Mostrando entradas con la etiqueta campaña electoral Uruguay. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta campaña electoral Uruguay. Mostrar todas las entradas

lunes, 27 de octubre de 2014

Bordaberry: "Vine para que hagan mierda a Tabaré Vázquez"


 

 Pedro Bordaberry fue hasta el hotel NH para apoyar a Luis Lacalle Pou. "Vine para que hagan mierda a Tabaré Vázquez", le dijo el candidato colorado a Pablo Da Silveira, asesor del candidato del Partido Nacional.

Publicado el: 27 de octubre de 2014 a las 08:12
Por: Emiliano Zecca
180.com.uy
 
Lacalle Pou y Bordaberry en el comando blanco(GUILLERMO LEGARIA / AFP)
Lacalle Pou y Bordaberry en el comando blanco(GUILLERMO LEGARIA / AFP)
Luego del discurso de Lacalle Pou, Pedro Bordaberry trató de irse del hotel NH tan rápido como llegó, sin hacer declaraciones a la prensa. Pero mientras se apuraba para dejar el lugar, se cruzó con Pablo Da Silveira -asesor y ministro de Educación de Lacalle Pou en caso de que Lacalle Pou gane las elecciones- que escuchó todo el discurso del candidato al costado del escenario.
Bordaberry fue directo hacia donde estaba Da Silveira. Lo abrazó y, como estaba al lado de uno de los parlantes, le gritó: "vine para que hagan mierda a Tabaré Vázquez". Da Silveira le respondió: "sabés que sos un tipo que adoro".
El intercambio duró unos 15 segundos y luego Bordaberry continuó su marcha casi trotando hasta la salida.
No toquen nada registró el momento y trató de hablar con Bordaberry, pero el líder colorado no quiso hacer declaraciones. 
Acá se puede escuchar el audio
 http://www.180.com.uy/articulo/51717_Bordaberry-Vine-para-que-hagan-mierda-a-Tabare-Vazquez
 

domingo, 19 de octubre de 2014

“EL FRENTE AMPLIO PRIVATIZÓ SECTORES CLAVES DEL ESTADO EN PROFUNDIDAD Y ABSOLUTO SILENCIO”



“¿Y EL PLEBISCITO DEL 92?”
Diputado José Carlos Cardoso




“¿Qué ha pasado con la historia reciente del Uruguay? ¿Ha habido privatizaciones? ¿Las privatizaciones siguieron funcionando? ¿Tenemos áreas del Estado absolutamente privatizadas sin norma que la acompañe? Esta es la verdad, este es el episodio relevante de los tiempos que corren y sin duda una herencia que nos dejará el Frente Amplio después de diez años de gestión. La izquierda gobernante ha privatizado áreas claves de la economía del país, absolutamente, como las más de 18 empresas de sociedades anónimas que hoy manejan recursos de Ancap” sentenció el legislador.

Cardoso analizó el tema en su audición radial Sin Concesiones que se emite por varios medios del país.

“En Uruguay se discutió con mucha intensidad hace muchos años el tema de las privatizaciones de las empresas públicas, cómo íbamos a hacer para que el Estado tercerizara algunas actividades. La palabra privatizaciones pasó a ser un latiguillo duro, acusatorio respecto a una forma de entender el Uruguay, ese Uruguay que deviene del Batllismo de principios del siglo XX con un Estado muy fuerte y muy activo en las más amplias actividades. Desde aquel entonces el Estado ha tenido una presencia muy importante en las más diversas estructuras de funcionamiento de la sociedad”, explicó el líder de la 71 de Rocha del Partido Nacional.

Agregó que “las privatizaciones fueron todo un debate básicamente económico , es decir, se hablaba de privatizaciones como una especie de tercerización de actividades que debieran mantenerse en manos del Estado”.



“ANCAP CREÓ 18 EMPRESAS PRIVADAS O SEMIPRIVADAS”



El también precandidato a la Intendencia de Rocha centró su análisis en la principal empresa del Estado: “Ancap es un ente estatal que está en manos del Estado, presidido por un Directorio con nominación política del Senado que ha creado 18 empresas bajo el régimen de sociedades anónimas. Una situación donde el Estado preside muchas de esas empresas. El propio presidente de Ancap es también presidente de alguna de ellas, en otras es parte mayoritaria con el 51 por ciento de las acciones y en otras es parte minoritaria, integra el directorio, pero la mayoría es una empresa privada.

¿Cuáles son esas empresas? ¿A qué se dedican? ¿Qué hacen? ¿Qué actividad tienen? ¿Con qué autorización legal Ancap, Ente Público, avanzó en un proceso de privatizaciones que desconocemos? A las pruebas me remito, el señor Gonzalo Riet, director de Ancap, dijo hace un mes en el Parlamento que algunas él ni recordaba cuáles eran”.





“NI ELLOS SABEN CUÁLES SON”



“Es decir, Ancap tiene sociedades anónimas que su directorio ni siquiera conoce en detalle y no podría explicar ante el Parlamento a qué actividades se dedican.

¿Es esta la privatización encubierta a diferencia de aquellas que se planteaban por ley?

Aquellas que el pueblo uruguayo rechazó cuando tuvo una oportunidad de opinar en el plebiscito de la ley de las empresas públicas del año 92. Las rechazó de plano y quedó claramente definido, por mucho tiempo por lo menos, que el país no quería un proceso de privatizaciones”, sostuvo.



“PALADÍN ANTI PRIVATIZACIONES PASÓ A SER EL GRAN PRIVATIZADOR”



“Sin embargo, llegó el Frente Amplio al gobierno , uno de los paladines anti-privatizadores, e inició un proceso de privatizaciones profundo, importante en áreas clave de la economía del Estado y paradojalmente, en el organismo más rico del mismo.

Ni qué hablar si nos referimos a la privatización de la seguridad. A ojos vista está que hoy los uruguayos tienen que protegerse por sí mismos, tienen que comprar rejas, tienen que comprar alarmas, tienen que contratar seguridad en el barrio. Los empresarios tienen que pagar a quienes trasladan los caudales, tienen que contratar cámaras de seguridad, tienen que pagar guardias armados. Basta entrar a cualquier supermercado para advertir la presencia de la seguridad privada en todos lados”, aseguró.



“SEGURIDAD:EL FRENTE AMPLIO HIZO EL MÁS PROFUNDO PROCESO DE PRIVATIZACIÓN DE LA HISTORIA DEL URUGUAY”



“El proceso más profundo de privatización en el Uruguay lo hizo el Frente Amplio y lo hizo con la seguridad. La seguridad está en manos de las personas y claro, los más ricos, los que tienen recursos con qué pagarla, pagan la mejor. Los que andan apretados con el bolsillo pagan lo que pueden y los más pobres no pueden pagar seguridad, por lo tanto son los que más sufren la inseguridad“, remarcó.

“En este asunto de las privatizaciones en el campo económico que vengo de demostrar podríamos entrar en detalle de qué se trata la privatización de Ancap, encubierta, hecha en silencio y a espaldas de la población.

Y el otro, el de la seguridad. A ojos vista no se necesita ningún documento para probar esto que estoy diciendo. Alcanza con andar por la ciudad, por cualquier lugar, para darse cuenta que aquel instrumento básico del Estado, que es el control de la seguridad pública, ha sido privatizado en absoluto silencio. La paradoja del paladín anti-privatizaciones que se transformó en el campeón de las privatizaciones. Eso sí, en silencio y a espaldas de la gente”, concluyó.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Cifra: FA volvió a crecer en intención de votos y blancos se mantienen en alza


El FA alcanzó el 43% en intención de voto, el PN 33% y el Partido Colorado se mantuvo en 15%. Según el politólogo Luis Eduardo González, hay un 5% de indecisos


La empresa Cifra divulgó este miércoles en Telemundo los resultados de su última encuesta de intención de voto de cara a las elecciones del 26 de octubre.
El Frente Amplio subió dos puntos porcentuales respecto a la medición de agosto, y alcanzó 43% de la intención de votos. El Partido Nacional creció un punto, y se ubica en 33% mientras que el Partido Colorado se mantuvo estable en el 15%. El Partido Independiente, en cambio, bajó un punto y tiene el 3% de intención de votos. En cuanto a los indecisos, según Cifra, son un 5%.
Según González, estos resultados plantean una balotaje "seguro" en el mes de noviembre, y de mantenerse las cifras, ningún partido conseguiría mayorías parlamentarias.

Cambió la campaña ¿Por qué? Esteban Valenti


uypress
24.09.2014

La campaña electoral tuvo un cambio importante. Hay que analizarlo con mucho cuidado para no dejarse llevar por los entusiasmos y para estudiar las causas y la dinámica del proceso. Una aclaración innecesaria: yo analizo todo desde la perspectiva del resultado a favor del Frente Amplio, no tengo la menor neutralidad.

Hay otro clima en el pueblo frenteamplista; lo he podido comprobar en diversas actividades, en las redes sociales, que son un muy buen medidor, en los encuentros y diálogos personales. Es bastante notorio el cambio. Es notorio que las últimas encuestas, en las que el FA detuvo su caída y comenzó nuevamente a crecer, tuvieron su impacto, pero hay dos interrogantes muy importantes: ¿cuál es la base de ese cambio?, y ¿cómo sigue esto?
El cambio se ha producido por una serie de circunstancias que dialogan entre sí y se influyen mutuamente y de manera positiva.
Primero: en el pueblo frenteamplista comenzamos a asumir plenamente la gravedad de un retroceso histórico con el retorno de las viejas y conocidas fuerzas políticas tradicionales al gobierno nacional, ahora encabezadas directamente por los sectores más claramente de derecha. Sí, de derecha, porque el herrerismo está no solo más a la derecha del FA sino del wilsonismo, y porque Pedro Bordaberry está más a la derecha de los sectores que dentro del Partido Colorado se llaman al batllismo. De derecha porque ambos tienen claramente el apoyo mayoritario de los sectores ciudadanos que se autodefinen de derecha en todas las encuestas.
La gran operación de marketing y sobre todo política tendiente a mostrar que la propuesta de Luis Lacalle no es traumática no expresa un cambio fundamental de orientación en las políticas económica, social, cultural y de seguridad, y en muchos otros frentes comenzó a desmoronarse. Había penetrado incluso en nuestras propias filas. Era la "natural rotación" en el poder.
Es cierto, la rotación es natural y democrática, pero eso no quiere decir que el retorno al poder del mismo bloque social y político tradicional no implique un cambio profundo y dramático en la marcha del país. La operación: humareda, el cliché conservador de que todo será bucólico, se mantendrá lo bueno y se mejorará el resto y que es el corazón de la estrategia restauradora, muy bien desarrollada y coordinada desde el discurso, el relato siempre hacia el futuro, el reducido y marketinero programa, y sobre todo la publicidad. Y les estaba dando resultado.
Sin el pueblo frenteamplista no hay triunfo posible. No es un lema, es la realidad más cruda y dura. En el Uruguay hacen falta decenas de miles de personas convencidas y trabajando a nivel individual y en algunos casos colectivo para convencer a los votantes indecisos, a los votos prestados y reafirmar los votos de frontera. Esa actitud comprometida es insustituible, como lo es para darle calor a las muchas actividades de la campaña en todo el país.
