Mostrando entradas con la etiqueta Pedro Bordaberry. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pedro Bordaberry. Mostrar todas las entradas

jueves, 22 de septiembre de 2016

Tabaré Viera: “Batlle disparó otra granada de fragmentación partidaria”




 Lo peor que podía ocurrirle en este momento al senador Pedro Bordaberry, le ocurrió. Que alguien lo proclame como candidato presidencial. Seguramente, no estaba en los planes del legislador quien
poco tiempo atrás admitió que atraviesa por un nuevo período de reflexión, seria y profunda, sobre su futuro político y su quehacer enla vida política pública. Y como siempre pasa, todo puede ser peor. Que el proponente fuera el expresidente Jorge Batlle, empeoró las cosas.
El hecho ocurrió el sábado pasado durante la Convención Nacional del Partido Colorado que tuvo lugar en Durazno por el 180º aniversario de la
fundación partidaria. En medio del acto partidario de tono unitario y  que había convocado a las principales figuras coloradas, Batlle, sin aviso previo, se salió del libreto descolgándose con un discurso sorprendente que dejó boquiabierto a más de uno al proclamar como candidato a Bordaberry. La actitud del expresidente sorprendió a todo el mundo y generó comentarios de todo tipo.

Quien no se contuvo fue el exintendente y actual diputado Tabaré Viera quien siendo uno de los dirigentes colorados de “mayor ponderación” a la hora de hablar o escribir sobre la interna partidaria,
reprochó en duros términos la “irreverencia” del doctor Batlle. “Jorge no respetó la pluralidad de sectores que allí se hicieron presentes, con
su habitual irreverencia, no respondió al clima de unidad, de unión partidaria, no pudo con su carácter y sin contener la tentación al tenernos a todos juntitos ahí, disparó nuevamente una granada de
fragmentación partidaria. En la convención sentimos que Jorge Batlle nos abofeteó a quienes no le respondemos políticamente a él ni a Pedro
Bordaberry”

Clic en este enlace

Viera: “Batlle disparó otra granada de fragmentación partidaria” - Diario La República

miércoles, 5 de agosto de 2015

Bordaberry y la crisis de Vamos Uruguay Por Adolfo Garcé




Columna del politólogo sobre la pérdida de diputados en Montevideo por parte del sector Vamos Uruguay del Partido Colorado


*Por Adolfo Garcé. Doctor en Ciencia Política, docente e investigador en el Instituto de Ciencia Política, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de la República. adolfogarce@gmail.com

Ope Pasquet, una de las principales figuras de Vamos Uruguay decidió abandonar este sector. Es un golpe durísimo para el sector mayoritario del Partido Colorado. A esta altura es más que evidente que el, hasta no hace mucho, incontestado liderazgo de Pedro Bordaberry cruje y se tambalea. La crisis de Vamos Uruguay abre muchas preguntas.
La primera de ellas es muy simple de formular pero especialmente difícil de contestar: ¿hasta dónde llegará el desparramo? Parece haber comenzado una “reacción en cadena”. ¿Asistiremos a más desgajamientos? ¿Qué hará su líder? Es evidente que Bordaberry, fiel a sus convicciones, se propone cumplir con el compromiso asumido ante sus votantes y trabajar con seriedad desde su banca en el Senado. Pero, ¿hasta qué punto se empecinará en retener el liderazgo del partido? ¿Procurará ser candidato presidencial otra vez a pesar de la dura derrota de octubre de 2014 y a la sangría de dirigentes que ha empezado a padecer? Lo dudo mucho. Me inclino a pensar que va emprendiendo la retirada. Lo veo crecientemente incómodo con la vida partidaria y la lucha electoral, como si los códigos habituales en los partidos le resultaran demasiado ajenos.
¿Qué pasará con los grupos batllistas? Existen, al menos, tres vertientes que reivindican explícitamente esta tradición. En primer lugar, Tabaré Viera y José Amorín Batlle lograron sobrevivir al naufragio del 2004 y resistieron el predominio de Bordaberry. En segundo lugar, hay que mencionar al diputado Fernando Amado. Él fue de los primeros en irse del Foro Batllista, la fracción conformada en torno al expresidente Julio María Sanguinetti, para apoyar la creación de Vamos Uruguay, y también de los primeros en enfrentarse a Pedro Bordaberry para emprender, ahora, un nuevo camino. En tercer lugar, es evidente que el alejamiento de Ope Pasquet representa un punto de inflexión especialmente significativo en esta tendencia hacia el renacimiento de la tradición batllista. La gran pregunta es ¿lograrán coordinar entre sí? Si no lo hacen, corren el riesgo de volver a fracasar. Para hacerlo, deberán demostrar pragmatismo y generosidad. Asimismo, pienso que no tienen más remedio que asumir que el FA está instalado, hace mucho tiempo, en las bases sociales y electorales que, en otros tiempos, supieron ser coloradas y batllistas.
Falta despejar una incógnita adicional. Edgardo Novick logró una excelente votación en la elección departamental de Montevideo. No ha terminado de mostrar sus cartas. Pero una de las posibilidades que están a su alcance es la de ingresar de lleno en la política interna del PC. Me parece claro que, además de recursos económicos para hacer campaña, tiene ideas claras sobre qué comunicar y cómo. Es evidente que sería muy bienvenido en filas coloradas y que podría hacer un aporte considerable. Sin embargo, al menos por ahora, parece preferir otro camino.
Lo único que, a esta altura, es posible afirmar es que el PC se encamina a volverse más plural. Eso, para los intereses de los colorados, es incuestionablemente bueno. Hace mucho tiempo que se sabe que la fraccionalización partidaria, que puede ser un problema serio a la hora de gobernar, es una gran ventaja a la hora de competir por el voto popular. El PC en 2019 será menos homogéneo, más diverso y plural y, por eso mismo, más parecido a su propia historia.
Sin embargo, no es evidente que al PC le alcance con abrir más las “alas” para remontar vuelo otra vez. Siguen abiertas preguntas muy importantes. ¿Hasta qué punto las enormes dificultades que enfrentan los colorados para crecer desde su durísima caída en 2004 tienen que ver con las características de su oferta electoral (el perfil de sus candidatos presidenciales y la asimetría entre sus fracciones)? ¿Hasta qué punto son consecuencia de su gradual desplazamiento como principal referente de la socialdemocracia “a la uruguaya” por el Frente Amplio?
¿Hasta qué punto los problemas del Partido Colorado no se remontan todavía más atrás, al siglo XIX, es decir, a su configuración inicial como partido urbano? El FA no solo lo desplazó de su lugar tradicional en el eje izquierda-derecha. Además, lo desalojó de sus bases sociales más antiguas, es decir, de las ciudades. Los colorados enfrentan, en ese sentido, un problema especialmente complicado. Hoy por hoy, se superponen política e ideológicamente con los blancos (sus dirigentes suelen votar juntos en el Parlamento, sus electores se desplazan sin mayores dificultades entre una y otra oferta). Pero, cuando se observa la trama partidaria en una perspectiva de más larga duración, los colorados están más cerca de los frentistas (guiñadas sistemáticas al Estado, referencias permanentes a la vocación por la justicia social).
La historia de los colorados se empecina en ingresar en una nueva etapa. El PC de Jorge Batlle y Julio María Sanguinetti se desplomó en la elección de 2004. Por una década, le correspondió a Pedro Bordaberry levantar la bandera colorada y liderar el viejo partido de la Defensa. Empieza otra transición, por ahora, con más preguntas que respuestas.

viernes, 31 de octubre de 2014

“Hay que hacer autocrítica porque el revés fue muy duro”


José Amorín Batlle manifestó que la votación del Partido Colorado "ha sido extremadamente mala" y la comparó con la del 2004 en la que "veníamos de la crisis más grande el Uruguay". Dijo que "hay que hacer autocrítica" y que "enojados hay algunos y hay otros que buscan culpables".

