viernes, 9 de agosto de 2013

Delincuente muerto en tiroteo fue baleado por uno de sus cómplices

ASÍ LO ASEGURÓ EL JEFE DE POLICÍA TÉCNICA EN CONFERENCIA DE PRENSA

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, por su parte criticó las versiones que trascendieron en un primer momento sobre el tiroteo que ocurrió en Benito Blanco y Martí y dijo que se "trató de sacar rédito político" de lo ocurrido. 

Uno de los delincuentes capturado por la Policía tras la intensa balacera. Foto: El País.

El País
 

En conferencia de prensa brindada esta tarde en la sede del Ministerio del Interior, el titular de la cartera, Eduardo Bonomi, comenzó su oratoria manifestando que “se trató de sacar rédito político “del tiroteo en Pocitos “con especulaciones a cual más erradas”.
El jerarca sostuvo que había “gente que corría rumores falsos sobre la muerte del segundo policía (…) sembrando más incertidumbre; cuando el policía estaba en franca recuperación”.
Bonomi dijo que ante esta situación, “nosotros (Ministerio del Interior) consideramos que no era hora de hacer declaraciones”.
“Hoy, queremos enfrentar todas las falsedades que se dijeron”, destacó, y puntualizó que "lo condenable es la acción delictiva" y, sin embargo, "tuvo mucho más fuerza la crítica".
"Consideramos lamentable el uso de estos hechos con fines políticos. Fomenta el enfrentamiento entre policías subalternos con oficiales al mando, le restan credibilidad a la policía ante la población, y decir que no hubo heridos solo por casualidad significa desconocer la profesionalidad de la policía. Fomenta la desconfianza y aumenta la inseguridad y la vulnerabilidad", opinó.
En esta línea, continuó su crítica: "Se insistió y se escribe sobre eso, sobre la diferencia de armamento entre la policía y los delincuentes". Bonomi sostuvo que eso no es así y ejemplificó con el caso: "Entran con una Glock y dos Taurus y le sacan dos Bersas (modelo de armas) a los guardias. Los policías entran todos con Glock o HK.
El que dice que se necesitan armas mas potentes. ¿Dónde las necesitan? Los policías tienen AK47 y AK103, metralletas. Ahí, ¿con qué pueden entrar si hay civiles que no tienen nada que ver con los hechos? ¿Van a tirar con metralleta? ¿Con una AK que atraviesa y sigue?".
El jerarca sostuvo que la Policía sí tiene armamento para combatir al crimen: "Desde 2008 a la fecha se han comprado mas de 20 mil chalecos antibalas hay 17 mil policías ejecutivos. Es decir, sobran".
Luego, enumeró los recursos con los que cuenta la policía: "1000 cascos anti-motín y casco antibalas, 300 chalecos reflectivos, más de 270 patrulleros distribuidos por el país, 66 camionetas, 40 furgones, 10 vehículos blindados, 500 motos y está en trámite la adquisición de 150 patrulleros más para este año".
El ministro destacó la presencia policial en zonas conflictivas de Montevideo. "Hoy se entra a determinados barrios con los blindados que se compraron".
Calificó el tiempo de respuesta de la Policía como "correcto". Por esta razón también, dijo Bonomi, fue que agarraron a los delincuentes dentro del local. De allí que se desató la balacera.
"Toda vez que el tiempo de respuesta sea correcto (menos de 10 minutos, en esta caso fueron seis) los van a agarrar adentro. Se puede agarrar al delincuente en curso de la rapiña y va a haber problemas. La gente pide que la policía no demore. Si no demora, se produce el problema", recalcó. 
Hace más de un año, en una comparecencia en el Parlamento, habíamos señalado que se estaba mejorando la capacidad de respuesta ante los llamados de los vecinos, por el uso de nueva tecnología en el 911", dijo Bonomi. "Señalábamos que cuando mejorara la respuesta iba a haber mucho más enfrentamientos. Esto fue lo que sucedió".
Sobre la forma en que se actuó, además, el jerarca remarcó que se siguió el protocolo. 
“El protocolo es una orientación, lleva a eso. A no entrar si hay gente adentro. Rodear. Para hacer eso hay que saber que hay gente adentro. Podrían haberse ido. Antes de rodear, verificaron. Preferimos destacar la valentía de quien verificó. Al costo que verificó”, dijo.
Y sobre si tendrían que haber sido los policías y no otro cuerpo de seguridad el que realizara la tarea señaló que “la respuesta inmediata la tiene que dar el primero que llega. Por eso el protocolo. La guardia republicana no puede estar en todos lados”.

Homero Guerrero.

El secretario de Presidencia dijo que se está preparando un proyecto a enviar al Parlamento para que "cuando ocurra un homicidio y lesiones y la víctima sea un policía” se agraven las penas, incluso cuando sea tentativa.
El proyecto también buscará agravar las sanciones “cuando se haya tomado de rehén a una persona con el fin de evadirse”.
En otro orden, valoró la vocación policial: “El funcionario policial cuando abraza esta carrera sabe que corre estos riesgos”.
También calificó el procedimiento como “correcto” y puntualizó sobre la protección que deben tener los efectivos policiales. “Así como el Poder Ejecutivo ha exigido a los policías tanto buena conducta como profesionalismo, nosotros también tenemos que tratar de elaborar mejoras para que estén más cuidados”, opinó.

Mario Layera.

Por su parte, el jefe de Policía, Mario Layera, dijo que “el tiempo de respuesta de la Policía fue óptimo”.
Al igual que Bonomi, defendió a capa y espada el accionar de los agentes y coindió con el ministro en que no fue casualidad que no haya habido heridos civiles.
Sobre este tema resaltó “la precaución que siempre tuvieron los policías para no realizar disparos indiscriminados”
Aplaudió la “resolución” con que los agentes enfrentaron a los delincuentes, “el arrojo de los funcionarios al verificar la situación”, “el apoyo de los compañeros para retirar a los heridos” y que “en ningún momento ninguno de los cuatro policías abandono el lugar”. Además, calificó como “ejemplos” a los efectivos.
Por otro lado, se refirió a los civiles que colaboraron, tanto al que realizó el llamado a 911 como al que colaboró en el traslado manejó el patrullero en el que se trasladó al policía herido, para quien solicitó reconocimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada