Mostrando entradas con la etiqueta Fernando Amado. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fernando Amado. Mostrar todas las entradas

miércoles, 15 de febrero de 2017

Diputado Fernando Amado comparte "visión progresista" con el Frente Amplio




 En el umbral
 la diaria


El encuentro en la sede del Frente Amplio (FA) duró poco más de 40 minutos, y además del diputado colorado Fernando Amado y el presidente de la fuerza política de gobierno, Javier Miranda, participó también el secretario político de este último, Gonzalo Reboledo.

La idea de este encuentro fue del propio Miranda, y el disparador fue un artículo publicado el jueves en el semanario Búsqueda en que el legislador colorado mostraba su predisposición a votar la Rendición de Cuentas y hablaba de la necesidad de entablar otro tipo de diálogo entre el gobierno y la oposición, distinto del que él considera que se da actualmente, una suerte de dos bloques que se confrontan de forma permanente.

“Los dos coincidimos en el análisis de la crisis de la política, de la política del show, la política de la plata, pero no de las ideas. Hay una necesidad de nuevos relacionamientos, y yo recibí con mucha satisfacción la pronta invitación y el reflejo rápido, porque es parte de la necesidad de gestos que generen nuevas confianzas e instancias de diálogo que nos permitan construir a cada uno, desde su partido, con una visión progresista”, dijo Amado a la diaria.

El diputado también recordó cuando se reunió con el presidente Tabaré Vázquez durante las elecciones de 2014, y dijo que lo que estuvo detrás de aquella reunión y esta es lo mismo: “Si yo puedo ser puente para una nueva relación con el FA, lo voy a ser. El Partido Colorado (PC) ha tenido un relacionamiento con el FA que podría definirse como de ‘no relacionamiento’, pero estar de espaldas a un partido político que representa muchas cosas del país, y desde hace más de diez años, a más de la mitad de la población, me parece surreal”, sostuvo. Dijo que tanto el FA como los partidos tradicionales deben “cambiar el chip de relacionamiento bipolar”, que actualmente implica a “blancos y colorados agitando el cuco y no reconociendo nada de lo que hizo el FA, y al oficialismo con una prédica que tampoco reconoce nada de lo que hicieron en 180 años los partidos tradicionales”.

Respecto del proyecto de ley de Rendición de Cuentas que el gobierno deberá enviar este año al Parlamento, Amado dijo que no garantiza su voto a toda costa, sino que tiene una “predisposición positiva” a apoyarla, siempre y cuando pueda ver el proyecto y evaluarlo adecuadamente. “En realidad, esto es novedad porque se espera que la oposición le haga la vida imposible al gobierno”.

Sostuvo que para él es “muy importante” que se implemente en su totalidad el Sistema Nacional de Cuidados (SNC) y que se alcance el 6% del Producto Interno Bruto para la educación. “Estos dos temas fueron pilares del gobierno y espero que se puedan cumplir. En la campaña fueron promesas muy fuertes que se convirtieron en la espina vertebral del FA”, dijo el diputado. Según afirmó, con los recursos actuales que se destinaron al SNC no va a ser posible implementarlo en su totalidad. Respecto de la educación, sostuvo que se ha implantado un debate que enfrenta mejorar la gestión con aumentar el gasto, que no tiene sentido: “Estoy convencido de que es posible mejorar la educación y, a la vez, darle más presupuesto”.

En el encuentro, Miranda se comprometió a mantener al diputado colorado informado acerca de las decisiones que se tomarán en la bancada oficialista sobre discusión de la Rendición de Cuentas, aunque el FA primero tendrá su debate interno antes de salir a negociar con el resto de los partidos. El sector de Amado, Batllistas Orejanos, realizará, sin embargo, sus propios aportes al debate. “Anticipé que el sector nuestro va a trabajar en algo concreto”, dijo Amado, adelantando que la propuesta se presentará aproximadamente en un mes. Esta eventualmente podría incluir “aspectos tributarios” ante la necesidad de recursos para desarrollar el SNC y para la educación. “Nuestro sector va a trabajar en algo concreto, y no nos cerramos a ninguna discusión sobre impuestos a la herencia o a los juegos de azar, pero sí a impuestos a los jubilados, trabajadores o actividades productivas. En todo ese menú tenemos la intención de sentarnos a ver si podemos tener alguna propuesta concreta con la cual contribuir”.

