Mostrando entradas con la etiqueta Gonzalo Abella. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gonzalo Abella. Mostrar todas las entradas

domingo, 5 de octubre de 2014

La izquierda a “la intemperie” quiere llegar al Parlamento


En las internas cumplieron su objetivo: ganarle al partido Independiente y ser el cuarto partido más votado. Son los desencantados del Frente Amplio y otras corrientes de izquierda. La Unidad Popular quiere un gobierno popular, de los obreros. Pero el salario que exige es media canasta de Búsqueda, un indicador construido con “criterios de la economía burguesa”.

Publicado el: 4 de octubre de 2014 a las 17:56
Por: Redacción 180
(adhoc/ ©Nicolas Celaya)
(adhoc/ ©Nicolas Celaya)

Joel Rosenberg: Hablemos del surgimiento de Asamblea Popular. ¿Es en el 2006? ¿Es de desencantados del Frente Amplio y otros grupos?
Gonzalo Abella: Exacto. Yo te diría que hay tres corrientes que convergen en Unidad Popular. Grupos íntegros, organizaciones políticas que integraron el Frente Amplio y que trabajaron mucho por el triunfo del doctor Tabaré Vázquez y que ante las primeras medidas del doctor, incluso su elección en Estados Unidos de su ministro de economía y luego el tratado de protección de inversiones con los Estados Unidos, y el mantenimiento de las pasteras, eligieron la intemperie. Entre ellos, el doctor Sarthou, el Movimiento 26 de marzo, el PCR. La otra corriente, gente que había militado también en el Frente Amplio, sus instituciones quedaron adentro y ellos se reagruparon, el Movimiento Avanzar, el Modeju, el Poycu, ProUNIR. Y gente que viene sin haber pisado nunca el Frente Amplio, sobre todo movimientos juveniles, de los movimientos sociales, de los movimientos ambientales, la defensa de la semilla, de la agroecología; y fundamentalmente entre ellos el Partido Humanista, que integra una tercera vertiente. Habría una cuarta vertiente que casi es la mayoritaria, que somos los no sectorizados, que integramos también la Unidad Popular. En mi caso yo era muy escéptico del Frente Amplio desde el Pacto del Club Naval, lo seguí votando pero no me sentí más identificado.
JR: Lo votó en el 2004 a Vázquez.
GA: Sí, voté al doctor Tabaré Vázquez en el año 2004, pero fue la última vez. Pero militar por el Frente.
JR: Lo votó aún después de designar a Astori como ministro de Economía.
GA: Sí, sí. Yo pensaba en ese momento que era lo menos malo y lo sigo pensando. No hubiera habido Hospital de Ojos y no hubiera habido una cantidad de cosas si no hubiera ganado el doctor Tabaré Vázquez. O sea que no me arrepiento. Inmediatamente elegí la intemperie como la elegimos todos los que vimos que el programa se desviaba.
JR: ¿Ustedes están ubicados a la izquierda del Frente Amplio? ¿Está bien decirlo así?
GA: A ver, nosotros creemos que con los frenteamplistas de a pie estamos hombro con hombro, en los mismos duelos y las mismas preocupaciones. Quizás nuestra única diferencia es que hay frenteamplistas de a pie que creen que todavía el Frente se puede cambiar por dentro; y nosotros creemos que el piloto automático está puesto. Ahora, si te referís a la cúpula actual del Frente Amplio, nosotros consideramos que en algunos aspectos, como en el de la tierra y en el de la ingeniería financiera está a la derecha, son neoliberales. La cúpula dirigente, no Mujica, que no gobierna.
JR: Se pensaba que podían tener un acuerdo con el Partido Ecologista Radical Intransigente, y le preguntamos a César Vega al respecto y nos contó esto:
“Fuimos compañeros prácticamente a todas las reuniones y medio que en una no nos entendíamos, y se empezaron a levantar, son muchos grupos en la Asamblea Popular, y se empezaron a levantar algunos partidos medio pequeñitos que hay ahí adentro y empezaron a ningunearnos. Entonces, menos la gente del 26 de Marzo, del Partido Humanista y del Partido Bolchevique, los demás se levantaron y se fueron. Y yo ese día llegué a la conclusión de que estaba de más ahí. Pero podríamos haber logrado algo”.
