Mostrando entradas con la etiqueta Semblanzas Oscar Bruno Cedrés. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Semblanzas Oscar Bruno Cedrés. Mostrar todas las entradas

martes, 29 de septiembre de 2015

Semblanzas - ARTIGAS BENTANCORT Por Oscar Bruno Cedrés


                         Escritor y periodista Oscar Bruno Cedrés
El pasado lunes 28 de setiembre en el Balneario La Paloma, donde residía desde hace muchos años, falleció Artigas Bentancort, figura muy ligada al Club Atlético Lavalleja.
De familia tradicional, histórica y muy apreciada en la zona de los Tres Barrios de la ciudad de Rocha. Recordamos algunos de sus hermanos como el “Barquina”, Susana, Mario, Juan Tomás, el “Cacho”, entre otros.
Lo conocimos en su Estación de Servicio Atlantic de la esquina de Zorrilla de San Martín y Río Branco, ahora Batlle y Ordoñez, la que tenía con su hermano Juan Tomás y donde también trabajaba otro hermano suyo: “Pototo”. Luego se traslada a vivir al balneario La Paloma, donde en la actualidad era propietario de una muy conocida bicicletería.
Un hombre de andar lento, tranquilo, alegre, compañero, dejó un gran recuerdo dentro del Club de los Tres Barrios, donde fuera dirigente y Presidente allá por la década del sesenta.
Con su recordado auto marca Hudson, recorrimos varias localidades en busca de traer jugadores para reforzar los planteles del albi verde, como San Carlos, Pan de Azúcar, Lascano, junto al entonces director técnico Nelson González.
Del baúl imaginario de los recuerdos del viejo club en las épocas de Artigas Bentancort, surgen los nombres de su hermano Juan Tomás; del “Coco” Roberto Amorín Muñoz, del inefable “Gordo” Guillermo Cánova, del “Pocho” Niver Benencio Terra; de Luis Sosa Romero; del maestro y gran delegado Diego Corbo Lorenzo, de Luis Alberto Pereyra; del “Flaco” Walter Rocha, Mario Machado, Ernesto Muniz, el “Tranquilo” Juan J. Techera, Juan González, Leonel González, Esmerildo Techera, integrando grandes directivas, las que también supimos integrar desde muy jóvenes.
Como olvidar la barra de amigos incondicionales y fieles que formaron junto a “Artiguitas”, como le decían ellos, el “Cabeza” Nelson González; el “Gusano” Pedro Domínguez Pérez; el “Raco” Juan Carlos Sosa, Juancito Longeau, y sus largas giras.
Con la presidencia de Artigas Bentancort en el año 1968, el Club Atlético Lavalleja fue campeón de la 1ª. división del torneo de la Liga Rochense de Fútbol. Tiempos en que la sede estaba en el viejo, recordado y muy querido “rancho” de la esquina de Julio J. Martínez y Orosmán de los Santos, hoy Hermanos González Longeau, donde había a parar el Club mientras se construía la muy por entonces moderna sede en el predio de El Tenis sobre la Avenida Julio J. Martínez.
Tiempos de largo festejos, los mismos duraron más de un mes y todas las noches, en la calle frente a la entrada de El Tenis se hacían sentir el sonar de los tambores como homenaje a los forjadores del título.
Al viejo compañero de tantas batallas futboleras tras la causa albi verde del querido Club de Los Tres Barrios en su partida hacia el encuentro con sus viejos camaradas que ya lo están esperando para salir de “gira” en el viejo Hudson, nuestro recuerdo.
Oscar A. Bruno Cedrés






















domingo, 28 de junio de 2015

SEMBLANZA por Oscar Bruno Cedrés “LOS ÁRBITROS”



“Homenaje y recuerdo para los de la profesión más ingrata en el fútbol”
El 25 de junio se cumplen 40 años de la fecha de fundación de la gremial rochense de los árbitros del fútbol local.
Esta Agremiación por la década del sesenta propicio la fundación de la C.A.F.E. o sea la Confederación de Árbitros del Este, a raíz de que a los jueces de Rocha no se les tenía en cuenta en la designación para los partidos del torneo del Este, lo que llevó a que nuestra Liga presidida por Elio T. Sánchez González, concurriera a la ciudad de Minas, sede de la Mesa de la Confederación, con una delegación que además integraban el delegado de Danubio Rafael Abreu, el de Irineo de Espada señor Juan Nogueira Sosa y el del Club Lavalleja, Oscar Bruno Cedrés, a hacer los reclamos correspondientes
Según viejos archivos allá por la década del cuarenta habría habido una Gremial que habían conformado los jueces de entonces dentro de los que sobresalían Roberto Acosta por entonces jugador albo, Raúl Otero que defendía al Plaza Congreso y “Fosforito” Cabral, que luego dejara de existir.
En acuerdo o desacuerdo con ellos, desde mi punto de vista de hincha a veces o en otras de dirigente, debemos reconocer su labor, que como todo quien debe de impartir la ley, la justicia, tiene sus apreciaciones, sus aciertos y sus errores, después de todo, son humanos.
En nuestro Libro “Semblanzas” dedicamos a los árbitros de fútbol de Rocha una analogía sobre ellos y que hoy en parte transcribimos.
“Recordamos aquí, en forma muy especial, a aquellos que siempre decimos son los “sin hinchada”, los ÁRBITROS, los vestidos de negro, como si el propio color de su indumentaria los condicionara.
Es el “equipo” de los tres que entran a una cancha de fútbol, que no los reciben ni con aplausos, ni papel picado, ni hay banderas o pancartas apoyándolos y sí una rechifla general y fuerte, con gritos de insultos y agravios ya antes de comenzar el partido.
Son tres actores “de ese gran espectáculo” que es un partido de fútbol, con unos poquitos alrededor de un alambrado en una cancha cualquiera en un lugar cualquiera del mundo como hinchas espectadores, o en el Centenario, Maracaná, Wembley, el Monumental, el Sobrero o el Tenis, con miles de hinchas, espectadores arengando a sus equipos, pero que sin esos “tres” no existiría ese gran espectáculo.
Son los que en el acierto o en el error, o, en el penal bien o mal cobrado, en el orsay que no existió, en el foul que no fue, o sí fue, de que si era la hora de comenzar o de terminar y su cronómetro o reloj no coincide con el de los dirigentes e hinchas, siempre estarán en el comentario periodístico, en la historia, en las charlas de las ruedas del café de antes y después del partido y por siempre cuando se recuerda un encuentro cualquiera o una final del mundo allí aparecen, sin ser los campeones, sin convertir goles, sin atajar penales, sin tener tarjeta amarrilla o roja.
En esta semblanza mezcla de recuerdo y homenaje no pueden faltar los nombres de los árbitros rochenses, los que tenemos todos los días andando por nuestras calles, compartiendo trabajo o hasta siendo familiares o parientes, o abrazados para la foto en un cumpleaños o casamiento, olvidando que el pasado fin de semana, o el que viene va a ser el “juez” del partido del cuadro de uno.
Y así nos vienen a la memoria el “Rana” Raúl Otero integrante de la terna del partido inaugural del Estadio Dr. Sobrero además de ser campeón del Este en el 45; el “Nicleta” Velázquez; el místico Carmelo Muñoz, jugador del Plaza, dirigente, director técnico y también juez; Artigas Santiago Nogueira, campeón del este de 1945, cantor de tango; el “Pijilla” Roberto Acosta jugador del tricolor del Esc. Silvera, campeón con la celeste del interior de 1954, integrante de la Coral Municipal; Edgar Pérez, jugador, dirigente del viejo Irineo de Espada; Ubaldo Revelez otros de los campeones del 54 y además jugador de varios clubes locales; el “Nito” Vera el golero del 54; Santiago Rodríguez, golero de La Pieza, Rampla, Danubio, eterno pescador del Puerto de los Botes, el “Rubio” Miguel Brañas, hombre de la tricolor de la calle Treinta y Tres; Carlos Muniz; Atilio Pereyra; Navarrito, Daoiz Nieves con su cansino y típico andar en los campos de juego; Mario Huelmo, Lavalleja Pereyra, hombre que defendiera al Deportivo Artigas y fuera técnico del combinado celeste, José Peyrot defensor como jugador del Lavalleja de los Tres Barrios, del Rampla de La Estiva y la celeste del combinado.
L os hermanos Cardoso, Walter “Cacho” recordado cariñosamente por toda la nueva generación como el “maestro” y Wilson “Pototo, de larga trayectoria como jugadores y técnicos; Ángel Espel Pereyra, hombre ligado al baby fútbol de La Estiva y recordado periodista de Difusora Rochense, el carismático Mario López, el enigmático “Quique” Silvera, Carlos Julio Pereira Corsalini; el alegre “Rubio” Hugo Willebald; el singular “Maquicho” Tomás Sosa; Robert Rodríguez el fuerte defensa del Rampla de La Estiva; Wiston Tapia que defendiera el equipo de la diagonal roja, el Artigas; Víctor Bentos; el “canta autor” Sergio Pereyra Montes; José Acuña; Eugenio Diez, Héctor Ortiz, Juan Hannsel, son parte de una larga lista.
También integran esa enorme enumeración Oscar Ruben García, Carlos Muniz, Rosalío Pereyra, Dalvis Correa el hombre de La Coronilla; Héctor Inda Fernández, Antonio Silvera el popular “gallo”, Mario Sosa; el “cabeza” Raúl Herrera.
Nelly Morinelli, que viniera de Paysandú a trabajar en la obra de la viviendas y además era juez de fútbol, Raúl Gallo que arbitrara finales de torneos del interior y además un partido por la Liguilla Pre Libertadores donde jugara la representación de Rivera y haber ganado el “Balón de Oro” de OFI como mejor árbitro de la temporada.
Daniel Silva integrante de grandes ternas rochenses a nivel nacional, que fuera distinguido como “Mejor línea” por la OFI, distinción que recibiera por nominación del árbitro uruguayo internacional Juan José Fortunatto.
Creemos que todos o casi todos alguna vez primero fueron jugadores de fútbol, se pusieron los pantalones cortos y una casaca, la de su club, la de su barrio, pero que cuando la cambiaron por la de referí, se sacaron la de su preferencia y tratan de impartir la justicia como lo marca el reglamento y la condición natural del ser humano, la de ser honesto.
No pueden faltar los actuales integrantes de la Gremial de ARDAF, Roberto Sosa que es el presidente, Pablo Fernández como vice, Luis Silva en la secretaría, Martín Sosa como tesorero, Silvio Pereyra y Daniel Clavijo como vocales y Matías Rotela, Richard Molina, Daniel Scarpa y Pablo Pérez, teniendo a Héctor Ortiz como instructor, a Robert Rodríguez, Enrique Silvera y Víctor Martínez como los integrantes del Colegio de Árbitros de la Liga Rochense de Fútbol, y no pude faltar el recuerdo para alguien que no fue árbitro, pero estuvo muy vinculado a los jueces de Rocha como integrante de los Colegios de Árbitros, Alfredo Nuñez Silvera.
Por supuesto que es imposible nombrarlos a todos, ni los recordamos a todos, pero en esta lista están todos los “hombres de negro”, hoy con vestimenta más llamativa y colorida, que ha tenido en su “Centenaria” vida nuestro fútbol comarcano, que con las carencias que impone el fútbol chacarero tratan de ser parte de éste show que es el fútbol, con la humildad de la gente del interior, sin la “arrogancia” de los árbitros capitalinos.
Felicitaciones por el aniversario, que sean muchos más los que puedan seguir festejando, buen desempeño en la presente temporada, y que algún día desaparezca interior capital en los arbitrajes y también sea una sola república como lo quieren ser con la integración de los equipos de tierra adentro.
Junio/2015