Publicado el: 31 de octubre de 2014 a las 18:43
Por: Redacción 180
(adhoc/©Javier Calvelo)
(adhoc/©Javier Calvelo)

El domingo pasado el Partido Colorado no alcanzó el 13% de los votos en las elecciones. Apenas anunciados los resultados, el candidato colorado a la presidencia, Pedro Bordaberry, manifestó que haría campaña por Luis Lacalle Pou para el balotaje y fue a saludarlo. Aunque manifestó que lo hizo a título personal, despertó críticas y cuestionamientos dentro del Partido.
“Yo no fui esa noche, no me pareció necesario ir”, dijo a 180 José Amorín Batlle y reafirmó que para Bordaberry “fue una decisión personal” y que “no fue representando al Partido”. “Era el candidato del Partido hasta unos minutos antes, después del resultado ya no era más y hoy no es más el candidato”, agregó.
Respecto al resultado del domingo pasado expresó que “hay que hacer una dura autocrítica porque el revés fue muy duro” y consideró que “el enojo de la gente mucho más que por ir Bordaberry a abrazar a Lacalle, es por el resultado electoral”.
“Fue una derrota muy dura y muy importante para el Partido Colorado. Estamos todos preocupados, absolutamente preocupados. Enojados hay algunos y hay otros que buscan culpables”, señaló el senador batllista.
“Lo que hay que hacer ahora es tranquilizarse, esperar que pase en balotaje y después sí sentarnos y hacer una autocrítica porque está votación ha sido extremadamente mala. Yo personalmente creo que es comparable a la del 2004 solo que sin crisis previa. En el 2004 veníamos de la crisis más grande el Uruguay y naturalmente la gente culpaba al gobierno y en esta no hubo ninguna crisis previa del Partido Colorado”, desarrolló Amorín.
Amorín coincide en hacer campaña para que Luis Lacalle Pou gane la presidencia en noviembre.
“Entre el candidato Lacalle Pou y Tabaré Vázquez todos recomendamos a nuestra gente, le damos el parecer de que es mejor votar a Lacalle Pou. En el fondo si estuvimos haciendo todo el tiempo campaña para hacer un cambio importante en el país es claro que Tabaré Vázquez no es el cambio, el único cambio posible dentro de las opciones que hay es Lacalle Pou”, desarrolló.
El próximo lunes el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Colorado se reunirá con la fórmula blanca para conversar temas en común, sobre todo en materia tributaria, seguridad y educación, informó Amorín. Y a partir de entonces “explicarán” a los votantes colorados “por qué votar a Lacalle Pou”.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Pedro Bordaberry: "Estamos todavía con las consecuencias de un golpe muy duro.Es obvio que fracasamos"

ENTREVISTA DE EMILIANO COTELO

EN PERSPECTIVA

espectador.com.uy

Pedro Bordaberry: "La falta de apertura de Vázquez es peor que la falta de experiencia de Lacalle Pou"

 

 

Tras una de las peores votaciones del Partido Colorado de este último domingo, su líder Pedro Bordaberry deberá evaluar qué rumbo tomar luego del balotaje. Hasta ahora ya se sabe que apoyará a Luis Lacalle Pou, pero ¿hará campaña junto con él? ¿De manera separada? ¿Asumirá su banca el año que viene? Estas y otras preguntas estuvieron en la entrevista en En Perspectiva, en la que asumió su responsabilidad por los resultados del domingo. "Me habré equivocado, pero quienes me conocen saben que yo procedo siempre de forma leal". Con respecto a su futuro, el líder de Vamos Uruguay dijo que lo decidirá luego de diciembre.

 (emitido a las 8.52 hs.)

EMILIANO COTELO:
Las elecciones del domingo depararon varias sorpresas. Entre las principales, sin duda, la votación del Partido Colorado (PC), 13%, el segundo peor registro de su historia.

No era lo que indicaban las encuestas, y mucho menos lo que esperan sus dirigentes y militantes, que apostaban a consolidar la recuperación que se había iniciado cinco años atrás, cuando Pedro Bordaberry se presentó por primera vez como candidato presidencial.

Con el senador Bordaberry, líder de Vamos Uruguay (VU), vamos conversar para examinar lo que pasó y lo que vendrá.

¿Cómo anda?

PEDRO BORDABERRY:
Estamos todavía con las consecuencias de un golpe muy duro, que recibimos todos. Pero hay que enfrentar la vida siempre, la vida sigue, así que hay que enfrentarla y mirar hacia delante.

EC - Decía que el PC tuvo el domingo la segunda peor votación de su historia. En 2004 había tocado el piso con 10%; en 2009, ya bajo su conducción, levantó hasta 17%. La semana pasada, cuando lo entrevistábamos aquí En Perspectiva, usted confiaba en superar aquella votación. Es más, ¡peleaba por ubicar al PC en el balotaje!

PB - Sí.

EC - Sin embargo, finalmente, la votación fue de 12,9%, cuatro puntos de caída. O, visto de otra forma, perdió una cuarta parte de sus votantes.

PB - Sí.

EC - ¿Qué ocurrió?

PB - No lo sabemos todavía. Obviamente fracasamos, eso está claro. Lo que ocurrió es eso, cuando uno retrocede y retrocede de esa forma y no cumple sus objetivos, fracasa. Vamos a tener que hacer un análisis muy profundo. Ayer resolvimos en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) hacerlo después de que termine el período electoral y cuando asuma el nuevo CEN. Porque el CEN que tenemos hoy es fruto de la interna de hace cinco años. Va a haber una elección de segundo grado en diciembre, en la que se van a elegir las nuevas autoridades, y ellas liderarán el análisis de lo que sucedió y las autocríticas, para tratar de identificar lo que se hizo mal y empezar de nuevo.

EC - Esta vez no cabe la queja sobre las encuestas. Por lo visto, en esta oportunidad las encuestas sobredimensionaron al PC en las semanas previas.

