Mostrando entradas con la etiqueta Uruguay. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Uruguay. Mostrar todas las entradas

sábado, 2 de septiembre de 2017

EN CX30, EL MIÉRCOLES 6 COLOCARÁN PLACA EN HOMENAJE A JOSÉ GERMÁN ARAÚJO





Escribe Juan José Pereyra Twitter @juano500

El próximo miércoles, 6 de setiembre, se realizará un acto de reconocimiento al periodista y político que convirtió a CX 30 Radio Nacional en una herramienta fundamental de lucha contra la dictadura cívico militar que se instaló en Uruguay entre 1973 y 1985.
Araújo asumió la dirección de la emisora poco antes del golpe de Estado del 27 de junio de 1973 y la ocupó hasta marzo de 1985, oportunidad en que ingresó al Senado cuando el país retornó a la democracia.
CX 30 Radio Nacional fue impedida por la dictadura del uso de su nombre lo que no le quitó identidad. La gente comenzó a conocerla como LA RADIO y más popularmente como LA 30.
En 1980, en vísperas del plebiscito de reforma constitucional con el que la dictadura intentó perpetuarse en el poder, Araújo comenzó a analizar al aire el proyecto de reforma comparándolo con la constitución de 1967 que había sido avasallada por el gobierno militar. Surgió así Diario 30, un espacio que continuó luego del triunfo del NO (contrario a la dictadura). El editorial de la radio en la voz de Germán Araújo fue un estímulo permanente a la lucha de los sectores políticos y sociales que luchaban día a día por la recuperación de la democracia. En sus análisis Araújo utilizaba metáforas e imágenes para informar y mantener la esperanza de que un tiempo mejor llegaría de manera inexorable.
La radio jugó un rol fundamental para lograr que la dictadura respetara el veredicto de la ciudadanía el 30 de noviembre de 1980. En las mesas de votación no había delegados partidarios que garantizaran los resultados pues todos los partidos políticos estaban proscriptos y perseguidos. Araújo ideó un mecanismo por el cual más de dos mil oyentes actuaron como periodistas (se les entregó un carnet), y esos ciudadanos, en forma voluntaria, oficiaron como mecanismo de contralor del acto eleccionario.
Lo mismo ocurrió en noviembre de 1982 cuando las elecciones internas de los tres partidos por entonces autorizados por la dictadura: Partido Colorado, Partido Nacional y Unión Cívica.
Un año después tuvo lugar el acto del Obelisco, el llamado Río de Libertad en el que participaron dirigentes de todos los partidos, los autorizados y los aún proscriptos, en el que el actor Alberto Candeau leyó una proclama que marcaba un nuevo paso hacia la reconquista de la democracia.
Dos semanas después, el 16 de diciembre, CX 30 fue clausurada por la dictadura por transmitir las convenciones que ese día realizaban el Partido Colorado y el Nacional. Araújo inició una huelga de hambre en defensa de la radio que hizo que miles de personas se movilizaran diariamente y manifestaran frente al apartamento en el que se encontraba, en 18 de Julio y 8 de Octubre. También se generó una gran solidaridad internacional desde los medios periodísticos, políticos y sociales. Araújo era visitado en forma permanente por dirigentes de todos los partidos políticos y organizaciones sociales quienes expresaban su solidaridad con la lucha que estaba llevando adelante.
La presión nacional e internacional que generó su huelga de hambre hizo que la dictadura debiera dar marcha atrás y la clausura, que en principio era definitiva, se convirtiera en temporal, por treinta días.
El homenaje a Germán Araújo de este miércoles 6 de setiembre “surgió a raíz de una solicitud que los actuales trabajadores de CX 30, la actual dirección de la emisora y oyentes hicieron ante el Ministerio de Educación y Cultura” , explicó al Blog Luis Gallo Inchausti, Productor de Contenidos y conductor del programa Plaza Independencia de la emisora.

“Solicitamos colocar una placa en homenaje a quien, desde la dirección de la radio, luchó por la democracia y por la libertad en plena dictadura , él con mucha gente, con los propios trabajadores de la radio de la época y con muchísimos ciudadanos de todos los partidos políticos y sectores sociales”.
La Comisión de la Memoria está integrada por el Ministerio de Educación y Cultura, el Ministerio de Economía y Finanzas y por organizaciones de la sociedad civil vinculadas a los temas derechos humanos.
“Aceptaron la propuesta. Pedimos hacerlo el 2 de setiembre, que sería su cumpleaños, pero al caer un sábado no era un día bueno. En principio se había fijado el 4 y por problemas de agenda del ministerio elegimos el 6 a las 11 de la mañana , la hora de la primera emisión de Diario 30”, informó.
“En la ceremonia se escuchará el Himno Nacional y fragmentos de sus Diarios 30 . El periodista e investigador Miguel Aguirre Bayley, que escribió un libro sobre Germán, hará uso de la palabra así como Edgardo Martirena director de CX 30 . Estarán presentes figuras y personalidades del periodismo, la política y la cultura”, agregó Gallo.
“Vamos a hacer una transmisión especial en la que participarán quienes trabajaron en aquel tiempo con Germán junto a los actuales trabajadores de la radio. Esa transmisión especial será durante todo el día y cada segmento será ocupado por los viejos y los nuevos, los de antes y los de ahora, todos recordando la figura de Germán, su lucha y la de la radio”, concluyó.



jueves, 3 de agosto de 2017

SENDIC Y LA HOUSE OF CARDS URUGUAYA




Michelini se sumó a lo que el vicepresidente denominó como la House of Cards uruguaya
La posible caída de Sendic generó movimientos políticos frustrados por Mujica para tratar de desplazar como sucesora a Topolansky

escribe Andrés Danza

busqueda.com.uy

Primera escena. Un senador espera a unos metros del presidente mientras todos sus colegas parlamentarios lo saludan y se van retirando, uno a uno, de la casa en la que se toman las principales decisiones políticas del país, ubicada en un barrio residencial y arbolado. Cuando al fin logra unos minutos a solas, le sugiere un camino de salida para la casi inevitable renuncia de su vicepresidente. El anfitrión lo escucha, asiente con la cabeza y le recomienda que realice consultas políticas.

Segunda escena. Ese mismo senador, pero ahora en el viejo palacio de mármol donde funciona el Poder Legislativo, sugiere a los principales referentes del movimiento mayoritario del partido de gobierno, que renuncien a ser los herederos de la vicepresidencia y que dejen ocupar ese lugar al segundo sector mayoritario, integrado por él.

Tercera escena. El líder del grupo mayoritario, un veterano dirigente que también fue presidente, no puede creer que el senador haya realizado semejante propuesta, más aún teniendo en cuenta que de ser aceptada, él mismo sería el directo beneficiado, y toma una decisión terminante desde su casa alejada de la ciudad: en caso de que renuncie el vicepresidente, ese lugar será ocupado por su esposa, que es la segunda dirigente más importante de su sector.

Así podría empezar el último episodio de la serie House of Cards en su versión uruguaya, de la que el vicepresidente Raúl Sendic dijo sentirse víctima a principios de abril. Los hechos relatados en esas tres escenas ocurrieron durante la última semana en Montevideo, luego de que en el oficialismo manejaran como un escenario probable la renuncia de Sendic a su cargo, según relataron a Búsqueda varios testigos directos.