sábado, 23 de mayo de 2015

SEMBLANZA por Oscar Bruno Cedrés PEDRO CABALLERO, ciclista de los de antes.


                                        Escritor y periodista Oscar Bruno Cedrés

Nacido en la ciudad de Aiguá, Maldonado, Pedro Caballero, 13 hermanos, a los siete años su familia se vino hacia Rocha, zona de la Pista Casa Blanca, y ahí concurrió a la Escuela No. 11, con Doña Maruja de Seguessa como maestra y luego la “Negrita” Brum de Muñoz, pasando posteriormente a la Escuela No. 44 Felicia Banat.
Funcionario policial, trabajó en ASTRA en La Paloma, también tuvo un importante puesto de venta de gas en la zona de playa, su deporte lo fue el ciclismo.
Con gran lucidez Pedro recuerda carreras, ciclistas, dirigentes, periodistas, mecánicos, en fin todo lo que estuviera vinculado al ciclismo de Rocha de la décadas del cincuenta y sesenta, de la que fue gran protagonista junto a grandes del pedal rochense como su hermano Carlos, Edison Nuñez, los hermanos Próspero y Javier Barrios, los hermanos Fernández conocidos popularmente por los “Veloz”.
Defendió los malliots de Peñarol, la roja del Renovación y la amarilla de la Federación Ciclista de Rocha, en competencias locales, interdepartamentales, Vueltas y Mil Millas Orientales.
Se acercó al ciclismo llevado aquellas tradicionales domingueras que se corrían en nuestra ciudad, también las tradicionales como la Doble Chuy, tiempos de Rotela, de los hermanos Motta, Vigorito Martínez entre otros.
De las Doble Chuy recuerda la que ganara Claudio Pereyra de Maldonado la etapa a Rocha y además ganador de la competencia, siendo él segundo en esa etapa, teniendo a su hermano Carlos como ganador de la etapa a San Luis y Javier Barrios la etapa a Chuy.
En otra Doble Chuy Caballero ganó la misma, teniendo como compañeros a los hermanos Mayo y Lucio Motta y a Javier Barrios, que colaboraron con su triunfo, siendo en la misma los treinta y tresinos Pedro Larteguy y Felicísimo Prais sus rivales.
De su participación en las tradicionales competencias del pedal uruguayo las Mil Millas Orientales del 58 es una de las que más recuerda. Fueron auspiciados por la recordada INCONSA, la fábrica de baldositas que estaba ubicada frente a la Estación de AFE de nuestra ciudad.
En la misma trabajaban Lorenzo y Tito Picardo, y también estaba el recordado Luciano Fontana, el italiano, quien fuera luego un exitoso empresario turístico.
A la misma Fontana fue en un jeep Land Rover, llevando baldositas de la INCONSA pegadas en cajitas de fósforos, las que obsequiaba a los aficionados presentes en cada llegada de etapa, que tiempos, que originalidad la del “Tano”.
Competencia que contó con la participación de importantes competidores extranjeros como el brasilero Claudio Rosa integrante del famoso equipo de la Calaoi de San Pablo quien fuera a la postre el ganador de la misma, también estaba el italiano Guseppi.
En la etapa Treinta y Tres- Rocha, Pedro desde la bajada de bandera en pagos olimareños se largó hacia adelante en procura de la victoria en sus pagos rochenses, fue solo y primero hasta cerca de la ciudad rochense, cuando se le pusieran cerca el poderoso equipo del Olimpia integrado por Rodolfo Piotto, Sergio Frausín y Francisco “Pancho” Bence, donde también estaba el fraybentino Juan José Timón otro de los grandes del pedal uruguayo.
Pedro Caballero hizo su pasaje por la entrada de Ruta 15 en la zona del Barrio La Cuchilla aclamado por todos sus vecinos que lo aplaudían ubicados a ambos lados de la ruta, finalmente no pudo vencer a tan poderoso rival y culminó en el tercer lugar, que para nuestros pedalistas ya era una hazaña.
Corrió tres Vueltas Ciclistas del Uruguay, las que trasmitía Radio Sport con la voz inconfundible del recordado Gallego Héctor Regueiro y dos Mil Millas Orientales, la competencia de Carnaval, que trasmitía CX 24 Radio La Voz del Aire.
Acompañó veinte Vueltas a distintos corredores e instituciones de nuestra ciudad, destacándose las dos que lo hizo junto a su gran amigo el “Canario” Próspero Barrrios.
De su amistad con el “Canario” recuerda la anécdota de cuando una tarde lo invita Próspero para ir hasta Piriapolis a visitar a Atilio Francois, que tenía un restaurante en dicho balneario. Lo hacen en compañía de otro destacado pedalista, Rotela, siendo muy bien recibidos por el gran pedalista compatriota, quien los invita a almorzar, y luego muy campantes vuelven hacia nuestra ciudad pedaleando por la vieja ruta nueve, aquella tipo bombé y cercada de árboles en casi todo su trayecto.
Participó de una insólita competencia, por su largo recorrido, defendiendo los colores de la Federación, fue sobre 244 kilómetros, con largada y llegada en la ciudad de Treinta y Tres, yendo por ruta 8 hasta Minas, por esta hasta Aiguá, luego hacia Lascano, y de ahí por Averías y Varela a la capital del Olimar. La ganó Javier Barrios, Pedro arribó tercero, pero el delegado de Rocha el recordado comerciante Alcides Féola protestó por el gran recorrido, lo hizo en forma muy airada y fuerte, ya que habían salido apenas apareció el sol y llegaron pasadas las catorce horas, lo que se diría “una cosa de locos” con aquellas rutas de balastro mal cuidadas y en las bicicletas que andaban los competidores.
Fue dirigente de la Federación Ciclista, recordando la que integró como Presidente siendo sus compañeros neutrales Amílcar Díaz y Antonio Molina y también fue técnico de los planteles rochenses en torneos de la zona este.
Recuerda Pedro con nostalgia aquellos tiempos, los de Edison Nuñez, de Pedro Saroba, del “Canario “ Nuñez, de los hermanos Próspero y Javier Barrios que junto a Silvita fueran para él los mejores corredores que dio Rocha, los tubos importados de Italia marca Clemen que eran de dos colores y los Tireli, no pinchaban nunca, los zapatos para correr reforzados por Carlos Cadimar el zapatero de la calle República Española, la Casa de Bicicletas y Repuestos de Burnia y García de la esquina de Sarandí y Florencio Sánchez, el apoyo que recibía de el constructor Alberto Olivera un hincha suyo de primera, como a Don Victorio Forapagliero y Francisco Bruno, grandes empresarios de entonces.
También tiene un especial recuerdo para el periodista Silvio Ricardo Cardoso, y sus emotivos relatos y semblanzas, para la medallita que ganara en una competencia que es una “Gillette” obsequio de la Farmacia Uruguay del “Peluquilla” Rodríguez.
Hoy sigue las competencias tanto nacionales como las extranjeras, está al día con las mismas y le llama mucho la atención que al final de una competencia como la Vuelta o Rutas, el promedio sea de 40, 42 kilómetros, igual al de antes, con muchos mejores rutas, mucho mejores bicicletas, mucha más tecnología, que lleva incluso a que larguen en grandes pelotones y arriben también en grandes pelotones.
Pedro Caballero, un señor en el pedal y en la vida, un grande en tiempos de grandes en nuestro ciclismo.
A él nuestra semblanza del hoy como recuerdo y reconocimiento a su trayectoria.
Mayo/2015

