Mostrando entradas con la etiqueta UN GENIO DE LA TRANSMISIÓN NHEILL SAGRERA GARCÍA. escritor y periodista Julio Dornel. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta UN GENIO DE LA TRANSMISIÓN NHEILL SAGRERA GARCÍA. escritor y periodista Julio Dornel. Mostrar todas las entradas

martes, 20 de diciembre de 2016

UN GENIO DE LA TRANSMISIÓN NHEILL SAGRERA GARCÍA. Por Julio Dornel.





El protagonista de esta historia es para nosotros el “Negro” Sagrera, el arachan-olimareño, elegido por Ariel Pinho para encargarse de la parte técnica y “poner en el aire” allá por el 71 a CV 148 Radio Chuy. Podemos asegurar sin temor a equivocarnos que la radio y la televisión llegaron a Chuy de la mano de uno de los mejores técnicos del este uruguayo, cuya capacidad no estaba en discusión cuando se trataba de “armar” una radio o un canal de televisión.  Excelente profesional y mejor amigo, el “Negro” Sagrera se ganó por derecho propio el reconocimiento popular al habernos integrado definitivamente a los medios masivos más importantes como lo son la RADIO Y LA TELEVISIÓN.  Por ese motivo queremos compartir  con ustedes este artículo de La Revista (Treinta y Tres) donde el periodista Walter Acarino rinde tributo al GENIO DE LAS TRANSMISIONES, radiales y televisivas del este uruguayo.
“En el afán de La Revista en su búsqueda del destaque de los vecinos del departamento, tanto en su gran trayectoria, como en los pequeños gestos cotidianos, nos debíamos y nos deberemos el mano a mano con un referente nacional en su profesión de Técnico en Transmisiones, pero que supo manejar todo el abanico que rodeaba a la materia. Y más cuando su aprendizaje vino de tiempos carentes de docencia curricular en la materia y solo el ingenio, el gusto, la responsabilidad y el trabajo dotaban a los autodidactas la capacidad para el destaque entre sus pares.
El pasado 31 de octubre se cumple un año más, el cuarto, de la partida del “Negro” Sagrera y por ello salimos a buscar datos, historia y tratar de mantenerlo entre nosotros, no solo en el recuerdo de familiares y amigos que valoraron y conocieron su trabajo. Es por ello que este muy humilde, pequeño aporte es solo un adelanto o una referencia para futuros y merecidos reconocimientos a su vida profesional y familiar.
Se vino de Melo, donde nació un 11 de agosto. Desde muy niño trabajó en distintas tareas barriendo talleres y haciendo mandados donde le fue prendiendo “el bichito” de las comunicaciones y la incipiente electrónica. Uno de sus hijos, Roberto, nos contaba que en el taller de radio del “Nene” Mariño aprendió el oficio. Ya en el departamento, nos contaba Benamhed “Chumbo” Pírez relataba que: “el principio conmigo se desprende en Santa Clara de Olimar. La familia Pírez era de ahí se genera una relación afectiva entre él y una de mis tías y ahí comienza la historia. Una historia que después nos trae a vivir aquí a Treinta y Tres. Uno de los primeros lugares en los que se residió fue en el Barrio Artigas, calle Simón del Pino casi en la Plazoleta. En el corazón del barrio vivíamos con la familia ampliada".
“Chumbo” recuerda también que la vocación había nacido en Melo, pero se desarrolló en Santa Clara, "él tenía por calle 25 de Agosto, la principal, a varias puertas de donde estaba instalada la central telefónica, en un gran salón, tenía la casa de electricidad. Ahí hacía todo tipo de service y comenzaba la época de los transmisores".
Cuando se recuerda a Neil Luis, salen varios apodos, “Rorro”, “Roberto”, “García”, pero tal vez el más conocido fue “Negro” Sagrera donde lo identificaban en todo el país como el Nº 1 técnicamente en transmisiones deportivas .
“Chumbo” sobre el aprendizaje decía que: “creo que se nutrió de las dos vertientes, la vocacional a través de la curiosidad y del querer ir hacia adelante y después recuerdo que recibía, muchísimo material desde la República Argentina donde hacía cursos a distancia.
Siempre fue un innovador. Él siempre estaba inventando algo para generar un mejor rendimiento. Siempre estuvo buscando una especie de competencia, con el mismo a la hora de generar y mejorar los temas técnicos.
Ante la pregunta de su humor y su vida cotidiana: “era un tipo tranquilo que le gustaba tomarse su tiempo. Se encerraba en el taller de casa. Mucha música, bolsas de tangerina para compartir y mirando siempre circuitos. Para trabajar me mandaba comprar tres cuatro kilos de tangerina para ir comiendo en el taller. No faltaba la Coca Cola y él era muy hincha de la Crush. Siempre tuvo una relación con los temas gastronómicos, para comenzar la tarea.