En la tarde del miércoles 26 de julio, el presidente Tabaré Vázquez convocó a un grupo de senadores a la residencia presidencial de Suárez y Reyes para hablar de temas de coyuntura. La eventual renuncia de Sendic era un rumor creciente y minutos antes el presidente había declarado a la prensa que “una renuncia es una renuncia”, dando la idea de que estaba dispuesto a aceptarla.

Al finalizar esa reunión, según relataron los informantes, el senador Rafael Michelini se acercó a Vázquez y le sugirió pedirle al Movimiento de Participación Popular (MPP) que como un “gesto político” no aceptara ser heredero de la vicepresidencia como el sector más votado del oficialismo, y que en su lugar dejara al Frente Líber Seregni (FLS), con más afinidad ideológica con el presidente.

Michelini llegó a plantear esa posibilidad, que lo dejaría a él como vicepresidente por ser el primer senador del FLS, a legisladores del MPP, pero la respuesta que recibió fue negativa, agregaron los informantes.

La idea del líder del MPP, el expresidente José Mujica, es que en caso de que sea necesario sustituir a Sendic, los que manden sean “los votos”, según transmitió a sus allegados. Es por eso que ya tomó la decisión si se produce la vacante: el lugar será ocupado por su esposa, la senadora Lucía Topolansky, que fue la segunda después de Mujica en la lista del MPP, la más votada en las elecciones nacionales de octubre de 2014.

La semana pasada se manejó en ámbitos políticos la posibilidad de que el sucesor fuera el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, tercero en la lista del MPP, luego de que Topolansky diera un paso al costado. “Eso no va a ocurrir”, transmitió Mujica los últimos días. “Hay que respetar lo que la gente votó”.

El desenlace.

Desde que a fines de abril Sendic dijo sentirse víctima de una especie de House of Cards, la situación del vicepresidente fue empeorando y hoy esa serie uruguaya imaginaria de conspiraciones y traiciones está cerca de su final, según aseguraron a Búsqueda varios dirigentes políticos.

En los primeros capítulos se vio el ascenso de Sendic hasta convertirse en el candidato más votado en las internas del Frente Amplio de 2014, el compañero de fórmula de Vázquez y quien tenía las mayores posibilidades de sucederlo en 2019. Luego, en los siguientes episodios, llegó la caída, generada principalmente por dos factores: 1) los problemas de gestión que tuvo en Ancap y que provocaron un déficit cercano a los US$ 800 millones y varias denuncias penales; 2) la investigación periodística realizada por la periodista de El Observador Patricia Madrid, que demostró que Sendic decía ser licenciado en Genética Humana sin tener el título.
Más adelante, en la House of Cards uruguaya, cuando Sendic era el político con peor evaluación en las encuestas luego de la caída, decidió volver a mostrarse con declaraciones públicas para defenderse y revertir la situación.

Pero el 8 de junio Búsqueda aportó una “vuelta de tuerca” a la serial imaginaria que precipitó el cada vez más cercano desenlace: Sendic realizó gastos durante su gestión al frente de Ancap con la tarjeta corporativa de la empresa en tiendas de ropa, electrónicas, de muebles, supermercados, joyerías y librerías.

La denuncia motivó la actuación del Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio, que concluyó que esas compras fueron “inapropiadas” e “indebidas”, según supo Búsqueda.

Así lo comunicó el martes 1º el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, a los principales dirigentes de esa fuerza política, entre los que se encontraba Mujica.

Ayer miércoles, Mujica mantuvo una larga reunión con el vicepresidente en donde hablaron de los distintos escenarios posibles. Sendic tiene la decisión en sus manos. Los finales posibles son dos: renuncia y el presidente lo acepta como ya lo anunció, o se somete al Plenario del Frente Amplio y continúa con su defensa, como sugirió a varios senadores oficialistas. De eso depende que haya o no una segunda temporada de la House of Cards uruguaya.

Dividido, el tribunal cuestiona la conducta de Sendic; el vicepresidente quiere “dar la pelea”





Búsqueda.com.uy
Aunque asume que pesa sobre sus espaldas un fallo del Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio que, dividido, lo acusa de actividades “indebidas”, y que aún tiene por delante una investigación judicial, el vicepresidente de la República, Raúl Sendic, está decidido a “dar la pelea” para seguir en el cargo.
Así lo hizo saber a algunos dirigentes del oficialismo con los que mantuvo contactos en estos días, dijeron a Búsqueda fuentes políticas. “Sabe que su situación es complicada, pero quiere pelear” y evitar la renuncia, comentó un informante. Con esa actitud, Sendic incluso evaluó con sus asesores convocar a una conferencia de prensa para él informar el fallo del tribunal, apuntó la fuente.
El legislador opositor se basa en el resultado de un pedido de informes contestado por el Tribunal de Cuentas según el cual violó el artículo 211 de la Constitución, así como opiniones de penalistas que señalan que se ha tipificado el delito de peculado.



Fallo.

Los lineamientos básicos del dictamen del tribunal le fueron comentados a Sendic por el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, en una reunión efectuada este lunes 31 en la que también participó el mandatario Tabaré Vázquez.
Miranda recibió ese mismo día el dictamen, según el cual Sendic incurrió en conductas “inapropiadas” e “indebidas”, pero relativiza su “responsabilidad funcional y política”, dijeron las fuentes de Búsqueda. No hace recomendaciones específicas.
El fallo fue aprobado con los votos de cuatro de sus miembros y uno en contra —por entender que no hay pruebas de conductas indebidas del vicepresidente—; el sexto integrante se excusó para no pronunciarse.
El dictamen no tiene un carácter “lapidario” sobre la actuación de Sendic, interpretan algunos dirigentes del Frente Amplio.
El tribunal intervino para analizar las compras —ropa, un colchón, artículos electrónicos, joyas, entre otros— hechas por Sendic con tarjetas de crédito de Ancap cuando presidía esa empresa estatal, sobre las cuales informó Búsqueda el 8 de junio pasado.






El 13 de julio, Búsqueda adelantó que integrantes del tribunal veían “conductas desviadas” de parte de Sendic, lo que se confirma con el fallo entregado en un sobre cerrado a Miranda.
En una reunión del Secretariado Ejecutivo del Frente Amplio efectuada en la tarde del lunes, el senador Leonardo de León —integrante de la Lista 711 y uno de los dirigentes más cercanos a Sendic—, apoyado por el Partido Comunista y Casa Grande, planteó su “molestia” por las filtraciones del trabajo del tribunal y aseguró que el proceso no les da “garantías”. En ese sentido, referentes del oficialismo evalúan pedir la renuncia a sus integrantes, una vez que se dilucide el caso Sendic, dijo una fuente.
La figura del vicepresidente ya estaba cuestionada por las pérdidas en Ancap, un caso que llegó a la Justicia llevado por sectores de la oposición.

Reuniones.