lunes, 4 de mayo de 2015

Semblanza por Oscar Bruno Cedrés ANÍBAL NIEDU “Con el corazón naranja del Plaza Congreso”


                                         Escritor y periodista Oscar Bruno Cedrés

Vinculado desde siempre al Club Atlético Plaza Congreso, Aníbal Niedu,” fue un fiel exponente del deporte y la sociedad rochense, era un ser de excepción” al decir de su amigo Carmelo Muñoz.
Fue de los “naranjitas” de ley, de los amantes del tango y de los rochenses de pura cepa.
Fue uno de los más grandes dirigentes que tuvo la Institución de la camiseta color “naranja” de nuestro fútbol.
Aníbal Niedu fue jugador, equipier, masajisa, delegado, ocupó muchos cargos dentro de la Comisión Directiva del Club, desde vocal a Presidente, donde su querido club lo necesitaba ahí estaba él, para dar todo de sí sin pedir nada, solo la satisfacción de estar cerca de su equipo.
Los últimos tiempos de su vida, por motivos de salud no concurría al fútbol, pero su domicilio era a las espaldas de la Tribuna “Esc. Lino E. Silvera” del Estadio Sobrero, por lo que no estaba lejos del bullicioso futbolero.
Además de haber sido funcionario de OSE, Niedu, se hacía tiempo para formar tertulias de canto, algo que lo hacía de corazón en una radio local y también en otros medios como ser cantinas y bares de nuestros barrios más alejados.
Los comienzos como jugador de fútbol defendiendo al Plaza Congreso fueron allá por el año 1943 en tercera división integrando un equipo, donde él comandaba la delantera con el número nueve y que además conformaban Nepumoceno Reyes como técnico, Juan Ángel Vera, que luego defendiera al Deportivo Artigas y que fuera integrante de los campeones del Este y del Interior de 1954 con la celeste del combinado; Ramón Nuñez; el “Patón” Walter Casella, luego funcionario del Banco de la República, dirigente y técnico del Peñarol rochense; Milton Casella como golero; Julio Lemos conocido hombre de la Confitería Fragulia primero y luego propietario de una formidable Confitería en la esquina de 18 de Julio y 25 de Mayo; Mito Pérez; el “Pocho” Lombardi; “Pinoto” Techera; Carmelo Muñoz, hombre consustanciado con el Plaza y el fútbol todo, habiendo sido jugador, juez, dirigente, técnico y periodista con el correr de los años; “Pancho” Ferreira, entre otros.
Eran tiempos en que en la Primera del equipo “naranja” jugaban Colón Cardoso; el Lilo Navarro que vistiera la casaca celeste del combinado en torneos esteños y el día de la inauguración del “Sobrero”; el “Turco” Juan Caram un número cinco de gran físico y fuerza en el medio campo, que fuera campeón del Este en el 45; el “Tete” Machado, el “Viejo” Justo Aguirre un eterno campeón del este y de los históricos del interior del 54; Artigas Santiago Nogueira otro campeón del este del 45.
Aníbal Niedu falleció el 14 de setiembre del año 1999, y al decir de Carmelo Muñoz: “Tengo la seguridad que allá en el mundo donde no hay retorno, estaban amigos que lo esperaban, como Julio Lemos; el “Semilla” Pérez; Guido Deanessi, amigos de lucha y sacrificio, para enaltecer a este humilde pero histórico club.”
Como recuerdo a una gran figura del Plaza Congreso y del fútbol de Rocha, va esta semblanza del día de hoy.
Abril/2014


miércoles, 15 de abril de 2015

Histórica panadería el “EL CAÑON” Nota de OSCAR BRUNO CEDRÉS


                                           Escritor y periodista Oscar Bruno Cedrés
Popularmente conocida por “La Capilla” del Dr. Pereira
Como presentación o preámbulo de lo que fuera el lugar donde por muchos años estuvieran las instalaciones de la recordada y popular panadería “El Cañón” relatamos de los orígenes del referido lugar muy histórico para nuestra ciudad.
A la entrada a nuestra ciudad por el camino Real, enseguida de pasar el puente “Del Paso Real” sobre el arroyo de Rocha, hoy Avenida Agraciada, por la vereda de la izquierda están las instalaciones de la que fuera primero la casa del Dr. Antonio Pereira, médico portugués nacido en Lisboa, que fuera uno de los tantos sitios atrayentes de la urbe rochense por sus estupendas bellezas naturales por la década de 1860.
Éste médico solícito en la atención de los enfermos, caritativo al extremo, algo raro y pleitista, había residido anteriormente en la ciudad de Río Grande, en el estado del mismo nombre, había actuado en el Ejército de Oribe, llegando a Rocha a mediados del año 1855.
El Dr. Pereyra había construido en el referido lugar una capilla particular, que según relatos de la época, a primera vista se parecía a un cementerio, que dedico a su numerosa familia en el pueblo de Rocha, que constaría de seis o siete nichos alrededor de una rotonda, lleno de inscripciones y pinturas dignas de orates, y rodeados de una pared de extraño estilo, la que ostentaba a la entrada una inscripción en letras negras que decía: “Mirais lo que eramos ayer y lo que somos oy.1866”, y que completaban dos esqueletos negros con sus guadañas, pintados de negro.
Próximo a la expresada capilla el Dr. Pereira había establecido un sanatorio, compuesto de dos piezas, que mostraba en el frente el Escudo Nacional sostenido por los grandes y mofletudos angelitos, que fuer circulado con el siguiente letrero” “Casa de Sanidad del médico Dr. D. Antonio Pereyra, Rocha 18 de Julio de 1874.”
En la referida capilla el Dr. Pereyra festejaba el día de su patrono San Isidro, celebrándolo con grandes fiestas y el día de San Antonio de Padua, patrono de Portugal, ésta “tirando la casa por la ventana” con extraordinaria esplendidez.
Radicado en sus últimos años en la ciudad de Mercedes, falleció ciego o casi ciego, lo que fuera tan fastuosa residencia y capilla, el tiempo se encargó de que desapareciera todo eso, convirtiéndose en escombros e invadida por los pastizales.
Toda ésta valiosa información años atrás nos fue proporcionada por el periodista Silvio Ricardo Cardoso sacada de un Libro de la Biografía de Rocha.
La Intendencia Departamental de Rocha en el año 2013, colocó en la vereda de enfrente un cartel referido al citado lugar y que dice textualmente:
“Camino de la Historia-2013- I.D.R.
1866-Funda Antonio Pereyra de Lisboa Capilla/Sanador y Campo Santo
Casa de Sanidad y Refugio de Oración-R.A. Pereyra
Molino y Panadería de la Capilla o El Cañón
El Horno-El molino de viento/Parte de las instalaciones originales.”
En el mismo hay una foto de Jesús Lema Calvo en la jardinera de reparto.
El portón original de entrada a la casa o capilla se encuentra hoy en una propiedad particular en la calle Lavalleja de nuestra ciudad, teniendo dibujados en hierro el año 1862 y las letras AP.
Para conocer datos e información de lo que fuera la Panadería “El Cañón” visitamos hace unos días al amigo Nelson Lema Cuadra, hijo de don Jesús Lema, últimos propietarios de la misma, y que reside aún hoy en la referida casa con su familia y con su mamá, doña Aída Cuadra, con resplandecientes 97 años.
Según los relatos de Nelson, el primer propietario-panadero lo fue el “Catalán” López, antiguo propietario del molino de agua que estaba donde luego fuera lo que popularmente se conoció como la fábrica de algas, al lado del Arroyo de Rocha sobre la zona de La Estiva.
López sería quien le puso el nombre de “El Cañón”, luego siguieron un español de apellido González, Morales, después Mautone y finalmente Jesús Lema Calvo, que se hizo propietario de la misma el primero de enero del año 1953, que venía desde Montevideo con su señora y su hijo.
Lema conocido popularmente como “Chucho” luego de trabajar un tiempo y cuando la misma se remató, la adquirió por la suma de $ 15.500.oo pesos de esa época, pasando a propietario.
Cuando Lema viene de la capital y comienza su labor como propietario en las pocas panadería que había en nuestra ciudad había cierta variedad de productos que no se elaboraban, como ser entre ellos los popularmente “Corazanes”.
Tuvo tres jardineras de reparto, seis empleados en la cuadra, luego un despacho en el centro de la ciudad, en la calle 18 de Julio entre 25 de Agosto y la callejuela Ribot, local que sigue siendo propiedad de la familia Lema.
Se vendían los bizcochos a un centésimo y si comprabas dos el precio era un vintén, la grasa venía en bocoy de lata.
El nombre de “La Capilla” proviene de un tipo de bizcocho que hacía un señor Medina, lo que derivó en lo que hasta hoy se conoce como los biscochos de la capilla.
Hoy las instalaciones de la panadería, la cuadra y despacho, mantienen elementos que se usaban en aquellos dorados tiempos de esplendor, como ser los hornos, la balanza, el mostrador, la registradora, que solo podía registrar hasta la suma de 39,99, archivo de las boletas de las compras a los distintos proveedores, la última tapa del horno que se la compraran a la Panadería La Victoria cuando el dueño de la misma era Ramos.
Como anécdotas que dan hace unos años la visita de dos periodistas del diario capitalino “El Observador” buscando información sobre “La Capilla” del Dr. Pereyra, queriendo revivir y recordar un momento de la historia de Rocha y el país.
Allí en esa histórica casa de inmensas proporciones del siglo pasado viven doña Aída, Nelson y su familia, entre los recuerdos de tiempos ya idos, de un Rocha que también se nos fue.
A ellos, que fueran vecinos, de los tiempos del viejo Rocha Athletic de de la calle Treinta y Tres y luego clientes cuando mi padre tuviera la distribución de la levadura Fleischmann, mi agradecimiento por la atención de recibirnos, mostrarnos las viejas instalaciones y recordar la historia de la popular Panadería “El Cañon”.