JR: ¿Qué pasó con el PERI? ¿Qué pasó ahí en esa Asamblea?
GA: Cada uno tiene su sensibilidad. Yo creo que no es justo lo que dice Vega, con todo cariño, nosotros en cuanto a agroecología nosotros coincidimos plenamente con él. Lo que le hemos dicho es que los partidos ecologistas en el mundo, usualmente ignoran el nexo entre la necesidad de la agroecología y un proyecto de país soberano y de enfrentar el saqueo ambiental. Que no se puede crear agrocomunidades como él quiere y nosotros también, si no nos protegemos, por ejemplo, de la lluvias ácidas que genera la megaminería. Y él se centra exclusivamente en el tema de la agroecología, nosotros planteamos que eso tiene que estar vinculado a la soberanía del Estado.
JR: Pero ¿qué le pasó, se le pararon en la Asamblea algunos grupos?
GA: Bueno, yo creo que eso es un exceso de sensibilidad, permanentemente él dice la Unidad Popular es una alianza enorme de grupos; dice algunos se quedaron sentados y otros se pararon cuando yo hablaba. Él habla largo, yo lo disfruto, yo no me pararía nunca, pero hay que entender en una reunión que la gente viene temprano, que el ingeniero Vega viene bastante tarde, alguna gente ya se estaba por ir, alguna gente yo creo que se levantó y creo que él lo malinterpretó, pero no creo que ahí esté la esencia del problema. Nadie mide la unidad por quién se levanta y quién se queda, yo creo que ahí no hubo voluntad del PERI porque no quería comprometerse con un proyecto antiimperialista y de denuncia directa del saqueo ambiental, de cual es cómplice los cuatro partidos. Porque no hay que olvidarse que Vega, con cierto practicismo, que yo respeto aunque no comparto, está presentando proyectos a los partidos tradicionales a los efectos de ver qué se puede aprobar. Nosotros entendemos que lo que Vega no se da cuenta generalmente es el problema de los partidos ecologistas en general, es que su propio discurso está en ruta de colisión directa con lo que plantean los cuatro partidos con representación parlamentaria. Él yo creo que no lo percibe con la suficiente lucidez, pero de todos modos Vega es un hombre admirable, trabaja la tierra como trabajan muchos compañeros de la Unidad Popular en muchos departamentos y quizás le falte ese enfoque interdisciplinario y colectivo que sí tiene la Unidad Popular. Ahora si tú dudas de la actitud unitaria de la Unidad Popular, filmá las banderas en un acto, vas a ver la cantidad de banderas que ondean y la cantidad de grupos que lo integran.
La media canasta del semanario Búsqueda
JR: En el programa y en la plataforma electoral plantean llevar el salario mínimo a media canasta familiar, ¿cuál es, donde toman la media canasta familiar?
GA: El tema de canasta familiar, que lo trabajó Búsqueda inicialmente, es un concepto bastante artificial en sí mismo.
JR: Inicialmente y únicamente.
GA: Sí, lo que pasa que ahora, sea por comodidad, como el índice Big Mac a nivel internacional, algunos lo inician y después a otros les resulta como un indicador cómodo. A ver, un indicador es un indicador, en realidad cuando nosotros queremos abordar una variable económica necesitamos una batería de indicadores sobre los cuales se puede cuantificar mucho más y lo cual nos permite abordar la variable que realmente nos interesa, por ejemplo la dimensión de pobreza, la dimensión de la marginalidad. Desde ese punto de vista nosotros estamos pensando en un salario mínimo de media canasta en función de la estructura de que se reconoce hoy, de que una canasta anda por los 53.000 pesos.
JR: Eso es Búsqueda.
Ricardo Leiva: Pero, ¿saben con qué criterios Búsqueda construyó esa canasta en su momento en el año 85’?