Otros encuentros

También ayer hubo otra reunión en la que se abordó el futuro proyecto de ley de Rendición de Cuentas, que no fue protagonizada por ningún integrante del oficialismo, aunque sí por otro colorado. Gonzalo Mujica, el diputado disidente del FA, visitó en su despacho al colorado Tabaré Viera, conductor del sector Batllismo Abierto. El ex legislador frenteamplista está reuniéndose con líderes de sectores de todos los partidos. Viera evitó opinar sobre el proyecto de Rendición de Cuentas porque, dijo, “todavía no conocemos el texto”, aunque tal como ha venido sosteniendo Mujica desde hace varios días, aseguró que su sector no votará nuevos impuestos.

El diputado colorado también fue consultado por la reunión de Amado con Miranda: “Hablaremos con Amado, ya que ha anunciado que está dispuesto a votar la Rendición. En el PC aún no hemos conversado al respecto”, sostuvo. Según aseguró, tanto en las rendiciones de cuentas como en las instancias presupuestales “no es que la oposición vote sistemáticamente en contra. Hemos votado muchas veces a favor de varios artículos. Lo que es bueno para el país es bueno para nosotros. Y si el FA está dispuesto a negociar con la oposición, hasta podría ser posible que todos votemos el proyecto”. No obstante, dijo que a priori y sin conocer el posible texto, “nos parece bastante inconveniente decir que vamos a votar a favor o en contra”.

Otro que tocó el tema ayer fue el senador frenteamplista Rafael Michelini, quien durante una entrevista con El País TV coincidió con lo dicho por los senadores del Movimiento de Participación Popular José Mujica y Lucía Topolansky en que el hecho de que no se apruebe el Presupuesto no sería tan dramático para el oficialismo. “Tenemos un Presupuesto que nos permite generar grandes líneas con respecto al tema del programa”. Según Michelini, en caso de no aprobarse la Rendición de Cuentas, después, de todas formas “se pueden mandar leyes puntuales para temas específicos”. Aunque “sería una muestra de que no hubo entendimiento entre el gobierno y la oposición”,señaló. Para el senador, si bien no se estaría incumpliendo el programa, “no estaríamos poniendo los énfasis que la realidad nos demuestra”. Para ser más claro, ilustró: “Si queríamos hacer un énfasis para los profesores que se titulan, no es que le estemos sacando o poniendo plata a la educación, sino que dentro de la plata a la educación en que haya más gente titulada, eso se postergará por algún año más”.

En 2015, el gobierno de Vázquez no estableció recursos en el Presupuesto Quinquenal hasta 2020, como la normativa lo habilita, sino únicamente hasta 2017, con el argumento de la incertidumbre generada por la coyuntura económica regional. En aquel año se habló de que los recursos a partir de 2018 serían votados en la Rendición de Cuentas de 2016, a aprobarse este año, pero la situación política se complicó para el FA, que perdió la mayoría en la Cámara de Diputados.

martes, 12 de mayo de 2015

Amado y Batlle culpan a Bordaberry por la crisis del Partido Colorado

Baja votación


El diputado colorado, Fernando Amado, escribió una carta abierta a los dirigentes de su colectividad donde dice que Bordaberry hizo un "ejercicio errático" de su liderazgo y culpó al "revanchismo" de Sanguinetti y Batlle. Para Batlle, el problema es "una crisis de conducción". 

El expresidente, Jorge Batlle, sostuvo que la crisis del Partido Colorado no se inició "en esta elección departamental sino que es una crisis de conducción" y aseguró que "si hubiera Concertación en todo el país, hubiera sido mayoría en casi todos los departamentos".

"La crisis está en otro lugar del Partido Colorado, no está en esta elección departamental. Para mi la crisis del Partido Colorado es una crisis de conducción porque si fuera así no tendría ninguna explicación que obtenga el 20% en la elección nacional en Rivera y ahora tenga por encima del 50%", sostuvo Batlle en declaraciones a Radio Montecarlo.


Batlle opinó que más allá de la decisión de Pedro Bordaberry, de alejarse del liderazgo, el futuro del Partido Colorado está "en nuevos valores en todo el país que serán los próximos dirigentes".

Respecto a Montevideo, el expresidente dijo que muchos de "los colorados de Montevideo, dirigentes y no" votaron por Novick "porque lo sentían una persona muy vinculada" a esa colectividad.