sábado, 21 de marzo de 2015

SEMBLANZA por Oscar Bruno Cedrés ANTONIO “El Tono” ÁLVAREZ


                                          Escritor y periodista Oscar Bruno

Desde la década del cuarenta hasta comienzos de la del setenta la ciudad de Rocha tenía un estilo de vida muy distinto al que se vive hoy.
Una de esas cosas “distintas” eran las instituciones sociales del medio: Club Social Rocha, a la que principalmente asistía la clase alta, el Rocha Athletic Club, con la sede en la calle Treinta y Tres donde es la Sociedad Italiana y donde también al lado estaba la Sociedad Española, donde concurría la clase media, ampliamente mayoritaria y el Centro Social Obrero, con su sede en la calle 25 de Mayo casi Florencio Sánchez y luego en la actual ubicación de la calle 25 de Agosto, donde su masa social también era la clase media, pero a los tres clubes igualmente iban gente de los distintos estamentos sociales.
El Rocha Athletic Club, era un centro de reunión de mucha asistencia, de variadas actividades, como sociales, deportivas, recreativas, con amplio horario en el que siempre contaba con mucha presencia de socios.
Para poder tener un orden y un sistema de conducta muy distinto al de hoy, con reglas muy estrictas que iban desde la vestimenta hasta el comportamiento dentro de la institución contaba con un equipo de porteros y vigilantes que integraban Albornoz Fernández, Oscar Redín, Artigas H. Corbo y Antonio “El Tono” Álvarez.
A éste funcionario del viejo y querido Rocha Athletic, va nuestra semblanza del día de hoy.
El “Tono” nació el 10 de noviembre del año 1924, hombre de la zona de la Avenida 1º. de Agosto, hincha de Nacional, casado con María Aide Martínez, tuvieron dos hijos: Nelson, hoy jubilado policial, jugador de fútbol, y Shyrlei.
Además de sus tareas en el Rocha Athletic como portero y cobrador, fue jugador de fútbol, y lo hizo defendiendo al decano River Plate, inverosímil, hincha tricolor con casaca aurinegra.
Lo hizo en las décadas del cuarenta y del cincuenta, siendo su puesto preferido el de marcador de punta derecho, o como le decían en aquellos tiempos: half derecho.
De aquellos equipos del decano recordamos hoy el que jugara el día del aniversario del 47, un 28 de setiembre, donde estaban además de Álvarez; Bartolo Cal, Rodríguez Brunet, Miguel A. Pérez, el “Tabano” Domingo López Delgado, héroe de la segunda guerra mundial, y que fuera integrante del equipo seleccionado de Rocha campeón del Este de 1950; el “Peluquilla” Abelardo Rodríguez Correa, el histórico propietario de la Farmacia Uruguay de la esquina de 18 y 19, en el arco, atajando con boina y rodilleras; siendo la delantera con Javier Píriz, Mesías, Washington Carrero, Antonio Acosta y Julio López.
Fueron tiempos que la comisión directiva de River se reunía en el Rocha Athletic, donde se destacaban como dirigentes el Dr. Ernesto Amorín Larrañaga, Don Alberto Quaglia funcionario del Poder Judicial; Antonio Alonso, “Alonsito” el la Tienda Morodo de Treinta y Tres y 25 de Mayo; don Fabian González y su hijo Byron, los propietarios de la Sastrería de la esquina de 19 de Abril y 18 de Julio; el siempre recordado Conrado Corbo Larrosa; Sánchez Eguia, funcionario del Banco República y conocido popularmente como el “Gordo Pizza”; el legendario “Indio” Rivero de los fundadores del decano; Francisco Bruno, entre muchos otros.
El “Tono” Álvarez defendió por varias temporadas la casaca del decano, la aurinegra, y de ese rico historial surge una representación de los comienzos del cincuenta con Homero Motta, el “”Zorrito” Veiga, Antonio Acosta, el “Gallego” Rodríguez, Carlos Píriz, Brunet; el “Flaco “ Washington Carrero; Artigas Velázquez, Miguel Ángel Cal, teniendo como director técnico a Néstor Pereyra Sabattino, por entonces bancario, que había sabido defender los colores de River años atrás, y como dirigentes al recordado Blanco Ariel Silveira, a don Homero Corbo, a Floduardo Pereyra, que había sido campeón con la casaca del decano en el 32.
Quisimos en esta semblanza recordar a un viejo amigo, el “Tono” Álvarez, compañero de nuestro padre en el Athletic, jugador del decano River Plate, como a toda su familia, y agradecer a su hijo Nelson el valiosísimo aporte histórico que nos sirviera de pie para la misma.
Marzo/2015