GA: Con criterios propios de la economía burguesa. Criterios e indicadores absolutamente capitalistas, pero el problema es que es una economía capitalista vos tenés que tener algún indicador para basarte y nosotros entendemos que cuando se han disparado los precios de los alimentos, cuando se han disparado los precios de los alquileres, cuando la inflación es mucho mayor de lo que se dice es razonable aceptar como canasta mínima la que plantea el semanario Búsqueda. Es decir, a falta de otro indicador. Porque, ¿qué es lo que pasa?, los estudios son costosos. Nosotros creemos que las cinco empresas que hacen encuestas electorales, son las cinco burguesas, y son las cinco con un criterio que no es el nuestro. Sin embargo, nosotros analizamos con mucha seriedad las encuestas, porque más allá de que nos ningunean y que le negaron en derecho a la ciudadanía por muchos meses hasta de saber que existía la Unidad Popular, éramos “otros”, más allá de eso nosotros creemos que son criterios de cierta confiabilidad los grandes números que manejan.
JR: Y acá creen, ¿en el índice de Búsqueda creen?
GA: Nosotros creemos que para la variable pobreza y exclusión es un indicador, quizás ni siquiera el más importante. Y ya te digo, otro indicador es los de pobreza y exclusión…
JR: Pero ustedes lo manejan, ponen salario tanto en la plataforma del programa y se basan en eso, lo de media canasta de familia, es lo primero que ponen, el primer renglón.
GA: Cuando nosotros nos movemos con un indicador no lo manejamos como exclusivo, porque los indicadores también trampean, fíjate vos los indicadores que maneja el gobierno hablan de que ha disminuido la pobreza y la exclusión. La Universidad de la República lo desmiente diciendo que hoy, uno de cada dos niños del Uruguay tiene las necesidades básicas insatisfechas y nosotros creemos que la cifra es aún mayor. Por una razón muy sencilla, pero es otro indicador que tenemos. Las muchachas con formación terciaria posponen en Uruguay su primer embarazo hasta los 29, 30 años de edad. Las gurisas de los asentamientos se embarazan a los 13 y este no es un fenómeno nuevo. Es un fenómeno que tiene 30 años. Entonces cómo me pueden decir a mí que hay menos niños pobres. ¿Quién está pariendo los niños en este país desde hace 30 años? La infantilización de la pobreza por más que se barra para debajo de la alfombra es un hecho real e incontrastable. Entonces con esas pinzas nosotros tomamos cada indicador de la prensa burguesa. Sin embargo, entendemos que a falta de otros indicadores o confrontando con otros indicadores.
JR: Pero no hay pinzas acá Abella, ustedes los ponen como media canasta familiar como el arranque del salario, ahí no ponen las pinzas ni le ponen ninguna advertencia a quien lee el programa.
GA: Nosotros no hacemos una introducción académica sobre lo que significan los indicadores y variables.
JR: Por eso le pedimos que nos cuenten ahora, ¿cómo arman la media canasta familiar?
GA: Nosotros armamos la media canasta familiar a base de la experiencia de la familia trabajadora. Nosotros tenemos mucha gente catorcemilpesista, lo reconoce hasta la cúpula del PIT-CNT.
JR: El informe Cuesta Duarte al respecto.
GA: Ese también es un informe que nosotros valoramos. Entonces tú me decís ¿por qué queremos un salario de media canasta básica? Porque con 14 mil no se puede vivir. Porque hay gente en San Javier que dobló el lomo 40 años para el Instituto de Colonización y está ganando jubilaciones de seis mil. Y ni siquiera tiene aguinaldo esa jubilación de seis mil. Nos parece un cálculo razonable en función de los indicadores de los que disponemos.
JR: Esa era la pregunta, si toman ese indicador.
GA: Pero no lo tomamos en absoluto. Por más que parezca porque es un documento que de alguna manera no es un documento académico, es un documento de propuestas, nosotros trabajamos con equipos interdisciplinarios, hacemos lo que realmente hemos llegado a la conclusión es lo que más se aproxima a las demandas del pueblo trabajador.
