Mostrando entradas con la etiqueta Santiago Cossarini. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Santiago Cossarini. Mostrar todas las entradas

lunes, 30 de enero de 2017

SANTIAGO COSSARINI PRESENTA NAHUAL ESTE MARTES 31 EN EL CLUB LA PEDRERA




El proyecto musical de Santiago Cossarini Nahual, de los ómnibus al Sodre y las salas de conciertos

En base a una nota de Mateo Braga Para LA REPÚBLICA

En un país en el que parece estar aceptada la idea de que no se puede vivir de la música, Santiago Cossarini lleva más de diez años demostrando lo contrario. El músico, nacido en Buenos Aires, se instaló en Uruguay en el año 2002. “Fue muy fortuito. Jamás se me hubiera ocurrido venir acá, a Uruguay. Ni conocía”.

Originalmente vino a encontrarse con unos amigos en Valizas, para seguir viaje a Brasil. Pero el desencuentro con esos amigos y un amor de verano lo impulsarían a instalarse en nuestro país.

“Conocí a una piba uruguaya con la que nos enganchamos muy fuerte. Ella me decía que me venga a vivir acá, a Montevideo. Me decía que podía tocar la guitarra en los ómnibus y con eso alquilar un departamento o algo. A mí no me parecía real lo que ella me planteaba pero, para volver a Argentina, ese verano salí a tocar a los ómnibus. Y me pagué el pasaje tocando en los ómnibus. Y, en esa probadita, me di cuenta de que sí. Hice ciertos cálculos de cuánto salía alquilar algo, más o menos, y me di cuenta de que alcanzaba”. Santiago volvió a Buenos Aires pero a la semana ya estaba viviendo con esa chica en una pensión del barrio Cordón.

Y, si bien aquel amor de verano no duró demasiado, el gusto por el país sí perduró. “Enseguida me enamoré de la situación de estar acá”. Empezó a sentir que sus canciones tenían más llegada en el público uruguayo. “Acá todos tienen un minuto para perder y para escuchar. La canción que yo hago precisa un poco de ese oyente”.

Su público se formó en los ómnibus. Empezó a vender un compilado de canciones y así se fue dando a conocer. “Nunca he tenido una producción que me ponga en un cartel y que la gente me conozca desde arriba hacia abajo o desde los medios. Siempre fue muy intravenoso, de boca en boca y yo mismo cantando, vendiendo los discos”.

Luego de años de hacerse conocer, hoy su mayor ingreso son los espectáculos y los derechos de autor. Ya no depende del ómnibus para vivir. “Dos por tres quedo sin un mango y voy unos días. Pero enseguida me sale otra cosa”.

Defiende la idea de que sí se puede vivir de la música en Uruguay. “Mi experiencia es que sí. Habría que ver cómo queremos ‘vivir de la música’. Yo desde que llegué ‘vivo de la música’, subiendo a los bondis”. Considera que la idea de que no se puede vivir de la música en Uruguay es parte de una “fantasía”.

“¿Dónde se puede? ¿Dónde vas a ir, que no te conozca nadie, y van a pagar para verte? En ningún lugar del mundo. Puede haber mercados con más o menos gente, más o menos aptos. Pero igualmente hay algo que no se puede saltar: un trabajo de hormiga, de perseverancia y de aguantar que la cosa no salga de una. Darle tiempo y nunca aflojar. Siempre seguir”.

Santiago Cossarini presentó en diciembre de 2015 su proyecto musical, que hace años tituló Nahual. El término refiere al espíritu, la esencia del ser humano. “De alguna manera, las canciones apuntan a eso: a ser pie o a anclarse en el espíritu”.

El proyecto ha tenido distintas formaciones a lo largo de los años. “Nahual es el nombre del proyecto. Puede ser una banda o no. Si me presento solo, es Nahual. Si me presento de a cinco, también es Nahual”