viernes, 20 de febrero de 2015

JUAN BOGAO “Golero con historia y devoción” Semblanza por Oscar Bruno Cedrés


                                            Escritor y periodista Oscar Bruno Cedrés
Para conocer la vida y trayectoria deportiva de Juan Bogado, nos reunimos una tarde veraniega de éste 2015, en las instalaciones del Gimnasio del Club Deportivo La Paloma.
Muy locuaz, con tremenda aplicación religiosa, funcionario de la estación de servicio del balneario palomense, en ese momento Presidente del Club Deportivo La Paloma, casado, una hija de 18 años.
Nació en Montevideo el 11 de mayo del año 1969, en la zona de La Comercial, cuando tenía tres años, sus padres se radicaron en La Paloma y ahí estuvo hasta los 13 años.
Sus pasos futboleros los comenzó de delantero en el Club Bahia de la Liga Regional del balneario.
Cuando vuelve a la capital va al Montevideo Wanderers, un año de volante, pasa luego en la 6ta. de los bohemios al puesto de” Golero”, teniendo a Giacoya y Martiarena como técnicos.
Va luego a la Institución Atlética Sudamerica, es campeón en 4ta. división “B” de la A.U.F. en forma invicta con Silva como director técnico.
Contrae hepatitis y queda libre.
Llevado por Alem Gutiérrez, va a jugar a La Luz, en la divisional “C”, lo hace en la 4ta. media temporada, en la segunda parte del año, 1987 se afianza en el puesto y pasa a jugar en la 1ª. del equipo.
En la temporada de 1988 en una práctica frente al conjunto de Racing sufre doble fractura de maxilar, lo llevan al Hospital y por 42 días. Vuelve a los seis meses y nuevamente a la 4ta.
Ahí interviene nuevamente Alem Gutiérrez conjuntamente con Robato por entonces en el Comando de la Base Naval del balneario y viene a préstamo.
En la temporada de 1988 juega en la divisional “B” de la Liga Rochense de Fútbol defendiendo al arco del Deportivo La Paloma llegando al final del campeonato junto al Club Irineo de Espada.
En diciembre, y en el Estadio Dr. Sobrero definen el ascenso a la divisional superior de nuestra Liga, la misma noche que Nacional de Montevideo sale campeón del Mundo, el partido finaliza empatada en cero gol y van al alargue. Con un golazo de Feijoo los “come higos” se ponen en ventaja, en la hora se produce un corner a favor del equipo del Balneario y Bogao se va a jugar la heroica buscando el gol del empate, se ubica por el punto penal, viene el corner enviado por el “Pólvora” Muñoz, Robert González que la cabecea para Seguessa y deriva para que de volea el arquero Bogao remate y empate el partido.
La gente de Irineo de Espada que estaba festejando el ascenso no lo puede creer, Juan Bogao que corre hacia la tribuna principal y grita “Gracias Dios” y se van a la definición por penales.
Para Juan sigue la histórica noche, el partido inolvidable, en la serie ataja tres penales y pide para rematar uno y lo convierte, es el “Héroe” de los palomenses, son campeones y ascienden al círculo superior.
Aquella noche en la que el Juez del partido lo fue Sergio Pereyra Montes, entre otros defendieron al representativo playero junto a Bogao, el zaguero Calero, Klever Guerra., Alez Suarez como cinco, Daniel Muñoz, Alejandro Seguessa como nueve, Robert González, Alfredo Domínguez que venía de Montevideo, siendo el director técnico Daniel Olid.
En el equipo de Irineo de Espada estaban el golero Doldán, Feijoó, Ramón Sosa, el “Tono” Sergio Redín, entre otros.
A la temporada siguiente vuelve al Club La Luz, donde pertenecía su pase, va a practicar a Liverpool que era dirigido por el “Tola” Antúnez y que tenía a Luis Barbat como arquero, pero el equipo de La Luz le niega el pase.
Va a practicar al Danubio F.C. pero no lo contratan por tener el cupo de golero completo, lo mismo le pasa en el Club Cerro.
Vuelve para La Paloma, al Deportivo, va al Deportivo Tabaré un año a préstamo, luego el “Pato” González lo lleva a Palermo donde el titular es Víctor Guala. Luego viene al equipo palermitano César Olivera como golero siendo Bogao el suplente.
Vuelve a La Paloma, juega por última vez, luego dirige la Sub 18 y salen campeones de la temporada del año 2000.
Después dirige la 1ª. división en la divisional “B” donde se clasifican campeones ascendiendo al círculo de la 1ª. “A” rochense.
Ha sido técnico de los dos clubes playeros, el Club La Aguada y el Deportivo La Paloma.
Cuando ha dirigido aplica a su labor a un “Proyecto Social, utiliza su formación religiosa, trata de hacer valer primero las condiciones humanas a las deportivas del jugador.
En el 2004 estuvo radicado en los EE.UU, jugó en campeonatos internos de Los Ángeles, en el Juventud Aleluya, perteneciente a la Iglesia Cristiana Evangélica.
Cuando volvió, lo hizo solo, como dice el dicho popular” “con una mano atrás y otra adelante”, la lucho, tuvo fé en su religión, en sus instintos, y salió adelante, trajo su familia, hizo su casa con sus propias manos, tiene trabajo y volvió a ponerse el buzo de DT y tener su audición de deporte.
El periodismo no ha sido ajeno a su vida, antes de ir a los EE.UU tuvo por 8 años un programa “La Cadena Deportiva” en el Canal 8 de La Paloma, ahora en Arena FM tiene un programa deportivo.
Ve como en nuestro fútbol no se “aprovecha” a gente que dio tanto, como Denis Alfredo Milar, el “Pato” Nelson González, o José Luis Bitabarez, para la formación de nuevos jugadores, con la creación de Escuelas, con apoyo de Sicólogos, de Merenderos.
Juan Bogao, otro golero que marca un hito en la centenaria historia del fútbol de Rocha.
Enero/2015


















martes, 9 de diciembre de 2014

SEMBLANZA Por Oscar Bruno Cedrés “HOY para un deporte moderno, presente y a un referente” Mountain bike y Claudio Nassi




Es un deporte moderno en nuestro medio que en cierto sentido ha desplazado el viejo y siempre recordado ciclismo que en Rocha tuviera destacados exponentes a nivel local, nacional e internacional.

Dentro de esa especialidad en los últimos tiempos uno de los más destacados defensores del mismo en nuestro medio como también a nivel nacional y en el exterior, Claudio Nassi ha sido uno de ellos.

Nacido en nuestra capital departamental el 30 de octubre del año 1969, alumno de la Escuela No. 7, Artigas, del Liceo Departamental No. 1, Cora Vigliola de Renault, técnico en informática, en la actualidad funcionario de COMERO, hincha de Peñarol, secretario por segundo año consecutivo del Rotary Club Rocha Este.

Dos hijos, Matías, ingeniero y Camilo jugador en la actualidad del primer equipo del Plaza Congreso, que se iniciara en el Palermo, pasara luego por el Rocha Fútbol Club, Cerro Largo F.C., Central Español y Deportivo Maldonado, todos equipos de la divisional “B” de la AUF.

Claudio Nassi en sus comienzos fue jugador del Club Atlético Peñarol de Rocha cuando éste estaba en la divisional “B” de la Liga Rochense, jugando en las inferiores y también en la primera división.

De ese pasaje futbolero le queda un grato recuerdo, fue citado y defendió la casaca celeste del seleccionado departamental a nivel juvenil en un torneo del Este, siendo Rocha vice campeón detrás de la representación alba de Maldonado que tenía como referente al “Gaby” Cedrés.

Esa selección fue dirigida técnicamente por Bonifacio Nuñez Díaz, y tenía entre otros compañeros a Luciano Casals, a Carlitos Barboza, a Gustavo Rodríguez en el medio, a Pedro Vega como uno de sus destacados número nueve, a Leonardo Méndez.

Luego Nassi pasó al deporte del pedal, al Mountain Bike, donde ha defendido entre otros al Rocha M.T. el equipo de la casaca roja y al Peñarol.

Como es el ciclismo un deporte sacrificado, a esta especialidad se le agrega el alto costo de los materiales de donde una bicicleta va desde los quinientos a los siete mil dólares, para poder andar disputando los primeros puestos.

Claudio entrena todos los días, ya sea saliendo a la ruta o en la pista “Próspero Barrios”, habiendo competencias los jueves en lo que denominan “ruta” y los miércoles “montaña” en la pista.

Ha podido participar de competencias en prácticamente todo el país, y también en el exterior como la de “Río Pinto” en Argentina, la más grande de América, con cinco mil corredores en la estrecha, angosta, peligrosa ruta de balastro, por entre los cerros y los despeñaderos, competencia muy arriesgada, que los que tuvimos la suerte de ver en video la de este año diríamos “cosa de locos”, para gente muy intrépida y valerosa.

En esta oportunidad Claudio Nassi tuvo entre otros compañeros de equipo a Marcelo Fernández y Enrique Rótulo, ambos también integrantes del Rotary Club Rocha Este.

En nuestro medio Nassi es uno de los habitué de las tradicionales “Cerro Áspero” del Peñarol y la “Travesía Sierra de los Rocha” de Nacional.

Hoy este deporte tiene tres instituciones, Peñarol, Lavalleja y Nacional, más los competidores de categoría libre, donde las damas tienen muy activa participación.

En el pasado mes de noviembre integró el plantel rochense que participó en la ciudad de Treinta y Tres del Campeonato del Este de Veteranos, donde tuvieran destacada participación los pedalistas rochenses siendo los vice campeones detrás del organizador.

Nassi participó en diversas especialidades como ser Medio Fondo, contra reloj y ruta, en su categoría, donde tuvieran muy destacada colocación, siendo algunos de sus compañeros Leonardo Goitia, Gualberto Martínez, Diego Valdivieso.

A Claudio Nassi un concerniente del deporte del pedal actual de Rocha en su especialidad, el mountain bike, nuestra semblanza del día de hoy.

