Mostrando entradas con la etiqueta GUMERSINDO SARAVIA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta GUMERSINDO SARAVIA. Mostrar todas las entradas

jueves, 21 de enero de 2016

GUMERSINDO SARAVIA. UN CUERPO SIN CABEZA DESCANSA EN “SANTA VITORIA”. Por Julio Dornel.


                   Escritor y periodista Julio Dornel

Mientras la arqueología pretende estudiar los restos físicos de las antiguas construcciones y artefactos, la historia se dedica a la investigación, estudiando documentos escritos y recogiendo comentarios orales que se fueron trasmitiendo de generación en generación. Lamentablemente en este enclave fronterizo no existen muchos documentos que nos permitan preservar el recuerdo de algunos acontecimientos registrados en el pasado, pero que tuvieron amplia repercusión en el plano internacional. Sin embargo es justo destacar que existen trabajos meritorios que demuestran el interés de historiadores y periodistas que han incursionado en el tema, dejando nombres, circunstancias y vivencias que sirven hoy para interpretar de alguna manera la cultura de aquellos años y el origen de algunos enfrenamientos.
En este sentido queremos destacar el trabajo realizado por los periodistas brasileños Tabajaras Ruas y Elmar Bons sobre la vida del caudillo Gumersindo Saravia, que se transformó en leyenda durante la Revolución Federalista de 1893. Se trata de un excelente trabajo escrito tras una paciente investigación realizada en 1997 visitando bibliotecas y reporteando viejos moradores de la frontera uruguaya y brasileña.
Señalan al comenzar la obra titulada LA CABEZA DE GUMERSINDO que muchas contradicciones y ambigüedades marcan la historia de Gumersindo, comenzando por su nombre. Nacido en el Uruguay y presentado en el Brasil, es Gumersindo para sus parientes uruguayos y Gumercindo para los brasileños, mientras él firmaba como Gumersindo.
Agradecen además a decenas de personas que “nos auxiliaron con informaciones, material e ideas en Montevideo, Melo, Treinta y Tres, Rivera, Aceguá, Porto Alegre, Santa Vitoria do Palmar, Santiago, Caroví, Livramento, Bagé, Santa María, Florianópolis, Curitiba, Lapa y Río de Janeiro.”
El prólogo del libro pertenece al Dr. Julio María Sanguinetti señalando en una parte del mismo que “como sombras del pasado los caudillos rurales aparecen aún hoy, invariablemente, envueltos en brumas de polémica. A veces se nos describe sus trágicos finales, su coraje, su desprendimiento material, su profundo enraizamiento popular y a partir de allí una visión envuelta de romanticismo. En ocasiones, a través de los horrores de las guerras, las truculentas descripciones de degüellos que las partes en conflicto siempre se atribuyeron recíprocamente, o mostrando la incompatibilidad entre cualquier orden institucional y el personalismo del espontáneo mando individual, se nos explica que la dicotomía civilización y barbarie de la literatura sarmientina tiene mucho de sentido.
Esta cuestión se complica aún más cuando a las dicotomías ideológicas y sociológicas le añadimos los particularismos nacionales que, como es natural impregnaron nuestros textos históricos. Más allá de la diferencia de tradición, la sensibilidad, el modo de concebir el país, su relacionamiento con la gente, son análogos y bien distintos de aquellos señores de los campos, cuyo escenario eran las vastas cuchillas patrias, su transporte, el caballo y no el coche, su instrumento la espada y no la pluma.
