Mostrando entradas con la etiqueta Victorio Forapagliero. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Victorio Forapagliero. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de marzo de 2017

EMPRESARIO VICTORIO FORAPAGLIERO “SIEMPRE HAY QUE TENER EL ÁNIMO DE SALIR ADELANTE, NO ENTREGARSE,HAY QUE PELEARLA. SIEMPRE HAY UNA LUZ DE ESPERANZA”.





Escribe Juan José Pereyra Twitter@juano500

AUDIO AL FINAL DE LA NOTA
SE PUEDE DESCARGAR


Victorio Forapagliero ha sido, en las últimas décadas, la cara visible de un clan, de una familia que ha hecho historia en Rocha.
Ya no está al frente del comercio familiar que cumplió 103 años. Hoy asesora a sus hijos que continúan la gesta empresarial y disfruta de sus cuatro nietos.
Fue campeón de Moto Cross en Brasil. “Traje para Rocha dos títulos internacionales”, y se codeó con los campeones regionales y mundiales de ese deporte.
Desde muy joven, siguiendo los pasos de su padre, integra las comisiones directivas de la Sociedad Italiana de Rocha que ha presidido en más de una ocasión. La República Italiana le concedió un título nobiliario: Cavalieri, en reconocimiento a su larga trayectoria de trabajo por la comunidad.

Victorio Forapagliero estuvo en Hay otra historia, el programa de radio Fortaleza.
Por esas cosas de la casualidad o causalidad, la radio está ubicada donde su abuelo, Don Vittorio Forapagliero Blengino, inició la saga con un primer comercio, un almacén minorista.
“Me da mucha alegría estar acá, en tu programa, justo donde mi abuelo puso su primer negocio.Eso fue el 28 de agosto de 1914. Después estuvo acá el Almacén de Barrales”, dijo.

Contó su vida en Estados Unidos cuando era todavía adolescente, su regreso a Rocha para ayudar a su padre en el comercio familiar, sus experiencias en Brasil y Argentina, el comienzo del nuevo giro de la Casa Foraplagliero, la venta de autos usados, la crisis del 2002. “ Fue la debacle total. Me fundí, perdí todo, los bancos no solo no me ayudaron, sino que me apretaron, sobre todo el Banco República, el Banco País”.

“No cerré el negocio, me quedé con un solo empleado tratando que la gente viniera a pagar. En el 2005 sí cerré la cortina, bajé el telón.
En ese interín mis hijos formaron su propio negocio con un rubro totalmente diferente. Muy de a poco fueron trayendo bicicletas y electrodomésticos. Yo estuve al margen, solo los asesoraba, como lo sigo haciendo.
No me entregué y mis hijos de a poquito fueron incorporando cosas. Desde el 2005 que cerré mi propio comercio, pasé a ser dependiente de mis hijos”.
Recordó la trágica pérdida de uno de sus hijos y lo que significó como conmoción para él, toda la familia y el comercio.”Era un burro de trabajo, una gran cabeza pensante y tenía toda la inclinación al comercio”.
“No me entregué, jamás debe uno bajar los brazos, siempre hay una luz de esperanza”, aseguró.