En un marco de inquietud y expectativa dentro del oficialismo, el lunes 31, Vázquez, Miranda y Sendic analizaron el fallo del tribunal y evaluaron cómo se procesaría políticamente en la interna partidaria. La intención es llegar a la instancia del Plenario con “una idea consensuada”, dijo un informante.
El mandatario le transmitió a Sendic que no le pidió la renuncia y que fue mal interpretado cuando la semana pasada se refirió a su eventual salida: “Yo creo que cuando se presenta una renuncia, se presenta una renuncia”, dijo entonces Vázquez en una rueda de prensa, y agregó que ese “es un problema personal que lo tendrá que evaluar Sendic” (Búsqueda Nº 1.928).
El martes 1º, el presidente del Frente Amplio se reunió en la sede partidaria por separado con referentes de los sectores con más votos de la coalición (Movimiento de Participación Popular-MPP, Partido Socialista, Partido Comunista, Frente Líber Seregni y Lista 711). Por el grupo del ministro Danilo Astori asistieron dos dirigentes y De León pidió que se fuera Rafael Michelini, para no estar en inferioridad.
Luego, Miranda dijo a la prensa que el encuentro fue para “evaluar políticamente la situación. Ese fue todo el contenido de la reunión. No voy a adelantar el contenido del dictamen”, que quedó en una caja fuerte en la sede partidaria hasta que se le dé intervención a un Plenario Nacional del Frente Amplio. Ayer siguió la ronda con otros grupos minoritarios del oficialismo; molestos por no haber sido llamados antes, desde Casa Grande no contestaron a la convocatoria.
Ayer el vicepresidente se reunió con el senador José Mujica y discutieron sobre los posibles escenarios futuros.
Es la Mesa Política la que debe convocar al Plenario Nacional para analizar y eventualmente pronunciarse sobre el fallo del tribunal. Puede resolver sanciones disciplinarias con el voto de cuatro quintos de sus miembros, o nueve décimos para resolver la expulsión. Algunas fuentes estimaron que el tema del Plenario podría considerarse en una sesión de mediados de este mes. 



miércoles, 12 de julio de 2017

Trancazo - La Udelar rechazó que la refuncionalización del Hospital de Clínicas se lleve a cabo mediante PPP



Explanada de la Universidad, ayer, después de la reunión del Consejo Directivo Central. / foto: andrés cuenca


La diaria
12 • jul. • 2017
Cecilia Álvarez

El proyecto de resolución que propuso el rector de la Universidad de la República (Udelar), Roberto Markarian, ya tomaba en cuenta lo que, a su entender, era una “opinión muy mayoritaria” en la Udelar: que financiar la refuncionalización del Hospital de Clínicas mediante un proyecto de participación público-privada (PPP) “no va a permitir hacer lo que nosotros queremos hacer con el hospital”. En la anterior sesión del Consejo Directivo Central (CDC) se habían manifestado distintos integrantes en contra de ese camino: además de los órdenes de egresados y estudiantes, lo hicieron dos actores centrales en la discusión: el decano de la Facultad de Medicina, Fernando Tomasina, y la directora del hospital, Graciela Ubach. En esa sesión no hubo expresiones a favor del camino de la PPP, si bien tanto Markarian como el decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Álvaro Rico, plantearon su preocupación respecto de qué alternativas existen para efectivamente reformar el hospital.

Anoche, con la resolución que aprobó por amplia mayoría el CDC, se confirmó la negativa a la PPP. La resolución aprobada contempla, en sus considerandos, que “a fin de avanzar coherente y consensuadamente en la institución, el camino más adecuado en este momento parece ser el de la suspensión de los trámites de aplicación de la modalidad de participación público-privada en el marco de la ley 18.786”. Antes, la resolución destaca que el Clínicas “es a la vez un importante centro de asistencia a la salud pública y juega un rol muy importante como centro formador de recursos humanos en salud del país”. La resolución reafirma la importancia “de la solicitud presupuestal realizada por la Udelar con el fin de iniciar las obras”, asegura que se mantendrá la “búsqueda de alternativas de financiamiento para llevar a cabo la totalidad del proyecto de refuncionalización”, y deja en manos del Comité por el Clínicas, integrado por representantes de todos los órdenes, la elaboración de una propuesta de resolución que se pondrá a consideración del CDC el 8 de agosto y que fundamentará por qué la universidad se niega a continuar el camino de la PPP.

Ayer se manejaron algunos de los argumentos por los que se llegó a esa conclusión. Rico leyó la resolución del Consejo de su facultad, que resume varios de los puntos planteados como negativos: “el alto costo final del repago de la obra bajo la modalidad de PPP”; “el plazo extendido del pago de la obra por la Udelar, que transfiere la responsabilidad de la decisión inicial a administraciones universitarias y gubernamentales futuras”; “el alto endeudamiento que durante esos años deberá asumir la Udelar con la inseguridad de poder contar con las partidas incrementales presupuestales anuales consolidadas para amortizar la deuda”; “el eventual compromiso de sus márgenes de autonomía ante la mayor dependencia financiera de los gobiernos de turno”, y “el riesgo de que los eventuales montos incrementales futuros del presupuesto universitario sólo contemplen la meta de refuncionalización del hospital, congelando así por años el desarrollo institucional integrado y de cada servicio universitario”. La decana de la Facultad de Ingeniería, María Simon, añadió otro de los argumentos, que se desprendió del informe de prefactibilidad de la PPP elaborado por un equipo coordinado por la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración, y es que la PPP da “un margen muy pequeño” de valor por dinero, lo que significa que no es contundentemente más conveniente hacer la obra por PPP que por obra pública tradicional. “No es un no por capricho, es un no sostenido en el análisis y en el estudio”, añadió, por su parte, Tomasina.

Para adelante

Markarian enfatizó anoche que la situación del hospital “no se resuelve con decir no a las PPP”, Tomasina dijo que hoy el hospital “es insustituible”y el delegado del orden de egresados, Federico Kreimerman, dijo que el Clínicas atiende a un tercio de los pacientes de ASSE, si bien 90% del presupuesto del hospital es universitario.

Las alternativas de financiamiento de las obras han sido escasamente exploradas. A la Udelar llegaron diversas opciones de préstamos; una en particular del fondo de capitales de inversión Invema, que consiste en un préstamo de 120 millones de dólares a una tasa de interés de 2%, lo que, no obstante, requiere la garantía del Ministerio de Economía y Finanzas (que se niega a aumentar la deuda pública). Por otra parte, el diputado de Unidad Popular, Eduardo Rubio, propuso derivar a las obras del Clínicas un subsidio de 13.000.000 de dólares anuales que hoy se destinan a premios en carreras de turf, lo que planteará como un aditivo de la Rendición de Cuentas.
Cecilia Álvarez


martes, 11 de julio de 2017

Crysol propone candidatos para integrar el Consejo Directivo de la INDDHH


Con el propósito de contribuir activamente al fortalecimiento de la Institución
Nacional de DDHH y Defensoría del Pueblo, Crysol presentó formalmente 4
candidatos para el proceso eleccionario de nuevas autoridades para integrar el
Consejo Directivo. La instancia eleccionaria se llevará a cabo próximamente
por parte de la Asamblea General del Parlamento.
Los candidatos presentados y que apoya explícitamente nuestra organización
son:
1) Dr. Juan Raúl Ferreira, ex preso político de la dictadura, actual integrante
del Consejo Directivo y cuya relección promovemos para mantener, tal como lo
recomienda la propia ley, una continuidad entre la actual y la futura
administración de la INDDHH, plenamente conscientes de que reúne los
atributos indispensables para continuar ejerciendo dicha función.
2) Dra. Ivonne Klingler, ex presa política, militante de nuestro colectivo
desde hace 15 años, con amplia dedicación y compromiso personal con todas
las actividades en las cuales se compromete. Lo ha demostrado durante su
militancia universitaria, clandestina durante la dictadura, y gremial
posteriormente, durante su actividad profesional como médica y como activista
en nuestro colectivo con una mirada amplia hacia el horizonte de los derechos
humanos como integralidad.
3) Dra. Marina Morelli, abogada, feminista y activista por los derechos de las
mujeres, se ha caracterizado por su compromiso en la defensa de los derechos
humanos en su integralidad particularmente, por su dedicación y firmeza en la
lucha contra la violencia hacia las mujeres. Ha dedicado buena parte de su
carrera a promover el fortalecimiento del sistema de justicia en el país, para lo
cual ha liderado y articulado importantes iniciativas en la materia y en distintos
ámbitos.
4) Dra. Mariana Mota, jueza de gran renombre a nivel nacional e
internacional por haber abordado con coraje y auténtico compromiso lascausas de Derechos Humanos del terrorismo de Estado, pero también por su
dedicación al trabajo, sus conocimientos de la normativa de DDHH, por su
honestidad y honradez.
Respaldamos a los candidatos presentados por otras organizaciones sociales
que han venido trabajando junto a Crysol a los efectos de aunar esfuerzos para
definir criterios de integración de la nueva Comisión Directiva: Prof. Oscar
Destouet (FEUU), Virginia Martínez (Pit Cnt) y Dr. Wilder Tayler (Ielsur y
Serpaj). Reafirmamos el criterio, además, de que el Parlamento debe
privilegiar, a la hora de elegir integrantes para la conducción del órgano, a
candidatos propuestos desde la sociedad civil organizada, con amplio apoyo y
compromiso por parte de ella, manteniendo el actual desequilibrio de género
en su composición.
La creación de la INDDHH ha sido una gran conquista de la sociedad uruguaya.
Ha mejorado la calidad y la riqueza de la democracia del país. El primer
Consejo Directivo realizó una gestión afortunada, será recordada a lo largo de
los años por haber puesto los cimientos de un edificio que debe ampliarse y
nacionalizarse, llegando a la periferia capitalina y extenderse a todo el país.
La INDDHH debe continuar siendo el escudo protector de los Derechos
Humanos, con especial atención a aquellos ciudadanos que son los más
desprotegidos y más vulnerables en la sociedad. Sus integrantes deben tener
amplia y profunda independencia de criterio y valor para enfrentar las
presiones que puedan recibir por parte del Poder y de sus funcionarios.
Capacidad de gestión, actitud y aptitud para negociar y trabajar en equipo y la
disposición a vigilar la actuación de los gobernantes con una actitud
propositiva, valorando a las organizaciones de la sociedad civil que la integran,
antídoto contra el siempre vigente riesgo de la burocratización, son rasgos
fundamentales que deben poseer los futuros integrantes.
Adjuntamos también un conjunto de criterios que las organizaciones sociales
que participamos en la VI Asamblea Anual de la INDDHH hemos acordado a los
efectos de promover la renovación de autoridades del Consejo Directivo y en
base a los cuales, nuestra organización ha llevado a cabo su propuesta.
------------

sábado, 3 de junio de 2017

ASTORI; “Hay que tener mucho cuidado” con UPM y mirar todo “con lupa”

 http://www.busqueda.com.uy

 

La inversión de UPM en su segunda planta, ¿está incorporada a las proyecciones económicas para los años siguientes?

—No está incorporada. Todavía hay que trabajar muchísimo en un acuerdo que no está hecho. Pongo especial acento en esto. Hay que observar con mucha atención y rigurosidad el contenido que tendrá ese acuerdo.
—¿Por qué?
—Porque es muy importante el esfuerzo que va a hacer el país. La intención de UPM es una buena noticia pero también es enorme la responsabilidad de Uruguay de definir con la mayor precisión posible el contenido de los acuerdos que firme con la empresa. A diferencia de la primera planta de UPM y de la de Montes del Plata, este proyecto exige al país cosas más importantes que tendrá que encarar como un desafío muy relevante. Lo de la infraestructura es muy significativo y ahí nuevamente el tema fiscal juega. No podemos dejar para las futuras generaciones una carga fiscal muy espesa debido a la instalación de UPM.
—¿Y ese riesgo existe?
—Por supuesto. Hay que tener mucho cuidado. Esos acuerdos, que el presidente quiere definir antes de terminar junio, son absolutamente cruciales para Uruguay. No hay que dar nada por hecho, hay que trabajar intensamente y tener muy en cuenta las exigencias que esto va a tener para el país en el futuro.
—Lo noto muy preocupado por este tema.
—Claro que sí. Quiero que salga bien. Estoy en contra de decir automáticamente que esto ya está y que es bueno por definición y entonces ni siquiera lo examino. No es así. Esto hay que examinarlo cifra por cifra y rubro por rubro. Hay que mirarlo con lupa porque hay una tendencia a creer que como ya tenemos dos plantas, la tercera es una pasadita. La tercera es totalmente diferente a las anteriores y eso tiene que quedar claro.

viernes, 5 de mayo de 2017

CON FLORENCIA NÚÑEZ "Mi obra es fiel a lo que creo"






El País


Nacida en Rocha, Uruguay (1991), la cantante y compositora viene trazando de forma sensible y tenaz su propio camino.



Pablo Fernández

Tiene un no-sé-qué que te obliga, en medio del bombardeo cotidiano y anestesiante, a detenerte y mirarla (o escucharla cantar) dos veces. Sorpresa y cristalinidad son palabras que le caben, a sus letras y a su persona. No hace tanto que empezó, por una simple cuestión de calendario, pero Florencia Núñez (Rocha, 1991) sabe muy bien qué está haciendo, a dónde quiere llegar, y cuál es el camino que une esos dos puntos. A ello se aboca, guitarra en mano, sensible, certera y tenaz: a Dios rogando, y con el mazo dando.

—En tus canciones hay felicidad, sorpresa ante la vida, asombro, curiosidad. Todo filtrado por una mirada casi ingenua. ¿De dónde viene ese tono predominante, qué refleja?

—Yo me alegro muchísimo cuando pasan cosas buenas. Pila, pila. Y es verdad que estoy con la antena puesta hacia el asombro, hacia la búsqueda de esas cosas. No soy para nada bajón, ni mala onda. Al contrario, soy bastante optimista, y trato de ponerle alegría a todo lo que hago, en cualquier ámbito. Estoy siempre atenta al otro, me gusta conversar, intercambiar, como esperando lo mejor de la gente. Entre otras cosas porque nunca sabes dónde puedes conocer personas que van a determinar algo en tu vida. Y ante todo la sorpresa, decir "pa, ¿cómo pasó todo esto?". Aunque en realidad sabemos cómo pasó, porque uno trabaja para que las cosas pasen.

—Hay un tema identificable en algunas de tus letras que es cierta mirada a cosas ocurridas hace ya tiempo, percibidas hoy como momentos idílicos. Se nota en "La casa de la playa" y en "Memoria en murales". ¿Qué lugar ocupa el pasado en tu vida? ¿Te considerás una persona nostálgica?