Los riograndenses federales reclamaban más autonomía estadual, un sistema más parlamentarizado y subyacía detrás de esta idea una visión más tradicional del estado y la sociedad. Por un lado entonces, el medio rural, con Gumersindo Saravia como Jefe Militar, por otro la tendencia civil marina de base carioca. Es así que en 1893 llegan los revolucionarios a dominar no sólo Río Grande sino Florianópolis y hasta Curitiba. La guerra fue tremenda, sangrienta –dice Sanguinetti- llena de excesos y represalias, de actos heroicos y de combates singulares.
El supremo desborde de pasión es la mutilación de los cadáveres de Gumersindo y de Almirante Saldaña de Gama cuando caen muertos. En el correr de ese dramático enfrentamiento, Gumersindo termina siendo leyenda. Y a su lado Aparicio hace su aprendizaje militar y forma ya su condición de caudillo, que se proyectará más tarde en Uruguay. Por alguna causa, cuando cae Gumersindo, este mismo lo designa su sucesor y le da el mando, que de inmediato reconocen los demás jefes brasileños y en formalmente ratificado con la firma de Gaspar Silveira Martins y Luis Saldaña de Gama. De esa confrontación emergen los últimos caudillos de aquel tiempo que terminaba.”
En las primeras páginas del libro los periodistas brasileños establecen que “la entrada del cementerio de Santa Vitoria do Palmar es guardada por un pórtico, con arcada y portón de hierro envejecido y herrumbrado. Erocildo Pereira es el sepulturero hace 9 años y no recuerda haberlo visto cerrado en alguna oportunidad. El mayor movimiento pertenece a los que recuerdan la memoria de Gumersindo Saravia. En el panteón de mármol están guardados los ochenta huesos que quedaron de su cadáver.
El panteón no es imponente. No se destaca sobre los otros del pequeño cementerio. La placa de bronce dice simplemente: panteón perpetuo de las familias de Gumersindo Saraiva y Amelia Rodríguez Saraiva ( 2/ 11/ 1919) Es la fecha en que el cuerpo de Gumersindo vino de Santa Clara del Olimar en el Uruguay, para este cementerio en la Región de los Campos Neutrales.
En otra pequeña placa las fechas del nacimiento y de la muerte: 1852- 1894. Gumersindo vivió solamente 42 años. La mujer de Gumersindo , doña Amelia, también está enterrada allí. Hay una pequeña fotografía de cada uno. Gumersindo está sin sombrero, usando un traje apretado, cuello alto abotonado. Ella parece medio distraída. Los que la conocieron destacan el coraje y la alegría que siempre la acompañaban. “Esta bajita es más guerrera que yo” decía Gumersindo a sus amigos.
Todos los días alguien llega al cementerio de Santa Vitoria a depositar alguna flor en el sepulcro de Gumersindo, sobre todo en el aniversario de su muerte. Sin embargo también el odio de los enemigos pasa por el cementerio; la foto de Gumersindo, incrustada en mármol, está arañada, como si alguien quisiera borrar el esmalte que la cubre y condenar al olvido el nombre del caudillo oriental. Todo el pueblo de Santa Vitoria sabe que el sepulcro guarda un cuerpo sin cabeza, mientras que la historia inventada por los lugareños asegura que durante las noches de luna llena el caudillo abandona el cementerio montado en su caballo negro. Sin embargo el sepulturero manifestó a los periodistas brasileños que “por ese portón nunca lo vi salir… “
Con material bien documentado los escritores brasileños nos ofrecen algunas páginas de la historia riograndense por donde debió transitar Gumersindo para entrar en la inmortalidad. El surgimiento de estos caudillos no obedecía solamente al heroísmo sin límite, sino que tenían raíces más profundas, relacionadas siempre con las diferencias sociales de la población y la situación que vivía por aquellos años la campaña riograndense. Por este motivo la figura legendaria de Gumersindo enarbolando la bandera de la justicia social continua galopando por los campos brasileños que un día regara con su propia sangre.