Diciembre/14

jueves, 27 de noviembre de 2014

SEMBLANZA Por Oscar Bruno Cedrés: “HOY Maestro Rubert De Souza Rocha”


Ruber De Souza Rocha, maestro por vocación, colaborador social por idiosincrasia, lo es este actor de nuestra sociedad.
Nos recibe una mañana primaveral en su casa dejando por un momento sus tareas  de preparación de las tareas para de maestro que ejerce en la Escuela No. 7 Artigas en horas de la tarde.  Rodeado de fotos que muestran su larga y proficua actividad social, docente y deportiva, de diplomas que documentan su gran cantidad de cursos realizados.
Nacido en la ciudad fronteriza del Chuy, el 20 de agosto del año 1947, alumno de la Escuela No. 28 de la esa localidad, hoy con el nombre de “República Federativa del Brasil”, curso secundaria en el Liceo No. 1 también de esa misma zona.
Un hijo, Camilo, hoy estudiando Relaciones Internacionales en la Facultad de Derecho de la UDELAR y además Presidente del Rotaract de Rotary Buceo de Montevideo.
Se radica en nuestra ciudad en el año 1966, ingresando en el Instituto de Formación Docente “Héctor Lorenzo y Losada” cuando el mismo estaba en el local de Julián Graña esquina 25 de Agosto, con la dirección del Maestro Diego Corbo Lorenzo, siendo algunos de sus docentes el Maestro Dagoberto Vaz Mendoza, los profesores Pablo Pereyra Zeballos y “Buby” Mora.
Sin aún haber culminado la carrera magisterial comienza dando clases como suplente en la Escuela No. 88 del Chuy en julio del 66, luego como efectivo recorre varias localidades del departamento como Costa de Pelotas en la Escuela No. 53, la No. 5 de Castillos, la No. 4 Lavalleja, la No. 43 y la No. 7 Artigas todas de nuestra ciudad.
Ruber de Souza Rocha además de maestro es Docente de Educación Física, hincha de River Plate local, de Peñarol de Montevideo y hombre del Partido Colorado, rotario del Rotary Club Rocha, integra el Grupo de Apoyo de GRADA y la “Barra” de amigos del “Polito” Calabuig.
Formó parte de la última Comisión Departamental de Educación Física de Rocha, en los años 96 al 2000, con Oscar Bruno, Sergio Bonilla, Dr. Milton Corbo y el Maestro Alfredo Bentancort, designados por el Gobierno de Adauto Puñalez.
También integró la directiva del Rocha Atlhetic Club en diversos períodos, siendo secretario junto a Hilario Unibazo, Luis Pargas, Onorio y Dante Féola, estando también junto al Maestro Villar, al Cacho Pérez, al Dr. Juan Carlos Gabito, a Humberto Carrasco.
Entre su diversa y amplia actividad están la gran cantidad de cursos realizados, como el de ANEP en el 2003, sobre Microsoft, en el 2005 del Consejo de Educación, en el 2006, Online de Alianza por la Educación en Buenos Aires y en el 2007, también on line en la Universidad de Sevilla, sobre Organización Escolar.
Participó de diversos campamentos escolares de Veranos solidarios de la Comisión de Educación Física y el Consejo de Primaria como docente de educación física.
Con esa misma actividad participa de la 1ª. Olimpiada Especial Nacional realizada en Maldonado en el año 1987, y en el 1er. Torneo Departamental de Fútbol de las Promesas realizado en la ciudad de Castillos en el año 1982.
En esa especialización de docente de educación física en varias oportunidades dirige técnicamente en la parte de fútbol  a las Escuelas No. 2, Varela, la No. 32 José H. Figueira y la No. 4 Lavalleja, de muchos de los que allí jugaron fueran destacadas figuras del balompié rochense.
Fue neutral de la Liga Rochense de Baby Fútbol en tiempos de Julián Javier,  del Maestro Quibo Rodríguez, de clubes como el JURACE, Serranito, el Rocha Atlhetic, Coviro, 7 de Oro, entre otros.
Fue co fundador de la Escuela de Baby fútbol del Rocha Atlhetic Club, junto a Juan Brañas como dirigente y a Daniel Olid como técnico.
Como jugador de fútbol Ruber de Souza lo hizo en el Peñarol de Chuy, junto entre otros a Pino, a Lazo, a veteranos y consagrados jugadores como el “Beto” Viojo y el campeón del quinquenio con la celeste de Rocha Wilson “Bibe” Salayarán. En Rocha lo hizo en el Lavalleja, tiempos del “Gusano” Domínguez Pérez, de los mellizos Walter y Jorge Acevedo, de “Rubito” Motta, del “Cachila” Hugo Cruz.
Su puesto era preferencial  de puntero derecho, pero también se desempeñaba por la izquierda y daba una mano en cualquier otro lugar de la delantera.
De ese pasaje por nuestro fútbol recuerda un gol que en la cancha de Palermo le convirtió al golero Sanguinetti del Artigas, de media cancha; otro a Nacional en el Estadio Sobrero, un mal despeje del defensa el “Negro” Delgado rebotó en su cabeza y entró al arco tricolor y otro al entonces golero del Rampla de La Estiva, Heber Trillo.
 En el fútbol el maestro De Souza también fue director técnico, lo hizo en Peñarol, en el decano River Plate, en las inferiores del Deportivo Tabaré y tuvo un pasaje junto al maestro Alcides Machado por la entidad del Palermo Fútbol Club.
En los últimos años diez años ha ocupado diversos puestos en la dirigencia de nuestro más popular deporte: neutral, delegado en partidos por torneos regionales y nacionales por nuestra Liga, veedor de OFI en encuentros en partidos de selecciones y clubes.
Integró el Cuerpo de Neutrales de la Liga Rochense de Fútbol desde el año 2007 al 2012, como secretario y algunas veces también la presidencia, siendo quienes más estuvieron como compañeros neutrales Carlos “Polito” Calabuig, el “Pochito” Luis Eduardo Martínez, Alcides Rivero, Ruben Carrero.
Se le dan a elegir un partido, se queda con el jugado ante la selección de Colonia en sub 18 en la ciudad litoraleña, cuando Rocha fuera vice campeón del interior 2013, y un escenario difícil, el del Ubilla de la ciudad de Melo, Cerro Largo.
Ruber de Souza Rocha, uno de los carismáticos dirigentes del fútbol de Rocha de la última década, es al que dedicamos nuestra semblanza del día de hoy, como reconocimiento a su muy valioso aporte al nuestra sociedad y al deporte en especial.
Noviembre/2014

 

domingo, 23 de noviembre de 2014

SEMBLANZA por Oscar Bruno Cedrés: El basquetbol rochense allá por el año 57.


En el verano de 1957, se disputó el Campeonato Zona Este de Basquebol, entre las selecciones de Mayores y Juveniles de Rocha, Treinta y Tres y Maldonado.
Los partidos en que Rocha fue locatario se disputador en el escenario del CADER que por entonces no estaba techado y el piso era de bitumen, siendo los precios de las entradas de mayores $ 1.00 y de menores $ 0.50.
Eran tiempos de un basquetbol fuerte en nuestra ciudad, donde se destacaban los clásicos de Rocha Athletic Club y Cader.
El comercio local de entonces, de los que hoy muchos no existen, colaboraba con la Liga Rochense de Basquetbol, de los cuales hoy recordamos a Casa Abel Machado ubicada en la esquina de 25 de Agosto y Gral. Artigas, Metalúrgica Labor, y su especialidad el hierro forjado de la calle Rincón No. 71, Casa Lino Alonso, tienda ubicada en la esquina de 18 de Julio y 19 de Abril, Zapatería Colucci en 18 de Julio y la callejuela Uruguay hoy Ribot; la sastrería de Artigas Pereyra en la calle 25 de Mayo casi 18; la famosa y tradicional Casa Carlitos, de Carlos Gutiérrez, con artículos para hombres, jóvenes y niños en la esquina de 25 de Agosto y 18 de Julio, el Bar y Pizzería El Chiche, del Chiche Rivero dirigente del Ríver local, que estaba frente a la Plaza Independencia en la esquina de 25 de Agosto, La Victoria, fiambrería, panadería y fábrica de helados en 18 de Julio al 197, entre otros muchos auspiciantes más.
La serie comenzó el sábado 26 de enero jugando en juveniles en la ciudad del Olimar, Treinta y Tres y nuestra representación, venciendo los rochenses por el tanteador de 76 a 32. El equipo de Rocha que usaba casaquilla verde en mayores lo integraban Onelly el “brasilero” Correa; Mario Dominici, Milton Fabra, el “Beco” Albérico Fernández, Carlos Julio “El Piojo” Méndez, José Luis “el Pepe” Pertusso, el flaco Peyre, Rafael Silva, su hermano el “Oso” Roberto Silva, y el “Chuleta” Eduardo Ureta.
El plantel juvenil lo integraban Emilio Amorín, Mario Anza, Jaime Arrtarte, Juan Carlos Correa, Carlitos González Molina, Donato Jaureguizar, José Enrique Machado, El “Canuto”, Icaro Méndez, y Hugo Schiavo.
El director técnico lo era el “gordo” Mario Cola, que en Rocha dirigía al Cader, el masajista el popular “Bocacho” Revelez, que fue uno de los integrantes del cuerpo técnico del seleccionado de fútbol de Rocha campeón del Interior del 54.
Los partidos entre Rocha y la selección fernandina de Maldonado, por única vez jugaron en la ciudad balnearia de Piriápolis, en el local del Pabellón de las Rosas, local de bailes y grandes shows musicales, con piso de baldosas, el miércoles 6 de febrero, triunfando en mayores los rochenses por el scorer de 58 a 38, y en los juveniles correspondió a los albos de Maldonado por 50 a 45.
Noviembre/14

jueves, 13 de noviembre de 2014

SEMBLANZA Por Oscar Bruno Cedrés Roberto Méndez Benia: Médico, político, un pintoresco personaje rochense.


