Mostrando entradas con la etiqueta Uruguay megaminería. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Uruguay megaminería. Mostrar todas las entradas

viernes, 27 de noviembre de 2015

SIN CONTRATO CON ARATIRÍ, EL GOBIERNO INSISTE EN PROYECTOS SIMILARES

 
Declaración de Uruguay Libre

Tras el nuevo fracaso de la firma de un contrato de inversión con Aratirí, por la imposibilidad de la minera de cumplir con las condiciones básicas para concederle la explotación del hierro de Valentines, el gobierno nacional mantiene la expectativa en estos proyectos que implican, sin mínimas contrapartidas, altísimos riesgos para la integridad del territorio nacional. 
Si no está la autorización ambiental no se firma ningún contrato. La Ley de Minería de Gran Porte es clara en ese sentido: tiene que estar la autorización”, dijo la ministra de Industria, Carolina Cosse. Sin embargo, informaciones de la prensa revelaron que el Poder Ejecutivo admitió hasta último momento la posibilidad de eludir ese requisito para firmar el contrato con Aratirí y no era el único aspecto legal pendiente para concederle a la minera la explotación solicitada.

Como proyecto de minería de gran porte, la empresa debe fijar la fecha y los plazos para el inicio y la realización de la actividad extractiva, presentar un plan de negocio viable y, como garantía del cumplimiento del contrato, efectuar un depósito del 5% de la inversión comprometida, unos 150 millones de dólares estadounidenses, si nos atenemos a los anuncios de Aratirí.  
 
El gobierno nacional no ha querido admitir que el proyecto de Aratirí es inviable económicamente porque fue concebido para una coyuntura de alza excepcional del precio del hierro que ya pasó.

Desde hace más de un año, Aratirí no paga la servidumbre minera o el canon a los propietarios de los campos afectados por sus actividades. Ahora se suma el conflicto porque no cumple tampoco con el pago del despido a un personal que mantuvo casi cuatro años en el Seguro de Paro, cuando el plazo para los trabajadores de cualquier actividad son seis meses. 
Uruguay Libre se solidariza con los trabajadores de Aratirí despedidos, que son víctimas no solo de la empresa sino también de las políticas de un gobierno que se desentiende de la generación de empleo genuino, de calidad y duradero, y la sustituye por falsas expectativas de ocupación en actividades meramente extractivas e inversiones extranjeras de carácter especulativo.

Es impensable que una empresa que prometió inversiones de miles de millones de dólares y que pretende firmar un contrato con el Estado, pero que no cumple con sus obligaciones más elementales, pueda ofrecer las mínimas garantías, y no solo económicas, necesarias para que se le conceda la explotación del yacimiento de Valentines.
Es preocupante que la ministra de Industria no haya hecho ninguna referencia a estos aspectos y no puede ser un simple olvido. En una entrevista de prensa, Cosse admitió que están evaluando la posibilidad de eximir del pago del canon a la empresa Orosur que explota el yacimiento de oro en Minas de Corrales. Sería regalar simplemente a un privado el patrimonio nacional.

La preocupación se refuerza cuando el mismo ministerio se ha resistido a cumplir con decisiones de la Justicia para transparentar a la población sus procedimientos y, acompañado por Aratirí, ha dilatado desde hace un año un fallo inapelable que le obliga a entregar esa información. 
Hemos demostrado, y nadie ha rebatido hasta hoy, que el proyecto de Aratirí no es viable, no dejaría beneficios económicos al país, no generaría desarrollo y solo crearía una limitada oferta de trabajo altamente insalubre y por menos de 15 años, dejando grandes pasivos ambientales.