—Nostálgica no. Creo que el pasado es el pasado, y está bueno recordarlo como lo que es: algo que ya ocurrió, y que no va a volver. Pero es cierto que la niñez define muchísimo de lo que uno va a ser en la vida. Muchas cosas en la infancia te definen y te marcan para siempre. Yo recuerdo esa época como algo feliz, con la tranquilidad de saber que fueron cosas buenas, que me marcaron para bien, y contenta de estar donde estoy hoy. Creo que mi mirada al pasado va más por ahí. Muchas veces esas cosas son hasta inconscientes: "La casa de la playa" la compuse en una especie de reacción química celular, como un flash. No sé si conoces el episodio de la magdalena de Proust, cuando el personaje de la novela En busca del tiempo perdido revive su infancia en un instante, al sentir el gusto de una magdalena mojada en té. Bueno, "La casa de la playa" fue igual, yo llegaba en la bici y cuando toqué la reja de entrada al edificio donde vivo me bajó toda esa línea de pensamiento, esa cuestión visual de esa canción, y entonces subí, la escribí y la toqué de un tirón. Tiene una carga que es muy significativa para mí. Y para mi familia también, es una canción que ellos quieren mucho, quizá sea de sus preferidas. Porque claro, también se ven involucrados en esa mirada hacia atrás, en esa retrospectiva. Que es totalmente biográfica, el escucha se mete en mi cerebrito y ve lo que yo veo. Una mirada muy como en VHS además.

—¿En qué sentido?

—Viste que el VHS tiene esa cosa vintage, que se ve como rotito, como ruidosito. Es una imagen un tanto nublada, imperfecta, pero que al mismo tiempo tiene un valor muy tremendo, porque muestra algo único, irrepetible. De hecho tengo una aplicación en el celular que graba como VHS, y es muy divertido poder hacer esas cosas, jugar, recordar el pasado con cosas también tangibles. El VHS, esa canción, es parte de lo mismo. El mismo ejercicio.
LA ALEGRÍA DE ENAMORARSE.

—Otro tema que se repite en tus canciones, casi como una obsesión, es el amor, o más bien la pareja, y sobre todo la búsqueda de pareja. ¿Por qué ese interés tan marcado?

—Mi primer disco tenía mucha ficción en cuanto al amor. Está bueno ver el contraste con lo que hago ahora, con una mirada menos ingenua del amor, que si bien sigue siendo en muchos aspectos idealista es más de mujer, tiene otra madurez. Y respecto a la presencia de la pareja en mis canciones, yo le doy la importancia que tiene en mi vida, para mí es un estado de alegría, enamorarse. Es precioso. Conocer a la otra persona, entender, y sentir que puedes conquistar el mundo, cuando uno entra en ese estado que te ríes como un choto por la calle, y bailas y todo eso. Esas cosas me pasan, y entonces también es un poco mostrarlas, es parte de quien soy. No lo voy a ocultar.

—Sí, pero seguramente la gran mayoría de los artistas se ponen igual de eufóricos cuando se enamoran. Pero no necesariamente le dedican una porción tan importante de su obra.

—Estar enamorada me impulsa a hacer canciones. Y no sólo en el caso de una relación correspondida: el amor que no sale también. Porque en realidad para sentir amor no hacen falta dos, con uno da y sobra. Entonces por ejemplo el tema "Todo indica que caí" está escrito desde un lugar de looser total, todo mal, y sin embargo también lo digo de una manera contenta. O sea, a mí el amor me genera y me despierta cosas que me mueven como compositora, y me llevan a escribir.

—En muchas letras tenés un abordaje tremendamente racional hacia el amor. Como si más que realidad hubiera actividad cerebral, miles de horas dedicadas a analizar ese objeto anhelado. En "Tu nueva foto" decís "seguro que seguiré pensando en tu sonrisa/ durante dos o tres días/ o el resto de la vida/ Con esta resignación dejo la puerta entreabierta/ nunca me cansaré de en tu vida estar alerta".

—"Tu nueva foto" es, una vez más, una canción de perdedor, y lo que decís de la actividad cerebral probablemente sea así. Pero tenía 19 años cuando la hice. De hecho en mi primer disco canciones de amor entre dos personas hay muy pocas, la mayoría son mías en plan romántico. En mi último disco hay menos looser, y hay un poco más de madurez. Hay menos de pensar en la otra persona, y más de vivir la situación. Mi cabeza iba por túneles súper distintos a los 19, una edad a la que te estás definiendo como persona: me acababa de mudar a Montevideo, me estaba cuestionando mil cosas... Para mí el amor en aquel momento era sólo algo ideal, sobre lo que podía fantasear, y pensar, imaginar. El amor como algo real no estaba pasando. Canciones como "Qué planes tienes para el sábado" o "Superwoman" son historias ficticias. No tenía en ese momento los zapatos ni la ropa de nadie en mi placard. Cambié mucho desde entonces, pasaron algunos años, maduré, viví muchísimas cosas que me hicieron tener otra visión del amor y la pareja, y de a qué le quiero escribir.
NIÑA FELIZ.

—¿Qué tipo de niña fuiste? ¿Cómo fue esa niñez tan revisitada?

—Una niña muy activa. Como sigo siendo hoy. Y muy curiosa también. Súper curiosa por conocer, por leer, por escuchar, por ver. Pero al mismo tiempo muy obediente, responsable, ordenada. Nada de pasarme para el otro lado ni de romper reglas.

—¿Pero fuiste una niña feliz, una nenita mimada, una niña prodigio, una niña retraída, la rara del barrio, la sobre estimulada… un poco de todo eso a la vez?

—Fui muy feliz. Y mimada también, claro que sí. Pero además era bastante… no sé si tanto como niña prodigio, pero me iba bien, y el resto lo daba por sentado. Estaba sobreentendido que me iba a ir siempre bien. Era lo que se esperaba de mí como niña, muy de exigencia cien por ciento, sabían que tenía que dar el máximo. Y así era para todo: en cualquier situación, la respuesta siempre era "no esperaba menos de ti". Me acostumbré a que todo tenía que ser perfecto en cuanto al hacer, tenía que ir todo bien, a un nivel alto, de excelencia. No sé si está bueno acostumbrarse a eso, pero fue así. No era alguien que podía pifiarla.

—Recién dijiste que la niñez explica muchas cosas. ¿Cómo explica tu presente esa niñez?

—Yo creo que soy una insistente. Pero una insistente perdida. No me canso de hacer las cosas y de hacerlas lo mejor posible. En cualquier ámbito. Soy bastante impertinente incluso en cuanto a esa obstinación, me cuesta rendirme. Capaz que dentro de unos años nos vemos y te digo 'me cansé'. Pero no creo, porque siento una motivación muy fuerte, y uno va creciendo y la motivación para seguir va cambiando.

—Te cuesta rendirte. ¿Y aceptar un "no"?

—Depende de qué. Muchas veces digo "bueno, hoy es un no, vamos a trabajar para que mañana sea un sí". O sea, soy trabajadora, de verdad, me considero trabajadora. Y responsable, y que voy para adelante. Considero que con trabajo se pueden hacer cosas.

—¿Qué es para ti la belleza?

—La belleza es lo que me conmueve. Ya está. Si algo me conmueve, estoy segura de que hay una belleza allí, sea del tipo que sea. Una canción de Rodrigo Amarante me puede conmover de una manera, y una de Queen de otra: son bellezas diferentes, a diferentes escalas, con matices distintos. Pero cuando algo me conmueve es que hay una belleza ahí adentro. Y lograr esa belleza, lograr conmover a los demás, es algo que no siempre pasa, pero cuando pasa es precioso. Divino.

—Toda obra refleja la personalidad de su autor. ¿Qué dice de vos el conjunto de tus canciones? ¿Qué tanto te describe?