PB - No es una cuestión de si caben las quejas sobre las encuestas. Las propias encuestadoras también están haciendo una suerte de revisión de lo que está pasando. Creo que hubo algo raro que quizás todavía nos cuesta interpretar por parte de las propias encuestadoras y de nosotros mismos. En el caso nuestro tuvimos la mayor participación en actos que recordáramos. Todo parecía indicar lo contrario. Y las encuestadoras también nos daban más de lo que finalmente votamos. O sea que todos fuimos tomando decisiones sobre la base de información que claramente no fue correcta.

EC - En la práctica, el único partido que pierde votantes es el PC, y esos votos se distribuyen entre los demás. ¿Tiene una interpretación para ese hecho?

PB - Si usted mira lo que votamos blancos y colorados hace cinco años y lo que votamos ahora, es más o menos lo mismo, un punto menos. Si suma los dos, nosotros bajamos cuatro puntos y el Partido Nacional (PN) subió tres. Creo que hubo una polarización que se dio entre muchos uruguayos con un sentimiento de apostar a quien tenía posibilidades de sacar al FA. Se dio esa polarización, nosotros percibimos que se venía e intentamos romperla en la campaña. Pero si uno ve la sumatoria de uno y otro, más o menos… El Frente Amplio (FA) votó un punto menos que hace cinco años también.

EC - Casi igual, termina votando prácticamente igual.

PB - Casi igual. Pero parecería que gana un punto la Unidad Popular (UP), gana un punto el Partido Independiente (PI), perdemos tres nosotros y gana tres el PN.

EC - En el caso concreto del PC, esa línea de interpretación de que habría incidido una polarización que había llevado a muchos seguidores suyos a terminar volcándose por Lacalle Pou ahora, supongo que también puede atarse a otra posibilidad, la de que Lacalle Pou haya encarado la renovación para muchos votantes que hace cinco años representaba usted.

PB - Aclaro que todo lo que estoy diciendo es en condicional. No digo que haya sido la polarización, aunque a mí muchos me hicieron sentir que teníamos que privilegiar sacar al FA, había un sentimiento muy fuerte en ese sentido. Pero todavía no lo sabemos, hay que dejar pasar un poco el agua bajo el puente, que corra un poquito más.

EC - Pero esas líneas podrían explicar una parte de la fuga de votos colorados. ¿La otra no puede tener que ver con lo que ocurrió en la interna del partido, con la designación de Germán Coutinho como candidato a vicepresidente? Eso cayó mal en los sectores batllistas, y dicen los dirigentes de Batllistas de Ley (BL) que fueron escuchando ese malestar mientras recorrían el país durante estas últimas semanas.

PB - Sí, puede ser todo. Con seguridad debo de haber cometido algunos errores, porque obviamente la responsabilidad es del candidato, así que esa puede ser otra explicación. Nunca es una sola causa, de repente hay que buscar más en muchas, no decir que es solamente una. Pero sí, habrá que analizar todo eso después de diciembre, cuando termine este período electoral, con tranquilidad y asumiendo las responsabilidades cada uno. Yo el primero, ni que hablar.

EC - Y a propósito de comprender lo que está pasando en la sociedad uruguaya en los últimos años, agrego un punto más. Aparentemente, con los resultados del domingo a la vista, se nota que la sociedad uruguaya se corrió más hacia la izquierda. Porque el FA prácticamente mantiene su votación, pese al desgaste que implica gobernar y pese a los pronósticos; el PI aumentó su caudal de votos; UP creció e ingresa al Parlamento; hasta el Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI) nació y tuvo sus chances, y dentro del FA, a su vez, se fortalecen los sectores del grupo de los ocho, en el que Mujica, el Movimiento de Participación Popular (MPP) y el Espacio 609 juegan un papel de locomotora. ¿Puede estar allí una de las causas de la baja del PC, que se lo visualiza lejos de ese nuevo ambiente de izquierda o centroizquierda?

PB - Le agradezco la invitación a venir hoy a conversar aquí con usted, pero es muy pronto como para analizar las causas con seriedad y fundamento. No me animo a hacerlo en este momento. Todavía no enterramos el cuerpo, hagamos el duelo primero y después veamos qué herencia quedó. No podemos empezar a hablar de la herencia en la mitad del velorio, no es humano.

Pero sí, evidentemente pasaron muchas cosas. Pueden ser algunas de las que usted está mencionando. Pero me gustaría dejar pasar unos días para, sin el calor y la pasión y los dolores del momento, analizarlo con responsabilidad. Muchas cosas pueden haber pasado, sin duda.

EC - Como para terminar de romper hielo, hablemos del otro mal resultado que tuvo usted el domingo. Porque usted fue claramente el impulsor de la reforma que proponía la baja de la edad de imputabilidad a 16 años. No se aprobó: llegó al 47% y no al 50% de los votos emitidos, que era lo que se requería. ¿Cómo vio ese dato?

PB - Para empezar, es un dato importante. Yo no recuerdo cuánto obtuvieron los dos plebiscitos que impulsó el FA hace cinco años, que fracasaron también, el de la ley de caducidad y el del voto epistolar, pero me parece que no obtuvieron ese nivel de votación que obtuvo esta propuesta.

No se logró el objetivo, pero 1.100.000 uruguayos lo acompañaron. Es distinto de la votación del PC, hay que interpretarlo de forma distinta. Ahí hubo una manifestación de 1.100.000 uruguayos, 47% de los uruguayos, que no es poca cosa. Recordemos cómo es el sistema: usted absteniéndose o votando en blanco u olvidándose de colocar la papeleta está votando en contra. En esa circunstancia el 47% es una cifra muy importante. Esos 1.100.000 uruguayos fueron más que los votos de los blancos y los colorados…

EC - Fueron más que los votos de los blancos y los colorados, porque además dentro del PC y dentro del PN había sectores que no votaban el Sí.

PB - En el caso del PC eran muy pocos, pero en el PN eran una parte importante. Y muchos ciudadanos del FA votaron. Con lo cual creo que ahí hay un mensaje que nosotros los políticos tenemos que escuchar en materia de seguridad pública. No es una cuestión de mérito quién lo propuso, yo no puedo decir "mi propuesta la votaron 1.100.000 uruguayos" como mérito mío. Creo que la interpretación es que hay un sentir de los uruguayos acerca de lo que los políticos, la clase política y el gobierno tienen que hacer en materia de seguridad pública. Si hay 1.100.000 uruguayos pidiendo un cambio en la normativa, me parece que es algo que debiera escucharse. No para hacer eso que fracasó, pero sí como mensaje.

EC - Entonces no es un tema laudado, para usted volverá a la agenda.

PB - No, no, no, la propuesta de la baja de la edad de imputabilidad es un tema laudado por el pueblo, yo no lo planteo más.

EC - Está bien la puntualización.

PB - Eso ni que hablar, está laudado por el pueblo, y voz del pueblo, voz de Dios. No creemos que la mayoría se equivoque, tiene que ser respetado lo que se decidió. No vamos a plantear una nueva modificación a eso. Sí creo que, aun no habiendo alcanzado la mayoría, hay una voz de 1.100.000 uruguayos que están diciendo: "Che, no estoy conforme con esto, creo que hay que cambiar en esto". Tenemos que buscar la forma de interpretarlo para darle mayor seguridad.