La reciente catástrofe de un proyecto más chico en Brasil muestra los peligros a que se expondría Uruguay. El derrame de Samarco provocó la muerte de unas 25 personas y sepultó a un poblado de 600 personas a 2,8 kilómetros del dique. El lodo mató flora y fauna en un área equivalente a medio Uruguay. En 15 días, el lodo recorrió 650 kilómetros de los ríos Piracicaba y Doce hasta llegar al Océano Atlántico, destruyendo la vida a su paso y causando la suspensión del suministro de agua potable en decenas de poblados, afectando a unas 250 mil personas.
Uruguay Libre propone prohibir la minería metalífera a cielo abierto en todo el territorio nacional por ser inapropiada para las características, las dimensiones y la preservación de nuestros bienes naturales, que hoy generan riqueza de forma sustentable. Por estas razones, hoy más que nunca, seguiremos recogiendo firmas para promover un plebiscito nacional donde sea el pueblo uruguayo quien decida si quiere o no estos proyectos de desarrollo en el país.

URUGUAY LIBRE DE MEGAMINERÍA
26 de noviembre de 2015.
 
 
 
 

sábado, 7 de noviembre de 2015

EL TERRITORIO URUGUAYO A MERCED DE LA MINERÍA DEPREDADORA


 


       
      Aunque extraer hierro hoy sea económicamente inviable, Aratirí y otras empresas, con el apoyo del gobierno nacional, pueden retener los títulos mineros por años y siguen ultimando sus proyectos con el fin de tenerlos listos ante la primera ocasión favorable. En esta situación, un cuarto del territorio uruguayo queda cautivo de la especulación financiera internacional.
       
      El auge de la minería en Uruguay que hizo que desembarcaran en el país proyectos extractivos de una escala sin precedentes, como el de Aratirí, era circunstancial. Ese auge llegó a su fin porque se sustentaba en una coyuntura de alza excepcional del precio de los metales, iniciada en 2008 y que en 2012 comenzó a bajar inviabilizando económicamente estos proyectos.
       
      El gobierno nacional no reconoció nunca que el proyecto de Aratirí respondía a una coyuntura especulativa extraordinaria ni que Zamin Ferrous era una empresa típica creada para armar un negocio y desaparecer. Las autoridades defendieron el proyecto a pesar del rechazo de amplios sectores del país y sin que tuviera las autorizaciones ambientales requeridas.
       
      Al final, Zamin Ferrous abandonó el proyecto porque no obtuvo la aprobación con la celeridad que pretendía. Necesitaba comenzar las obras a mediados de 2011 y esto fue imposible, tanto por el trámite en la Dinama como por el rechazo social a la minera. Con la prolongación de los plazos, como era previsible el precio cayó y el proyecto dejó de ser negocio para Aratirí.
       
      Mientras tanto, el gobierno se comprometió con cambios de la legislación y emprendió obras de infraestructura para adaptarse a Aratirí. Ninguna de estas obras se sostenía por si misma y, si se hubieran iniciado las minas y el puerto de aguas profundas, hoy estarían paralizados con las consecuencias negativas que acarrean, como lo muestra la regasificadora.
       
      Las últimas informaciones dicen, por un lado, que Aratirí pagará el despido a sus empleados, luego de casi cuatro años en el Seguro de Paro, pero por otro lado están llegando decenas de nuevos pedimentos mineros en varios departamentos. Paralelamente, se anuncia que un grupo financiero de la India se interesó por Aratirí y que el proyecto sigue adelante.
       
      ¿Adónde fue a parar el amor de Zamin Ferrous por Uruguay? Desapareció igual como el negocio que inventó. Según ha trascendido, pagará el despido a sus funcionarios "en cuotas" y ya habría traspasado los títulos y el proyecto minero al grupo Aurum Ventures.
       
      ¿Quién es Aurum Ventures? Es un fondo de inversión internacional con sede en la India. Puede ser una firma diferente, un socio o un simple testaferro de Zamin Ferrous, pero ninguna de esas posibilidades modifica el hecho sustancial de que se trata de inversionistas en busca de la máxima rentabilidad en el rubro que más les convenga y en cualquier parte del mundo.
       
      En el corto y mediano plazo, no existen perspectivas de que el precio del hierro registre otra alza espectacular. En estas condiciones, ninguna empresa puede pasar a la fase de extracción en Valentines, pero esto no significa que esta historia haya terminado. Las mineras hibernan cuando los precios están bajos y pueden esperar muchos años a que vuelvan a subir.
       