La fórmula, y sobre todo Tabaré Vázquez, ha mejorado notoriamente sus apariciones en todos los ámbitos: en la presentación en la Rural -sin duda su punto más alto-, en los diversos medios de prensa, en los actos. Los eventos programáticos en el anfiteatro de ANTEL fueron muy importantes. No es solo el discurso, que mejoró mucho y se ajustó a las exigencias políticas actuales, sino incluso la postura, la gestualidad, la proximidad con la gente, que siempre fue el punto de fuerza de Tabaré Vázquez.
El conjunto de los dirigentes, Raúl Sendic, Danilo Astori, Mónica Xavier y muchos otros compañeros, están aportando a este nuevo impulso del discurso progresista.
El diálogo entre la gente y los dirigentes, influyendo unos sobre otros y con un gran aporte nuevamente de las redes frenteamplistas con su ingenio, su esfuerzo, su audacia y su impulso, han cambiado sin duda el tono de la campaña electoral progresista.
Y este cambio comienza a verse y consolidarse en las encuestas, todavía lentamente, pero firme.
Hay un tercer elemento que está incidiendo en la campaña: nada menos que la realidad. Las cifras sobre el crecimiento del PBI del segundo trimestre -desmintiendo a todos los agoreros-, los niveles de desocupación, el continuo crecimiento de los salarios, jubilaciones e ingresos familiares y, más en general, la marcha grande del país pesan y mucho, y aunque "Por la positiva" intenta por todos los medios apropiarse de la continuidad de esos éxitos, el progresismo ajustó el discurso en un justo equilibrio entre pasado, presente y futuro.
Por último están los errores o los agotamientos. En toda campaña electoral hay movimientos que influyen de muy diversas maneras. Si los aciertos y la precisión en el discurso impactan positivamente, los errores tienen obviamente el efecto contrario.
¿Cuál fue el gran error de la campaña de Lacalle? Se pasaron de humo, y con la designación de su posible ministra de Economía y Finanzas colocaron en el centro de la escena y de la agenda a la economía, tema al que le habían rehuido con espanto. Y fue un traspié tras otro y con diversos interlocutores.
La propia Ec. Azucena Arbeleche en sus presentaciones en los medios no pasó de un mediocre desempeño, sin ningún brillo y sin despertar la mínima expectativa, pero no fue solo eso: diversos eventos con participación de economistas en el Colegio de Contadores, el que organizó el Banco HSBC, para culminar con la notoria ausencia de un representante blanco en la actividad convocada por la Sociedad de Economistas, fueron un duro golpe para la campaña blanca y de la oposición.
La solidez del equipo de economistas progresistas opinando sobre una realidad que es muy difícil negar impactó muy duro en las fuerzas conservadoras. A eso debe agregarse las iniciativas constantes y muy valiosas del comité de estudiantes de Ciencias Económicas y su presencia en las redes.
A esos errores se suman algunas declaraciones del candidato y de algunos de sus asesores sobre diversos temas que frenaron los ardores positivistas.
La prensa ha jugado también un papel en esta nueva etapa. Contradictorio, como no podía ser de otra manera. La presencia de Tabaré, Sendic y Astori son sin duda importantes. También es cierto que ciertos medios han mostrado profesionalidad y equilibrio, mientras otros siguen jugando con bastante descaro, sin siquiera tomarse el trabajo de hacer transparente su apoyo a determinadas opciones. Este es un país con una fuerte tradición de prensa partidaria y, guste o no, es una forma muy respetable de hacer periodismo, pero lo que no queda muy elegante es que los medios que se presentan como totalmente profesionales muestren en vísperas de estas elecciones una hilacha que serviría para atracar un buque.
Voy a decir otra obviedad: lo peor que le puede suceder a cualquier fuerza política, y sobre todo al progresismo, es enfriar el ardor, la pasión y la agudeza política en este momento. Necesitamos seguir con fuerza y apuntando con gran sutileza, no solo para ganar votos, que sigue siendo lo fundamental, sino para superarnos, hacernos mejores y sacar muchas lecciones para el futuro.