Mostrando entradas con la etiqueta Bienestar animal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bienestar animal. Mostrar todas las entradas

miércoles, 20 de enero de 2016

Guitarra Negra Y Bienestar Animal. Dr. Pablo Ocampo Carli


 Desde La Cátedra del   Libre Ejercicio Sección: Existo, escribo y después pienso…sin obligación a réplica





1970 Potter ante el encarnizamiento terapéutico del que eran objeto los enfermos terminales (distanasia), comienza a cimentar las bases filosóficas con el recurso de la ética, que mas allá de sus principios morales, apelaba al humanismo dando origen a la Bioética, para entender, justificar, y por qué no generar alternativas viciadas de economía, dando tranquilidad, a las demandas por ejercicio de la medicina defensiva, y ahorrar en la legitimación de poner fin a la vida, en una forma si se quiere agnóstica, por el amor filial o dicho de otra forma Piedad…¡hay Señor perdónalos porque no saben lo que hacen!

1990, la Asociación Mundial de Veterinaria, a través de su declaración de Política etológica, en Río de Janeiro, y la inscripción de las cinco libertades de los animales, introduce el Concepto del Bienestar animal…siempre me pareció desgraciado e hipócrita, o como diría Vaz Ferreira en su Libro de Moral para Intelectuales, la “inmoralidad intrínseca”, donde hace tiempo a nivel productivo, me permití definirlo como:”la preparación tanatológica de las especies para el alimento”. ¡Señor…atienda al exigente consumidor, cuide la economía del productor, de especulación al intermediario, ayude a las instituciones aseguradoras, y estatales que ven ganancia en el buen trato, para cacotanaciarlo, por sacrificio, o por oculto”…

Ya no protegemos al animal, sino a un “estado”, en el nombre de un slogan, que hasta hoy todo el mundo adapta y adopta según su conveniencia, de Bienestar Animal. Sé que da mucho trabajo, a los profesionales, también el hambre y la pobreza, hace que estallen los proyectos económicos, en cómo resolverlos…pero los hambrientos siguen con hambre, y los pobres siguen pobres, con subsidios de procreación en la esperanza de generar más pobres...¡que pobreza! Porque de ellos será el reino de los cielos…

No sé cómo se soluciona, pero imagino, genero un debate, alguien debe de rebatir esta locura…salvo que esta visión catastrófica profundice su institucionalización, y por supuesto tarde será y lo que quede será rendirse.

Como dice mi amigo Alfredo, ya muerto, con su muerte, que viajaba a su lado hacia el Cerro, en el 125, en su poema Guitarra Negra, describe la magnífica impiedad del Hombre y cuestiona desde el pasado a Mapfre por los seguros que otorga por el bienestar de la víctima que se brinda inocente y preceptiva de un desenlace fatal en su mejor momento…claro para el Plus for export Uruguay natural del alimento.

Acá te dejo parte del poema de Guitarra Negra…fumátelo y entendelo…. 
……………………………………………………………………………………………………………
Temblando, con el frontal partido con el marrón, por el marronero, cae sobre sus costillas, pesada como un mundo, la res... Cae con estrépito, de bruces sobre el cemento... Balando al descuajarse su osamenta, ya sólo un pobre costillar enorme, ya sólo un pobre cuero y sangre, media tonelada de huesos astillados, hincados en toda esa vida temblorosa y atónita... Ahí se va alzando, como un pesadopingajo, atrapada por la pata por un gancho que le salta arriba, que la alza por un ojal abierto en el garrón de un cuchillazo en plena estupidez sentimental, en plena media tonelada de monstruoso dolor, incomprensible, absurdo, balando, plañidera y tonta, como un escarabajo que no piensa, mientras medita lentamente por qué duele tanto y por qué duele qué parte de quien es ella misma, la res, abierta al descuartizamiento atroz por todas partes, que nunca habían dolido y que eran tantas partes, tan extensas... Y que pastando nunca había dolido... Haciendo leche, esperma, músculos, crin y cuero y cornamenta viva, que eran la vida misma manando hacia sus adentros, vibrando tiernamente como un sol cálido hacia sus adentros... Y nunca habían dolido... Ya está colgada... Las patas delanteras se enderezan, se endurecen y avanzan hacia adelante y hacia arriba, implorantes y fatalmente rígidas, rematadas en cortas pezuñas que hace un instante amasaban el barro del corral, el estiércol de otros cien balidos, Dinosaurios del siglo de las máquinas, nacidos para morir de un marronazo... Ahora ya es carne azul colgada en la heladera: "Uruguay for export"... Aquella res, que murió de un marronazo, cayó y tembló todo el frigorífico... Aquella otra res que recibió el marronazo en plena frente, de dos dedos de espesor, mientras entraba al tubo desconfiando porque allí no había pasto, alcanzó a comprender que había otra res delante, balando, que ya se la llevaba el gancho... Y cayó detrás, también, y el cemento tembló bajo esos huesos... Aquella otra res, que esquivó el marronazo y que cayó también, con un ojo reventado una guampa partida, deshecha, también cayó y tembló la tierra, tembló el marrón, tembló el marronero; la res, murió temblando de dolor y de miedo... De un marronazo en plena frente "for export" del Uruguay...