EC - ¿Por ejemplo, en la campaña rumbo al ballotage? ¿Ese puede ser un acento de la campaña en pos de Lacalle Pou?

PB - Sí, lo dije el domingo de noche. Dije: "La posición del partido será fijada el martes que viene, yo voy a dar mi parecer personal, que no obliga al partido. Creo que el Uruguay necesita cambio en la seguridad y cambio en la educación". El FA propone seguir en el mismo camino en la seguridad, tanto que va a dejar al mismo ministro, y seguir el mismo camino en la educación. Y el doctor Lacalle, al igual que nosotros, propone cambiar en seguridad y en educación, que son dos sentires muy grandes de los uruguayos. Por eso personalmente voy a apoyar al doctor Lacalle.

EC - En los dos temas que manejó desde el FA le van a contestar que no, que en materia de enseñanza están proponiendo reformas. En esta campaña electoral han salido ideas que hasta ahora el oficialismo no había manejado.

PB - Hace 10 años que están en el gobierno. Me alegra que ahora cambien. En materia de seguridad no, dicen que van a seguir con Bonomi. Si gana Tabaré Vázquez vamos a tener cinco años más de Bonomi, cinco años más de estas políticas de seguridad. Me parece que no es bueno.

***

EC - Ayer el CEN del PC resolvió exhortar a los votantes que acompañaron a esa colectividad el domingo a que ahora respalden en la segunda vuelta la candidatura de Lacalle Pou. ¿Hubo algún acuerdo previo con el candidato del PN?

PB - No, no, no. Tanto que ayer se agregaron cuatro elementos a los ya mencionados de los cambios que queremos en educación, en seguridad, que entendemos que el FA no representa. Se agregó, a solicitud del sector BL, la parte impositiva, el tema del IRPF. Y se agregó también una noticia de ayer, que fue el anuncio del FA de que en esta etapa no va a buscar acuerdos o entendimientos con otros partidos, lo cual nos pareció que no era bueno. Se agregaron esos cuatro elementos.

Ahí yo salí, llamé al doctor Lacalle y le comuniqué que con esos cuatro elementos en los que queremos poner el énfasis lo vamos a recibir el lunes que viene a las dos de la tarde en la Casa del Partido Colorado. Eso fue toda la conversación que tuvimos.

EC - Se manifiesta el apoyo antes de que haya una negociación programática.

PB - Es que nos estudiamos las propuestas unos y otros durante toda la campaña. Entonces buscamos esos cuatro puntos en los que sabemos que vamos a tener entendimiento, porque conocemos las propuestas de ellos y ellos conocen las nuestras. Vamos a poner el énfasis en eso.

También es importante destacar que estos son apoyos sin pedir nada. Porque normalmente se decía: "Vamos a hacer un acuerdo, si vamos al gobierno a mí me toca esto…". No, esto es hacer lo correcto, la misma noche. Son formas de proceder que me parece que son distintas. Porque a veces cuando uno se reúne y sale de ahí y salen los apoyos alguno puede interpretar que es a cambio de algo. Esto no es a cambio de nada, esto es a favor del país. Nos parece que la mejor opción hoy es el doctor Lacalle con el doctor Larrañaga, frente al doctor Vázquez y el señor Sendic.

EC - El CEN aprobó esa posición, pero hubo protestas de varios dirigentes colorados por la forma en que usted se comportó en la noche del domingo, cuando anunció –aunque aclaró que era a título personal– que ya estaba respaldando a Lacalle Pou, e incluso fue, se hizo presente en el comando del PN en el hotel NH Columbia.

Menciono algunas de esas críticas. Fernando Amado, de su propio grupo (VU), y Tabaré Viera (BL) se quejaron de que esa decisión se adoptó sin haber consultado al CEN ni a los otros sectores del partido legitimados en las urnas.

Y hubo más, Alberto Iglesias (BL) renunció a su cargo en el CEN en protesta por esas decisiones suyas del domingo de noche que, dijo, son un ejemplo más de una costumbre suya de generarle hechos consumados al PC.

PB - Esas objeciones parecen ser más formales que de fondo. Sobre el fondo de la decisión no hay ninguna objeción de ellos, es sobre la formalidad. Creo en ese sentido –y hay mucha gente que lo puede atestiguar– que fui muy claro en cómo procedí en la parte formal. A los integrantes del grupo nuestro los llamé a todos el sábado, antes de la elección, para invitarlos personalmente a que vinieran el domingo para tomar la decisión juntos, y con muchos me junté. Con los que estaban en el interior no, porque no se podía, pero con los de Montevideo, caso Cantero, caso Amado, me junté en la sede nuestra e intercambiamos opiniones, y los invité para venir el domingo. A los otros los llamé personalmente, a Tabaré Viera, para que hiciera el esfuerzo de venir, como hacían otros dirigentes del partido el domingo de noche. Me dijo que iba a venir.

EC - Ayer cuando lo entrevistamos dijo que estaba en Rivera. Como es su costumbre, él espera los resultados electorales en su ciudad, Rivera.

PB - Yo sé, pero lo invité a venir.

EC - De todos modos, fue claro que de BL no fue nadie a la sede de VU.

PB - Está bien, pero déjeme terminar porque la parte formal es muy importante. Yo también invité al senador Amorín a que viniera el domingo de noche con su equipo. Invité al doctor Sanguinetti. Como Amorín no me confirmaba, le pedí al doctor Sanguinetti que hablara con él, y el doctor Sanguinetti habló con él y el senador Amorín dijo que iba a venir y no vino. Quiero que eso sea claro. Los invité a todos.

EC - Había un punto ahí que era por qué las reuniones tenían que ser en la sede de Vamos Uruguay, y no en la Casa del Partido Colorado.

PB - La sala de la convención del PC, por no haber tenido mantenimiento durante muchísimos años, no está en condiciones de recibir gente. Entonces una reunión de ese tipo se tenía que hacer en el pequeño patio que hay adelante, donde no entrábamos. Y nosotros teníamos esa sede ahí, que aparte habíamos resuelto, todos de acuerdo, hacer toda la actividad de la fórmula ahí, siempre. Lo hicimos, hicimos todas las presentaciones, vinieron todos a las presentaciones y las hicimos conjuntas, las presentaciones de programas, etcétera. Es más, hicimos el acto de cierre el jueves ahí y vinieron todos. O sea que no había objeción sobre eso. Y si el problema era reunirse ahí, me hubieran dicho: "Mirá, vamos a reunirnos en otro lado". Pero nosotros invitamos a todos. Fíjese la pequeñez de esto.

EC - Eso da la pauta de que los roces VU-BL, BL-VU siguen ahí.

PB - Sin lugar a dudas hay diferencias. Lo que quiero dejar claro es cuál fue mi forma de actuar, que fue clara, honesta, transparente, e invité a todos como correspondía. Invité a todos a tomar la decisión juntos. Y no lo digo hoy, hay testigos muy calificados de esas invitaciones y compromisos a concurrir. Ahora, si íbamos a tomar una decisión después de conocer el resultado, donde estábamos era donde había que tomarla. Con todos los que concurrieron, absolutamente todos, incluso con los de Ala Batllista, que concurrieron, nos fuimos a una sala, nos sentamos con los de VU y dije: "Esto es lo que sucedió, ha sido muy malo. Me parece que yo no puedo dar una opinión a título del partido, pero debo darla a título personal, debo hacer esto, por esto, esto y esto".

Le pregunté al expresidente Sanguinetti, que estaba presente, qué opinaba y él dijo: "Me parece que es así"; pidió la palabra Didier Opertti, habló; le pedí a Germán Coutinho su opinión, dijo: "Lo que vos decidas me parece bien". Le pregunté expresamente a Fernando Amado –y éramos 17, 18 ahí–, y él dijo: "Pedro, lo que tú decidas está bien, me parece bien". Otros intervinieron, terminamos, nos pusimos de acuerdo, salí e hice lo que habíamos convenido hacer todos los que estábamos ahí y los que concurrimos.

Obviamente no pude escuchar a los que no concurrieron, porque directamente no concurrieron. Pero sí quiero destacar la parte formal. En eso no erro. Me podrán decir que me equivoco, sin dudas, pero no que no actúo lealmente, no que no invito, no que no escucho. Escuché a todos, que quede bien claro. Después cada uno sigue su camino, pero cada uno se expresó y los que no vinieron… ¿qué voy a hacer?

EC - Llama la atención en especial la crítica que salió de su propio grupo, la de Fernando Amado.

PB - Está bien, si él no está de acuerdo que lo diga, no tengo problema. Pero en ese momento éramos 17, 18 personas y yo expresamente los miré, pregunté uno a uno, y él y Germán Coutinho me dijeron: "Lo que tú decidas está bien".

EC - ¿Por qué actuó de esa manera tan contundente en lo personal en la noche del domingo? ¿Por qué ya mismo manifestó el respaldo a Lacalle Pou y además fue al hotel NH Columbia? Vamos a la decisión personal, tal cual usted acaba de describirla. ¿Quiso marcar una diferencia con lo ocurrido hace cinco años?

PB - No, hace cinco años en la misma noche hice lo mismo. Salvo ir a ver al doctor Lacalle.

EC - Ahí está, no fue a ver al doctor Lacalle. Y después siempre hubo quejas de que usted apoyó, pero en la campaña en sí no puso toda la carne en el asador.

PB - Le voy a contar un par de detalles de hace cinco años y de ahora. Actuando lealmente también, antes de salir a expresarlo, llamé al doctor Tabaré Vázquez –él lo dijo incluso en su discurso– y le dije: "Doctor Vázquez, lo felicito por la votación que ha tenido". Él me lo agradeció mucho, hasta me dijo: "Usted es un caballero", a lo que le digo: "No, no, es lo que corresponde", y agregué: "Pero quiero advertirle que en lo personal voy a salir a dar mi apoyo al doctor Lacalle para que no haya sorpresas". Se lo dije expresamente. Porque me parecía que era lo que había que hacer.

Llamé al doctor Mieres para felicitarlo, no lo encontré, después le mandé un mensaje de texto, él me contestó un mensaje de texto. Y llamé al doctor Lacalle y le dije eso: "Te felicito, voy a dar mi parecer y voy a ir".

Hace cinco años, cuando pasó eso, resolví dar mi parecer y después les avisé a Mujica y a Lacalle padre que los iba a ir a ver. Me subí a mi camioneta y me fui a ver a Mujica, que estaba en el NH Columbia, y en el camino, cuando iba rumbo al NH, Mujica mandó decir que ya no estaba, que no fuera. Yo ya había anunciado que iba a apoyar a Lacalle. Entonces cuando me mandó decir eso, hace cinco años, en ese momento dije: "¿Qué hago? No voy a ver a Mujica, voy a ver a Lacalle…". Y avisé que no iba a ver a ninguno de los dos y me fui.

EC - Interesante, no conocía esos entretelones.

PB - Le estoy dando una primicia, eso no lo sabía nadie más que mis colaboradores. Esta vez, con la experiencia de hace cinco años, le avisé a Tabaré Vázquez: "Voy a hacer esto, voy por este motivo y por eso voy a tal lado". Me parecía que era la forma de proceder, que era lo correcto. Yo me he equivocado muchas veces en la vida y seguro me he equivocado en esta campaña; si no, no habríamos tenido este resultado. Pero en ningún momento me pueden decir que no he procedido lealmente. Me debo de equivocar, pero avisé siempre, cité siempre, convoqué siempre. Me habré equivocado, pero quienes me conocen saben que yo procedo siempre de forma leal y avisando. Tanto que a muchos me encargué de citarlos personalmente el sábado de mañana para el domingo, para tomar la decisión.

***

EC - En su discurso del domingo de noche, anunció que va a hacer campaña por Lacalle Pou durante todos los días que faltan para el 30 de noviembre. Concretamente, ¿cómo?

PB - En primer lugar, lo vamos a recibir el lunes que viene para comunicarle nuestro apoyo formalmente en el partido. Después recorreremos cada departamento explicándoles a nuestra dirigencia y a los adherentes los motivos por los cuales el doctor Lacalle Pou es el mejor candidato de los dos que quedaron, que por eso lo vamos a acompañar con el voto.

EC - ¿Va a realizar actos en el interior?

PB - Si es necesario lo vamos a hacer. Lo que tenemos que hacer es ir a hablar con la dirigencia. Ya muchos de nuestros dirigentes se han comunicado con los dirigentes del PN y les han comunicado que los clubes nuestros van a permanecer abiertos, se va a dar el apoyo en la entrega de la lista, etcétera. Y obviamente vamos a conversar con todos. Después de lo que sucedió decir que vamos a "hacer actos" es un poco ampuloso, pero lo vamos a acompañar, y si él quiere que lo acompañemos en algún acto, lo vamos a hacer, sin duda. No nos vamos a guardar nada.

EC - Todo indica que van a ser dos campañas paralelas. Ayer lo decía en esos términos el diputado Álvaro Delgado, cuando lo entrevistábamos aquí. No va a haber una campaña unificada.

PB - Yo soy muy respetuoso de esas cosas. Quien dirige la campaña es el candidato a la Presidencia, uno no se va a poner en esta instancia a decirle lo que tiene que hacer. Nosotros vamos a hacer una recorrida por todo el país, por cada departamento, en el propio Montevideo, explicándoles a la dirigencia y a los adherentes los motivos por los cuales creemos que el doctor Lacalle Pou es mejor candidato, porque propone muchos más cambios en la educación, porque propone cambios en materia de seguridad, porque está convocando a un acuerdo mucho mayor y más allá de las fronteras. Eso habla de las necesidades de la gente, de lo que los uruguayos necesitan, mejor educación y mejor seguridad. Por eso lo tenemos que acompañar.

