Mostrando entradas con la etiqueta Intendente de Rocha. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Intendente de Rocha. Mostrar todas las entradas

miércoles, 2 de noviembre de 2016

DURA CARTA ABIERTA AL INTENDENTE DE ROCHA TRAS LOS DESTROZOS EN AGUAS DULCES “NO LE HABLE A SU PUEBLO COMO SI FUERA SU ENEMIGO”



Sofía Pinto Román tiene 19 años y es estudiante de Comunicación en la Universidad de Montevideo.
“Viví en La Paloma desde los cuatro hasta los diecisiete años y pasé los 19 veranos de mi vida en Aguas Dulces. Tengo una casa allá que antes era de mi tía abuela
toda mi familia ha veraneado en Aguas Dulces desde hace años y fui parte del grupo que intentó rescatar el último palafito este año”, dijo al Blog ,
La estudiante de periodismo publicó una carta al intendente de Rocha,Aníbal Pereyra en la que expresa su molestia por declaraciones realizadas por el jerarca luego del temporal.
Sobre el final de su escrito expresa:

“Entonces, intendente, le pido que la próxima vez que salga a hablarle a su gente, no se pare en la vereda de enfrente, no ataque, no nos ponga en el lugar de personas irracionales que exigen algo que no merecen, personas que destruyen el hábitat natural. Porque usted y yo sabemos, señor, que lejos estamos de eso.

Lo invito a pasear un día de enero por Aguas Dulces, a ver cómo la gente cuida y se desvive por ese lugar. Lo invito a conocer y aprender, antes de hablar y criticar.

Porque puede no indemnizar y puede no estar de acuerdo con las exigencias de su pueblo, pero no debería, jamás, hablarle como si fuese un enemigo”.

La publicación está siendo compartida y comentada por decenas de usuarios de la red social Facebook.

LA CARTA

Señor intendente de Rocha, Aníbal Pereyra:

Imagine mi sorpresa al ver el registro de sus dichos sobre Aguas Dulces. Déjeme explicarle por qué.

Desde que ocurrió el desastre he pasado por diferentes etapas. Es difícil enterarse de noticias como esta estando lejos, viviendo los destrozos por fotos, videos o comentarios de gente querida que está allá.

Mi lugar, la tierra que amo, en la que me siento libre, llena, en la que conocí a mis amistades más cercanas, en la que recibo cada año que entra, está de duelo. Se cae, se destruye. Y no es culpa de nadie.

Pero quiero volver a las etapas que viví. Al principio me negué a mirar las fotos y los videos; quería alejarme de todo eso. 20 casas, 40 casas, 50 casas y muchas a punto de caer. 50... me parecía solo un número. No lo quería aceptar. Después decidí enfrentarlo y me llené de un dolor insoportable. Hasta que vi sus declaraciones. A partir de ese momento, la frustración se apoderó de mí.

Déjeme aclararle que esto no se debe a que el Estado no quiera indemnizar a las personas que perdieron sus casas. Aunque permítame, también, decirle que todos pagamos impuestos, pagamos la luz y pagamos el agua. Nadie ahí vive o tiene una casa gratis. Usted lo sabe. Entonces, por favor, no mienta.

No es su culpa que ocurra un desastre natural, lo entiendo. No quiere indemnizar a las familias porque el terreno es del Estado, tiene argumentos.

Lo que me dolió, lo que me llenó de un sentimiento negativo, fue su modo, intendente. No sé quién lo habrá atacado de tal forma que usted salió a declarar a la defensiva, respondiendo como si estuviera sumergido en una discusión, como retando a un adolescente que no entiende de razones.

Habló con miedo, se escudó tras la ofensa y el tono de voz para no aceptar que atrás de esas casas, dentro de ellas, hay personas. Personas que compraron su material, que compraron sus muebles, que compraron un pedacito de felicidad para poder levantarse y mirar el mar.

En cuanto a su declaración de "...una gran inmobiliaria...", también tengo algo que acotar: sí, hay casas ahí que se alquilan (que pagan impuestos, como ya dije), pero hay gente que vive ahí. Vivía, tristemente. Se levantaba cada mañana y arrancaba a laburar, comía, dormía y se bañaba ahí. Hay niños que empezaron sus vidas en esas casas. Es una tremenda falta de respeto para ellos que los denigre bajo la etiqueta de inmobiliaria. Porque no todo es para alquilar o para vender.

¿Sabía usted que los balnearios de Rocha existen gracias a los palafitos? Sí; construcciones hechas directamente sobre la arena, arriba de troncos para que el agua no se las lleve, para protegerse de la fuerza del océano. Después comenzó el desarrollo y con él las calles, las casas más alejadas de la arena, los cambios geográficos y demográficos.

Entonces, intendente, le pido que la próxima vez que salga a hablarle a su gente, no se pare en la vereda de enfrente, no ataque, no nos ponga en el lugar de personas irracionales que exigen algo que no merecen, personas que destruyen el hábitat natural. Porque usted y yo sabemos, señor, que lejos estamos de eso.

Lo invito a pasear un día de enero por Aguas Dulces, a ver cómo la gente cuida y se desvive por ese lugar. Lo invito a conocer y aprender, antes de hablar y criticar.

Porque puede no indemnizar y puede no estar de acuerdo con las exigencias de su pueblo, pero no debería, jamás, hablarle como si fuese un enemigo.