Se daba el tiempo que a veces pasaba diez a doce horas en el taller, buscando el punto certero y lograr la idea teórica a nivel de la práctica. Esa fue una de las tantas facetas que lo destacó. Incluso su calidad desde el punto de vista técnico. Esa calidad le llevó a recibir muchísimas ofertas de radios de Montevideo para radicarse allá y por distintos motivos él siempre quiso quedarse en el Olimar.
Era campechano, un tipo macanudo como se decía en la jerga. Siempre tenía la palabra para sugerir en todo tipo de consultas cotidianas de vida. Es uno de los legados que nos dejó a quienes estuvimos cerca de él.
Fue una especie de adelantado en la época, ¿no? Pensando en la planificación, en lo que se venía y sabiendo lo que hacía falta a la hora de una transmisión.
Allá por el año 1966 cuando Nacional jugó la primer final ante Racing de Avellaneda, esa fue la primer transmisión de una radio de Treinta y Tres desde el Estadio Centenario. Ese partido terminó 0 a 0, (recuerda las alineaciones), José Raúl da Rosa era el relator y puedo suponer que estaba Tydeo Quintana en los comentarios. Él era hincha de Nacional".
Anecdotario
Es complicado sacar todas las historias que se cuentan y se generan, cuando se interactúa en un medio de comunicación. El mayor de la casa, que lo acompañó por obvias razones más tiempo y andaba desde niño chico a su lado, también aprendiendo del oficio y lo ha llevado a ser hoy el productor deportivo más calificado del medio, como Roberto, nos contaba varias historias que lo pintan entero.
La famosa Chevrolet celeste de la 45
Me queda feo decirlo, pero por las cosas que hizo sí, era un adelantado. Inclusive hay unas Rutas de América donde fueron el móvil de la Difusora en la famosa camioneta Chevrolet 51 a transmitir creo que con Radio Sport. Finalizó la última etapa y luego vino un almuerzo, entonces le pidió (Isidro) Zácara si no lo llevaba en la camioneta. Subieron y Zácara le pregunta, ¿dónde está el equipo del móvil? y está acá. Y le mostró la guantera de la camioneta, donde habían hecho un frente y estaba embutido ahí. ¿esto es el equipo? no podía creer Zácara que entrara todo ahí. En la camioneta de radio Sport es un armatoste tremendo y no llegamos a ningún lado y vos entrás a todos lados.
Cuando transmitía Radio Ariel que era La Voz del Aire, creo. Se corría Rutas de América y se largaba desde Brasil y técnicamente era imposible hacerla. No era como ahora que se solicita línea y hacés un puesto y remontás la transmisión. Y bueno, el Ruso, técnico de Montecarlo y amigo de Papá, les dice que el único que podía hacerlo era Sagrera. Él tenía un equipo con el que Amado Segovia transmitía desde Lascano para Panorama Regional. Un equipo que había fabricado. Lo preparó y lo llevó y desde San Pablo transmitieron con ese equipo Rutas de América. Fue la única manera que se pudo salir desde Brasil en ese tiempo con la transmisión.
En medio de la charla, otro referente en el tema de la comunicación, Ricardo, hermano de Roberto, quien también anduvo de chico junto a Nheill, heredó las dotes técnicas para le televisión y como tal las potenció, recordaba que:
“La primer transmisión de la Red Uruguaya de Televisión, de exteriores la hizo él, trabajando para Canal 4 de Chuy. Él inventó vía cable, unos equipos de radiofrecuencia. Se transmitía desde el cine de Chuy, una elección de las Reinas de Chuy donde vino todo el Directorio de la RED, en aquel momento el presidente era Coqui, ya desaparecido y él invento un Switcher, es un aparato que muestra todas las cámaras de televisión. Él lo inventó todo manual, donde yo operaba el Switcher con tres cámaras, intercomunicadores para cada cámara. Lo que hoy recién hace unos años llegó como tecnología a los canales, él lo hizo hace 25 años y se transmitió. Fue la primer transmisión de exteriores y técnicamente la hizo él.
En todo el este
El era técnico de Radio San Carlos, en aquel momento esta radio y Radio Maldonado eran del mismo dueño, Lamaison, pero había tirantez entre empleados. Un día el Director de Radio San Carlos, Hugo Lafuente lo llamó que era amigo de él, porque tenía un zumbido, una armónica y no se la podían sacar al transmisor. Iban técnicos e ingenieros de Montevideo, de Radio Sarandí y todo y nadie podía descubrir la falla. Le dijo, si se animaba a echarle un vistazo al transmisor de Radio Maldonado que han pasado muchos sin solucionar el tema. Fueron una tarde y arregló el problema en diez minutos.
Era estricto en el trabajo y está a la vista la prolijidad con la que trabajaba. Hay una historia de Radio Florida una vuelta que vio el trabajo y casi sale disparando. En situaciones así, decía esto parece un "gallinero". Les dijo, yo se lo arreglo, pero lo hago todo nuevo y así fue.
