Mostrando entradas con la etiqueta Cguy. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cguy. Mostrar todas las entradas

domingo, 3 de enero de 2016

Mis reflexiones tema "Ayer estuve en Chuy". Por Jorge Laplume


Licenciado en Comunicación,escritor,periodista,conductor televisivo con veinticinco años de trayectoria en Bariloche. Jorge Laplume es un argentino radicado en La Paloma y conduce desde hace varios años el programa Derrochando en canal 8 Señal Regional.
Bienvenido al Blog!



Debería aprovecharse ese "submundo" de la Av Uruguay (vereda brasileña) para filmar una persecución enfermiza entre un malo (un narco o un asesino, o simple ladrón) y un bueno (detective suspendido por maltrato policial, ponele) por una de esas cuadras, donde la mezcla de olores y aromas (desde extrañas brochette de "vaya a saber de qué", hasta inciensos de palo santo) inundan esos metros de devaluación vecina.
Chocarte con cientos de ávidos necesitados de comprar lo que sea, vendedores de pelotas luminosas saltarinas, remeras con inscripciones que nadie interpreta o bikinis al estilo carioca. También helados artificiales de máquinas más artificiales que prometen sabores naturales y artesanales.
En esa persecución se cruzarán con vendedores uruguayos hablándote en portugués, brasileños en portuñol y argentinos con su claro enunciado que todo es un regalo.

Claro, todo eso en una vereda. En la opuesta, más relajada, aquel poseedor de una documento argentino, disimula cobrando 150 pesos por prestarla para que un yorugua compre en el free shop. Este gordo despatarrado en una silla de playa que grita de no soportar más tanta presión, podría ser el nexo con alguna mafia de aquella película...y si...misteriosamente muestra un mazo de documentos como para ofrecer ese servicio.
Luego de idas y vueltas, el malo logra deshacerse de un pendrive con la info que el bueno busca: lo mezcla entre cientos que ya venden musica robada en mp3....uno a uno el bueno obliga a un vendedor desconcertado a probarlos...y toda esas canciones que jamás supo que existían se suman al sonido histérico que hay en el aire.
Asi es Chuy un 2 de enero, con precios que mienten pero existen: 3 pan lactal grandes Bimbo, más barato que uno solo en Los Molles.

Pero lo que más sorprende es la "necesidad" de comprar...algo, lo que sea, lo que pinte como indispensable aunque termine en el último cajón de la cómoda un par de días después. Día (calor agobiante) y ocasión (gente en cuero o remeras que muestran lo antes oculto) especial para aquella prenda de lencería que solés no animarte por precio y verguenza, y que después de un estreno, quede en el fondo de la caja de "no me la pongo más pero tampoco la voy a tirar"

Falta la adrenalina final. Aduana.

¿Me parará? ¿Deberé abrir la "cajuela"? ¿Habrá perros que detecten mi lata de aceite de oliva extra virgen? ¿Cero kilos es también cero litros?
Al auto de adelante le abrieron hasta el bolso. Sonamos. Me quedo sin el negoción del pan lactal a menos de un tercio.

Especulo con una sonrisa. Capaz que ve Derrochando y me hace un comentario sobre Aníbal Pereyra o de la pelota amarilla que suelo tener.

El auto de adelante lo agotó. Hace mucho calor y necesita descanso. Hace un claro gesto de "siga siga" no viendo ninguna infracción, y sigo derecho al gol.

Larga corrida: 140 kilómetros después el sandwich tiene otro sabor, ¿del triunfo? No, de haber sido un vivo bárbaro.....(el pan Bimbo está re barato, loco! )