Mostrando entradas con la etiqueta Licor de butiá. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Licor de butiá. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de junio de 2016

EL INAGOTABLE PALMAR DE CASTILLOS EXCELENTE COSECHA DE BUTIÁ Eduardo González




 El Este

"Con estos fríos un licor de butiá puede caer muy bien". "Y si es de Castillos mejor". Así comentan los rochenses que disfrutan de esta bebida espirituosa, en base a la fruta del butiá, que este año se distinguió por su madurez y el clásico intenso color naranja.

Marisa Subiza, comentó, que la cosecha fue muy buena, no tanto por la cantidad sino por la calidad del producto. "Las palmeras son vegetales que retienen mucha agua y con todo lo que llovió el producto resultó favorecido", comentó, a nivel de radio.
La fruta se la notó muy sana y no solo el licor quedó muy bien, puesto que los derivados del butiá pasan por las mermeladas y las salsas, entre otras.
Por estas fechas lo que más se demanda son las bebidas espirituosas: licor de butiá, chocolate al ron y el limoncello, pero el refresco sin ninguna presencia de alcohol se anuncia como espectacular. Y hay una explicación: el butiá también está espectacular.
El jugo sin conservantes tiene una semana de duración y Caseras de India Muerta lo está haciendo por pedido, bebida que siempre se requiere en las reuniones o celebraciones especiales o en determindos eventos. No hay puestos de venta.
Este producto estrella de Rocha, así lo comentan quienes lo disfrutan, en algún momento podría llegar a tener una expansión mayor. El jugo de butiá no tiene conservantes y la idea es mantenerlo con esas características.
Actualmente, Caseras de India Muerta, se encuentra estudiando junto a los técnicos la posibilidad de una vida más larga de este jugo que causa sensación cuando es probado. Su color, el sabor y las pequeñas fibras del butiá que se sienten al beberlo constituyen un auténtico deleite.
Cuando la mirada de nuestro país en ocasiones se centra en la búsqueda de petróleo o en la explotación minera, en Rocha hay confianza en el rico patrimonio de las 70 mil hectáreas de palmeras y su inagotable riqueza.
El jugo de butiá se inscribe en esa percepción de aprovechar esos formidables recursos naturales, que particularmente se aprecian cuando se llega a los pagos de la ciudad de Castillos, o cuando se sube y se baja por el quebrado Camino del Indio.
Las virtudes alimenticias, el disfrute de una gastronomía local, son parte de las opciones que se exploran por aquellos que apuntan a emprendimientos e iniciativas chicas para el mundo y grandes para Rocha.