—Creo que dice bastante verdad. Yo considero que lo que hago es genuino. Sino no lo estaría haciendo, ni me tomaría todo este trabajo. Creo que mi obra muestra que disfruto, y que encuentro en eso una felicidad que no me dan otras cosas. La felicidad de componer y de tocar es muy difícil de explicar, pero está ahí, son esos tres segundos por concierto donde sientes que algo te corre por el cuerpo, y dices "claro: es esto, es por esto que hago todo". El que me escucha, si se conecta con lo que hago, probablemente también lo entienda. Lo que hago habla de eso: es honesto, transparente, no le miente a nadie. Sincero también puede ser la palabra. Mi obra es fiel a lo que creo, a lo que pienso, a lo que siento.
ABRIENDO, PROYECTANDO.

—Parecería que te estás exponiendo cada vez más en tus letras, como si estuvieras animándote a mostrar más de ti, por ejemplo en canciones como "Secreto a voces". ¿Cómo definís hasta dónde llegar? ¿Qué cuestiones influyen en dónde ponés el límite?

—Yo no me imagino diciendo "hasta acá mi vida, esta puerta no la pueden pasar". ¿Yo que sé si no la pueden pasar? Capaz que hoy no, pero mañana sí, somos seres mutantes, vamos cambiando. Creo que el límite también tiene que ver con el estado de ánimo, y con esa pulsión que te lleva a hacer una canción y no otra. Y por supuesto que con la experiencia acumulada y la madurez. Las cosas que te van pasando a lo largo de los años van moldeando tu forma de ser, y eso también incide en cómo te exponés y qué exponés. Tampoco creo que yo exponga nada raro ni que sorprenda a nadie. Lo que muestro es genuino.

—Claro, pero más allá de que sea genuino, uno tiene pudores. Eso está siempre en conflicto en una obra.

—Yo no veo un límite claro, no en forma consciente en todo caso. Sí lo puedo asociar —esa mayor exposición— con lo físico, incluyendo el grado de desarrollo de mi voz en los últimos años. Siento que esa exposición también se ha hecho desde lo vocal, no sólo en cuanto a las letras. Es cierto que en este disco las canciones quizá muestren un poco más de mí, y eso se acompaña con cómo me planto físicamente para cantar, desde qué lugar. Estoy en un momento de búsqueda importante en el tema vocal, en el tema de la cantada, estoy estudiando. Desde entonces mi pecho, mi garganta, mi voz, tuvieron una apertura. Me estoy explayando, caminé un poquito más. Hay una relación entre la herramienta y lo que digo. Es una cuestión hasta de actitud. Si me veías hace unos años al momento de cantar estaba mucho más metida en mí misma, con los hombros para adentro, retraída, una posición que ya te habla de algo como introspectivo, con una pretensión mucho menor incluso. Ahora en cambio me estoy abriendo, proyectando. Me estoy incorporando diferente, buscando la manera de pararme para estar estirada, relajada, más cómoda. Ya no es sólo mostrar lo que hago, doy un paso más. Tengo que decir algo más.

—¿Y dónde nace la necesidad de subir a un escenario a cantar canciones propias, íntimas, ese deseo de protagonismo? Tiene que estar ese motor para que te subas ahí arriba.

—Sí, el mostrarte, la exposición. Lo que pasa es que el motor es la creación. Para mí hacer canciones es lo más lindo y lo más natural, una suerte de gema que me tocó tener, y que me encanta poder compartir. Obviamente hay un deseo y una necesidad personal. Pero creo que va más por el lado de pensar qué se puede generar en común al mostrarle una canción a otra persona, qué le puede mover al otro. Cuando alguien escucha una canción que le llega particularmente siempre se adueña un poco de ella, y siente que en algún punto pudo haber sido escrita para sí mismo, hace suya la historia. Eso, que yo viví desde siempre con las canciones de otros, me parece hermoso. Y poder lograrlo con mis propias canciones en otras personas es súper deseable también. Compartir el protagonismo, empatizar, que cada uno pueda vivenciar lo que estás contando, verlo, hacerse una imagen de eso. Ese es el deseo.

—¿Cómo te proyectás, dónde te gustaría estar en 15 o 20 años, cómo te gustaría madurar?

—En eso siempre hay decisiones acertadas y decisiones erróneas, es imposible de prever. Creo que la proyección más genuina sería, dentro de 15 o 20 años, dedicarme sólo a esto y seguir siendo honesta con lo que hago. Y eso para mí tiene que atravesar todo. No hacer algo para cuadrar, o para que te vaya bien: hacerlo porque realmente te conmueve, de alguna manera.

—¿Y qué querés que pase con tu música? ¿Pensás que alguna de tus canciones va a perdurar, que seguirá valiendo la pena ser escuchada en 20 o 30 años?

—No sé, las cosas son muy efímeras hoy. Hay canciones que perduran, es cierto. Pero si una piensa en el contexto actual, en la música como un mercado, y probablemente lo que está pasando es que las cosas no perduran. Salen productos que se consumen y se descartan. Lo mío no es la salida de ningún producto, es algo que nace desde el deseo de hacerlo. A mí me gustaría que llegara a las personas indicadas, las que por alguna razón tengan las antenas para incorporarlo, para hacerlo suyo y vivenciarlo. Porque llegarle a mucha gente quizá ni siquiera es necesario. Lo importante para mí es llegar a la persona adecuada, y eso tal vez sí tenga algo de atemporal. Puede ser hoy, o dentro de 20 o 30 años. Pero no sé decirte si alguna de mis canciones va a perdurar. Eso es imposible de saber, menos a esta altura de mi vida.

—Bueno, según. Uno quizá intuya que logró poner en palabras algo que representa a muchas personas. Hay puñados de canciones que trascienden, y eso es independiente de la edad, puede hacerlo un pibe de 18 años o un tipo de 50.

—Es cierto, Spinetta escribió "Barro tal vez" a los 15 años, Fernando Cabrera "Agua" a los 22, canciones hermosas que permanecen. Pasa que tiene que ver con algo hasta sociocultural, y demográfico, debe haber mil variables que definan que una canción pegue en determinada población en determinado momento, y que se mantenga. Ojalá me pasara, pero es algo tan difícil de imaginar.



miércoles, 3 de mayo de 2017

Ana Ribeiro Harta



El País


Hay una línea de camisetas femeninas que está teniendo éxito. Son negras, simples y confiesan a grandes letras el estado de ánimo de quien la lleva: “Harta”. Harta de ser buena, harta de estar harta, etc. En esta sociedad de vértigo, consumismo, individualismo exacerbado y desvanecimiento de todas las viejas certezas, se explica que tantas se sientan identificadas por el producto.

Mi hartazgo también existe pero aún no tiene camiseta. ¿Cómo sería la frase…? A ver si logro explicarme. Me agota lo políticamente correcto. Aquel día de 2008 en que la española Bibiana Aído dijo “miembros y miembras” creí que mi capacidad de asombro estaba colmada, pero lamentablemente Aído ha sido imitada e incluso superada. Sin entender que las reglas del lenguaje no expresan machismo ni discriminan, como bien se han encargado de explicar la Real Academia y cuanto buen profesor anda por allí.

Pero lo realmente preocupante es esa censura sutil pero criminal, que surge de las redes sociales (que, al igual que el lenguaje, son herramientas que pueden ser bien o mal usadas), multiplicando los enojos, los gritos, las rasgaduras de vestiduras, llamando inmediatamente a la acusación. Hay una satisfacción innegable en sumarse al bando que se arroga la corrección, la virtud, la vigilancia de todas las reglas. De ella deriva la velocidad con que -sin reflexión, sin dudas, sin apelar a ninguna forma de racionalidad o prevención- se lincha a ese “otro” acusado. Porque el efecto es ese: convertirlo en otro, despojarlo de toda virtud, no permitirle defensa alguna. Alinearse rápidamente en base a pocos indicios, los suficientes para conformar grupo, banda, partido, patota, clan de antipatía instintiva.