Otra anécdota, aporta Ricardo, de los raids en Santa Clara. Se iban el día antes. Y la noche previa de la carrera llegó el móvil 2. Iba tapado en la camioneta, porque llovía y cuando estaban desarmando, sacan la lona y el agua acumulada arriba, cayó arriba del equipo. Qué hizo, trabajó toda la noche y lo hizo todo de nuevo. No se acostó y trabajó toda la noche, lo único que pidió que le dieran café toda la noche que lo voy a hacer de nuevo y así fue y a la hora de la largada, estaba el equipo funcionando. Ricardo apunta que, el precavido siempre había llevado varias cajas con repuestos varios para todo dos y tres cosas para cada elemento y todas las herramientas del taller. Que siempre se decía, ¿para que llevas tanto?, el respondía, usted deje que el que carga es el auto.
Fue Jefe Técnico de Emisora del Sodre, cuando los Encuentros Presidenciales que se hacían por ejemplo en la Fortaleza de Santa Teresa. Imaginen que para esa época las comunicaciones se hacían todas por AM y era complicado llevar la señal hasta Montevideo. Lo contratan para que haga la transmisión desde la Fortaleza, hasta la única línea telefónica que en ese momento estaba en Lascano. Hizo tres encuentros presidenciales así.
Roberto, más pasional, hace brotar historias que lo pintan en todo momento y con orgullo cuenta cada hecho: “La Phillips sacó una válvula de las que se usaban en la Difusora. Llegó la invitación y se fueron con Pinho "vamos Sagrera hay una exposición y nos van a mostrar la última válvula que saco la Phillips para ver si sirve para el transmisor. Fueron y les dijo "esta válvula es vieja" les dijo a los de Phillips y casi se arma un lío. "Esta válvula salió hace 10 años". Y era así en la empresa habían cambiado de personal y jefe y no se habían dado cuenta que esa lámpara era vieja. Había visto el catálogo de la lámpara con la invitación, buscó en las revistas que le llegaban y la encontró y la llevó en el bolsillo de un bolso y cuando los ingenieros presentaron la lámpara, imagínense una presentación de Phillips para aquella época, él le dijo a uno de los encargados que esa lámpara es vieja y no podían creer, sacó la que tenía en el bolso y se querían morir. Ese era el conocimiento de los elementos con que se trabajaba en la época.
Estaba en un lugar trabajando y le dijo Director me voy ¿y por que quiere irse?, ¿quiere ganar más?, yo le pago. Bueno, si me paga tanto, le respondió. Eso es lo que me van a pagar y entonces me quedo. El Director le dijo, ¿pero usted está loco?, quiere ganar más que yo. Si, le respondió, yo puedo ser Director, pero usted en su..... vida va a ser técnico (risas y comentario, no precisa decir la radio).
Este hecho lo pinta de cómo valoraba la profesión de él como la de todos. Él valoraba mucho a los operadores, siempre decía que había operadores y pasadiscos. Llegó a ser Encargado de personal y era el encargado de los equipos cuando se hacían las transmisiones, la voz y el orden de la transmisión era él. El que daba las pautas, donde habían grandes personas y grandes profesionales pero todos lo respetaban a el y ese lugar se lo ganó él mismo, porque todos lo valoraban.
Pasando raya
“Era autodidacta, si hubiera internet quién sabe cómo hubiera sido. Cuando algo no se sabe, se busca en Google, pero en aquella época, lo que no sabía lo comprobaba con la prueba y el error,” afirma Ricardo y asiente Roberto.
“Él sabía por qué fallaba y por qué no cada cosa, eso era ser autodidacta y basaba mucho sus conocimientos y en el intercambio que tenía por ser una persona que también compartía información. Los que realmente lo conocieron y sabían la forma de ser el lo valoraban mucho. Los que lo conocieron tenían la idolatría de ser el Técnico Nº 1 dicho por ellos. Como en el homenaje del río, cuando le entregan la plaqueta a la familia, un comunicador como el Serrano Abella, aseguró que no conoció todavía un Técnico como él. Hoy en día, con todo lo que hay en tema de comunicaciones, nadie lo hace y él hacía cosas que hasta ahora nadie pudo hacer. Eso lo pinta de cuerpo entero, lo que era para la época.
Inventó un equipo móvil para los arroceros, para que se comunicaran a la chacra.
Y las empresas de aviación. Hizo un transmisor para comunicarse con el servicio de apoyo desde el avión. Luego con el tiempo, lo suplantaron los equipos de VHF, pero él hizo primero el sistema. Todo lo que ahorra el teléfono hoy en día, él había inventado antes el sistema y se lo vendió a cientos de arroceros en todo el país.
También fue un adelantado en materia de transmisores de FM, con una frecuencia determinada en cada móvil, donde en las carreras había un sistema interno para comunicarse entre el Director Técnico y los ciclistas. Mucha utilidad para la época y que ahora se hace con otras tecnologías. En muchas variantes de las comunicaciones, el sello de él, estaba primero.