A su juicio, los candidatos de los partidos tradicionales Álvaro Garcé (Partido Nacional) y Ricardo Rachetti (Partido Colorado), perdieron votos "con un hombre que no era resistido por ningún partido", aunque con el correr de la campaña y las críticas recibidas "se terminó enfrentando al Frente Amplio".

"(Novick) llegó para quedarse. ¡Cómo no va a ser así si la Concertación es el camino para todo el país!".

Y añadió: "Si se hubieran hecho concertaciones en todos los departamentos, seguro hubiera sido en mayoría en casi todos".

El diputado colorado, Fernando Amado, dijo que con los resultados de las elecciones departamentales "una larga agonía llega a su fin" en la que el Partido Colorado "tocó fondo", un destino que no pudo evitar el "fugaz intento de renovación" de Pedro Bordaberry que "no logró sobreponerse a las fuertes y extemporáneas batallas de los expresidentes". "Estamos en el abismo, no hay espacio para medias tintas", escribió Amado.

"Perdimos la aprobación de las grandes mayorías populares por hacer, paulatinamente, un ejercicio del poder ligado más al otorgamiento de prebendas y cargos que a contemplar las necesidades de la gente. Abrazados a los poderosos olvidamos a los que solamente tienen en sus manos el voto y, naturalmente, no nos votaron más", sostuvo el legislador en una carta publicada por La Diaria.

Añadió que parte de la responsabilidad de que ahora el Partido Colorado esté "en el fondo del abismo" es de un "espíritu revanchista ejercido con soberbia y despecho" cuyo "papel estelar han desempeñado con particular empeño nuestros líderes históricos, Julio María Sanguinetti y Jorge Batlle".

"En el escenario anterior surgió un fugaz intento de renovación: Pedro Bordaberry, que no logró sobreponerse a las fuertes y extemporáneas influencias de los ex presidentes empeñados en sus imaginarias batallas. Tampoco el ejercicio errático de su emergente liderazgo lo ayudó mucho y éste terminó enredado, auspiciando la idea de la Concertación, pero sin fuerzas para materializarla adecuadamente. En ese desvarío ocurrió la caída de Ney Castillo y se ambientó la candidatura de Edgardo Novick, lo que él mismo califica ahora como una muy mala solución", opinó Amado.

El legislador siguió criticando duramente a la Concertación, calificándola como un "fracaso total" y "es el último eslabón de esa larga cadena de intentos fallidos", algo que ya había hecho al momento de su creación.
A continuación la carta completa publicada por Amado en La Diaria:

Debemos recordar el 10 de mayo de 2015 como una fecha importante en la historia de nuestro Partido Colorado. Una larga agonía que llega a su fin. Termina la penitencia que la sociedad nos ha impuesto. Tocamos fondo, y yo diría: ¡¡por fin!!

Perdimos la aprobación de las grandes mayorías populares por hacer, paulatinamente, un ejercicio del poder ligado más al otorgamiento de prebendas y cargos que a contemplar las necesidades de la gente. Abrazados a los poderosos olvidamos a los que solamente tienen en sus manos el voto y, naturalmente, no nos votaron más.

Ya en el llano, nos ganó un espíritu de revancha ejercido con soberbia y despecho aplicado a demonizar al Frente Amplio, con la pretensión de convertirlo en el enemigo. El Partido Colorado ha estado ganado por el espíritu revanchista, cuyo papel estelar han desempeñado con particular empeño nuestros líderes históricos, Julio María Sanguinetti y Jorge Batlle.

No supieron procesar el desplazamiento paulatino de que fueron objeto y se empecinaron en su incapacidad de reconocer un nuevo tiempo. Parece mentira ver como nuestros ex presidentes siguen describiendo un mundo de Guerra Fría tratando de descubrir los escondites marxistas. Mientras Raúl Castro y Barack Obama se dan la mano frente al mundo entero, Sanguinetti y Batlle siguen acusando al Frente Amplio de comunistas, dictadores, totalitarios e intolerantes. Quieren la revancha contra algo que ya no existe.