El partido Independiente como rival
JR: Las encuestas le dan un 1% de intención de voto, más o menos.
GA: Sí, pero viste que el margen de error es +/- 3. O sea que podemos estar en +4 o -2, que nadie nos va a votar y todavía nos van a pegar. Ese es el margen.
Ricardo Leiva: En los extremos se achica el margen de error pero…
GA: Claro, pero cuanto más pequeño es la intención de voto, el margen de confiabilidad es menor.
Joel Rosenberg: ¿Qué calculan ustedes? ¿Tendrán un diputado?
GA: Pensamos que la situación es muy variable. Hoy no tenemos techo porque uno de cada tres orientales ni siquiera sabe que existimos. El muro del silencio ha funcionado contra nosotros de manera muy injusta. Estamos trabajando muy bien, horadando ese muro incluso, logrando entrar en los grandes medios. Nuestro primer objetivo fue votar bien en las internas. Ganarle, por ejemplo, al Partido Independiente, para que se acabara el argumento de que se acabara los que solo tenían participación parlamentaria. Tuvimos más votos que el Partido Independiente. Ese fue un objetivo político muy importante.
Ricardo Leiva: Fueron, igualmente, unos 800 votos más que la interna anterior de Asamblea Popular.
GA: Siendo que no votó, esta vez, el 63% de la población. A menor participación, fíjate que el Frente Amplio disminuyó un 30% o 33% en función de la votación anterior y nosotros subimos un 20% en nuestra pequeña escala. Ese es un indicador de tendencia para nosotros. Pero el objetivo político era superar por un voto al Partido Independiente porque eso forzaba a los grandes medios a tenernos en cuenta.
Joel Rosenberg: A ser el cuarto partido en las internas.
GA: Exacto. Entonces, ¿cuál es el techo que tenemos? Es impensable. Estamos trabajando en casas de familia, vamos en ómnibus de línea a distintos lados, nos alojan los compañeros. Vamos a tener, no sólo un voto convencido sino que en varios lugares del interior vamos a tener un voto que yo llamo de instinto ético. Esta gente no está haciendo campaña, no está buscando un puesto, está realmente queriendo instalar en el Parlamento un voz que hable de las cosas que no se hablan, inclusive, los problemas de la expansión de las enfermedades por los agrotóxicos, tema que no toca ninguno de los cuatro partidos con representación parlamentaria. Están atornillados a sus asientos y no les conviene. Si hoy fueran las elecciones, tendríamos más de un diputado pero podríamos perderlo también. A partir de ahora, en cada casa uruguaya puede estar el Sagrado Corazón de Jesús, puede estar el cuadro de Guernica, puede estar Pacheco con la camiseta de Peñarol o Iemanjá. Pero entonces ellos hacen un pequeño altar en el lugar que más se ve, que es la televisión. Y ahí, los cuatro partidos de plata están haciendo una campaña muy inteligente, removiendo sentimientos, removiendo viejas consignas y recuerdos. Y ahí, nosotros no jugamos. Eso entra en la intimidad de cada hogar.
Los kamikazes del programa
JR: ¿Qué aspiraciones o qué proyectos de ley creen que podrían incluir para poder trabajar con los otros partidos?
GA: El gran problema no es trabajar con los otros partidos. Es hacer proyectos de tal fuerza de convicción en la opinión pública que sea muy difícil para los otros partidos decir que no. Aclaremos que si algún partido de los otros se vuelve de pronto antiimperialista y manda retirar las tropas de Haití, sea quien sea quien se le ocurre esa peregrina idea, lo vamos a votar con las dos manos, venga de donde venga. Pero somos medio kamikazes del programa, en el que tenemos que ser muy realistas. Necesitamos hacer dos tipos de proyectos de ley, urgente, y ya los tenemos redactados. Son proyectos de mitigación de los impactos más siniestros del modelo destructor por venenos del ambiente y del agua; y proyectos vitrina que permitan mostrar que otra forma de trabajar es posible. Por ejemplo, de las 16.000.000 de hectáreas fértiles que tiene nuestro país, medio millón está en manos del Estado. Un proyecto de ley de reasentamiento de familias campesinas, de aspirantes a colonos, de emprendimientos productivos y apícolas orgánicos con créditos blandos, no sólo para la producción sino para la supervivencia en tanto no vengan las cosechas, se resuelve sencillamente sin gasto de tierras –son del Estado, no estoy hablando de reforma agraria, hablamos de medio millón de hectáreas, que es mucho- y con un fuerte impuesto al monocultivo forestal y a los sojeros no residentes, que nos envenenan la tierra y se la llevan toda. Invierten acá porque en Argentina les ponen detracciones. Arrancarles las muelas con detracciones y si se quieren ir que se vayan.