sábado, 9 de enero de 2016

RUBENS DE AVILA CARRASCO. UN CAPITULO PARA GUMERSINDO SARAVIA. Por Julio Dornel.






En publicaciones anteriores hicimos referencia al lanzamiento del libro “LA MERIM IMITA EL MEDITERRANEO”, del historiador brasileño Rubens de Ávila Carrasco, autor además de numerosas investigaciones sobre el desarrollo de este enclave fronterizo. Se trata de una de las obras más importantes de la literatura vitoriense, reuniendo en 796 páginas un análisis exhaustivo de los principales acontecimientos registrados en la zona, demostrando pericia, objetividad y talento en el momento de  presentar los hechos.   Como lo señala el Prof. Homero Suaya Vasques, en la presentación, la vida del autor “tiene una historia de niño pobre criado en las bandas australes de Brasil, conviviendo en un ambiente rural, en las proximidades de Chui, demostrando siempre empeño por el conocimiento, pasando por diversas actividades destacándose en el antiguo Unión de Bancos, donde ocupó el cargo de sub gerente en esta ciudad. Estudioso de la filosofía masónica, se ha desempeñado en forma efectiva dentro de la Logia “Acacia Vitoriense”, llegando al cargo de Venerable y gran investigador de la historia de esta institución. Rubens de Ávila Carrasco es uno de los mayores investigadores de nuestro acervo histórico destacándose en la preservación de todos los documentos vinculados al extremo sur brasileño. Cabe señalar que Ruben de Ávila Carrasco ha mantenido una conducta de vida en pro de la cultura, destacándose fundamentalmente sus estudios sobre los Campos Neutrales, complementando este monumental aporte de una región vital para la economía y la seguridad riograndense.
GUMERSINDO SARAVIA- BANDIDO.
Del extenso capítulo dedicado a Gumersindo Saravia, recogemos pasajes fundamentales del mismo, donde destaca la presencia de bandidos y criminales que actuaban en el Estado de Río Grande, procedentes del Uruguay, bajo las órdenes del “Tigre de Corral de los Arroyos, Gumersindo Saravia”. Al trazar el perfil de este revolucionario, De Ávila  Carrasco señala que Gumersindo fue preso en Santa Vitoria do Palmar, de donde logró fugarse a los pocos meses. Sin embargo fue acusado de haber cometido crímenes aberrantes, entre los que se destacan haber decapitado al “muerto de Caroví y llevando su cabeza para el Palacio como trofeo a la heroicidad del “castillismo”. Era evidente que Gumersindo supo ganarse el odio y las veneraciones populares, sin que la verdadera historia tenga su lugar desapasionado y objetivo. “Documentos importantes para el estudio de su vida son los procesos criminales que debió enfrentar en el Fórum de Santa Vitoria do Palmar”. En páginas siguientes el historiador señala que Gumersindo por aquellos años no “tenia paradero fijo en el Uruguay, y tanto se encontraba en la Cuchilla Grande como en las fronteras de Chui y San Miguel, los movimientos deberían realizarse sin tardanza. Dos hechos históricos comprueban con elocuencia el extraordinario valor guerrero de Gumersindo Saravia. El primero está relacionado con el General Salgado, Jefe Federalista de la Revolución de 1893; y el segundo con el Consejero Silveira Martins. Había llegado el momento de designar al Jefe en asamblea partidaria, y considerando la edad (80) del General Silva Tavares, se llego a la conclusión de que ya no estaba en condiciones de conducir el movimiento revolucionario.”Con el peso de su edad era muy difícil llevar adelante una empresa tan ardua. Fue en esa circunstancia que el Consejero Gaspar Silveira Martins se dirige a sus compañeros manifestando:”los señores están debatiendo el punto menos importante, como lo es la designación del Jefe de este movimiento. Debemos tener en cuenta primero que no tenemos armamentos y segundo que una guerra civil es una calamidad, un flagelo, pero dadas las circunstancia queremos señalar que el Jefe natural se encuentra en esta Asamblea. Sus palabras sorprendieron a los participantes agregando, “ahí está”- apuntando para Gumersindo Saravia- tiene que ser el Jefe de la Revolución, es joven, tiene fortuna y predisposición para las armas”.  En las notas gráficas Rubens de Ávila Carrasco, autor de la publicación y Gumersindo Saravia, nacido en Uruguay y presentado en Brasil, que enarbolando la bandera de la justicia social continúa galopando por los campos de Río Grande del Sur.
Próxima entrega: Fundación de Santa Vitoria do Palmar.

sábado, 17 de enero de 2015

LA CABEZA DE GUMERSINDO SARAVIA. Por Julio Dornel.




                                             Escritor y periodista Julio Dornel

Mientras la arqueología pretende estudiar los restos físicos de las antiguas construcciones y artefactos, la historia se dedica a la investigación estudiando documentos escritos y recogiendo comentarios orales que se fueron trasmitiendo de generación en generación. Lamentablemente en este enclave fronterizo no existen muchos documentos que nos permitan preservar el recuerdo de algunos acontecimientos registrados en el pasado, pero que tuvieron amplia repercusión en el plano internacional. Sin embargo es justo destacar que existen trabajos meritorios que demuestran el interés de historiadores y periodistas que han incursionado en el tema, dejando nombres, circunstancias y vivencias que sirven hoy para interpretar de alguna manera la cultura de aquellos años y el origen de algunos enfrenamientos.
En este sentido queremos destacar el trabajo realizado por los periodistas brasileños Tabajaras Ruas y Elmar Bons sobre la vida del caudillo Gumersindo Saravia, que se transformó en leyenda durante la Revolución Federalista de 1893. Se trata de un excelente trabajo escrito tras una paciente investigación realizada en 1997 visitando bibliotecas y reporteando viejos moradores de la frontera uruguaya y brasileña. Señalan al comenzar la obra titulada LA CABEZA DE GUMERCINDO que muchas contradicciones y ambigüedades marcan la historia de Gumersindo, comenzando por su nombre. Nacido en el Uruguay y presentado en el Brasil, es Gumersindo para sus parientes uruguayos y Gumercindo para los brasileños, mientras él firmaba como Gumersindo.