No terminan de entender por fin que quienes nos desplazaron del poder no son los viejos tanques rusos, ni los barbudos de Sierra Maestra, ni los bolcheviques comunistas dispuestos a arrebatarnos “los medios de producción”. Nos desplazó una organización política profesional que fue construyendo su legitimidad sobre el enorme desgaste del Partido Colorado en el poder. Lograron ser una alternativa a tanto cansancio.

En el escenario anterior surgió un fugaz intento de renovación: Pedro Bordaberry, que no logró sobreponerse a las fuertes y extemporáneas influencias de los ex presidentes empeñados en sus imaginarias batallas. Tampoco el ejercicio errático de su emergente liderazgo lo ayudó mucho y éste terminó enredado, auspiciando la idea de la concertación, pero sin fuerzas para materializarla adecuadamente. En ese desvarío ocurrió la caída de Ney Castillo y se ambientó la candidatura de Edgardo Novick, lo que él mismo califica ahora como una muy mala solución.

La Concertación es el último eslabón de esa larga cadena de intentos fallidos. Un fracaso total que intentó ver de nuevo el escenario en términos de revancha. Ya lo advertimos en su momento y bastante sufrimos por eso. Decíamos, y hoy lo comprobamos, que ese ensayo sería el amargo final de las familias ideológicas, cuyas consecuencias serían de enorme gravedad. Hoy, lamentablemente, lo estamos constatando y pagando un precio muy caro para nuestra querida colectividad.

Por eso hoy, en esta hora tan difícil decimos con toda claridad y firmeza que se terminó la hora de la revancha. Esa bandera nos condujo hasta aquí. Y desde aquí, desde el llano, es que empezaremos a construir un Partido que apueste a la alternativa. La revancha se perdió, sólo nos queda pelear por la alternativa. Y que quede también muy claro: nuestra apuesta es al trabajo duro y frontal para lograr sustituir de forma total y definitiva a la actual conducción partidaria. Sin concesiones y sin miramientos. Estamos en el abismo, no hay espacio para medias tintas.

Debemos construir una organización política diferente, con otra mirada, con otra cabeza. La “cortina de hierro” de Churchill ya no protege a la sociedad del Frente Amplio. Más bien esa cortina divide hoy a los uruguayos de los colorados. Es hora de darse cuenta y seguir adelante. El camino será largo, tal vez ni en uno ni en dos años, posiblemente ni en uno ni en dos períodos de gobierno lo logremos, pero sólo lo haremos apostando al camino de construir una alternativa real. Apostando a ser, nuevamente, un partido de ideas y sueños, no de cargos.

¿Y por qué creemos que esto es tan importante? Porque estamos convencidos que la alternativa al Frente Amplio pasa por la reconstrucción de una vigorosa organización política que apele a la memoria histórica del Partido Colorado para evitar los principales daños que quienes hoy nos gobiernan introducen en el país.

Porque claro que hay problemas y diferencias importantes con el Frente Amplio.

La fuerza política gobernante es un racimo de grupos que la está obligando a cuadricular el Estado para repartir de manera obsesivamente exacta las parcelas de poder de cada quien. El Frente Amplio en el gobierno nos obliga a los uruguayos a pagar viejas deudas contraídas a lo largo de las décadas, viejas alianzas con grupos corporativos, que por definición no persiguen el interés general. ¿O acaso no estamos pagando los uruguayos la soberbia de los gremios de la educación? ¿O acaso no estamos pagando la impunidad de las empresas públicas cuando Antel vilipendia nuestros recursos para construir un estadio? ¿O acaso no vemos cómo el gobierno sucumbe a la presión explícita de grupos empresariales con quienes no tienen prurito en mostrar su relación particular? ¿O acaso no vemos la incapacidad para introducir reformas en el Estado que viejas alianzas traban sistemáticamente? ¿O acaso no vemos cómo estos diferentes grupos de interés están frenando el desarrollo del país, de la sociedad? Todas estas cosas nos hacen diferentes y vaya si vale la pena luchar por ellas. Pero desde la madurez y la realidad. No debemos lograr vencerlos porque sean marxistas, comunistas, dictadores, antidemocráticos, peronistas, populistas o revolucionarios, sencillamente porque no lo son. Sí son jugadores en una creciente “piñata” del poder.