Hoy la semblanza va dedicada a uno de esos típicos personajes de nuestro Rocha, profesional de la medicina, político, con pro y con contras, sin punto medio, o se le admira o se le critica ferozmente, el Dr. en medicina Roberto Méndez Benia, el “Loco Roberto” o “El caballo romántico”.
Nació en Montevideo el 9 de agosto del año 1944, por lo que ya pasó los 70 años, en la zona de Gral. Flores y Garibaldi, su mamá por entonces era Nurse del Hospital Pereyra Rosell.
Fue alumno de la Escuela No. 4, Lavalleja, del Barrio Lavalleja de nuestra ciudad, siendo algunas de sus sufridas maestras Irma Borsani, Lidia Lovisetto, Antonia Magliano de Martínez.
Cursó secundaria en el Liceo Departamental No. 1, donde ya ejercía su actividad gremial estudiantil integrando listas en las recordadas elecciones para integrar la directiva de la Comisión de estudiantes y luego su carreya prosiguió en la Facultad de Medicina de la Universidad de la República donde se recibió de médico.
Jugador del Lavalleja de Los Tres Barrios, lo hizo en cuarta división, la que dirigía el recordado Luciano Ernesto Muniz, junto a él lo hacía su querido hermano, Julio, otro personaje comarcal, que era entreala.
Fueron campeones y Roberto conserva aún la medalla que recibió por esa obtención. Jugaba de back adelantado, jugador fuerte, físico grande, pasaba o la pelota o el contrario, las dos cosas imposible, de ahí su sobre nombre de “El Caballo Romántico”. “Caballo” por su reciedumbre en la marca, en el juego, “Romántico” porque además estudiaba y eso en el barrio, ante sus compañeros y amigos lo distinguía.
Su “carrera” futbolística la terminó en el Club Social y Deportivo Tabaré, club para el que pidió pase pero nunca defendió.
Según cuentan, en los “picados” que se hacían en la vieja cancha de Rampla, en la zona de La Estiva entre los muchachos de los Tres Barrios y los locales, el último que jugó Roberto no terminó bien, ya que él agredió fuertemente a un rival (le dio una piña) y salió como un veloz atleta rumbo al Barrio Lavalleja, escapando parece que a la reprimenda que le decía iba a dar su contrincante.
Roberto Méndez también jugó al fútbol de salón, lo hizo defendiendo al equipo del Centro Social Obrero.
Ha sido en muchas oportunidades médico de las selecciones de la Liga Rochense de Fútbol, también de varias instituciones como Palermo, Tabaré, Lavalleja, entre otras.
Estuvo en las finales del torneo de selecciones del Interior de 1984, cuando Rocha representado por la Federación Departamental, obtuviera por segunda y última vez el preciado título de campeón del Interior allá en tierras fraybentinas, la noche del gol del fronterizo puntero Paulo Píriz Santana, Paulinho.
También ha estado al servicio del equipo profesional rochense, el Rocha Fútbol Club, en diversas oportunidades, como en el actual Torneo Apertura, junto al técnico José Luis Bitabarez.
De su pasaje junto al fútbol rochense el Dr. Roberto Méndez Benia destaca a varias figuras como grandes exponentes de nuestro balompié; Denis Alfredo Milar, el “Minino” Daoiz Molina, los hermanos González, el “Loco” Víctor Luján Guala, el “Cepillo” Correa, el chuinse Paulinho, el recordado Carlos Julio Revelez el “Tero”, entre otros.
Dentro de su carrera profesional en la medicina recuerda a varios colegas como Pedro Tuana de Las Piedras, al “Reo” González de San Carlos, a Danubio Viera de Castillos, a Selva Amaral, a Conrado Bonilla que ocupara cargos en el Ministerio de Salud Pública en gobiernos del Partido Colorado, al Dr. Tabaré Vázquez actual candidato a Presidente, que fuera compañero en la Facultad.
También la política ha ocupado un lugar preponderante en su vida, fue candidato a Intendente dos veces, la primera en 1985, en ambas oportunidades por el Partido Colorado, fue Convencional Nacional y además integró el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Colorado supliendo al economista Mosca que era Ministro.
De su agitado pasaje político le quedan como referentes el emblemático Adauto Puñalez Lascano, los ex Presidentes Julio María Sanguinetti, Jorge Batlle y Tabaré Vázquez, y los rochenses Octavio de los Campos e Isidro Cardoso y el dirigente nacional Víctor Valliant.
Hoy ya jubilado y para no dejar de ser el controvertible Dr. Roberto Méndez, actúa en política en filas frenteamplistas, sigue como colaborador médico del Rocha f.c., pasa las mañanas en programas periodísticos radiales polemizando, y se le ve en las reuniones de la “Barra” del Polito Calabuig junto a otras destacadas figuras del fútbol local.
Noviembre/14
O. Bruno Cedrés



jueves, 9 de octubre de 2014

Semblanza por Oscar Bruno Cedrés “A treinta años”Campeones de Campeones Departamentales de Rocha

Escritor y periodista Oscar Bruno Cedrés

A treinta años de la obtención del título de Campeones de Campeones Departamentales de Rocha por parte del representativo castillense del Deportivo Uruguay, va esta semblanza como homenaje a tal acontecimiento futbolístico.
Décadas del sesenta, del setenta, del ochenta, en nuestro departamento era de estilo jugar torneos de selecciones y también de clubes entre las representaciones de las distintas Ligas, los que siempre fueron muy atractivos, populares y sirvieron para poder armar verdaderos y poderosos combinados que luego disputarían los torneos del Este y del Interior.
El del Clubes Campeones de la temporada 1984 lo obtendría el equipo celeste del Deportivo Uruguay campeón de la Liga Castillense, derrotando en las finales al representante de la Liga Rochense, el Atlético Rocha.
Vale la pena recordar sintéticamente quién era el representativo de la capital departamental, el Atlético Rocha, el rival del Deportivo Uruguay.
No tuvo una larga historia en nuestro fútbol, fue breve pero histórica y dejó sus huellas.
Había sido fundado el 18 de diciembre de 1972, siendo sus colores similares a los de Boca Junior de Buenos Aires, azul con la franja al medio amarilla.
Entidad vinculada a la Institución policial, tuvo su sede en la calle Ramírez, en el Círculo Policial local.
Fue campeón local, departamental y disputo también el Torneo de Clubes Campeones del Interior, conocido popularmente como la Copa El País.
En lo local ganó los títulos de los años 1981, 1982, 1983 y 1984, en forma consecutiva, el departamental de la temporada de 1982, y vice de la de 1984.
Siempre dirigido técnicamente por Jorge Méndez, teniendo en esos años como colaboradores al Domingo Elías, a Antonio Valdivieso, a Dante Tejera, Julio Gallo, al Dr. Eduardo Arbulo, entre muchos otros.
En sus filas militaron jugadores de la categoría del mundialista Denis Milar, de Walter Jacinto Cardoso, Ramón Sosa, el chuinse Víctor Alegre, Milton Velázquez el hoy técnico del Tabaré, de Pablo Schiaffino y Rivera Carrero en la defensa del arco xeneise, ambos además goleros del seleccionado celeste, de Héctor Méndez actual entrenador del Plaza Congreso, del goleador Eduardo “Lalo” Benítez, de Pedro Ortiz jugador del Racing de Montevideo, de Sergio “Manicera” Carrero, del lascanense Casildo Silvera, del brasileño Joao de Oliveira, entre otros.
Ante esta por entonces poderosa institución del fútbol de Rocha se enfrentó en las finales el Deportivo Uruguay de la ciudad de Castillos, cumpliéndose 30 años de la obtención del título el pasado martes 7 de octubre.
La campaña de los castillenses en el torneo que culminaron invictos fue en primera fase frente al representativo de la Liga de Lascano, el Club Nacional al que venció en ambas oportunidades, local y visitante primero por 1 gol a 0, y luego por 3 goles a 0. La segunda presentación lo fue ante el Peñarol de la fronteriza Chuy, también gano los dos partidos, 2 a 1 y luego 3 a 1.
Llega así a las finales frente al campeón de Rocha, habiendo jugado el primer partido en tierras castillenses, donde vencieran los celestes por 2 goles a 1 a los xeneises, jugándose la revancha en el enjardinado Estadio Dr. Mario Sobrero, el 7 de octubre del año 1984, terminando el cotejo con empate en un gol y dando así el título de campeones al Deportivo Uruguay.
Entraron al campo de juego a defender a la casaca celeste del Deportivo el conocido golero capitalino y de exitosa trayectoria Omar Correa, Diego Amuedo que era el capitán y Gerardo Rodríguez, Manuel Rodríguez que venía a préstamo del Wanderers, Isabelino Ramírez otro exitoso jugador capitalino, Enrique Molina, Sergio el “Cepillo” Correa que venía a préstamo del Peñarol, el “Rey” Arturo Altez campeón del interior con la celeste de Rocha y la del Palermo, Milton Pereyra, el chuinse Víctor Alegre que también defendió al Atlético Rocha, y Oscar Fernández, el “Tiño” goleador del equipo.
Integraron además el plantel campeón Sergio dos Santos Cruz, Oscar “Ratón” García, Milton Alejandro Terra y César Rocha.
Presidía la institución el señor Roberto Fernández, como vice Luis San Martín, en la tesorería Sergio Viera, secretario Ariel Olivera, Hebert Marzol y Serafín da Silva como directivos.
El cuerpo técnico lo integraron Ariel Olivera y Jesús Zalayeta, Pedro de Souza como masajista,
Para conocer la historia del campeón castillense y departamental recurrimos a los apuntes del estimado amigo Nelson Méndez, hombre vinculado al que hacer de la ciudad de los palmares pero principalmente al fútbol, que la cuenta así:
Los hermanos Gabino, Blanco y Alfonso Méndez Blanco receptores de la inquietud de muchísimo jóvenes que deseaban jugar al fútbol pero no tenían lugar en los clubes existentes se reunieron en el local de la Sociedad Fomento Rural que en aquellas épocas funcionaba en una casa donde hoy es el Correo y un 25 de octubre del año 1936, fundaron el Club Deportivo Uruguay, siendo su primer Presidente Don Florentino Rubio Corbo.
La cancha fue instalada en una chacra propiedad de Rubio Hnos. donde hoy está instalada la Plaza de Deportes “José Rubio Suarez”.
A hoy creemos que el único de los fundadores con vida es nuestro querido amigo Don Blanco Méndez Blanco, con 94 años y residente en Aguas Dulces y el símbolo de los “celestes” con el cual siempre se ha identificado el Club por todo lo que ha significado para él, por su entrega, adhesión y tantos y tantos esfuerzos y que por suerte lo tenemos con nosotros creo que a sus 74 años y me refiero a mi queridísimo amigo Ariel José “Golo” Olivera.”
Al Deportivo Uruguay de Castillos, a su gente, ésta semblanza recuerdo de un tiempo ya pasado pero muy adorado.