EC - ¿Y la falta de experiencia de Lacalle Pou en cargos de gobierno? Ese fue un argumento que usted esgrimió para compararse con él hasta la semana pasada. ¿Ahora ya no cuenta?

PB - Cuenta, sí. Así como decía que ese era un punto a mi favor con Lacalle Pou, también decía que la falta de articulación y de apertura al resto de la sociedad de Tabaré Vázquez, que gobierna solamente con su partido, era un problema. Llegado ese momento, cuando hay dos instancias, uno pesa, uno espera que si gana Lacalle Pou podrá aportar la experiencia que tiene. Tabaré Vázquez dijo ayer que solamente va a buscar acuerdos dentro de su partido. Quedaron dos candidatos –uno esperaba ser uno de los que quedaran–, los dos con sus pros y con sus contras, y en este sentido creemos que los contras de Tabaré Vázquez, este esencial, que es no buscar un acuerdo del 100% de los uruguayos sino de una parte de los uruguayos, no es bueno. Eso es más importante que cualquier otra crítica que le hayamos hecho al doctor Lacalle.

EC - Suponiendo que se diera el triunfo de Lacalle Pou, ¿el escenario no sería enormemente complejo? ¿Cómo hace usted para pedir el voto por Lacalle Pou y Larrañaga en la segunda vuelta, cuando, suponiendo que ganaran, deberían gobernar con un Parlamento en el que no tendrían mayoría ni en el Senado ni en Diputados?

PB - En el Senado sí.

EC - Sí, pero un condicional. En el Senado podrían llegar a tener mayoría si acordaran además con el PI.

PB - Y con nosotros, con los colorados.

EC - Tendría que ser PN, PC más PI, si no, no habría mayoría en el Senado. Y en Diputados no solo la mayoría va a ser del FA, sino que además hay un diputado de la UP al que no veo acordando con Lacalle Pou.

PB - Ni con Tabaré Vázquez.

EC - ¿Entonces?

PB - Usted está hablando con alguien que fue ministro en un gobierno en absoluta minoría. Ese gobierno buscó acuerdos con otros partidos. Se buscarán acuerdos, supongo, por quien sea presidente. Primero el PN buscará un acuerdo con el PI, con el PC y con el FA para aprobar las leyes que haya que aprobar. En este período que termina el FA necesitaba votos más allá de sus mayorías para renovar los ministros de la Suprema Corte de Justicia, del Tribunal de Cuentas, de la Corte Electoral, etcétera, los vino a buscar y acordamos más allá de las fronteras del FA, generosamente. Supongo que eso será el arte de la política que tendremos que desarrollar todos, buscar acuerdos con muchos. Usted hoy temprano cuando entrevistaba al senador Agazzi iba por esa línea también, le preguntaba: "¿Y ustedes en ese caso van a hacer una oposición…?", y él decía: "No, no es tan así". Hago mías las palabras suyas hace un rato con el senador Agazzi. Me veo tentado a preguntarle a usted lo que usted le preguntó a él.

EC - Es que voy haciendo las preguntas simétricas según el caso.

PB - Lo entiendo, pero voy escuchando.

EC - Porque uno de los riesgos es el de un gobierno bloqueado.

PB - Siempre son los riesgos los gobiernos bloqueados. Está en la habilidad de cada uno lograr los desbloqueos y trabajar para eso. Pero creo que hacemos mal en plantear esos escenarios bipolares de bloqueos, porque nos haría mucho mal como sociedad, nos meteríamos en el camino de Venezuela, con una sociedad totalmente enfrentada, partida al medio. Una sociedad que no escucha a la otra mitad. No es lo que queremos. Ese es uno de los motivos por los cuales nos parece que sería bueno plantear este escenario de un gobierno del PN obligado a buscar acuerdos con todos, los colorados, los independientes y los frenteamplistas, y los de UP también, con todos. Uno tiene que plantearse siempre esa posibilidad.

Ahora, fíjese cuál fue la respuesta que le dio el senador Agazzi a usted: "Ah, bueno, pero ese gobierno no va a poder gobernar". ¿Cómo no va a poder gobernar? Si yo le traigo una buena ley, senador Agazzi, ¿usted no me la va a votar si es buena para el Uruguay? Creo que me la tendría que votar, si es buena para el Uruguay la vamos a votar. Nosotros hemos votado en este período leyes que presentó el FA que nos parecían buenas. Yo supongo que el FA, y el senador Agazzi, si la ley es buena, por más que provenga de un gobierno de otro partido, la van a votar. Porque el Uruguay está primero.

EC - A propósito de cómo va a hacer campaña usted, ¿qué importancia hay que darle a ese anuncio que hizo el domingo de noche a Pablo da Silveira y que fue grabado por un periodista de Océano FM…

PB - (Se ríe.) ¡Uy, qué complicado está usted hoy!

EC - … "vine para que hagan mierda a Tabaré Vázquez"?

PB - Eso fue un error, fue relacionado con algo que está pasando hoy, que es una información que hay sobre Ancap muy importante. Ancap perdió 200 millones de dólares –están diciendo que 169– el año pasado. Y aumentó su pasivo en 1.600 millones de dólares en los últimos años. Tenemos todo un estudio hecho por nuestro equipo. Pero yo no tendría que haberme referido de esa forma. Usted sabe que cuando es tal el ruido ambiente se escucha menos y uno trata de ser más gráfico.

Me recordaba uno de mis asesores que venía conmigo en el auto que yo le había dicho "nos hicieron mierda" en la elección. Pero no es una forma de hablar, y si ofendí a alguien, al doctor Vázquez o al FA, pido las disculpas del caso, como corresponde.

EC - Pero yendo al fondo del asunto, ¿efectivamente una de sus líneas de acción en la campaña rumbo a la segunda vuelta será esa, la utilización de documentos y estudios propios sobre los balances de Ancap que comprometerían a Raúl Sendic, que fue presidente de esa empresa?

PB - Sí, pero es lo que ya hice en la campaña previa. Obviamente, si alguien aspira a ser vicepresidente de la República y en su último año de gestión en una empresa pública perdió 200 millones de dólares y endeudó a esa empresa en 1.600 millones de dólares, es un argumento para decir: "Mire, el vicepresidente de la República, que muchas veces asume como presidente cuando el presidente viaja y toma decisiones, es una persona que en el manejo de una empresa monopólica del Estado en un año perdió 200 millones de dólares". No se va a enojar nadie, ni siquiera los del FA, si uno señala una debilidad de alguien que va a tener la máxima responsabilidad y resulta que perdió 200 millones de dólares el año pasado y aumentó el pasivo en 1.600.

EC - Ayer el diputado Álvaro Delgado decía que a su sector no le convence ese tono para la campaña, insiste con "la positiva".

