho le quite espectacularidad.”
La juventud de la víctima, su familia, las circunstancias en que se perpetró el crimen y la falta de pistas abren el espectro para que funcione esa dinámica. “Los medios le están sacando el jugo a más no poder al caso, y tratando de generar algún tipo de interés por el tema. Se habla de noticias sin importar si son verdad o mentira, si hay sospechas fundadas o no, y en el camino van quedando estigmatizados todos los que fueron potenciales sospechosos. Hay un tema difícil de discutir, que es el código de ética. ¿Cómo tratar las noticias policiales? ¿Cómo informar cuando hay presunción de inocencia?”
–¿Se puede pensar en una regulación para esas coberturas?
–Es una deuda pendiente, pero comparada la situación actual con la de hace una década y media, hoy el contexto es menos favorable para esta reflexión, que sí es necesaria, de los medios acerca de su lugar en la información. Muchas veces, cuando se plantea la necesidad de regulación, se dice que es censura. Como la inseguridad es un tema que políticamente erosiona, y no solamente acá, todo intento de discutir regulación de manera abierta y seria entre los medios y los gobiernos es leído por la sociedad civil como un intento de ejercer censura.

jueves, 8 de enero de 2015

"Conejo" declara ante Justicia por crimen de Lola tras confesar a Policía


El Ministerio del Interior negó que el albañil detenido ayer y principal sospechoso haya confesado el crimen ante la Policía. El hombre declara junto al pescador que encontró el cuerpo.

Foto: Francisco Flores

RochaEduardo Barreneche 
El País
 
El principal sospechoso del crimen de Lola Luna Chomnalez, un hombre apodado "Conejo" declara ante la jueza suplente de Rocha, Marcela López tras haber confesado en la madrugada ante policías de la seccional 4ta de Castillos el haber matado a la joven argentina, dijeron a El País fuentes de la investigación.

El Ministerio del Interior negó que el albañil haya confesado y sostuvo que se continúa con la investigación.

Los investigadores de Rocha presumen que el hombre es realmente el asesino y que habrían aclarado el caso. Sin embargo, ahora deberá confirmar la declaración ante la Justicia ya que la declaración ante la Policía no tiene validez para un eventual juicio.

Sobre las 10:40 de la mañana "Conejo" llegó a la sede judicial en donde hay un fuerte dispositivo policial con vallado a 300 metros de la sede y un escudo policial que busca prevenir cualquier protesta.

Previamente sobre las 10:10 de la mañana llegó al juzgado el pescador que encontró el cuerpo. El hombre llegó acompañado de su abogada. Se estima que la jueza realizará un careo entre el pescador y el "Conejo", esto es, la confrontación de las declaraciones para aclarar las dudas.

Detención.

Investigadores policiales de Rocha detuvieron ayer a las 17:15 al albañil y pescador, A.G.C., alias "Conejo", en una calle de Valizas. La jueza ordenó un allanamiento en la casa de "Conejo" ubicada a una cuadra de la plaza de la ciudad de Castillos en Rocha.

"Conejo" había sido visto en las inmediaciones de Cabo Polonio. Fue seguido por funcionarios de la Armada. Cruzó el arroyo Valizas y luego caminó por las calles del balneario. En forma sorpresiva fue detenido por un equipo de investigadores de la Policía de Rocha.

La Policía supone que esta persona mató a Lola en un intento de rapiña mientras la joven caminaba por la playa de Valizas en la tarde del domingo 28 de diciembre.

El sospechoso trabajó junto con otros dos obreros en un techo de un rancho de Valizas el sábado 27 y el domingo 28. Se ausentó durante tres horas en la tarde de domingo 28 y luego regresó con comida. A sus compañeros les dijo que encontró en la playa el dinero para comprar los alimentos.

"Conejo" hace changas como albañil en Valizas, Castillos y Aguas Dulces durante la temporada veraniega. En ocasiones se desplaza hacia Montevideo para embarcarse como pescador.

viernes, 2 de enero de 2015

El asesinato de Lola: liberaron a todos los detenidos


Crimen en Uruguay

El marido de su madrina fue liberado esta maduragada. Había tenido contradicciones en su declaración y estuvo detenido. Su mujer fue indagada y luego liberada. La jueza no encontró pruebas en contra de la pareja.



Todos los detenidos en el marco de la causa por el crimen de la adolescente argentina Lola Chomnalez en Uruguay fueron liberados esta madrugada por la jueza de Rocha Marcela López, por falta de pruebas, tras una decisión tomada por la jueza a las 4.30 de la madrugada.
"No hay ningún indicio, no hay nada que los incrimine" a la madrina de la víctima ni a su esposo, señaló a la prensa uruguaya Gustavo Bordes, abogado de Hernán Tuzinkevich y su pareja Claudia Fernández, madrina de la chica.
La misma suerte corrió un joven que había sido detenido por el envío de mensajes a través de Facebook a la familia en momentos en que la adolescente de 15 años aún se encontraba desparecida.
Por su parte, Gastón Chávez, el otro abogado defensor de la madrina de Lola y su marido, admitió esta mañana que "nunca" vio "un caso igual" en sus "35 años" de profesión y resumió que "hoy por hoy” todo "es un catálogo de incertidumbres" y "contradicciones".

No obstante, al igual que su colega Gustavo Bordes, sostuvo que ninguno de sus dos clientes, que recuperaron la libertad esta madrugada tras declarar ante la jueza de Rocha Marcela López, tiene "ninguna responsabilidad" en el crimen de la adolescente de 15 años.
Además, en declaraciones al canal Todo Noticias (TN), Chávez sostuvo que tanto Hernán Tuzinkevich como su mujer Claudia Fernández "tienen libertad absoluta" y esta situación judicial "no les impide salir del país".
Tras una larguísima jornada de tabajo, con indagatorias extensas, especialmente a Tuzinkevich y Fernández, la jueza tuvo que tomar una decisión de acuerdo al Código Procesal Penal del país vecino, que requiere tomar una decisión (imputar o liberar) a cualquier sspechoso en un lapso no mayor a las 48 horas tras la detención.
"Acá es todo parejo, un testigo, por ejemplo, dice haber sigo al menos por 4 kilómetros las huellas de un pie muy pequeño. Y que esas huellas se juntan con las de otra persona y que esas marcas lo llevan hasta el hoyo en el que se encontró el cuerpo de Lola. Es una historia fantástica, con muchísimas puntas, es un caso muy complejo", agregó Chávez.
Tras la liberación de los dos detenidos (Tuzinkevich y el chico de los mensajes por Facebook) y de la madrina, que sólo estaba retenida en sede judicial, el abogado de la familia Chomnalez, Jorge Barrera, dijo: "La familia necesita respuestas justas, necesitamos saber la verdad. tengo la sensación de que la verdad va a llegar, porque aún quedan por saberse muchos datos relacionados a las pericias y a los análisis técnicos".