Mostrando entradas con la etiqueta Edison Serrón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Edison Serrón. Mostrar todas las entradas

jueves, 26 de mayo de 2016

EDISON SERRÓN. “CANTATE OTRA “BOCHA” Por Julio Dornel.




  Escritor y periodista Julio Dornel
 
En este transitar por la historia de la música y el canto fronterizo nos reencontramos con uno de los mayores exponentes del tango uruguayo, que durante 20 años marcó toda una época del 2x4: EDISON SERRÓN. Para evocar la trayectoria del “Bocha”, tenemos que retroceder algunos años hasta detenernos en el Chuy del 50 y pico, cuando todavía se escuchaba la voz enronquecida de los panaderos y carniceros que entregaban a domicilio, mientras Efraín y Agosto pregonaban a los cuatro vientos los pocos diarios que llegaban a la frontera. Todavía no teníamos pretensiones de ciudad y las calles con sus charcos representaban un obstáculo para el joven Edison que ayudaba en el reparto de la panadería familiar. Contaba 16 años cuando se produce su debut en el Club Social, acompañando la orquesta del “Zapatero” González (bandoneón) y Adán Salayarán (violín) interpretando el tango Cafetín de Buenos Aires. Noche inolvidable para los amantes del tango que suspendieron el baile para escuchar en un silencio casi religioso al gurí de Pan de Azúcar, que se ganó desde el pique la “ciudadanía” chuiense. Sus actuaciones junto a grandes orquestas han dejado una huella que perdurara para siempre en la memoria de quienes tuvieron la oportunidad de escucharlo. Allá por el 59 se  organiza a nivel nacional el concurso OYAMA para Amarga Cinco Raíces, donde 4800 participantes se disputaron la posibilidad de integrarse a la orquesta de Donato Racciatti. La ronda de clasificación se cumplió  en Rocha junto a la orquesta de Pancho Teibo en el auditorio de CW 37 Difusora Rochense y la final departamental en los salones del Club Obrero, interpretando el tango Hasta Siempre Amor de Federico Silva y Donato Racciatti. Ganador por varias cabezas estaba entre los mejores del país, le estaba faltando Montevideo para la consagración  definitiva. La ronda previa se cumplió en la fono platea de CX 16 Radio Carve y la final en el Estadio Centenario frente a la Olímpica. Entre todos los finalistas era el único aficionado, pero no por eso sintió el peso de la responsabilidad, ubicándose entre los cuatro mejores exponentes del tango uruguayo, trayendo para la frontera LA VOZ DE LA SIMPATÍA. Felix Romero ganó el certamen integrándose a la orquesta de Donato Racciatti, mientras que Prospero Cruz resultó la VOZ DE MONTEVIDEO y Washington Saavedra la VOZ DE LA JUVENTUD. Una vez finalizado el certamen fue llevado en andas desde el Estadio Centenario hasta la Casa de Rocha, donde se le tributó un cálido recibimiento por parte de los rochenses radicados en la capital del país. Tras esta consagración surge el primer contrato con la orquesta DON HORACIO, continuando luego con Di Carlo-Roldan y Antonio Cerviño desde el 63 al 67, alternando con Alberto Rivero. Continúa luego con las orquestas de Oldimar Caceres y Toto Damario, actuando además en todos los canales de la televisión uruguaya. Compartió programaciones con Cristina Morán, Miguel Ángel Manzi, Luis Amengual y Cinco Para el Tango de Canal 5. Cultivo amistad con Juan Carlos Mareco, Enrique Dumas, Hugo del Carriel,  Alberto Marino, Edmundo Rivero y muchos otros compartiendo distintos escenarios. Artista exclusivo del sello Philips, grabó su primer disco con el tema HOY LA HE VISTO PASAR A MARÍA de Silvio Soldan y Hugo Marcel. Fueron más de 20 años de actuaciones continuas en distintos escenarios de nuestro país, Argentina y Brasil, hasta que un día, con un dejo de amargura por proyectos que no se concretaron, dejó definitivamente  el canto y encaminó sus pasos hacia la frontera.