      Es por esto que Aratirí sigue atendiendo el trámite de evaluación ambiental del proyecto en la Dinama, tiene adquiridas más de nueve mil hectáreas de tierras en la zona del distrito minero y, además de procurar conservar los títulos del proyecto, no devolvió la mayoría de los títulos de prospección y exploración ya obtenidos y ha hecho nuevas solicitudes.
       
      Si el próximo 24 de noviembre no se ha firmado el contrato de inversión, Zamin Ferrous deberá entregar los títulos mineros a la Reserva de Vacancias. Pero por la ley 19.126, tendrá prioridad para presentar un posible interesado, durante los siguientes 90 días y, en este caso, dispone de un plazo de 120 días más, no prorrogables, para alcanzar un acuerdo.
       
      Esto quiere decir que, si Aurum Ventures es el nuevo interesado y el gobierno lo aceptó, como es lo más probable, el plazo para la firma del contrato de inversión podría ser prorrogado por siete meses más. Y aún, suponiendo que al final de este plazo tampoco lleguen a firmar el contrato, el gobierno puede habilitarlos a adquirir esos títulos y prosigue el cuento.
       
      Los títulos mineros, aunque no sirvan para realizar efectivamente la explotación minera, son igual de gran utilidad para las firmas de fondos de inversión extranjeras porque les permiten especular en el mercado financiero de negocios a futuro y con las tierras cautivas de los mismos. Los predios con títulos mineros pierden valor, ya que no se les conceden créditos e invertir resulta peligroso porque la minería arrasa con todo. Esto hace que muchos se vean obligados a vender sus tierras facilitando también de esa manera la especulación inmobiliaria.
       
      ¿Cuál es la conclusión para el país a corto y a largo plazo? Que con las normas y las políticas mineras vigentes más de un cuarto del territorio nacional está a merced de una actividad minera depredadora y, mientras esto no ocurra, de la especulación financiera internacional.
       
      La minería metalífera a cielo abierto no es una actividad apropiada para impulsar la diversificación de la matriz productiva del Uruguay, ni a corto ni a largo plazo, en un territorio constituido en casi la totalidad por un ecosistema privilegiado, de tierras fértiles y aguas superficiales y subterráneas, especialmente apto para la producción y la industrialización de alimentos.
       
      La especulación con títulos mineros también destruye, a corto y a largo plazo, las posibilidades productivas del país porque las tierras quedan en manos de capitales extranjeros que se rigen solo por la máxima ganancia de sus inversiones. Esto significa pérdida de la soberanía al perder el país la capacidad de dirigir la producción nacional según nuestros intereses.
       
      Sea con Aratirí u otra empresa similar, la única manera de evitar estos proyectos y la especulación que la acompaña es prohibir estas actividades en todo el territorio nacional.
       
      El Movimiento Uruguay Libre de Megaminería propone realizar un plebiscito nacional para incluir esa norma en la Constitución y, con esa finalidad, seguiremos recogiendo firmas.
       
      URUGUAY LIBRE DE MEGAMINERÍA

lunes, 2 de noviembre de 2015

EL TERRITORIO URUGUAYO A MERCED DE LA MINERÍA DEPREDADORA






  •  



    Aunque extraer hierro hoy sea económicamente inviable, Aratirí y otras empresas, con el apoyo del gobierno nacional, pueden retener los títulos mineros por años y siguen ultimando sus proyectos con el fin de tenerlos listos ante la primera ocasión favorable. En esta situación, un cuarto del territorio uruguayo queda cautivo de la especulación financiera internacional.

  • El auge de la minería en Uruguay que hizo que desembarcaran en el país proyectos extractivos de una escala sin precedentes, como el de Aratirí, era circunstancial. Ese auge llegó a su fin porque se sustentaba en una coyuntura de alza excepcional del precio de los metales, iniciada en 2008 y que en 2012 comenzó a bajar inviabilizando económicamente estos proyectos.

  • El gobierno nacional no reconoció nunca que el proyecto de Aratirí respondía a una coyuntura especulativa extraordinaria ni que Zamin Ferrous era una empresa típica creada para armar un negocio y desaparecer. Las autoridades defendieron el proyecto a pesar del rechazo de amplios sectores del país y sin que tuviera las autorizaciones ambientales requeridas.