LA HISTORIA

Una situación familiar lo llevó a viajar a Estados Unidos a fines de los sesenta, país en el que vivió y trabajó varios años. Su primer destino fue Boston, donde vivió tres meses frente a la Univeridad de Harvard.
Luego New Jersey donde estuvo dos años y tuvo varios trabajos : una fábrica de escritorios metálicos, una de caja de cartones para la cerveza Budweiser. Después una estación de servicio cuyo dueño era un uruguayo que estaba en un barrio de italianos. “Conocí a los verdaderos capos de la maffia que iban en sus Cadillacs negros con vidrios polarizados que, después de atenderlos, sacaban su mano con guantes y te daban la propina. El barrio se llamaba Verona y me conecté con la comunidad italiana de allí, me ayudaron mucho”.
En 1971 se volvió porque su padre enfermó, tenía que hacerse cargo del comercio familiar.
“Imagínate la diferencia de Nueva York a Rocha. Me sentí perdido”.
Convencido que manejar el comercio no era lo suyo, porque no se hallaba, se lo dijo a su padre. Decidió irse a San Pablo por quince días. “Conseguí trabajo, se trabajaba espantoso y se ganaba nada”.
Volvió a Rocha, trabajó de nuevo con su padre y a los cuatro meses se fue a buscar suerte a Buenos Aires. Estvo tres meses: “Era un momento muy difícil , se trabajaba mal, apenas comíamos, viviendo en pensiones muy malas”, por lo que volvió a Rocha. “Ahí empieza mi historia en el comercio familiar, era 1976”.
Compró un camión y trabajó con su padre haciendo viajes trayendo mercaderías. Una situación accidental lo llevó a vender motos a través de Limberg Moreira y le dijo al padre que no quería seguir con el rubro de almacén mayorista. Quería dedicarse al de las motos, el que fue creciendo al de los autos usados . “En 1982 tomé la representación de Fiat bajo mi solo nombre . Trabajé desde 1982 hasta el 2002 que vino la debacle total .Ahí me fundí , perdí todo porque se cerraron los bancos y no había posibilidad de financiamiento, tenía mucha cantidad de dinero en la calle y los usados no costaban nada . Los bancos en vez de ayudarme me apretaron, principalmente el República, el Banco País.
No cerré el negocio, me quedé con un solo empleado tratando de no cerrar para que la gente viniera a pagar.En el 2005 sí bajé la cortina, bajé el telón”.

EL MARACANAZO DEL MOTO CROSS

“En 1979 comenzamos las carreras de Moto Cross acá en el Paso Real. Luego nos afiliamos a la Federación Uruguaya de Motociclismo. Lo hicimos por la Sociedad Italiana de la que integré la subcomisión de deportes. Allí pudimos importar motos de competición libre de impuestos, hoy es todo lo contrario.,Una moto hoy no baja de 20 mil dólares. Hoy es un deporte para ricos”.

Se fue a correr al sur de Brasil y salió campeón. “Fue el maracanazo del moto cross. Durante un año era una estrella y cada quince días participaba en las carreras”.
Conoció a las leyendas del moto cross con quienes hoy se vuelve a comunicar a través de Facebook.

LES INVITO A ESCUCHAR LA CHARLA COMPLETA CON VICTORIO FORAPAGLIERO.


lunes, 22 de agosto de 2016

140 años de la Sociedad Italiana de Rocha FUE CONDECORADO VICTORIO FORAPAGLIERO POR EL EMBAJADOR DE ITALIA





El Este

        El sábado próximo pasado concurrió el Embajador de Italia en Uruguay con una doble finalidad. La primera era celebrar el 140 aniversario de la Sociedad Italiana de Rocha, una de las pioneras del Uruguay que supo desde siempre cobijar a los inmigrantes de aquella nacionalidad que han otorgado muchos de sus hijos a esta tierra.

        La segunda era otorgar la condecoración "Stella d´Italia" al conocido vecino y comerciante Victorio Forapagliero, quién es la tercera generación de italianos en Rocha y que han desarrollado ya por más de 100 años actividades comerciales que la hacen una de las firmas más tradicionales y conocidas del departamento.
         En una emotiva ceremonia que fue iniciada con palabras del Presidente de dicha sociedad, Juan Eduardo Paciello se procedió a descubrir dos placas, una conmemorativa de los 140 años de la sociedad por parte de Forapagliero y el embajador italiano Gianni Piccato y otra conmemorativa de la refacción de la institución por parte de "Proyecta 2014" que fue descubierta por los representantes nacionales Darcy de los Santos y Alejo Umpiérrez. De los Santos destacó lo que había sido la colaboración municipal con la institución así como su ascendencia italiana por parte materna mientras que Umpiérrez destacó el aporte inmigatorio y cultural de Italia a Uruguay y en especial a Rocha recordando distintas figuras, así como parte de su sangre familiar de ascendencia italiana.
        Luego el embajador Piccato hizo un discurso destacando los valores y trayectoria de Victorio Forapagliero como un embajador italiano en nuestro departamento y por la largo trabajo familiar de décadas de él y su familia al frente de la institución. Posteriormente impuso la orden de Caballero de la Estrella de Italia (Cavaliere - Stella d´Italia) a Forapagliero quién cerró la parte formal con un emocionado discurso agradeciendo a todos los presentes por su concurrencia.
        Luego se procedió a un lunch donde todos los participantes, autoridades, prensa y público en general pasaron un ameno momento.