Agradecen además a decenas de personas que “nos auxiliaron con informaciones, material e ideas en Montevideo, Melo, Treinta y Tres, Rivera, Aceguá, Porto Alegre, Santa Vitoria do Palmar, Santiago, Caroví, Livramento, Bagé, Santa María, Florianópolis, Curitiba, Lapa y Río de Janeiro.”
El prologo del libro pertenece al Dr. Julio María Sanguinetti señalando en una parte del mismo que “como sombras del pasado los caudillos rurales aparecen aún hoy, invariablemente, envueltos en brumas de polémica. A veces se nos describe sus trágicos finales, su coraje, su desprendimiento material, su profundo enraizamiento popular y a partir de allí una visión envuelta de romanticismo. En ocasiones, a través de los horrores de las guerras, las truculentas descripciones de degüellos que las partes en conflicto siempre se atribuyeron recíprocamente, o mostrando la incompatibilidad entre cualquier orden institucional y el personalismo del espontáneo mando individual, se nos explica que la dicotomía civilización y barbarie de la literatura sarmientina tiene mucho de sentido. Esta cuestión se complica aún más cuando a las dicotomías ideológicas y sociológicas le añadimos los particularismos nacionales que, como es natural impregnaron nuestros textos históricos. Más allá de la diferencia de tradición, la sensibilidad, el modo de concebir el país, su relacionamiento con la gente, son análogos y bien distintos de aquellos señores de los campos, cuyo escenario eran las vastas cuchillas patrias, su transporte, el caballo y no el coche, su instrumento la espada y no la pluma.
Los riograndenses federales reclamaban más autonomía estadual, un sistema más parlamentarizado y subyacía detrás de esta idea una visión más tradicional del estado y la sociedad. Por un lado entonces, el medio rural, con Gumersindo Saravia como Jefe Militar, por otro la tendencia civil marina de base carioca. Es así que en 1893 llegan los revolucionarios a dominar no sólo Río Grande sino Florianópolis y hasta Curitiba. La guerra fue tremenda, sangrienta –dice Sanguinetti- llena de excesos y represalias, de actos heroicos y de combates singulares. El supremo desborde de pasión es la mutilación de los cadáveres de Gumersindo y de Almirante Saldaña de Gama cuando caen muertos. En el correr de ese dramático enfrentamiento, Gumersindo termina siendo leyenda. Y a su lado Aparicio hace su aprendizaje militar y forma ya su condición de caudillo, que se proyectará más tarde en Uruguay. Por alguna causa, cuando cae Gumersindo, este mismo lo designa su sucesor y le da el mando, que de inmediato reconocen los demás jefes brasileños y en formalmente ratificado con la firma de Gaspar Silveira Martins y Luis Saldaña de Gama. De esa confrontación emergen los últimos caudillos de aquel tiempo que terminaba.” En las primeras páginas del libro los periodistas brasileños establecen que “la entrada del cementerio de Santa Vitoria do Palmar es guardada por un pórtico, con arcada y portón de hierro envejecido y herrumbrado. Erocildo Pereira es el sepulturero hace 9 años y no recuerda haberlo visto cerrado en alguna oportunidad. El mayor movimiento pertenece a los que recuerdan la memoria de Gumersindo Saravia. En el panteón de mármol están guardados los ochenta huesos que quedaron de su cadáver. El panteón no es imponente. No se destaca sobre los otros del pequeño cementerio. La placa de bronce dice simplemente: panteón perpetuo de las familias de Gumersindo Saraiva y Amelia Rodríguez Saraiva ( 2/ 11/ 1919) Es la fecha en que el cuerpo de Gumersindo vino de Santa Clara del Olimar en el Uruguay, para este cementerio en la Región de los Campos Neutrales. En otra pequeña placa las fechas del nacimiento y de la muerte: 1852- 1894. Gumersindo vivió solamente 42 años. La mujer de Gumersindo , doña Amelia, también está enterrada allí. Hay una pequeña fotografía de cada uno. Gumersindo está sin sombrero, usando un traje apretado, cuello alto abotonado. Ella parece medio distraída. Los que la conocieron destacan el coraje y la alegría que siempre la acompañaban. “Esta bajita es más guerrera que yo” decía Gumersindo a sus amigos. Todos los días alguien llega al cementerio de Santa Vitoria a depositar alguna flor en el sepulcro de Gumersindo, sobre todo en el aniversario de su muerte. Sin embargo también el odio de los enemigos pasa por el cementerio; la foto de Gumersindo, incrustada en mármol , está arañada, como si alguien quisiera borrar el esmalte que la cubre y condenar al olvido el nombre del caudillo oriental. Todo el pueblo de Santa Vitoria sabe que el sepulcro guarda un cuerpo sin cabeza, mientras que la historia inventada por los lugareños asegura que durante las noches de luna llena el caudillo abandona el cementerio montado en su caballo negro. Sin embargo el sepulturero manifestó a los periodistas brasileños que “por ese portón nunca lo vi salir... “
Con material bien documentado los escritores brasileños nos ofrecen algunas páginas de la historia riograndense por donde debió transitar Gumersindo para entrar en la inmortalidad. El surgimiento de estos caudillos no obedecía solamente al heroísmo sin límite, sino que tenían raíces más profundas, relacionadas siempre con las diferencias sociales de la población y la situación que vivía por aquellos años la campaña riograndense. Por este motivo la figura legendaria de Gumersindo enarbolando la bandera de la justicia social continua galopando por los campos brasileños que un día regara con su propia sangre.