domingo, 5 de octubre de 2014

Semblanza: Por Oscar Bruno Cedrés SEBASTIAN COLA, golero


Una tarde semi primaveral tuvimos una larga charla con Sebastián Cola en nuestro domicilio, donde por supuesto el tema central fue el fútbol, pero no escaparon los temas del diario vivir, la vida del deportista en nuestro país, y lo que le ha ido dejando el pasaje por las canchas y vestuarios al capitalino hoy defensor del buzo con el No. 1 del equipo del “Indio” de nuestra ciudad.
Nació en Montevideo, en la zona de Belveder, a la vuelta de la cancha del Liverpool, el cuadro de sus amores, pero en el que nunca jugó, el 23 de febrero del año 1980.
Es golero por elección, y el fútbol es el deporte que ha practicado en forma oficial, pero el surf, las artes marciales, el voleball, entre otros también los realiza.
Con un estilo de vida especial, medio año en Uruguay, medio año en España en la temporada de verano donde va a laburar desde hace muchos años, es de ahí, catalán, su pequeño Santino, aunque en el presente año resolvieron con su compañera hacer un alto y quedarse en Aguas Dulces, su zona de residencia en nuestro país.
Ahí comparte con su padre el popular “Cacho” Cola, las actividades comerciales, además tiene una Escuela de Goleros en la ciudad de Castillos, y va a comenzar a realizar un Curso de Personal Traning.
El “Seba” Cola comenzó en la 9ª. de Bella Vista con 11 años, jugó una temporada y luego fue al Montevideo Wanderers donde hizo todas las inferiores, en tiempos que al equipo bohemio lo dirigía el “Bebe” Castelnoble, siendo el entrenador de goleros el “Loco” Ortiz, figura en los tres palos del elenco wanderista.
Fueron compañeros en ese período entre otros el “Chapita” Blanco, el “Seba” Eguren, la “Flaca” Robledo, luego jugador del Deportivo La Paloma y la selección rochense y Diego Bonilla que luego se fuera a jugar a Colombia.
Integra los planteles juveniles de Uruguay en la categoría de sub-17, tiempos de Víctor Púa como técnico, jugó un torneo en Chile, siendo algunos de los integrantes de aquel combinado Chevantón, el “Ruso” Pérez, Liguera, el “Pato” Guillen que en Rocha defendiera al Deportivo Tabaré y que estuviera por muchas temporadas en el fútbol de Indonesia.
Esa selección sub 17 entrenaba enfrentándose con la selección vice campeona del Mundo de Malasia, por lo que Sebastián Cola a diario enfrentaba a jugadores como Danubio Marcelo Zalayeta y el “Nico” Olivera, siendo los goleros Fabián Carini y Gustavo Monúa.
Pasó luego al Centro Atlético Féniz, donde los goleros titulares eran Mauricio Caro y Martín Barlocco, que luego fuera jugador del Rocha fútbol club, teniendo como compañero al “Lolo” Estoyanoff.
El equipo de Uruguay Montevideo es a quien pasa a defender, primero en la Divisional “C” y luego en la “B”, donde por el torneo de dicha categoría enfrenta al representativo del Rocha Fútbol club.
En el celeste de Uruguay Montevideo fueron sus directores técnicos Nelson Marcenario y Eduardo Gómez.
El interior es el próximo paso en la carrera futbolística de Cola, Rocha la ciudad, el Club Lavalleja la institución. Juega en la temporada del 2006, lo hace junto a Sergio Rodríguez, Pablo Sosa, el “Seba” Torres, Mario Lazo, Néstor Balduvino, Ulises Cabrera, Dorian Sosa, Juan González, “Robert” Pioli, Daniel Sánchez, “Maxi” Pérez, Hugo Molina.
Ese año es convocado por el técnico del seleccionado de Rocha, César Olivera, para defender la casaca celeste de nuestra Liga. Obtienen el título de Campeón del Este frente a la representación de Canelones del Este, en el Estadio de Pando en febrero del 2007, con aquel equipo integrado por Sebastián Cola, la “Flaca” Robledo, Andrés Muníz, Darwin Nogues, Roberto Pioli, Daniel Rodríguez, el “Maxi” Romero, Antonio Machado, el “Lechuga” Altez, José Pérez Bach, el interminable Sergio Recoba, Sebastián Pereyra, el “Juancho” Ciganda, Adrián Amorín.
Esa noche de vuelta olímpica celeste, Cola declaraba para “El País” de Montevideo: “Canelones es un buen equipo, por momentos nos metieron adentro del arco, pero entre todos lo sacamos adelante y somos los mejores del Este”.
También lo hace en la valla del Wanderers de Castillos, donde es campeón por 4 temporadas y también defiende al Nacional de la misma localidad.
Sus referentes a nivel de nuestro fútbol lo fueron Luis Barbat golero del Liverpool y Fernando Alvez el meta de Peñarol y la selección celeste.
A nivel internacional lo fueron los colombianos Oscar Córdoba y René Higuita, goleros con potencia, ágiles.
Ernesto Chevantón el goleador danubiano, fue en juveniles el delantero que más lo complico, y un gol que le hicieran en el torneo del Este por parte de la selección de Treinta y Tres, el que más lo marcó.
Para Cola el golero debe desde su puesto ordenar a su equipo, debe hablarle a sus compañeros, tiene que tener fortaleza, ser rápido, resuelto, siendo la peor lesión la de la cabeza, ya que tiene que estar mentalmente bien dispuesto, si no funciona la cabeza bien, si le ha quedado en mente alguna mala jugada o algún gol, le juega en contra de un buen desempeño.
Hoy el “Seba” Cola es una de las figuras del Deportivo Tabaré, junto al histórico Sergio Osvaldo Recoba, con quien fueron adversarios, compañeros en el seleccionado de Rocha, luego fue dirigido por él y hoy compañeros de Club buscando llevar al equipo del “Indio” de la Avenida 1º. De Agosto a los primeros puestos de nuestro fútbol, junto a Hernán Molina, Cristhoper Santos, Diego Silva, Rodrigo Martínez, el experimentado Douglas Lima, Diego Casuriaga, Augusto Barboza, Matías Gómez, Adrián Amorín, Shonathan Velázquez un referente del club, el “Panza” Ruben Techera en su vuelta a las canchas, con la conducción técnica de Milton Velázquez.
En su pasaje por nuestro fútbol Sebastián Cola además de demostrar sus buenas condiciones como golero, ha demostrado sus condiciones humanas de buena persona, de buena comunicación, modesto en su manera de ser.
Al golero campeón del Este con la celeste rochense del 2006, Sebastián Cola, nuestra semblanza del día de hoy.
Octubre/14