  • Al final, Zamin Ferrous abandonó el proyecto porque no obtuvo la aprobación con la celeridad que pretendía. Necesitaba comenzar las obras a mediados de 2011 y esto fue imposible, tanto por el trámite en la Dinama como por el rechazo social a la minera. Con la prolongación de los plazos, como era previsible el precio cayó y el proyecto dejó de ser negocio para Aratirí.

  • Mientras tanto, el gobierno se comprometió con cambios de la legislación y emprendió obras de infraestructura para adaptarse a Aratirí. Ninguna de estas obras se sostenía por si misma y, si se hubieran iniciado las minas y el puerto de aguas profundas, hoy estarían paralizados con las consecuencias negativas que acarrean, como lo muestra la regasificadora.

  • Las últimas informaciones dicen, por un lado, que Aratirí pagará el despido a sus empleados, luego de casi cuatro años en el Seguro de Paro, pero por otro lado están llegando decenas de nuevos pedimentos mineros en varios departamentos. Paralelamente, se anuncia que un grupo financiero de la India se interesó por Aratirí y que el proyecto sigue adelante.

  • ¿Adónde fue a parar el amor de Zamin Ferrous por Uruguay? Desapareció igual como el negocio que inventó. Según ha trascendido, pagará el despido a sus funcionarios "en cuotas" y ya habría traspasado los títulos y el proyecto minero al grupo Aurum Ventures.

  • ¿Quién es Aurum Ventures? Es un fondo de inversión internacional con sede en la India. Puede ser una firma diferente, un socio o un simple testaferro de Zamin Ferrous, pero ninguna de esas posibilidades modifica el hecho sustancial de que se trata de inversionistas en busca de la máxima rentabilidad en el rubro que más les convenga y en cualquier parte del mundo.

  • En el corto y mediano plazo, no existen perspectivas de que el precio del hierro registre otra alza espectacular. En estas condiciones, ninguna empresa puede pasar a la fase de extracción en Valentines, pero esto no significa que esta historia haya terminado. Las mineras hibernan cuando los precios están bajos y pueden esperar muchos años a que vuelvan a subir.

  • Es por esto que Aratirí sigue atendiendo el trámite de evaluación ambiental del proyecto en la Dinama, tiene adquiridas más de nueve mil hectáreas de tierras en la zona del distrito minero y, además de procurar conservar los títulos del proyecto, no devolvió la mayoría de los títulos de prospección y exploración ya obtenidos y ha hecho nuevas solicitudes.

  • Si el próximo 24 de noviembre no se ha firmado el contrato de inversión, Zamin Ferrous deberá entregar los títulos mineros a la Reserva de Vacancias. Pero por la ley 19.126, tendrá prioridad para presentar un posible interesado, durante los siguientes 90 días y, en este caso, dispone de un plazo de 120 días más, no prorrogables, para alcanzar un acuerdo.

  • Esto quiere decir que, si Aurum Ventures es el nuevo interesado y el gobierno lo aceptó, como es lo más probable, el plazo para la firma del contrato de inversión podría ser prorrogado por siete meses más. Y aún, suponiendo que al final de este plazo tampoco lleguen a firmar el contrato, el gobierno puede habilitarlos a adquirir esos títulos y prosigue el cuento.

  • Los títulos mineros, aunque no sirvan para realizar efectivamente la explotación minera, son igual de gran utilidad para las firmas de fondos de inversión extranjeras porque les permiten especular en el mercado financiero de negocios a futuro y con las tierras cautivas de los mismos. Los predios con títulos mineros pierden valor, ya que no se les conceden créditos e invertir resulta peligroso porque la minería arrasa con todo. Esto hace que muchos se vean obligados a vender sus tierras facilitando también de esa manera la especulación inmobiliaria.

  • ¿Cuál es la conclusión para el país a corto y a largo plazo? Que con las normas y las políticas mineras vigentes más de un cuarto del territorio nacional está a merced de una actividad minera depredadora y, mientras esto no ocurra, de la especulación financiera internacional.