Da miedo, sobre todo, esa suerte de vigilancia colectiva que los diversos grupos montan, como si de guardias militares se trataran, para que nadie nunca en ningún momento deje escapar una sola palabra fuera de lugar. El lenguaje se ha dotado de filo y corta. Corta y mutila, porque una vez que se internaliza dicho miedo, la autocensura manda. La más terrible de las censuras, la de uno mismo. Algunos lo llaman “corrección política”, pero en realidad es algo más complejo, que va más allá del miembros y miembras o toda esa gama algodonosa del lenguaje. Llega al corazón del sistema democrático republicano y le enrostra su “¡Touché!”. Porque mata todo debate. Porque no se argumenta desde la razón sino desde la comodidad, desde el miedo, desde la mano que junta votos o desde la ceguera del que no se apea de sus viejos esquemas explicativos del mundo. Aunque sea evidente que están carcomidos, perimidos y tristemente encarnados en espantosas realidades a las que siguen llamando proyecto, revolución, utopía, paradigma.

Nos convertimos en militantes necios que celebran pequeñas victorias, sin ser capaces de ver la gran derrota. Porque hay una gigantesca pérdida cuando los matices son sustituidos por la dicotomía blanco-negro, nosotros-los otros. Cuando complejizar o cambiar de opinión se resuelve fácilmente con la palabra traición y es usada igualmente por izquierdas y derechas.

Creo que no preciso dar ejemplos ni citar casos, porque la pérdida de calidad del debate genera un olor inconfundible: el del azufre de la intolerancia.


sábado, 22 de abril de 2017

La agonía del Partido Colorado La crisis de 2002 y el golpe contra Jorge Batlle Por Alberto Grille


Caras y  Caretas



Cuando la crisis de 2002 estaba en su apogeo, Caras y Caretas dedicó dos tapas a un asunto de la mayor gravedad que venía olfateando y sobre el que tenía algunos elementos firmes. La primera se tituló “Halcones y palomas”; la segunda, directamente, “La conspiración”. Además, en los artículos de fondo se mencionaba a los conspiradores, Ramón Díaz, Juan Carlos Protasi, Jorge Caumont, Ernesto Talvi, Ignacio de Posadas, Conrado Hughes, el diario El Observador y los Peirano.

Denunciábamos que un grupo de economistas neoliberales y empresarios se había concertado en torno a la persona del doctor Ramón Díaz, y enfrentando a las ‘palomas’ de Jorge Batlle, como Alejandro Atchugarry, querían aprovechar el desastre nacional para cumplir su eterno objetivo de privatizar las empresas y los bancos públicos, golpeando puertas para que se diera un golpe de Estado que depusiera al presidente constitucional.

No sabemos a cuántos generales ni cuántos cuarteles visitaron, pero no fueron pocos, según algunas referencias. Sabemos, positivamente, que golpearon la puerta de Julio María Sanguinetti, que este los recibió (lo ha dicho más de una vez) y que en algún momento le preguntó al vicepresidente Luis Hierro López si estaba preparado para asumir la presidencia de la República, a lo que el esforzado militante batllista respondió: “Sí, señor”.

Todo lo que dijimos entonces, que nadie de izquierda ni de derecha denunció, fue confirmado más de dos años después por el actual director del semanario Búsqueda, Claudio Paolillo, en su libro Con los días contados (Colección Búsqueda, Editorial Fin de Siglo), publicado en agosto de 2004. Dice Paolillo que un día de mayo de 2002, “Sanguinetti le explicó [a Hierro López]: ‘lo que pasa es que tal vez tengas que agarrar la Presidencia en algún momento’. ‘Ah, ¿me preguntabas por eso? Yo me siento bien, con fuerzas y con la convicción de hacer las cosas que sean necesarias, si algo ocurre’, comentó Hierro. Sanguinetti insistió: ‘Pero ¿estás seguro? Mirá que tendrías que tomar medidas muy duras. Tendrías que cerrar bancos, echar gente, etcétera’. Hierro repitió que él se sentía firme, y que, si era por él, que no se preocupara”. Paolillo agrega que lo mismo le preguntaron a Hierro por esos días, en el Parlamento, senadores del Foro Batllista, y que volvió a hablar con Sanguinetti, esta vez para preguntarle por qué se planteaba ese tema.

“Sanguinetti se allanó entonces a explicarle el motivo de su planteo. “Mirá, hay un grupo de ciudadanos que sostiene que Batlle se tiene que ir de la presidencia y que tiene que asumir Hierro porque, aunque no sabe de economía, tiene el don de mando necesario como para estar al frente de situaciones como esta. Ellos creen que Batlle (que se había negado a los planteos del FMI [Fondo Monetario Internacional], como bien recuerda Protasi en su carta a Búsqueda) carece de ese don, o dicen que ya perdió esa facultad. Se están moviendo y alguno de ellos incluso me lo han venido a plantear a mí”, le reveló.

Esto que Sanguinetti y Hierro López manejaban no está previsto en la Constitución (salvo en la instancia de juicio político y llamado a elecciones anticipadas, que sí lo están, pero de eso nadie habló), se llama golpe de Estado, y con un episodio de este tipo, contra el presidente constitucional Manuel Oribe, nació el Partido Colorado en 1836.

Como el propio Jorge gustaba decir, Luis Batlle Berres decía que un presidente (“y más si es un Batlle) sale de la Casa de Gobierno el día que entrega el poder o con los pies para adelante”.

Esta buena gente hablaba de un golpe de Estado promovido, como se explica más adelante en el libro de Paolillo. Sobre los conspiradores sostenía que “tres o cuatro de ellos habían ocupado altos cargos en gobiernos anteriores, y en ese momento, todos trabajaban en estrecho contacto con el sector financiero […]”. Esas características les calzan exactamente a los nombres que mencionó, en absoluta soledad, Caras y Caretas.

Debo hacer la salvedad de que a Claudio Paolillo no le creo casi nada, máxime si lo escrito ensombrece la conducta de un ciudadano como Luis Hierro, cuya honestidad intelectual y su probidad nunca había sido puesto en tela de juicio. Si Luis Hierro lo negara, le creo a Luis Hierro.

Reconfirmando

Se acaba de editar el libro Jorge Batlle. El profeta liberal, del licenciado en Comunicación Bernardo Wolloch (Fin de Siglo, 275 páginas), que vuelve a confirmar el gravísimo episodio. Comienza citando a Paolillo y luego al propio Jorge Batlle: “Notorios economistas del Uruguay dijeron que había que cambiar al presidente, como si eso hubiera sido una solución. Siempre hay algún bobo ¿vio? pero no importa. Los países no se hacen con esos bobos”, citado de El Observador del 9 de julio de 2012.

Wolloch manifiesta que le preguntó telefónicamente a Julio María Sanguinetti: “¿Cuáles eran las propuestas concretas que tenían Ramón Díaz, Jorge Caumont, Álvaro Diez de Medina y Juan Carlos Protasi cuando lo visitaron con respecto a destituir a Jorge Batlle en mayo de 2002 –el trabajo de Sherlock Holmes fue posterior a la entrevista cara a cara.