JR: Por ahí vendrían los dos proyectos de ley iniciales…
GA: Por ejemplo, otro. Entendemos que la educación debe recuperar los valores, la propuesta que hicieron los docentes en el congreso Julio Castro que convocó el Frente Amplio y después le dio la espalda. Nosotros creemos que los docentes y los usuarios tienen que tener su voz y la Universidad de la Educación tiene que tener un cogobierno. Pero hay que incorporar como asignatura la agroecología. Cada patio de recreo debe tener canteritos y la evaluación del cuidado de la vida, la germinación y la semilla nativa tiene que tener un casillero en el carnet igual que la lectoescritura y la matemática. Además, hay que recuperar los valores. La mayor parte de los niños del Uruguay no saben quién fue Dionisio Díaz. Nosotros tenemos una historia hermosa de valores que hay que rescatar y que, por cierto, no tienen nada que ver con la izquierda, tienen que ver con la Patria.
JR: La historia de Dionisio Díaz investigada por Matías Castro tiene varias versiones; igualmente habría que darlas todas. ¿Leyó el libro de Matías Castro sobre Dionisio Díaz?
GA: Yo leí el libro de Matías Castro de Dionisio Díaz, pero hay un hecho que es incuestionable. Vos podés tener varias lecturas, pero un genocidio es un genocidio en cualquier época, lo haya hecho Hitler o Fructuoso Rivera. Por lo contrario, un acto heroico, en cualquier época y en cualquier contexto es un acto heroico.
JR: Claro, pero a los niños hay que decirles si es un mito, si es una leyenda, si está bien investigado… Capaz que usted que es historiador lo estudió, por eso le pregunto.
GA: Sí, no solo lo estudié, estuve en la Cuchilla del Oro y tengo un montón de historias vinculadas a Dionisio Díaz, incluso a su padre biológico, que lo desenterró, lo llevó a la Cuchilla del Oro, participaron autoridades, volvieron a llevar el cuerpito al Cementerio Central y toda la reconstrucción familiar del hecho.
JR: ¿Dónde están fuertes? En Montevideo está la base dura de Unidad Popular. ¿En qué otros departamentos notan la militancia?
GA: Tenemos una muy fuerte base en Paysandú, la gente de Azucarlito, los que fueron de Paycueros, el movimiento obrero. En todos los departamentos tenemos gente trabajando. En Colonia, por ejemplo, hay una cooperativa de transporte que nos apoya, prácticamente, en unanimidad. En Maldonado tenemos una fuerte presencia, sobre todo en Maldonado Nuevo, la zona más humilde. En Canelones es irregular. Tenemos una fuerte presencia en la Costa de Oro, algo menos en “El Santoral” y en la capital. En Treinta y Tres tenemos un movimiento muy fuerte, con el Partido Humanista. En San José de Mayo está el grupo Avanzar, el grupo local de la Unidad Popular que es más referente. En gran cantidad de estos lados el 26 de marzo también lo es. El PCR, por ejemplo, está muy fuerte en Montevideo y en algunos departamentos del Interior. Lo más interesante es la movilidad que existe en la gente que se nos acerca, que va creciendo con nosotros. Lo que ya tenemos, y eso es irreversible, es gente desde Bella Unión al Chuy que está pensando políticas públicas en función de los los postulados de la Unidad Popular como implementarlos como respuesta a los problemas locales.