Construir el Partido Colorado de la alternativa es nuestro principal desafío. Desde el fondo del abismo en donde nuestro divorcio con la sociedad nos ubicó remontaremos las más altas cumbres para volver a afirmar más temprano que tarde que el Partido Colorado victoriosamente va.

viernes, 12 de diciembre de 2014

“Los líderes no se compran en la feria” Entrevista a Oscar Ventura Semanario Opinar,




Entrevista a Oscar Ventura


Semanario Opinar, Nº 279,
11/12/2014
por Fabricio Suárez

El catedrático grado 5 de la Universidad de la República, Oscar Ventura, afirmó que “el deterioro de la educación y el incremento de la criminalidad juegan a favor del clientelismo básico con que se mueve el Frente Amplio”. Ventura, quien ha trabajado como asesor de Pedro Bordaberry, aseveró que “las medidas asistencialistas vuelven cada vez más dependientes a las capas socioeconómicas bajas”. Sobre la coyuntura del Partido Colorado afirmó que “los líderes no se compran en la feria” y reflexionó que si no se logra entender que “hay un momento para la crítica y otro para la actuación unida, el Partido Colorado no tiene futuro”. Para el Dr. Ventura, “el Partido Colorado no se ha acostumbrado aún a estar en la oposición” de gobierno.

¿Cómo encuentra hoy al Partido Colorado?
Hay tres niveles de análisis. Electoralmente, el Partido Colorado perdió 86.608 votos (22% de los votos de 2009) lo que lo muestra claramente más débil. En particular, el 4.13% de los votos perdidos se deben sumar al 3 o 4% de votos que esperaban ganarse, por lo que evidentemente no conseguimos el objetivo deseado. La interna del PC presenta una grieta fundamental, entre los sectores que postulan ser dueños únicos de la ideología batllista y aquellos que mantienen que el batllismo no es exclusivo de nadie, sino una herencia común. El antagonismo entre esos sectores podría explicar parte del fracaso electoral. Y, finalmente, desde el punto de vista social, el Partido Colorado se debate entre la adhesión a su impronta social principal (la defensa de los débiles) bandera que le ha robado exitosamente el Frente Amplio mediante medidas populistas, y su impronta democrática republicana, que no está presente en gran parte del FA, pero que tampoco tiene arraigo entre (ni importancia para) muchos votantes mientras la situación económica siga siendo buena para las capas altas y medias, y las medidas asistencialistas vuelvan cada vez más dependientes a las capas socioe-conómicas bajas. En este sentido, el deterioro de la educación y el incremento de la criminalidad juegan a favor del clientelismo básico con que se mueve el FA.

¿Qué lectura hace del resultado tras las elecciones del CEN el fin de semana pasado donde hubo nuevamente supremacía del sector que lidera Pedro Bordaberry?
 El fracaso electoral y la grieta que mencioné antes llevaron a una explosión mediática de declaraciones en contra de Pedro Bordaberry, externas e internas a Vamos Uruguay, con al menos un par de escisiones notorias y llamativas. Las elecciones al CEN mostraron que la inmensa mayoría del PC mantiene incólume su confianza y apoyo a Pedro Bordaberry. Eso no significa rechazar revisar los errores que se hayan cometido, solo pensar que Pedro Bordaberry no es exclusivo culpable de la situación y que sigue mereciendo la confianza de los convencionales.

Según trascendió en su momento usted calificó la renuncia de Fernando Amado a Vamos Uruguay como una medida “excelente sabia y valiente”. ¿Cómo cree que ha incidido en el Partido Colorado?
Excelente, porque no le hacía bien a VU contar con Amado en sus filas. Sabia, porque se dio cuenta que su situación era insostenible. Valiente, porque se atrevió a luchar por sus propios votos. Aún no ha tenido ninguna influencia y su éxito o no depende de que pueda atraer votantes de fuera del partido.

¿Cree que los resultados obtenidos y justamente estas diferencias en la interna de Vamos Uruguay repercutirán en las elecciones municipales?
Para nada. Las elecciones municipales son completamente diferentes de las nacionales.