  • La minería metalífera a cielo abierto no es una actividad apropiada para impulsar la diversificación de la matriz productiva del Uruguay, ni a corto ni a largo plazo, en un territorio constituido en casi la totalidad por un ecosistema privilegiado, de tierras fértiles y aguas superficiales y subterráneas, especialmente apto para la producción y la industrialización de alimentos.

  • La especulación con títulos mineros también destruye, a corto y a largo plazo, las posibilidades productivas del país porque las tierras quedan en manos de capitales extranjeros que se rigen solo por la máxima ganancia de sus inversiones. Esto significa pérdida de la soberanía al perder el país la capacidad de dirigir la producción nacional según nuestros intereses.

  • Sea con Aratirí u otra empresa similar, la única manera de evitar estos proyectos y la especulación que la acompaña es prohibir estas actividades en todo el territorio nacional.

  • El Movimiento Uruguay Libre de Megaminería propone realizar un plebiscito nacional para incluir esa norma en la Constitución y, con esa finalidad, seguiremos recogiendo firmas.

  • URUGUAY LIBRE DE MEGAMINERÍA
  • 29 de octubre de 2015


miércoles, 28 de octubre de 2015

Fiscal Enrique Viana: “Cuando el Estado se vuelve socio de contaminadores es muy difícil que actúe contra ellos” - En Perspectiva





 El fiscal Enrique Viana dijo en entrevista con En Perspectiva
que, además de recurrir su traslado, presentará un recurso de
inconstitucionalidad contra la ley que crea la Fiscalía Nacional como un
servicio descentralizado en lugar de la Fiscalía de Corte y Procuraduría General de la Nación, que depende del Ministerio de Educación y Cultura




 Clic en este enlace

Fiscal Enrique Viana: “Cuando el Estado se vuelve socio de contaminadores es muy difícil que actúe contra ellos” - En Perspectiva

lunes, 26 de octubre de 2015

Aratirí cambió de manos y ahora es del grupo Aurum Ventures



 El proyecto minero para extraer hierro que el grupo indio Zamin Ferrous
impulsaba en las zonas cercanas a Cerro Chato y Valentines aparentemente cambió de manos y ahora es presentado como propio en su página web porotro grupo también indio: Aurum Ventures.


 Clic en este enlace
Aratirí cambió de manos y ahora es del grupo Aurum Ventures | Noticias Uruguay y el Mundo actualizadas - Diario EL PAIS Uruguay

miércoles, 21 de octubre de 2015

miércoles, 20 de agosto de 2014

Nueva exigencia de Aratirí complica viabilidad del puerto de aguas profundas



La minera no quiere la terminal donde el gobierno decidió construir el puerto en Rocha

