Mostrando entradas con la etiqueta Serrano Abella. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Serrano Abella. Mostrar todas las entradas

domingo, 28 de febrero de 2016

PERIODISMO. DEBE AMPARARSE EN EL SECRETO PROFESIONAL. Por Julio Dornel.

           Periodista Walter "Serrano" Abella.

              Escritor,periodista Julio Dornel
 
Ante algunos hechos de notoriedad registrados en los últimos años donde, donde se criticó a la prensa por difundir información “reservada” sin mencionar la fuente, corresponde hacer algunas puntualizaciones. En reiteradas oportunidades se han dictado normas y sentencias con relación a esta profesión y la importancia del secreto que se debe guardar sobre el origen de una información confidencial. Todavía conservamos el texto de una sentencia dictada por el Juez de Instrucción de 5to. Turno Manuel Díaz Romeu relacionada con el secreto profesional de los periodistas. Al margen de reconocer que el periodismo es una profesión, señala en su primer apartado que “la doctrina penal ha ido pacíficamente sosteniendo el criterio de su existencia en virtud de que: a) La libertad de expresión consagrada en los ordenamientos democráticos y que recoge nuestra constitución (art.29) a los efectos de ser auténtica requiere una serie de condicionantes. La libre expresión por los medios modernos de comunicaciones, solo se hace efectiva verdaderamente cuando las fuentes de información son libres, es decir plena libertad para la recolección de noticias, lo cual va unido íntimamente a la circunstancia de que los posibles informadores estén rodeados de ciertas seguridades. “La condición de periodista, lo que él es o representa, está determinando que se le pueda confiar, aún el conocimiento de hechos, la develación de cuya procedencia, resultaría perjudicial, teniendo en cuenta que la misión del verdadero periodista no es librar al publico rumores indiscretos, pequeñeces o notas escandalosas, sino divulgar la verdad cuando tenga un interés público, respetando todo cuanto pueda incidir en la esfera intima de lo privado. (Bayardo Bengoa) “La Tutela Penal del Secreto”. Al margen de las normas y sentencias de estos reconocidos catedráticos, los periodistas han señalado en reiteradas oportunidades que deben ampararse en el secreto profesional, como base fundamental para lograr una buena información. Como complemento de lo señalado anteriormente les ofrecemos la opinión de Walter Abella (el Serrano) en su columna de la Revista PROPUESTAS, que dirige en la ciudad de Melo, el periodista Juan Pablo Sanchez. ”Últimamente, casi todas las fuerzas políticas del país, han cargado en la mayoría de los casos, la responsabilidad del mar de conflictos, cuyas olas nos golpean el alma todos los días como si fuera un manejo de la prensa. El presidente en primer lugar,(Mujica) que ha dicho, para marcar claramente la culpabilidad del periodismo, que hay algunos que han formado una cartelera de paros en sus informaciones. Si algún periodista dio a conocer una cartelera de paros, es porque se produce una cartelera de paros. Uno siente el temor, cuando defiende estas cosas del periodismo, de que realmente pase más de una vez, que puntualmente los políticos los gobernantes tengan razón. Se ahoga muchas veces en ese retrato lamentable de una prostitución generalizada, masiva, de la que por supuesto no escapó el periodismo. Es como cuando las Asociaciones de radio, los Broadcasters del país, salen a hablar de que están peligrando, porque alguien le toque el recinto más sagrado que el periodista tiene, que es la libertad. ¿Cuántos pueden hablar sin sentir que se les oprime el pecho del maltrato a las libertades públicas? ¿Qué hacían y que hicieron en el largo periodo, cuando la dictadura amordazo todos medios, y ellos no es que no la hayan enfrentado, fueron la mayoría de las veces abanderados, integrantes de las juntas de vecinos, integrantes del Consejo de Estado con sus radios chisporroteando permanentemente las ideas del “proceso”? Y naturalmente de allá hasta acá, si bien la composición periodística del país ha variado, muchos participantes de la vieja época siguen siendo los dueños del poder de los medios. Pero lo que pasa pasa y estaría muy mal que el periodismo no lo contara. Hace pocas horas el Presidente de la República señaló que bajo el rotulo de periodismo independiente se escondían los que no se jugaban. Eso no es así. Independiente no quiere decir ausente de los temas del país, no quiere decir neutralidad en los temas más acuciantes del país, no quiere decir ausencia de compromiso. Mujica debería saber que no hay nadie que viva en una orfandad mayor que un periodista independiente, que responda a su ética, que respete los valores, que en su lucha eterna siempre se andan buscando, que afirme el sentido serio, profesional riguroso de su tarea. El tiempo va y viene, los cargos también. Quizás acorde con el razonamiento de que el mundo es redondo, abría que indicar, como decía un viejo amigo, que hoy los que están arriba, mañana estarán abajo y naturalmente al revés. El periodismo no puede, de ninguna forma si es independiente, vivir constreñido por la agenda oficial. El buen periodismo se nutre de su propia agenda. El periodismo no puede vivir al abrigo del poder, todo lo contrario. Como decía don Carlos Solé “con los jugadores y los jueces no se come asados”. Joaquín Morales Solá ha dicho por ahí, “que es lo que el gobierno y el poder quieren de la prensa? Que esta no diga lo que tiene que decir. Tal vez esas pocas palabras encierren el conflicto entre el poder y la prensa. Para terminar recurrimos a Horacio Verbitsky: “Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda”.