Mostrando entradas con la etiqueta jefe de salud mental de la Española. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta jefe de salud mental de la Española. Mostrar todas las entradas

martes, 6 de enero de 2015

“Las adolescentes se sintieron identificadas con Lola”


Freedy Pagnussat, jefe de salud mental de la Española, analizó el caso que golpeó a las dos orillas


Los asesinatos como el de la adolescente Lola Chomnalez son menos comunes en el hemisferio sur, pero en los últimos años se han hecho más recurrentes en Uruguay, observó el psiquiatra Freedy Pagnussat.
El jefe de los servicios de salud mental de la siciedad Española y exsecretario Regional para el Cono Sur de la Asociación Psiquiátrica de América Latina (APAL) dijo a El Observador que ante estos hechos, la sociedad se siente identificada y eso ocurre con mayor fuerza entre los adolescentes, que consideran que el crimen golpea a su grupo etario.
A continuación, un resumen de la entrevista con el profesional:
¿Por qué los crímenes como el de Lola Luna generan tanta repercusión e interés en la opinión pública?
Lo primero que se pone en juego en estas circunstancias es una identificación por parte de la gente en la situación. En la identificación está de alguna forma la angustia, ya que la identificación es un mecanismo de defensa.
Y allí se ponen en juego roles distintos. Por ejemplo, por un lado las adolescentes se identifican con Lola, pero también ocurre esto en los que somos padres o abuelos donde hay una identificación ya no con Lola sino con la situación que están atravesando los familiares.
Por otro lado también empiezan a tallar valores propios de la sociedad como son los de justicia o de qué ocurre con estas situaciones de injusticia a las que a veces nos vemos enfrentados y tenemos que bancárnosla, sobrellevar la situación que genera porque no hay mucho para hacer.

¿Este tipo de casos son más comunes en un país que en otros, o  revelan algún problema social?
Son más habituales en el hemisferio norte y en occidente. Lamentablemente en Uruguay últimamente se han dado  estas situaciones.
Y se dan en estas fechas en las que todos estamos más movilizados, recordando a quienes se fueron para algún lado, o se fueron para siempre, los que no se pudieron reunir. Es insólito que en estas fechas hayamos tenido en los últimos años varios de estos casos que nos han conmovido.

¿Por qué en el hemisferio norte ocurren con más asiduidad este tipo de casos?
Tiene que ver con aspectos relacionados con la violencia contenida. Nosotros, en los últimos tiempos, estamos viviendo un proceso de violencia más explícita. Eso ayuda a que se hable de la violencia y que no existan esas cosas reprimidas y más complicadas.
Por ejemplo, los famosos asesinos seriales casi no existen en el hemisferio sur. No digo que haya menos crímenes –que probablemente los hay- pero se dan en otras circunstancias; con menos truculencia y sin ese componente de violencia escondida y contenida.
En casi toda América Latina estamos viviendo una violencia a flor de piel. Otras sociedades se manejan con mayor tolerancia quizás temiendo represalias más duras de la ley. Por eso alguna gente más perturbada esté más reprimida y cuidándose mucho, y terminan haciendo esas cosas a escondidas.

¿Y por qué aquí la violencia es más explícita?
Por varios motivos, pero han incidido las sustancias psicoactivas. No solo es responsabilidad de las drogas, pero sí tienen responsabilidad.

En ocasiones parte de la sociedad reacciona con posturas radicales como el pedido de  pena de muerte ¿eso también ocurre por la identificación?
Sí, y eso de radicalizarse a menudo está más vinculado con la gente joven que con los adultos. Pero cuando las pasiones gobiernan aparecen incluso los linchamientos o intentos de linchamientos que vemos en algunas sociedades, y también en la nuestra.