El Observador



En menos de cuatro meses se cumplirá el plazo establecido por decreto para negociar entre el Poder Ejecutivo y la empresa Zamin Ferrous (Aratirí) la firma de un contrato de extracción de decenas de millones de toneladas de hierro enterrados en el subsuelo en Valentines (Treinta y Tres) y zonas cercanas. En diciembre del año pasado estaba casi todo acordado parar otorgar el permiso, pero distintos desencuentros entre el gobierno y la compañía de origen indio postergaron la rúbrica. Hubo un borrador de contrato con cosas para afinar, e incluso voceros oficiales señalaron al 29 de diciembre de ese año como día para firmarlo. Luego se postergó una, dos, tres y cuatro semanas, hasta que ahora, ocho meses después, se agrega una dificultad que suma dudas al negocio y pone en aprietos al puerto de aguas profundas, uno de los proyectos que obsesionan a José Mujica.
El fundador de  Zamin Ferrous Pramod Agarwal, se reunió con el mandatario y le transmitió que la empresa quiere, por motivos económicos, mantener su terminal portuaria para la salida del hierro en La Angostura (Rocha), sitio elegido en un primer momento por el gobierno para montar un puerto multipropósito de aguas profundas. Pero luego la administración decidió cambiarlo unos kilómetros más al oeste en la costa de Rocha para situarlo en El Palenque, lo que terminó de confirmarse con un decreto y una ley aprobada y en vigencia. Ese cambio obligaba a la minera a introducir cambios en su proyecto. Entre otras cosas tenía que realizar un nuevo trazado de su mineroducto, la estructura por la cual se transportaría el concentrado de hierro de Valentines a la costa para ser embarcado y exportado. La tarea implica complicaciones, demoras y nuevas inversiones a la firma, ya que además de realizar un nuevo trabajo y asumir otros costos de construcción, debían entregar a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) un nuevo plan de impacto de ese mineroducto. Aratirí no había planteado reparos mayores al cambio de lugar del puerto de aguas profundas, hasta que ahora un representante transmitió a Mujica que la ecuación económica cambió, fundamentalmente por un descenso en la cotización del hierro en el mercado mundial.
Aratirí planteó, según contó el presidente en el consejo de ministros del lunes, una autorización para instalar su terminal en La Angostura, y desechar su participación en el puerto de aguas profundas que el gobierno proyecta en El Palenque. Mujica quedó en constestar, pero ya recibió asesoramiento de su personal más cercano.
Pedro Buonomo, presidente de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND), es quien comandó el ambicioso proyecto desde el inicio en una comisión interministerial. Según dijo ayer a El Observador, ya trasladó a Mujica sus comentarios acerca del planteo de Aratirí, y si bien la decisión estará en manos del presidente, los argumentos apuntan a negarle la solicitud. Para Buonomo no son de recibo los argumentos de la empresa para preferir La Angostura en vez de El Palenque. Dijo que el lugar elegido en última instancia para construir el puerto de aguas profundas tiene ventajas comparativas como la profundidad de 20 metros del mar cercano a la costa, lo que ahorra costos de dragado. Aratirí aduce que allí el suelo es mucho más duro y, por lo tanto, complicado y caro de trabajar. Ello no está comprobado, según dijo Buonomo, y en caso de ser cierta la diferencia en la inversión es “marginal”. Todos los estudios encargados por el Poder Ejecutivo destacan las ventajas comparativas del lugar que finalmente se eligió para realizar la obra.
En cuanto a la diferencia en el precio, el jerarca del gobierno entiende que no es significativa para hacer tambalear un proyecto que se acerca a los 3.000 millones de dólares. “La hipótesis del dinero no se corrobora con las cuentas que nosotros hicimos”, aseguró.
Buonomo dijo a El Observador que tendría impactos ambientales negativos habilitar a la minera india la construcción de una terminal en La Angostura, cuando el gobierno piensa construir un puerto multipropósito de aguas profundas a pocos kilómetros también en la costa de Rocha.
La minera Aratirí se perfilaba como un socio estratégico para financiar y generar demanda en el puerto de aguas profundas. Al igual que gobiernos de la región, se le ofreció participar en una terminal privada bajo un contrato a 30 años, con condiciones similares a las que funciona hoy la firma belga Katoen Natie en el Puerto de Montevideo.
A juicio de Buonomo el proyecto puede continuar adelante con o sin Aratirí. La minera, de todos modos, sería clave para el avance del puerto, reconoció el funcionario. “La viabilidad del puerto trasciende a Aratirí”, dijo. Sea como fuere, la última palabra ante la nueva exigencia de Aratirí la tiene Mujica, insistió Buonomo. Por otra parte, una fuente de Presidencia dijo a El Observador que existe otro punto de vista en el gobierno y, por lo tanto, la opinión del mandatario puede ser también nutrida de una visión distinta a la de quien lideró el proyecto del puerto.
Según informó El País, el fundador de Aratirí ratificó su voluntad de invertir en Uruguay en su reunión con Mujica, a pesar del pedido de cambio de la terminal. El gobierno no sabe, de todos modos, hasta dónde está dispuesta a ir la empresa en su aspiración de ubicar su terminal portuaria en La Angostura.
Si no firma con Aratirí, existen por lo menos dos opciones, según dijo meses atrás a El Observador el ministro de Industria, Roberto Kreimerman. Una es licitar los permisos a empresas interesadas. Otra es diseñar una empresa pública para extraer el hierro de Valentines.