–De ese tema no quiero hacer declaraciones, pero ya sabemos por dónde venía la mano – dice Sanguinetti”.

Todos sabemos que estos cuatro confirmados no son los únicos, ni mucho menos, que estuvieron en la conspiración. En el mismo libro de Paolillo se cuenta cómo un Jorge Batlle desesperado por la renuncia de Alberto Bensión fue a ver a su casa (¡a su casa!) a Ernesto Talvi para que aceptara el honor republicano de ser su ministro de Economía y Finanzas, y este no aceptó, aduciendo que era independiente y no tenía respaldo político. El Batlle desesperado también visitó a Carlos Sténeri (mantenido durante años por Sanguinetti en una embajada paralela en Washington, manejando nuestra deuda, con todos sus gastos observados por el Tribunal de Cuentas), para ofrecerle el honroso cargo de presidente del Banco Central, y este también rechazó el ofrecimiento, aduciendo razones de salud que felizmente no le impidieron seguir trabajando hasta ahora: después de ser alto funcionario del Ministerio de Economía de Danilo Astori, funge como asesor del estudio Posadas, Posadas y Vecino.

¿Porqué estos valientes caballeros no aceptaron esos cargos? Es muy difícil que no supieran de los plantes de golpe de Estado que encabezaba abiertamente Ramón Díaz (quien le dijo a la prensa que Batlle era incapaz de gobernar), pero el caso es que no lo denunciaron. Sería muy bueno –acaso lo sepamos algún día– saber cuántos estuvieron en el golpe de Estado y qué pasos dieron. Pero estos nombres son seguros.

En la edición de Búsqueda de ayer, jueves 20, tres de los nombrados, en sendas cartas, se refieren a “La crisis de 2002 y los planteos para la renuncia de Batlle”, nombre con el que se refieren al intento de golpe de Estado. Se trata del contador Juan Carlos Protasi (expresidente del BCU de la dictadura), el doctor Álvaro Diez de Medina (exembajador de Sanguinetti en Washington y muy cercano a Ramón Díaz y al Departamento de Estado estadounidense) y el economista Jorge Caumont. Ninguno de los tres niega rotundamente haber tenido conversaciones sobre la necesidad de sacar del medio a Batlle, operación que capitaneaba el “liberal” Díaz. Los mencionados prohombres del neoliberalismo usan mucho palabrerío, pero no niegan. Ese intento de golpe de Estado existió, y habría que investigar mucho más.

Ahora estamos viviendo el retiro de Juan Pedro Bordaberry de la política uruguaya, y el Partido Colorado va a recibir otro golpe fatal con las investigaciones del “Banco Nelson”, que llevan directamente al contador Humberto Capote. Los colorados están de duelo, cumpliendo el científico vaticinio de César Aguiar. El Partido Colorado se está extinguiendo a pasos acelerados.



viernes, 21 de abril de 2017

Causas y consecuencias del golpe en Venezuela Fernando López D’Alesandro



Columna de opinión.

La diaria

Fracasado el golpe tan anunciado, resta explicar las razones de un hecho plagado de contradicciones. Mientras la izquierda ortodoxa latinoamericana pierde el rumbo justificando con leguleyerías un intento de golpe de Estado, las derechas se rasgan las vestiduras en defensa del sistema demoliberal, olvidando sus recientes aplausos a los golpes en Honduras, Paraguay y Brasil. Llama la atención que ni la izquierda dura ni sus antagonistas nombren siquiera las causas estratégicas y económicas del golpe fallido, que fracasó por las divisiones internas del gobierno venezolano y por las presiones internacionales.

El nombre mágico es Arco Minero del Orinoco, una inmensa superficie de 220.000 kilómetros cuadrados que se dio en concesión a empresas chinas y rusas, tal vez a alguna estadounidense y, con certeza, a la canadiense Barrick Corporation para la explotación del coltán y otros minerales. En coordinación con esta operación, el gobierno, con el apoyo de sectores de la oposición, está vendiendo los pasivos de PDVSA para crear empresas de capitales públicos y privados. Y esa es la clave.

La sentencia golpista redactada por los jueces bolivarianos presentaba como justificativo la imposibilidad de crear empresas mixtas para la gestión petrolera y minera. La oposición trancaba la aprobación de una ley al respecto. Algunos legisladores seguramente lo hacían con el objeto de hacerle la situación más difícil al gobierno, otros simplemente no daban con el precio. Tanto en la oposición conservadora como en el gobierno de Nicolás Maduro, todo era una cuestión de porcentajes en la ganancia a repartir. Sin embargo, hay un factor de poder en esta interna que no está dispuesto a perder su tajada: las Fuerzas Armadas.

Desde hace tiempo los militares controlan el Arco Minero del Orinoco y otros yacimientos. Persiguiendo a los pueblos indígenas y desarrollando la represión en zonas geoestratégicas, las Fuerzas Armadas no hacen más que proteger sus intereses. En febrero de 2016 crearon la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg), que empezaría a asumir toda actividad extractivista. Son las Fuerzas Armadas y las empresas transnacionales que apuestan al Arco del Orinoco las que se reparten el poder y la capacidad de decisión en el país, pues quien controla los yacimientos controla el Estado. La renta petrolera fue, es y será la base de las decisiones de la política venezolana, y tanto la oposición como el gobierno buscan conservar la parte del león. Y ahora, además, se suman los minerales.

Los militares son el poder detrás del trono que no avaló la aventura golpista. Así, la intervención de la fiscal Luisa Ortega Díaz fue el detonante formal para “desgolpear”. Chavista comprometida, al declarar la inconstitucionalidad de la medida, Ortega Díaz fue la salvación ante el bochorno internacional, al que no estaban dispuestos a exponerse ni el ala democrática del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela ni los militares. Efectivamente, fueron los uniformados los que salieron a confirmar la elección de 2015 ganada por la oposición con 75%, obligando así al presidente a acatar el resultado. Hoy, controlando el petróleo, la minería y la estrategia de explotación, las Fuerzas Armadas no quieren caer en el desprestigio de la elite madurista, que parece tener los días contados. Son los militares y su ministro de Defensa, el general Vladimir Padrino, los que poco a poco ocuparán el espacio político que el decadente gobierno es incapaz de sostener.

Ahora la realización de las empresas es viable, pues la devolución de las atribuciones al parlamento “desacatado” se hizo a cuenta de que el Poder Ejecutivo y el Tribunal Supremo de Justicia mantienen la facultad de legislar el marco de empresas mixtas. Y quien dice hoy Poder Ejecutivo en Venezuela, dice Fuerzas Armadas. Así, el eje del poder de la revolución bolivariana se puso uniforme y charreteras, tomando el control de los minerales y del petróleo y transformando al presidente en una marioneta a la que obligan a “desgolpear” y a reconocer resultados electorales.

Como corolario del golpe, el Partido Comunista de Venezuela fue el único en denunciar el pacto gobierno-oposición a favor de la liberación de los precios, privatizaciones y entrega de tierras recuperadas. La represión en las calles responde a la crisis económica y social, sin duda, pero el origen de los enfrentamientos reside en la apropiación de la renta minero-petrolera por una elite, en la que juegan gobierno, militares y oposición, que no tiene ningún escrúpulo en liberalizar precios, privatizar y restituir el viejo orden terrateniente. Mientras tanto, las balas y los palos los reciben los que nada tienen en el país con las reservas petroleras más grandes del mundo.