¿Cómo observó los resultados de las elecciones nacionales?
No se obtuvieron los resultados deseados. Aspirábamos y confiábamos en recibir más del 20% de los votos. No fue así. En la interna y en relación a 2009, el PC perdió hasta 7.9 puntos porcentuales en algún Departamento. Solo en Salto el PC tuvo porcentualmente más votos que en 2009 (0.4%). VU perdió 46.270 votos (11.8%) y BL 39.442 (10.1%) en el país, que, respecto a sus votaciones en 2009, representan pérdidas de -19.5% y -26.1%. En 9 Departamentos la supremacía de VU respecto a BL decreció y en 10 Departamentos aumentó. A nivel nacional la preferencia por VU respecto a BL creció de 157% en 2009 a 171% en 2014.
En la competencia entre partidos se ve que la variación entre 2014 y 2009 afectó solo a un 6.5% del electorado (154.039 votos). 67.431 fueron nuevos votantes y 86.608 fueron votos perdidos por el PC. Este volumen total se repartió 41% para el PN, 19% para el FA, 10% para el PI, 21% para los partidos menores y solo un 9% adicional de en blanco o anulados. O sea, esta última opción no tuvo mayor trascendencia. Hubo un trasvase de votos desde el PC al PN, posiblemente de VU, en base a la estrategia de los blancos de presentar la elección de Octubre como un balotaje adelantado. Los blancos de verdad creían que podían disputarle el primer lugar al FA. En realidad, solo consiguieron crecer un 1.8% respecto a 2009, lo que muestra que todo el “efecto Lacalle-Pou” fue simplemente mediático y sin sustancia. Es posible que los votos perdidos por BL hayan ido en parte al FA (que no pudo evitar una bajada de 0.14% en sus votos) y en parte al PI (que creció un 28%).
Si se analiza la suma PC+PN respecto al FA, se ve que las elecciones 2004-2014 se asemejan a la serie 1966-1971-1984 para el PC respecto al PN. El crecimiento de los votos a partidos menores se asemeja a lo que ocurría hasta 1966 (y posterior creación del FA) o 1989 (y posterior crecimiento continuo del FA). Visto que por segunda elección consecutiva los votos en Montevideo y en el área metropolitana hacia el FA disminuyen, no es imposible pensar en su derrota en 2019.

¿Qué cree que le ha pasado al Partido que no logra crecer estadísticamente hablando?
Efectos coyunturales (esta vez caímos en la trampa del balotaje adelantado del PN y sucumbimos al discurso derogatorio hacia VU como “no-batllista”) y de fondo (el PC no se ha acostumbrado aún a estar en la oposición y plantearse la conquista del poder, no su recuperación). Pienso que ambos temas son solucionables.

¿La campaña para bajar la edad de imputabilidad cree que jugó a favor o en contra? Es decir, ¿se logró hacer llegar el mensaje de una forma clara?
Ni a favor ni en contra. El mensaje llegó, sin duda (más de un millón de votos a favor) pero no se acopló el voto a ello.

¿Cómo analiza hoy el tema de la inseguridad y las políticas implementadas por el gobierno de José Mujica?
La inseguridad ha crecido notoriamente. El crecimiento lineal de las rapiñas durante los gobiernos de los partidos tradicionales “x a la 1” se transformó en potencial “x a la 6” con los gobiernos del FA. Durante las gestiones de los Ministros Tourné y Bonomi, los homicidios en Montevideo crecieron un 68% y 73% respectivamente, pese al aumento importantísimo del presupuesto. 2012-2014 marcan tres años consecutivos con número récord de homicidios en el país y en Montevideo en los últimos 20 años. Los mensajes políticos de Mujica hacia la delincuencia han sido siempre confusos y más tendientes a la justificación que a la identificación, prevención y represión del delito.

¿Y la permanencia de Eduardo Bonomi como cree que contribuirá a un mejoramiento de la seguridad? ¿Por dónde pasa la solución?
El Ministro Bonomi ha demostrado incompetencia como funcionario para el cargo que ocupa, siempre que el objetivo realmente sea disminuir la delincuencia. Su preocupación y la de su equipo ha sido disfrazar y disimular en lo posible los datos reales sobre delitos, intentando en todo momento querer dar una imagen exitosa de su gestión en lugar de realmente tener éxito. Tanto él como el Subsecretario se han caracterizado fundamentalmente por “explicar” pero no prevenir o reprimir. Ejemplos sobran, desde el aumento de la opacidad informativa, la genera-ción continua de noticias falsas (algo que asegura el sindicato policial SUPU), la modificación de la forma de presentar datos (que motivó la renuncia de Paternain en 2010) o hasta contratar a una empresa privada para intentar desmentir los datos del Observatorio Fundapro de la Seguridad, que es el único contrapeso serio que tiene el Ministerio en su intento de transformar la realidad. El primer paso para mejorar sería cambiar ese equipo ministerial.