PB - Está bien, pero esto se lo estoy diciendo, me parece que no es bueno ocultarlo. Lo voy a decir, lo he dicho.

EC - ¿Esa va a ser una de sus argumentaciones?

PB - No, no, creo que el camino nuestro pasa por educación, seguridad, lo que los uruguayos necesitan. Educación, seguridad, tenemos que cambiar. Es en lo que vamos a insistir en este tiempo. Búsqueda de acuerdos.

EC - Pero este asunto de Ancap va a estar en el discurso.

PB - En realidad no en el mío, hoy está en el Parlamento, en estos momentos. El senador Pasquet le está pidiendo al ministro Kreimerman que le dé las explicaciones de esto y de otras cosas que se han hecho en Ancap.

***

EC - ¿Qué pasará con usted como dirigente después de una performance tan floja como la que mostró el PC el domingo en las urnas?

PB - Yo he aprendido que uno nunca tiene que tomar las decisiones en momentos de euforia o de depresión o tristeza. Porque si las toma en momentos de euforia, de repente se compromete a más de lo que se tiene que comprometer. Y si las toma en momentos de tristeza o de depresión, como este, por ahí no toma la decisión correcta. Así que voy a dejar pasar un tiempo…

EC - Eso quiere decir que está tentado de irse.

PB - No, quiere decir que voy a dejar pasar un tiempo para analizar la situación con mucha autocrítica.

EC - Pero la banca en el Senado, ¿la asume?

PB - Voy a dejar pasar un tiempo para analizar todo y ahí voy a dar la respuesta. Hoy no se la puedo dar porque no la tengo. Tengo que analizar eso. La política es la representación genuina de otras personas, y si uno asume la representación genuina de otras personas, ideas, principios, convicciones, en los que cree, asume una responsabilidad. Entonces uno va a poner todo eso arriba de la mesa y asumirá su responsabilidad y tomará la decisión. Pero no es bueno tomarla en este momento, sobre caliente. Le decía gráficamente a un amigo que ayer me lo preguntaba: "Todavía está el cuerpo en el cajón, no lo enterramos, estamos en el velorio. Vamos a no discutir por la herencia en este momento". Primero tenemos que velarlo, hacer el duelo, tomarnos un tiempo y después ver cuál es el futuro. Y asumirlo sin ningún tipo de drama ni nada.

***

Transcripción: María Lila Ltaif

lunes, 27 de octubre de 2014

Colorados sacaron menos votos que listas de Mujica y Lacalle Pou


El Partido Colorado obtuvo 299.062 votos. La lista encabezada por Lacalle Pou sumó 363.297 y la de Mujica 348.691. 

Subrayado
 
27 OCT 2014 - 16:49

Una de las tantas comparaciones que se puede hacer tras la elección del domingo, es que la lista más votada del Partido Nacional y la del Frente Amplio, superan por separado a todo el Partido Colorado.
Los colorados obtuvieron 299.062 votos en total, lo que representa el 12,9% de los votos.
La lista encabezada por el candidato del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, obtuvo por sí sola más votos que todo el Partido Colorado: 363.297 votos.
Lo mismo ocurre con la lista más votada del Frente Amplio, la 609, encabezada por el presidente José Mujica, que obtuvo 348.691 votos.
La de Lacalle Pou y la de Mujica son las únicas listas que tienen más votos que todo el Partido Colorado. Muy cerca de la votación de los colorados está la lista encabezada por Jorge Larrañaga, con 291.499 adhesiones.

Bordaberry: "Vine para que hagan mierda a Tabaré Vázquez"


 

 Pedro Bordaberry fue hasta el hotel NH para apoyar a Luis Lacalle Pou. "Vine para que hagan mierda a Tabaré Vázquez", le dijo el candidato colorado a Pablo Da Silveira, asesor del candidato del Partido Nacional.

Publicado el: 27 de octubre de 2014 a las 08:12
Por: Emiliano Zecca
180.com.uy
 
Lacalle Pou y Bordaberry en el comando blanco(GUILLERMO LEGARIA / AFP)
Lacalle Pou y Bordaberry en el comando blanco(GUILLERMO LEGARIA / AFP)
Luego del discurso de Lacalle Pou, Pedro Bordaberry trató de irse del hotel NH tan rápido como llegó, sin hacer declaraciones a la prensa. Pero mientras se apuraba para dejar el lugar, se cruzó con Pablo Da Silveira -asesor y ministro de Educación de Lacalle Pou en caso de que Lacalle Pou gane las elecciones- que escuchó todo el discurso del candidato al costado del escenario.
Bordaberry fue directo hacia donde estaba Da Silveira. Lo abrazó y, como estaba al lado de uno de los parlantes, le gritó: "vine para que hagan mierda a Tabaré Vázquez". Da Silveira le respondió: "sabés que sos un tipo que adoro".
El intercambio duró unos 15 segundos y luego Bordaberry continuó su marcha casi trotando hasta la salida.
No toquen nada registró el momento y trató de hablar con Bordaberry, pero el líder colorado no quiso hacer declaraciones. 
Acá se puede escuchar el audio
 http://www.180.com.uy/articulo/51717_Bordaberry-Vine-para-que-hagan-mierda-a-Tabare-Vazquez
 

martes, 21 de octubre de 2014

Seis de cada diez piensan que la elección la gana Tabaré Vázquez


Encuesta de Equipos revela preferencia hacia el FA en un posible balotaje



Seis de cada diez uruguayos cree que el próximo presidente uruguayo será Tabaré Vázquez, el candidato oficialista. Ello surge de una encuesta de la empresa Equipos encargada por el Frente Amplio y a la accedió El Observador. El informe  se elaboró en base a 720 casos entre el 3 y el 11 de octubre, y preguntó sobre preferencias electorales, valoración del gobierno y perspectivas de la próxima administración. La encuesta está en manos de dirigentes oficialistas, que lo analizan con optimismo.
Una de las consultas fue: “Más allá de lo que usted prefiera, ¿quién cree que realmente será elegido como presidente en las elecciones?”. Según el resultado al que accedió El Observador, 61% dijo Tabaré Vázquez, 23% el candidato del Partido Nacional Luis Lacalle Pou, 2% el colorado Pedro Bordaberry, y el restante 13% dijo que no sabía.
Esa percepción de victoria de Vázquez por encima de las preferencias de los electores creció diez puntos en un mes. En setiembre, según el mismo estudio de Equipos, 51% creía que el candidato de la izquierda volvería a la Presidencia, contra 28% que visualizaba a Lacalle Pou como próximo mandatario. El convencimiento mayor de los uruguayos sobre una posible victoria del líder del FA se registró en diciembre de 2013, cuando 69% decía que ganaba las elecciones.
En cuanto a la intención de voto, la medición avanza sobre los datos difundidos por el director de Equipos Ignacio Zuasnábar en Subrayado de canal 10 la semana pasada. Además de reflejar que 41% votará al Frente amplio, 28% al Partido Nacional y 15% al Partido Colorado, se indica que Vázquez se perfila como ganador de un posible balotaje. El resultado de octubre en ese sentido se mantiene sin cambios al de setiembre, es decir, que 46% votaría por el candidato del oficialismo y 41% por el postulante nacionalista.
En un balotaje, además, la medición arroja que 59% de los que voten en octubre al Partido Colorado comprometen su voto a Lacalle Pou, mientras que 14% lo haría por Vázquez y 20% se mantiene sin responder.
En cambio los indecisos se inclinarían más por Lacalle Pou en un balotaje. La encuesta de Equipos dice que 36% de los que hoy se definen como indecisos votarían al blanco en segunda vuelta y 23% a Vázquez; el resto se mantiene sin decir a quién acompañaría.
Por otra parte, 53% de los encuestados asegura que es “mejor” que el próximo gobierno tenga mayoría propia, para de esa forma poder aplicar las políticas que se propone llevar adelante.
Equipos también preguntó si creía muy posible, bastante posible, poco o nada posible que Lacalle Pou pueda lograr acuerdos con colorados e independientes para poder gobernar. El 56% suman los que constestaron muy posible o bastante posible; 20% dijo que era poco posible y 10% nada posible.
Finalmente también se midió la “efectividad” de un posible gobierno de Lacalle Pou. El 47% dijo que sería bastante o muy efectivo, mientras que 24% respondió poco efectivo y 12% nada efectivo, y finalmente 17% dijo que no sabe o prefirió no contestar.