¿Qué rol cree que debe tener de aquí en más, con el nuevo mapa político, el Partido Colorado?
No hay realmente un mapa político nuevo, simplemente el mismo de 2009 con alguna variación puntual. El PC debe prepararse para disputarle el liderazgo al FA en 2019. Para ello debe analizar en profundidad por qué no le ha llegado a la gente con su mensaje, cuáles fueron los errores internos y externos y como debe plantear su discurso en forma sencilla, directa y en contacto con la gente. Quizá la mayor carencia del PC en estos momentos es militancia a nivel medio y de detalle. El PC no debe renunciar a su visión de largo plazo del Estado y la República, debe ser más agresivo en la oposición a los pequeños cambios graduales de la sociedad y debe aprender a hacer que se valore lo que se está perdiendo. El trabajo en la educación, las organizaciones sociales y sindicales es imprescindible para ello.

¿Se hace necesaria la aparición de nuevos liderazgos?
Los líderes no se compran en la feria. Bienvenidos todos aquellos que tengan ideas diferentes y quieran concretarlas, pero solo el trabajo de cinco años, la acumulación de confiabilidad y votantes, y el examen final de las urnas podrán decir si fueron exitosos. Lo que sí se debe entender dentro del PC es que solo unidos se consigue conquistar el poder, donde el que obtiene la primacía en el partido marca la dirección y los contendientes ocasionales, que no consiguen ganar las internas, deben apoyar. Las continuas críticas internas, algunas veces muy crudas y básicas, espantan tanto al adherente no fanatizado como al votante potencial. Hay un momento para la crítica y un momento para la actuación unida. Sin entender eso, el PC no tiene futuro.

¿Por dónde considera que debe pasar la agenda del Partido Colorado?
 El PC tiene un activo maravilloso que es el programa. Fue redactado por gente muy abnegada, que dedicó muchísimo tiempo a escribir miles de páginas condensadas en esa fuente de inspi-ración que no solo nosotros mismos consideramos importante, sino que ha sido elogiada por periodistas e incluso adversarios políticos. Insistir en llevar a cabo o proponer, dentro de lo que sea posible, las ideas contenidas allí, es capital. No se ha escuchado ninguna crítica que diga que ese programa no es fiel al espíritu de responsabilidad, de ética, de compromiso, que representa la historia del partido. Por lo tanto, no lo dejemos descansar sino que trabajemos en él durante los próximos cinco años.
En segundo lugar, la agenda del partido debe pasar por tener claro y hacer explícitas las diferencias con el FA. Mucha gente cree y lamentablemente algunos de nuestros exdirigentes menores lo han llevado a la práctica, que el batllismo ya no esté en el PC sino en el FA. Eso ha sido una estrategia permanente del FA y lo seguirá siendo, porque sabe que la única competencia real que tiene es el PC y no el PN. Intelectuales como Caetano han hablado y escrito del tercer batllismo sin tener en cuenta la falta de republicanismo en buena parte del FA. No es imposible mellar al FA justamente mostrándose como una alternativa a la socialdemocracia dentro de él (sobre todo si notamos que el principal perdedor de 2014, mucho más que el PC, fue el propio Astori, que dejó por el camino 92.484 votos, 6.000 más que el PC, mientras que los ganadores fueron Sendic y Moreira). Pero es necesario entender que a la mayoría de las personas no se les llega con planteamientos ideológicos o intelectuales, sino con ejemplos concretos de lo que pierden día a día.
En tercer lugar, el PC debe aprender a manejar la coopetencia (cooperación-competencia) con el PN. No se debe acceder a cambio alguno en nuestro sistema electoral para 2019. Si se plantea y se acepta algún cambio solo debería ser para las elecciones de 2024, no antes. Las reglas electorales deben ser las mismas y el PC debe plantearse la sana y fuerte competencia de ideas tanto en la interna (planteando ideas, no rótulos) como en la competencia con el PN. Tenemos elecciones a tres rondas (internas, nacionales y presidenciales): aprendamos a competir con esas reglas.

N.B.: en el artículo publicado dice "manejar la competencia" por un error del corrector posiblemente. Debe ser "manejar la coopetencia" como figura en el texto acá.