Perfil de presidente

La medición de Equipos elaboró un perfil de presidente según el deseo de los encuestados. En todas las variables se ubicó Vázquez por encima de Lacalle Pou y Bordaberry. Las características más destacadas son: Que esté preparado para ser presidente, que sea honesto, capaz de defender los intereses de la gente, y de liderar un gobierno en situaciones difíciles.

sábado, 11 de octubre de 2014

Bordaberry rompió el acuerdo y dejó mal parado a Lacalle

El candidato colorado quebró el protocolo en el Ateneo
La República


Publicado el 11/10/2014 - 6:00
Ateneo
Si la idea de un Ateneo de presidentes es ver cuál de los candidatos se muestra más seguro, sólido y convincente, Pedro Bordaberry fue el que salió mejor parado.
Tranquilo, con mucha claridad en su discurso y sin vacilar en ningún momento dejó en evidencia la actitud mucho menos sólida y convincente con que Luis Lacalle presentó sus propuestas.
En medio de una presentación que se sintió demasiado pesada por momentos, el toque más  atractivo y sorpresivo de la noche lo puso precisamente el candidato colorado quien sorprendió a todos los televidentes que habían logrado aguantar despiertos con un desafío directo contra el candidato blanco, invitándolo a debatir en serio en un programa de televisión.
El más sorprendido de todos fue el propio Lacalle que quedó paralizado y sin reacción. Todos los televidentes esperaban una respuesta, la circunstancia lo imponía porque se había lanzado una pregunta concreta pero Lacalle hizo como que no escuchó nada y siguió con lo suyo.
La estrategia de Pedro había triunfado. Primero por su desenvolvimiento durante el Ateneo y depués por haber llevado una carta bien guardada bajo la manga y esperado sigilosamente la oportunidad para lanzarla a la mesa.
La sorpresa de Lacalle
En el último minuto de su participación, Bordaberry cumplió al pie de la letra el libreto que había planeado y dejó muy mal parado a Lacalle que no terminaba  de entender qué había cambiado tanto las cosas en las últimas horas.
Sólo faltó que le recordara el famoso acuerdo al que habían llegado “mirándose a los ojos” una noche en Carrasco en la que fumaron la pipa de la paz y convinieron que no haya más ataques entre ellos.
Todavía golpeado por una mala noche, Lacalle se refirió ayer al episodio que quedará marcado como el hecho político más importante de un encuentro de candidatos que primero se planteó como un debate, después fue un Ateneo y acabó siendo un aburrido encuentro con mucho ruido y pocas nueces.
“Cada uno hace su campaña, es una estrategia de Pedro Bordaberry. Me puede gustar o no, pero hay que respetarla”, sostuvo.
Sólo ellos y sus equpos sabrán si en estas últimas horas hubo cruces de llamadas para aclarar los tantos y buscar una respuesta a semejante golpe de efecto.
Lo único cierto y concreto es que el gran silencio con que terminó la noche, dejó una pregunta colgada:  “Luis te invito a debatir la semana que viene, a debatir a confrontar con altura, en una buena”, dijo Bordaberry al cierre de la charla.
A la salida, los periodistas intentaron forzar  una respuesta pero sólo obtuvieron un comentario evasivo: “Ya está, seis veces, seis veces, seis veces he estado (con Bordaberry)”, dijo visiblemente nervioso.
Recién ayer rechazó formalmente la invitación al decir: “Ya compartí siete veces. El 26 de octubre vamos a tener que coordinar muchas cosas. Nosotros estamos para gobernar ahora y gobernar bien, creo que ya hemos tenido oportunidades suficientes”.
Atrás había quedado un Ateneo que se recordará por la gran jugada de Pedro Bordaberry que mostró su oficio y experiencia en estas lides.

viernes, 19 de septiembre de 2014

BORDABERRY: "Si el Partido Colorado no vota bien, gana el Frente Amplio"


Calificó como mentiroso a quien pretenda eliminar el IRPF de un año al otro


El candidato por el Partido Colorado, Pedro Bordaberry, vinculó de forma directa el resultado electoral con el nivel de votación que tenga su colectividad. “Yo quiero hoy ser bien claro. Si el PC no vota bien gana el Frente Amplio. Sino nos vamos a retraer a lo de 2004. El PC se quedó calladito, voto 9%, el Partido Nacional 34% y ganó el Frente Amplio”, dijo el candidato en entrevista con El Observador TV.
Sobre su futuro electoral, Bordaberry dijo que “no es lo mismo perder con el 25 % que perder con el 7% o 9%”. Sin embargo, señaló que su decisión será tomada tras conocer el resultado electoral.
Bordaberry también anunció que en caso de ser electo implementará un plan en política económica para reducir en dos puntos y medio el déficit fiscal. Señaló que un punto será reducido con la disminución de la deuda, 1,2% a través de una gestión más eficiente de las empresas públicas y 0,6 % a través de la no reposición de vínculos individuales con el estado. “No solo funcionarios de particular confianza sino una cantidad de otras categorías que se han creado”, dijo.
En materia impositiva, anunció que debe “pagar más el que tiene más”, pero en base a las propiedades y no al trabajo. Sin embargo dijo que quien “promete eliminar el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas de un año al otro esta mintiendo”.
“El FA entiende que es a partir del que trabaja y su salario. Nosotros decimos de poner la imposición al patrimonio y el gasto. Para volver atrás de este sistema de impuesto al trabajo no puede ser de un año al otro. Nosotros decimos que hay que ponerlo impuestos al que tiene patrimonio”, explicó.